Los jóvenes huyen del Apocalipsis del retail: las tiendas no encuentran trabajadores para Navidad

EEUU registra una tasa de paro históricamente baja pero el sector minorista es incapaz de reclutar personal para próxima campaña de Navidad. Los empleados más jóvenes prefieren trabajar en las oportunidades que le ofrecen empresas como Uber o Deliveroo, donde los salarios son de media un 20% más altos. Además, la crisis del sector asusta a los posibles candidatos de puestos de gerencia y medios. l La última víctima del Apocalipsis del retail: Toys R Us se declara en quiebra

Los bajos salarios y la incertidumbre en el sector del comercio minorista en EEUU está ahuyentando a los trabajadores en un momento crítico. El consumo encara la parte más importante del año con Halloween, Black Friday y la Navidad a la vuelta de la esquina, que suponen una parte sustancial de los ingresos anuales.

Macy’s y JC Penney, los grandes almacenes más emblemáticos del país y que atraviesan una profunda crisis con cierre de tiendas, han anunciado que para la campaña de invierno que no aumentarán las contrataciones. Y Walmart, el mayor creador de empleo privado del país, ha decidido no incorporar más trabajadores temporales a plantilla, en un cambio de política laboral para mejorar las condiciones.

Las empresas de contrataciones apuntan que la presión que soporta el sector se está notando en una bajada de salarios y peores condiciones, que incluyen la ausencia de bonus, lo genera desinterés para trabajar en él, a pesar de ser una fecha clave para estudiantes y jóvenes que buscan su primer empleo.

No se cubren puestos

“Tenemos problemas para cubrir los puestos más bajos”, explica Melissa Hassett, vicepresidenta de Manpower Group a Reuters. Son puestos que suelen estar ocupados por contratos temporales y trabajadores que buscan su primer empleo. La directiva subraya que ahora este perfil quiere más flexibilidad con sus horarios, capacitación y mejor sueldo.

Algo que ofrecen empresas como Uber o Deliveroo, centradas en la economía colaborativa. Las compañías gigs están reduciendo para los minoristas el grupo potencial de trabajadores. El salario promedio por hora para un nuevo trabajador en ventas es de 11,96 dólares frente a los 14,76 dólares de media que ganan los conductores de Uber.

Pese a la recuperación de empleo que está atravesando EEUU, la tasa de paro está en su nivel más bajo en 16 de años, los puestos de trabajo vacantes en el sector, apenas notan esta mejoría. Según el portal de empleo Glassdoor hay 829.500 vacantes frente a las 875.000 ofertas de trabajo de hace un año.

Andrew Chamberlain, economista jefe de la compañía, ofrece la clave de este descenso: “Simplemente no hay suficientes personas interesadas en este tipo de trabajo”. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales avalan esta teoría, casi cuatro millones de trabajadores rechazaron las ofertas de trabajo en el sector minorista, el nivel más alto de la última década.

A la vez que se ha reducido el sueldo, los requisitos y exigencias han aumentado. “Las funciones de gerencia se han ampliado, no solo gestionará a los empleados, también repondrá productos, cobrará en caja e incluso ayudará en el inventario”, indican desde Manpower.

Más exigencias para el empleado

La presión que sufre el sector no solo la están pagando los niveles inferiores de empleado, también la más cualificada. Los bonus y la retribución variable han pasado a mejor vida y los sueldos no son tan competitivos como en otras industrias.

Según el headhunter Korn Ferry, el 73% de grandes almacenes de América del Norte pagó poco o no pagó ningún tipo de bonus a sus altos ejecutivos en 2016. Para Hassett de Manpower es un reflejo de lo que está viviendo el retail.

eleconomista.com

730 total views, 0 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master