El desayuno inglés se encarecerá un 13% por el ‘Brexit

El legendario festín matutino del Reino Unido puede ser una perfecta metáfora de cómo el Brexit encarecerá la vida británica. Según KPMG, la cesta de la compra para hacer un desayuno inglés puede llegar a alcanzar las 26,61 libras una vez que el país abandone la Unión Europea, 3 libras más de lo que cuesta actualmente.

Políticos como la ministra primera de Escocia, Nicola Sturgeon, y el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que en ocasiones han confundido “Brexit” con “breakfast” (desayuno en inglés), muestran que hay allí algo más que un lapsus fonético. En última instancia, es lo que la salida del Reino Unido de la Unión Europea significa para el país insular, según el análisis de KPMG.

Los consumidores británicos podrían ver el precio de la fritura –el clásico desayuno inglés incluye bacon, salchichas, zumo de naranja, judías cocidas y champiñones– aumentar casi un 13%. Los aranceles aumentarían el coste de las importaciones de muchos productos básicos para el desayuno en el marco de las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) si el Reino Unido abandonara el bloque sin ningún acuerdo de libre comercio o convenio transitorio.

Así, una botella de zumo de naranja español pasaría de 79 a 93 peniques, un paquete de bacon danés incrementaría su precio de 2 libras a 2,18 libras, y un litro de aceite de oliva italiano saltaría desde las 3,6 libras a 4,68 libras. En esa línea, la mantequilla francesa subiría hasta los 4,08 libras.

Ha pasado un año desde que el Reino Unido votó por dejar la UE pero el mantra de la primera ministra Theresa May – “Brexit significa Brexit” – no ha ayudado a clarificar cómo será la futura relación con el bloque. May tiene hasta marzo de 2019 para asegurar un acuerdo con los líderes europeos, y las negociaciones han tenido un comienzo difícil, ya que el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, advirtió la semana pasada que una relación comercial “sin fricciones” no será posible.

El zumo de naranja y el aceite de oliva de España e Italia probablemente tendrían los mayores aumentos de precios: un 34% y un 30% respectivamente, según el informe.

Independientemente del acuerdo comercial que el Reino Unido acabe firmando, los hogares ya están experimentando un ajuste, porque la caída de la libra desde el voto a favor del Brexit ha elevado el coste de todas las importaciones, desde la ropa hasta los ordenadores. El crecimiento económico está empezando a enfriarse, pues el aumento de los salarios no ha podido mantenerse al nivel de la inflación.

“Nuestro análisis ni siquiera refleja los fuertes costes que los consumidores y minoristas ya enfrentan como resultado de la devaluación de la libra esterlina o los costes de cualquier nueva barrera no arancelaria”, dijo Bob Jones, uno de los directores de KPMG.

eleconomista

97 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master