Alemania prorrogará el «cierre duro» previsiblemente hasta Semana Santa

Alemania mantendrá previsiblemente el «cierre duro» hasta al menos Semana Santa. Los expertos del Instituto Robert Koch (RKI), responsable de coordinar la lucha contra la pandemia de coronavirus, y varios primeros ministros regionales se pronunciaron este jueves a favor de mantener cerrados hasta entonces colegios, guarderías, bares, restaurantes, comercios y centros deportivos y culturales, e incluso de endurecer aún más las severas restricciones que rigen en el país desde antes de Navidad. «Debemos prolongar el ‘cierre duro’ por lo menos 12 semanas más a partir de febrero», señaló el primer ministro de Turingia, Bodo Ramelow, mientras Winfried Kretschmann, jefe del gobierno en el estado federado de Baden Württemberg, comentó que la prórroga de las restricciones más allá de finales de mes es inevitable, a la vez que se pronunció a favor de «más medidas y más severas aún». Aunque no será hasta finales de mes y en la reunión con la canciller federal, Angela Merkel, de los 16 jefes de gobierno regionales cuando se decida sobre una prolongación del «cierre duro», las últimas cifras y advertencias del RKI auguran tiempos difíciles.

El instituto virológico registró este jueves 25.164 nuevas infecciones de coronavirus y contabilizó por primera vez desde el comienzo de la pandemia el fallecimiento de más de 1.200 personas en 24 horas, 1.244 en total. El RKI subrayó que la incidencia en siete días del virus por cada 100.000 habitantes es actualmente en toda Alemania de 151,2 casos, tres veces menos que en España, pero motivo de alarma suficiente para exigir más disciplina y sacrificio por parte de la población. Las tasas elevadas de contagios favorecen las mutaciones del coronavirus, advirtió Lothar Wieler, presidente del RKI en su primera rueda de prensa desde el comienzo de nuevo año, en la que expresó su gran preocupación por las nuevas y más agresivas variantes surgidas en Gran Bretaña y Sudáfrica. «Hasta ahora no podemos evaluar que efectos tienen las nuevas mutaciones en Alemania, pero debemos partir del supuesto de que pueden propagarse en este país y agravar apreciablemente la situación», comentó Wieler, quien explicó que «las nuevas variantes se extienden más rápidamente con actividades viajeras» y apeló a la población a renunciar a viajes innecesarios y a renunciar a todo contacto que no sea imprescindible.

La propia Merkel se ha mostrado partidaria de incrementar la severidad de las medidas restrictivas y de prorrogar el «cierre duro» cuantas semanas sea necesario hasta lograr que la incidencia del virus baje a menos de 50 casos por cada 100.000 habitantes en una semana. «Alemania afronta de ocho a diez semanas muy duras», dijo la canciller federal durante una reunión a puerta cerrada con miembros del grupo parlamentario de la Unión Cristianodemócrata (CDU), según comentaron a la prensa algunos participantes. Al igual que los científicos, entre los que ella se cuenta profesionalmente, la política conservadora se mostró muy preocupada en esa cita ante la posibilidad de que la nueva variante del virus se extienda por Alemania de manera explosiva como sucede en Gran Bretaña o en Irlanda. En este último país ha conducido a que el número de nuevas infecciones se multiplique por diez en muy breve espacio de tiempo. El RKI ha registrado hasta ahora en Alemania 16 casos de contagio con la variante del virus descubierta en Gran Bretaña y 4 con la de Sudáfrica, pero considera que la amenaza de propagación de esas mutaciones es sumamente preocupante.

El epidemiólogo Dirk Brockmann, analista del desarrollo de la pandemia en el RKI, advirtió a su vez de que todos los modelos del cálculo con los que trabaja su instituto indican que las restricciones deben ser agudizadas aún más si se aspira a reducir los contagios y recuperar el control de la pandemia. También Wieler se pronunció a favor de medidas más drásticas. «Las restricciones que aplicamos ahora no son para mí un ‘cierre duro’, existen aún demasiadas excepciones», afirmó el presidente del RKI, quien apeló a los empresarios germanos a incrementar aún más el trabajo desde el hogar y a evitar concentrar a sus empleados en las oficinas: «El teletrabajo protege la salud de todos nosotros y para que funcione necesitamos más empresarios responsables», señaló Wieler.

lasprovincias

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *