El «vacunagate» sacude ahora a Ecuador

Si algo le faltaba a Ecuador en una semana marcada por las sospechas y protestas por la falta de transparencia electoral y una crisis carcelaria con 75 muertos era un «vacunagate«. Como Perú y Argentina, el ministro de Salud ecuatoriano, Juan Carlos Zevallos, se vio obligado a dimitir después de que se conociera que familiares y allegados habían sido inmunizados de manera preferencial. Ecuador tiene casi 16.000 muertos y unos 281.000 infectados por covid-19. El manejo de la pandemia profundizó la mala imagen del Gobierno de Lenin Moreno, cuya popularidad no supera el 7%.

El país ha recibido en enero 42.000 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. El proceso de distribución del fármaco ha sido lento. En este contexto estalló el escándalo de las vacunas que le puede deparar a Zeballos un juicio político de parte del Congreso.

Moreno no tuvo otra salida que echar a Zeballos, y negó haber sido uno de los beneficiarios de las vacunas. El mandatario fue indulgente con su colaborador. «Hay quienes solo ven errores. Respeto esa opinión. Yo prefiero recordar al ministro que aceptó la difícil tarea de conducir la salud del país en la peor crisis sanitaria que vive Ecuador y el mundo, y que con trabajo y sacrificio ayudó a salvar cientos de miles de vidas», escribió en Twitter.

ACLARACIÓN
NO han recibido la vacuna:
Mi padre (94 años, mi mamacita falleció hace mucho), mis hijas, yernos, nietos, hermanos, suegra (88 años, mi suegro falleció), consuegros, hermanos políticos.— Lenín Moreno (@Lenin) 26 de febrero de 2021

Antes de irse, Zevallos tuvo tiempo para elogiarse y absolver a Moreno de las críticas el modo en que se combatió el virus. «Las políticas de salud permitirán que, hasta el fin de su Gobierno, más de dos millones de personas estén vacunadas», dijo.

Como era de esperar, y al igual que lo ocurrido con la serie de motines carcelarios, el «vacunagate» ha permitido a los candidatos que participarán en la segunda vuelta presidencial, el 11 de abril, promocionarse como la solución a los problemas sanitarios. «Renunció uno de los peores ministros de salud de la historia Que el sistema de salud nunca más vuelva a estar al servicio de los más poderosos. El 11A nos enfrentamos a la continuidad de este modelo donde la salud es solo un negocio. Recuperaremos la salud y las vacunas para todos», dijo el correista, Andrés Arauz.

«El proceso de vacunación debe incluir a más actores. Así se llegará a más ecuatorianos. Estamos trabajando en un Plan eficiente y transparente», señaló su rival, Guillermo Lasso.

elperiodico

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *