Santander advierte de posibles “riesgos ocultos” en el balance de Popular

El banco dice que podría encontrar “riesgos ocultos” en el balance de Popular, ya que no “ha verificado de forma independiente” los datos facilitados por la “urgencia y particularidades” de la subasta. La acción de Santander cayó este martes un 0,78%, hasta los 5,95 euros.

Santander avisa de su exposición a riesgos por litigios en Popular, en la información registrada por la entidad en la CNMV a raíz del lanzamiento de su ampliación de capital.

El folleto, que también alude a otros riesgos genéricos que habitualmente quedan recogidos en toda emisión de acciones, advierte sobre el impacto de eventuales demandas presentadas por los antiguos accionistas de Popular que han perdido toda su inversión en el proceso de resolución, pleitos de inversores que acudieron a la ampliación de Popular de 2016 o reclamaciones que encuentren base en la reexpresión de cuentas que realizó Popular en abril, bajo la presidencia de Emilio Saracho.

El banco, por otra parte, avisa que, una vez adquirido Popular, podría encontrar en su balance “activos dañados, pasivos ocultos o datos desconocidos”, que resulten en “contingencias materiales” dadas las particularidades del proceso de compra. Se cerró con “urgencia” (la subasta exprés se desarrolló en menos de 24 horas) y Santander realizó su oferta a partir de la información pública disponible. “Santander no verificó de forma independiente la exactitud de dicha información”, señala el folleto.

Pleitos

“Toda vez que la resolución de Popular no tiene precedentes en España ni en la Unión Europea, no puede descartarse que se presenten recursos contra la resolución del Fondo de Reestructuración (Frob), o reclamaciones frente a Popular o Santander. Diversos inversores, asesores u operadores financieros han anunciado su intención de analizar y, en su caso, confirmado la interposición de reclamaciones de variada índole”, indica el folleto.

“No es posible anticipar las pretensiones concretas que se harían valer, ni sus implicaciones económicas (…) incluyendo la eventualidad de abonar indemnizaciones o compensaciones”, concluye.

Santander también se refiere a posibles demandas de inversiones que compraron acciones de Popular antes de su resolución, en especial, aunque no sólo, aquellos que acudieron a la ampliación de junio de 2016. Popular, a su vez, también está expuesto a reclamaciones derivadas de las “cuestiones puntuales” contenidas en la reexpresión de las cuentas de 2016 realizada en abril por el equipo de Saracho. Las cláusulas suelo es otro foco de incertidumbre.

Contraste de información

“Santander ha adoptado la decisión de realizar una oferta para la adquisición de Popular estimando, sobre la base de la información pública disponible y aquella otra a la que de modo limitado y por un periodo de tiempo reducido ha tenido acceso, que la adquisición generará una serie de sinergias y beneficios”, señala el grupo.

“El análisis y evaluación de riesgos anterior a la adquisición se basó en la exactitud y la corrección de la información pública disponible y de la restante información no relevante que se facilitó en el mencionado proceso de revisión. Banco Santander no verificó de forma independiente la exactitud, veracidad e integridad de dicha información”, apunta.

“Del mismo modo y dadas las particularidades y la urgencia del proceso mediante el que Santander adquirió Popular, no se han obtenido declaraciones y garantías en relación con los activos, pasivos y, en general, el negocio de Popular (…) Por tanto, Banco Santander podría encontrar activos dañados o deteriorados, riesgos desconocidos y pasivos ocultos o datos o situaciones que actualmente son desconocidos y que podrían resultar en contingencias materiales”, prosigue.

Dividendo

El banco también recoge en el folleto un eventual aumento del pay out (porcentaje del beneficio destinado a dividendo) este año para pagar el dividendo comprometido ya con el mercado. “El objetivo del banco es que el pay out represente entre el 30% y el 40% del beneficio recurrente. No obstante, es posible que, dependiendo del beneficio del ejercicio, se supere temporal y ligeramente ese rango al mantenerse inalterada la intención del consejo de abonar los referidos dividendos con cargo a 2017 (0,22 euros por título) y aumentar el número de acciones en circulación como consecuencia del aumento de capital”, finaliza.

La cotización de Santander recogió con moderados descensos los términos de su ampliación de capital. El banco cerró este martes en Bolsa a 5,955 euros tras caer un 0,78%.

expansion.com

28 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master