Covid, racismo, elecciones… EEUU lanza otra alerta por el virus ‘Bunny Ébola’

Estados Unidos ya registra casi tres millones de casos y 130.306 muertes por la Covid-19. El territorio gobernado por Donald Trump es el más afectado por la pandemia a nivel sanitario, pero también vive un terremoto social por las protestas contra el racismo tras la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Y, en este clima, los políticos hacen campaña para las elecciones previstas para noviembre. ¿Hay más? Sí, EEUU se enfrenta ahora al hallazgo de un nuevo virus. Los norteamericanos están amenazados por una cepa que provoca estragos en la amplia población de conejos del país. Miles de estos animales están muriendo por un extraño brote de la enfermedad hemorrágica del conejo (RHDV2).

El RHDV2 no afecta a personas, gatos o perros, pero se aferra a la ropa, los zapatos y el pelaje, según una publicación de la revista ‘The Cut’. Una persona o una mascota pueden transportarlo fácilmente a casa donde el virus tiene potencial para expandirse. De hecho, el RHDV2 podría sobrevivir en superficies durante 3.5 meses a temperatura ambiente y 225 días a 39 grados Fahrenheit. Solo un puñado de desinfectantes, incluido el cloro, puede matarlo. El problema está en su alto índice de contagio: «Cualquier contacto con un conejo enfermo puede causar que los conejos de interior … se enfermen», dice Anne Martin, Ph.D., directora ejecutiva de la Sociedad de Conejos de la Casa. Ese contacto podría ser tan indirecto como el de una mosca que aterriza en el cuerpo de un conejo salvaje infectado antes de zumbar en su casa y atravesar una mesa con sus pequeñas patas de contagio. Si su conejito luego golpea esa mesa «podría morir».

terraza

Mira tambiénEl ‘surfing’ del virus o por qué «hay que separarnos 10 metros de los fumadores»

La tasa de mortalidad de RHDV2 introduce otra capa de caos en la ecuación. El virus mata a muchos conejos, pero los que sobreviven, señala el doctor Zimmerman, «pueden alojarlo entre 30 días y 105 días«, lo que favorece la transmisión del virus. Para evitar «mantener constantemente una fuente de exposición para este rebaño», explica el doctor, la comunidad ha instituido una política de despoblación: cuando un conejo en un nido doméstico contrae el virus, la oficina del veterinario estatal requiere que todos los conejos sean sacrificados. Entre marzo y junio, Nuevo México confirmó 492 muertes de conejos domésticos por RHDV2, pero cuando se tiene en cuenta la despoblación, la peste ha cobrado alrededor de 1.100 conejitos hasta ahora.

Este virus afecta a un total de siete estados en Estados Unidos y se los expertos se refieren a él como el ‘Ébola del conejito’ (Bunny Ebola), según ha explicado Amanda Jones, veterinaria del estado de Texas, al diario local ‘The Cut’. Los científicos alertan de que es la primera vez que un brote de este virus afecta a animales domésticos y a las liebres nativas de América de Norte. 

lainformacion

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *