El gigante BMW sigue la estela de Airbus y amenaza con salir del Reino Unido por el Brexit

La industria automovilística y aeroespacial se ha hartado definitivamente de la ambigüedad del Gobierno de Theresa May sobre la relación futura que se establecerá con la Unión Europea una vez que se consume el periodo de transición y el Brexit sea una realidad a todos los efectos prácticos en enero de 2021. A primera hora de la mañana de ayer fue Airbus quien inició una ofensiva que, a última hora del viernes, fue secundada por BMW, que otorgó de plazo a May hasta el final del verano para ser más clara acerca de la relación que quiere con la UE.

A pesar de que han sido muchas las empresas que durante los dos años que han transcurrido desde el referéndum se han planteado trasladar su producción o directamente su sede fuera del país, han tenido que ser BMW y Airbus quienes, por tamaño y contundencia en sus declaraciones, más claramente amenacen y critiquen la “salida ordenada” que pretende la primera ministra. De hecho, la prensa inglesa habla de una reunión hace tres semanas entre May y los responsables de grandes empresas del sector en la que se le pidió que aclarase cuanto antes el panorama para poder elaborar planes de negocio a medio y largo plazo. Ante la falta de respuesta de ésta, las compañías parecen estar queriendo hacer público su malestar para ejercer aún más presión en ella.

Y es que según informó ayer por la mañana el diario The Times, Airbus, que genera cerca de 2.000 millones de euros en impuestos cada año con su actividad, se estaría preparando para trasladar su producción de alas de avión de sus plantas en Reino Unido a otros países de la Unión Europea, China o Estados Unidos. “Ante la falta de claridad, tenemos que ponernos en el peor de los escenarios”, explicó Tom William, director de operaciones de Airbus en una entrevista con el medio británico. “Lo que me pregunto es si deberíamos incrementar la producción con toda la incertidumbre que hay ahora mismo o si por el contrario debería empezar a preparar alternativas que protejan a la compañía a largo plazo. Tenemos que mirar por nuestros clientes y nuestros accionistas”.

De trasladar su producción, el impacto en la economía del país puede ser devastador, ya que actualmente emplea a 14.000 trabajadores directos y a otros 110.000 de manera indirecta, además de gastar 5.500 millones de euros en otras empresas que operan en la zona y aportar 9.000 millones de euros al PIB británico. “Reconsideraremos nuestra huella, nuestras inversiones y nuestra dependencia de Reino Unido” si se llega a un escenario en el que no haya acuerdo con la Unión Europea, reza un comunicado interno de la empresa. “Esta situación extremadamente negativa para Airbus sería catastrófica“.

Es decir, que la compañía aeroespacial no sólo ha puesto sobre la mesa la posibilidad de congelar sus inversiones en el país, sino que ha amenazado con marcharse de Reino Unido si el Ejecutivo persiste en su idea de abandonar el Mercado Único y la Unión Aduanera sin un acuerdo de transición. Por su parte BMW, que emplea a 8.000 personas en el país, otorgó a May de plazo hasta el final del verano para “clarificar” cuáles son sus planes con respecto la relación futura con la Unión Europea antes de tomar medidas similares a las anunciadas por Airbus.

elmundo

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *