Las empresas pagarán 1.000 euros más al año por trabajador por la subida del salario mínimo

Las empresas deberán pagar casi 1.000 euros más este año por cada trabajador que tengan contratado a tiempo completo cobrando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) después de la nueva subida que aprobará el próximo 4 de febrero el Gobierno y que lo situará en los 950 euros al mes. De esta forma, como esta medida beneficia a dos millones de trabajadores –según cálculos de la propia Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz–, supondrá un coste adicional para los empresarios de unos 2.000 millones en 2020, según cifró hoy el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva.

Porque este alza del 5,5% del SMI supone 50 euros más al mes en las nóminas de estos empleados, pero el coste para las compañías no se queda ahí, sino que conlleva un aumento de las cuotas que pagan por ellos a la Seguridad Social, puesto que las bases mínimas de cotización se elevan otro tanto automáticamente. Así, este año se elevarán otro 5,5% hasta situarse en los 1.108 euros mensuales, lo que supone alrededor de 270 euros más al año para el empresario, según advirtió el presidente de la patronal de las pymes. «Realmente, muchas veces los ciudadanos olvidamos cuáles son los componentes de las nóminas que recibimos», apuntó Cuerva.

Primera reunión en Moncloa de sindicatos y patronal

La semana que viene se plantea movida en el ámbito laboral. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene previsto reunir en La Moncloa a sindicatos y empresarios para firmar la subida del salario mínimo y abrir de manera oficial la mesa del diálogo social, en la que tendrá un papel protagonista la derogación total o parcial de la reforma laboral. Precisamente la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha convocado para el próximo jueves a los agentes sociales para iniciar la negociación de los aspectos de la reforma que se cambiarán con urgencia en una primera fase.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, hizo hincapié en que en apenas dos años el incremento del coste por trabajador roza los 4.000 euros anuales, lo que supone un 29% más desde 2018, por lo que advirtió de que hay autónomos que «no podrán aguantar» y tendrán que o bien reducir la jornada de su empleados o incluso se verán obligados a despedir. Por ello, de cara a la negociación que comenzarán la semana que viene para estipular cuál será el alza de la base mínima para los trabajadores por cuenta propia, adelantó que «en ningún caso aceptarán una subida superior a la inflación», es decir, ese 0,9% que ha estimado el Ejecutivo que crecerán los precios a la hora de revalorizar las pensiones. Cabe recordar que el año pasado el Ministerio de Trabajo accedió a que las cuotas para este colectivo no subieran el 22% que lo había hecho el SMI, sino un 1,25%. Falta además por concretar cuál será este año el alza de la base máxima de cotización después de que en 2019 se elevaran un 7% hasta los 4.070 euros.

Y, lógicamente, si aumentan las cotizaciones sociales, habrá más ingresos en el sistema. Concretamente, la Seguridad Social recaudará este año unos 247 millones más gracias a la subida del SMI, según las proyecciones recogidas en un informe sobre el impacto que supondrá esta medida y que acompaña al proyecto de real decreto, que el Ministerio de Trabajo ya ha publicado en su web y está abierto a audiencia pública hasta el próximo 3 de febrero. Así, estima que por cada punto en que se incremente la base mínima de cotización, el Régimen General ingresará 28,9 millones más, lo que da un total de 158,9 millones. A esta cantidad hay que sumar 21,5 millones más que tendrá el sistema agrario, 13,9 millones del de las empleadas de hogar y 52,5 millones por las cotizaciones de los perceptores de las prestaciones de desempleo.

Más poder adquisitivo

La subida del SMI para este año volverá a estar por encima de la inflación prevista (1,1%), lo que permitirá ganar a los trabajadores que cobran esta cantidad 4,5 puntos de poder adquisitivo, según recoge la memoria. Se trata, no obstante, de una cuarta parte de lo que adquirieron el año pasado, puesto que el fuerte avance del 22,3% les hizo ganar 21,6 puntos de capacidad de compra, según señala el informe. De esta forma, el real decreto establece que el SMI queda fijado en 31,66 euros al día, 950 euros al mes y 13.300 euros anuales. Para los trabajadores eventuales y temporeros, el SMI diario será de 44,99 euros, mientras que en el caso de los empleados de hogar, alcanzará los 7,43 euros por hora. Y el texto deja claro que «en dichas cuantías únicamente puede computarse el salario en dinero, sin que el salario en especie que se pueda percibir pueda minorar la cuantía en dinero del SMI».

En esta memoria el Ministerio también hace un balance del impacto que ha tenido la subida del salario mínimo los últimos tres años y concluye que «no parecen haber tenido efectos negativos significativos en el ritmo de creación de empleo». Más concretamente sobre el fuerte alza del año pasado, estima que «no se han encontrado resultados concluyentes», pero «existe evidencia que apoya la idea de que el alza no habría sido perjudicial», ya que España ha continuado creando empleo a un ritmo elevado y la caída del desempleo se ha concentrado en parados de muy larga duración, un colectivo más expuesto a los potenciales efectos negativos.

elcomercio

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *