Los seis tramos horarios de la factura de la luz tendrán que esperar hasta noviembre

Los cambios que se avecinan en la factura de la luz son de tal calado que no será, como mínimo, hasta el 1 de noviembre cuando las compañías eléctricas pongan en marcha el nuevo sistema de tarificación. Una herramienta que será más compleja que la actual, ya de por sí complicada para muchos usuarios, aunque persigue el objetivo de que las familias realicen un uso más eficiente en sus hogares y, por ende, que puedan ahorrar todos los meses en sus facturas energéticas.

Así lo ha propuesto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), después de que el BOE publicara este viernes la circular que establece la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución del sistema. La norma aclara que las empresas distribuidoras y comercializadoras adaptarán sus equipos de medida, los sistemas de facturación y los contratos «antes del 1 de noviembre de 2020». Para la mayor parte de este año los peajes (la parte fija del recibo, que pesa un 40% sobre total) seguirán congelados. Fuentes del sector anticipan que posiblemente no sea hasta enero de 2021 cuando la nueva factura entre en vigor.

En cualquier caso, el recibo vendrá repleto de cambios. En primer lugar, en la parte de consumo habrá tres periodos horarios distribuidos en seis franjas del día. El más caro (horas punta) será por la mañana entre 10.00 y las 14 horas y por la tarde/noche entre las 18.00 y las 22.00 horas. Algo más barato (llano) será por la mañana, de 8.00 a 10.00 horas, y por la tarde de 14.00 a 18.00 horas y por la noche de 22.00 a 24.00 horas. El más barato (valle), entre 00.00 y 08.00 horas. Además, en los fines de semana, todas las horas serán ‘valle’, esto es, las más baratas.

La otra gran novedad estará en la parte de la potencia contratada. Con el sistema actual, solo es posible tener contratada una potencia concreta. Cuando el nuevo sistema se ponga en marcha, por defecto se utilizará lahabitual pero se podrá aumentar la potencia contratada entre 0.00 y 8.00 horas, cuando se pagará mucho menos aun teniendo mayor potencia instalada.

Para evitar sustos, Competencia aclara que en la actualidad todos los llamados contadores inteligentes llevan incorporado unICP (Interruptor de Control de Potencia), lo que supone que sí se interrumpirá el suministro si se sobrepasa la potencia contratada. Pero en el caso de que se opte por instalar un maxímetro, para que no se interrumpa el suministro (por ejemplo, en las comunidades de propietarios para que no se pare el ascensor o una familia que tiene en casa un enfermo con respiración asistida, etc.) no se interrumpe y se tendrá que vigilar la potencia contratada.

Más allá del calendario de implantación y de las nuevas características del recibo, la CNMC también recuerda otro aspecto relevante: el nuevo sistema de tarifas estructuradas hasta en seis horarios, y de dos tramos de potencia, solo estará viable para los usuarios que se encuentren acogidos a la tarifa regulada (PVPC). Se trata de unos 11 millones de hogares que son los que tienen contratada esta modalidad, a la que se puede acceder voluntariamente y sin coste alguno para el consumidor.

El resto de hogares (unos 15 millones de viviendas) tienen contratados precios libres con ‘packs’ que suelen incluir costes fijos para un determinado periodo del año.

elcomercio

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *