La gastronomía española coge peso en la economía. Genera a través de distintas actividades 388.159 millones de euros y 3,73 millones de empleos

España le debe mucho a Ferran Adrià y al fenómeno bulliniano. Al calor de lo acontecido en la recóndita cala Montjoi (Rosés, Girona), sobre todo a raíz del fichaje del cocinero en 1984, que colocó en el mapa internacional a la gastronomía española, se generó un entusiasmo generalizado entre sus compañeros, pero sobre todo despertó la ilusión en las nuevas generaciones. Y de todo ello, como también del movimiento que generó la nueva cocina vasca, sigue viviendo la restauración en España. Además, ha habido un cambio en la percepción de la gastronomía como generadora de placer para pasar a ser considerada una actividad que aporta riqueza y que tiene una influencia directa en áreas relevantes como la salud o la consolidación de una cultura de consumo de alimentos más solidaria y sostenible.

Es una de las tarjetas de presentación que tiene España para vender los productos agroalimentarios en el mundo, tal y como destacó este martes el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, durante la presentación del informe La gastronomía en la economía española, elaborado por KPMG. Hizo hincapié en la cadena de valor que genera esta actividad y que arranca de la agricultura, ganadería y pesca, continua en la industria de alimentos y bebidas, luego en la gran y pequeña distribución, y que termina en el canal Horeca o en el hogar. “Lo que comemos va más allá de los números y refleja una forma de vivir, una historia y unas experiencias”, añadió. Pero detrás de las reflexiones hay cifras, como “las 348 figuras de calidad diferenciada y Denominaciones de Origen que logran un volumen de negocio de más de 7.000 millones de euros anuales en España”, señaló el titular de Agricultura, que destacó la labor de los hermanos Roca, de El Celler de Can Roca, como embajadores de buena voluntad para la agenda 2030, y José Andrés, candidato a Premio Nobel de la Paz. En este sentido, también alabó el papel de los chefs para acercar los productos a los ciudadanos.

i

El informe elaborado por la citada firma de servicios profesionales pone de manifiesto que la actividad vinculada a la gastronomía, entendida en un sentido amplio e incluyendo desde la producción agrícola, a la distribución, el turismo asociado y la hostelería, supone 388.159 millones de euros de producción, equivalente al 33% del Producto Interior Bruto (PIB) del país, y da empleo a 3,73 millones de trabajadores, el 18% del total del empleo español. Además, los productos alimentarios representan el 17% del total del comercio exterior español y suponen el 15,5% del gasto realizado por los turistas internacionales en España.

El consejero delegado de KPMG, Juan José Cano, destacó la importancia de la gastronomía española dentro de la cadena de valor, ya que va de la tierra al plato, así como su gran reputación mundial. “España brilla con 13 restaurantes entre los mejores del mundo, 206 establecimientos con estrella Michelin. Además, tiene un impacto directo en el turismo, ya que encuentra en la gastronomía un aspecto diferencial y es un activo del país que merece el reconocimiento y todo el apoyo”, resaltó Cano.

En cuanto al impacto económico de la gastronomía en el sector consumo, el director general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, subrayó que el éxito del binomio turismo-gastronomía no se puede entender sin la colaboración de toda la cadena alimentaria, por lo pidió la colaboración de todos los colectivos para vender la marca España, sobre todo los productos españoles en el mercado exterior. También destacó que la innovación es fundamental tanto en la gastronomía como en los lineales de los supermercados con productos novedosos. “Es una industria que está siendo muy eficiente e innova mucho para satisfacer a los consumidores y hacer las cosas de forma eficiente”, señaló.

Una de las asignaturas pendientes es mejorar la presencia de restaurantes españoles en el extranjero, tal y como apuntó el director general de NH Group para el Sur de Europa, Hugo Rovira. “Fuera no lo hemos hecho bien. Para dar una imagen de potencia gastronómica hay que mejorar los restaurantes españoles fuera, que son nuestras embajadas, porque siempre se encuentra un buen restaurante japonés o italiano, pero con los españoles no ocurre lo mismo”, explicó. En esto coincide el consejero delegado Ayre Hoteles & Only You Hotels, perteneciente al grupo Palladium, Juan Serra, quien cree que los establecimientos hoteleros deben apoyar la gastronomía española, incidiendo en la cocina local.

AUGE DE LOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS

Gasto alimentario. El gasto total en alimentación y bebidas ascendió en 2017, según datos que aparecen en el informe de KPMG, a 102.585 millones, lo que supuso un incremento de un 3,6%, con respecto a 2015. El mismo gasto en el hogar se cifra en 67.490 millones de euros, un 65,8%, mientras que el consumo alimentario fuera de casa alcanza los 35.094 millones de euros, un 34,2% más.El 80,4% se destinó a alimentación, el 13,2% a bebidas frías, y el 6,3% a bebidas calientes.

Auge de los productos ecológicos. Orgánica, ecológica, biológica o biodinámica, este tipo de producción se denomina de muchas formas y responde a la demanda de una parte de la población, que concede valor a determinados cuidados en los cultivos y a la trazabilidad del producto. La evolución, en cuanto a la importancia de productos ecológicos y de denominación de origen. Mientras en 2014 había registrados un total de 33.539 de operadores dedicados a la producción ecológica (productores, elaboradores y comercializadores), en 2017 esta cifra aumentó hasta superar los 41.870 operadores

cincodias.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *