ABC entrevista al secretario de Estado de Defensa de Reino Unido, Frederick P. Curzon: «El Brexit no puede deteriorar la seguridad y defensa de Europa»

Frederick Penn Curzon, conde de Howe, estuvo en España dos días con una intensa agenda que le llevó a visitar la fábrica de Airbus en Getafe y el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas de la OTAN en Torrejón. También mantuvo entrevistas de alto nivel en el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas. Una de las misiones del «número 2» del Ministerio de Defensa británico es allanar el camino para que las relaciones de defensa y seguridad entre el Reino Unido y la UE sean sólidas tras el Brexit, cuya fecha está prevista para el 29 de marzo de 2019. Reino Unido quiere culminar este proceso de negociación con la firma de un Tratado de Defensa para tener un Brexit blando en este asunto: «No nos podemos permitir que la salida del Reino Unido de la UE deteriore la defensa y seguridad de todos los europeos», subraya.

¿Cuál es el objetivo de su visita a España?

Nos encontramos en la etapa crítica de las negociaciones del Brexit. Por ello, queremos profundizar en la relación con nuestros aliados más cercanos. Deseamos desarrollar nuestra relación con aquellos países que tienen la capacidad y la voluntad de utilizar sus Fuerzas Armadas: esto se aplica a España, un gran contribuyente a las misiones de la OTAN (fuerza de muy alta disponibilidad, Letonia, Afganistán, agrupaciones marítimas…) y la UE (Malí, Somalia, operación Sophia…). Es una contribución impresionante.

Es decir, ven en España un aliado tras el Brexit…

En el Reino Unido sabemos que cuando trabajamos con España estamos trabajando con un socio de ideas afines. Es importante seguir reforzando esta relación. A medida que las negociaciones del Brexit prosiguen, el Gobierno de Reino Unido ha manifestado su deseo de permanecer, sin condiciones previas, como una pieza clave de la defensa y la seguridad europea.

Y está Gibraltar… ¿cómo se solucionará?

En el contexto de las negociaciones sobre el Brexit, reconocemos el desafío que Gibraltar representa. Para nosotros la prioridad son las personas cuyos empleos dependen de la posibilidad de cruzar la frontera. Estamos trabajando muy estrechamente con el Gobierno gibraltareño en este momento para asegurar que podemos hablar con una única voz y que el interés de esa gente y de los gibraltareños quede protegido. Hasta el momento ha habido una constructiva y positiva atmósfera de negociación. Fui afortunado de asistir en la Royal Gallery Room del Palacio de Westminster cuando Su Majestad el Rey Felipe hizo la visita de Estado a Reino Unido: en sus palabras sobre Gibraltar quedó reflejada la necesidad de encontrar un camino neutral y aceptable de resolver este asunto.

A veces hay incidentes entre la Royal Navy y la Armada Española o patrulleras de la Guardia Civil por la soberanía de las aguas.

Todos tenemos la aspiración de superar estos malentendidos. No los vemos como útil para una relación amistosa. Y, claro está, queremos una relación amistosa. Quizás esto es algo que hemos vivido por tiempo y sé que nuestro embajador habla sobre este asunto con miembros del Gobierno español. Es algo que ojalá podamos eliminar. Es desafortunado.

¿Cómo puede ahondarse en la relación de defensa con España?

Hay un número de campos en los que podemos fortalecer nuestra relación: en ciberdefensa y ciberseguridad; más adiestramiento por tierra, mar y aire; o la lucha contra el terrorismo, donde España tiene una gran experiencia.

España ha manifestado su interés a albergar el cuartel de la Operación Atalanta de la UE tras el Brexit. Ahora ese cuartel se encuentra en Northwood, cerca de Londres. ¿Qué le parece?

Si España fuera la elegida estoy seguro que hará un buen trabajo.

¿Cómo tratará el Reino Unido de que el Brexit sea blando o apenas existente en el plano de la defensa y la seguridad?

El acuerdo alcanzado el pasado marzo concreta que la defensa y la seguridad sea algo que se trate por separado. Para nosotros es una señal de que podemos hablar sobre defensa y seguridad a un nivel diferente. El Brexit no puede deteriorar la seguridad y defensa en Europa. Creo que hay un deseo general de ver esta cuestión con un sentido creativo.

¿Buscan firmar un tratado de defensa con la UE?

Es posible. Pretendemos un acuerdo con la Comisión Europea, y aprobado por los estados miembros de la UE.

¿Podría poner un ejemplo de relación al que le gustaría aspirar?

Hay algunos paralelismos, por ejemplo, con la relación que Suecia tiene con la OTAN. Quizá podría ser la relación que deseamos aplicar entre el Reino Unido y la UE. Por otro lado, queremos algo más fuerte que la relación que Noruega tiene actualmente con la UE, algo más íntimo y unido. Espero que sea alcanzable y no solo en términos de operaciones militares, misiones o adiestramientos, también en el ámbito industrial.

¿Y el turismo británico? ¿Dejarán de venir tras el Brexit?

No. No es algo que deba temer España. Los británicos continuarán viniendo porque ellos aman España.

¿Qué piensa de la crisis en Cataluña?

Somos claros: los procesos deben ser acordes a la ley siempre. Apoyamos enteramente al Gobierno de España en las medidas que han sido tomadas en este triste asunto. No es mi posición estar aquí y decir qué debe hacerse. Cualquier cosa que calme la situación y no la inflame es bienvenida.

En este punto cede la palabra al embajador británico en España, Simon Manley, quien recalca la postura mantenida por Reino Unido: «Apoyo al Estado de Derecho, la Constitución Española y la unidad de España».

abc.es

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *