La gran banca se prepara para vender fondos de terceros en sus oficinas de forma masiva

a venta de fondos de inversión cambiará por completo con la trasposición de la segunda edición de la directiva para que los mercados funcionen mejor, Mifid 2, en enero del próximo año.

Las peticiones del sector para permitir que el modelo de comercialización siguiese en línea con el actual han sido rechazadas. En esencia, las entidades tendrán que vender fondos de gestoras ajenas al grupo u ofrecer un servicio de asesoramiento diligente, y no bajo cuerda, como denuncia la CNMV desde hace años

Casi todos los grandes bancos son defensores del status quo. Las asociaciones de fondos (Inverco), banca (AEB) y cajas de ahorros (CECA) también pidieron flexibilidad, aunque de diferentes formas. Querían que contar con una red de oficinas o una herramienta de venta asistida delimitando alternativas de inversión les permitiera cobrar incentivos en la venta de fondos. El Ministerio de Economía ha sido implacable y no ha hecho ni una concesión.

Pero el sector está ya moviendo ficha, y varias entidades tienen planes alternativos para competir si la línea más dura triunfaba, como finalmente parece. Así, están desarrollando fórmulas para vender de forma masiva productos de terceras gestoras en sus oficinas.

Reino Unido y Holanda son los otros países de la UE que no han flexibilizado las exigencias en el cobro de incentivos

 

La posibilidad de que las entidades blinden la venta de fondos propios, y para ello renuncien a los incentivos de comercialización, existe. En las cuentas consolidadas de los grandes grupos, no tendría efecto la pérdida de incentivos por distribución, pues el 100% de la comisión de gestión queda en el grupo. En los casos de CaixaBank, BBVA, Bankia, Sabadell, y en breve también en el de Santander, la gestora pertenece totalmente al banco. La excepción es Allianz Popular AM, propiedad de la aseguradora alemana en un 60%, y en un 40% del banco ahora filial de Santander. Estas cinco firmas controlan 160.000 millones de euros, el 64% de los más de 253.000 millones que suman los fondos de inversión españoles.

La adopción del modelo de venta de producto propio o el mixto desencadenará una batalla dentro de cada grupo. Los bancos se debatirán entre ofrecer solo producto propio, que a la oficina no le dejará ni un euro, o comercializar otros fondos de terceros, eventualmente mejores, que además les mejorarán las cuentas de resultados. Fuentes del sector aseguran que a medio plazo solo la fórmula más competitiva puede sobrevivir.

“La trasposición propuesta se alinea con los principios y objetivos planteados bajo la Mifid 2, especialmente en materia de protección del inversor; va a suponer un cambio significativo en el modelo de comercialización de fondos en España pues facilita el cambio de algunos paradigmas tradicionales en nuestra industria”, explica Enrique Fernández Albarracín, socio responsable de Regulación Financiera de EY. El experto agrega que los ganadores serán quienes mejor combinen la oferta de productos de terceros y propios, así como quienes logren una fórmula de asesoramiento para atender al gran público que realmente asegure el interés del cliente. “Todo redundará en mayor competencia en el sector y un mejor servicio para el cliente”, sentencia.

Fuentes cercanas a Inverco, por el contrario, avisan de que si no se flexibiliza la norma –estará sometida a consulta hasta el 18 de septiembre y después comenzará su tramitación parlamentaria– se producirá un encarecimiento del servicio para el ahorrador y la exclusión financiera de los segmentos con un volumen de patrimonio más reducido. De los 28 países de la UE, solo Holanda y Reino Unido no han flexibilizado la normativa. En Inverco creen que se producirá un desplazamiento de la venta de fondos de inversión hacia otras formas de ahorro.

Las gestoras ingresaron el año pasado 2.238 millones de euros en comisiones de gestión, y de este dinero entregaron 1.432 millones, el 64%, a los distribuidores. Entre las que son propiedad de la gran banca, la de BBVA dejó al vendedor el 78,3% de sus ingresos en 2016, la de Santander el 73,1%, la de CaixaBank el 68,2% y la de Sabadell el 66%. La otra fórmula para ingresar incentivos por la venta de fondos es que las sucursales asesoren. Habrán de realizar test de idoneidad, deberán comparar las características de los productos y realizar un seguimiento de la idoneidad al menos una vez al año.

cincodias.com

118 total views, 1 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master