¿Ha superado realmente Europa la crisis? Los salarios y el desempleo desmienten a Bruselas

Según Bruselas, la crisis es ya historia. Ayer, diez años después de que BNP Paribas diera el primera aviso de lo que posteriormente ocurrió, la Comisión Europea hizo balance de lo acontecido durante la última década. Con muy pocas críticas y muchas alabanzas a su propia gestión, la UE subrayó que, a pesar de que la crisis “no comenzó en Europa, los estados miembros actuaron con determinación para contener el impacto

El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, aseguró que gracias a la actuación “decisiva” de la UE la unión monetaria “es ahora más fuerte que antes”, mientras que el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, destacó que “la evolución económica reciente es alentadora”. Y a todo ello, Bruselas sumó que “el desempleo está en su menor nivel desde 2008, la banca es más fuerte, la inversión está creciendo y las finanzas públicas gozan de una mejor salud”. Todo, por lo tanto, rezumó optimismo.

Sin embargo, la realidad es que la situación sigue lejos de ser ideal. Las diferencias entre los estados miembros son aún notables. En países como Grecia (21,7%), España (17,1%) o Italia (11,1%), el paro es varios puntos superior a la media europea. El panorama es aún más preocupante si hablamos de desempleo juvenil que supera el 45% entre los jóvenes griegos y el 39% entre los españoles.

Además, el porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social -23,1% en la Eurozona, según los últimos datos de Eurostat- sigue estado en valores superiores no sólo a los años que precedieron a la crisis, sino también a las cifras registradas durante la recesión. Asimismo, el índice de Gini, que mide la desigualdad, se situó por encima del 30%, a un nivel similar al del inicio de la crisis en 2008.

Que la recesión todavía no se ha superado lo evidencian también los sueldos, algo que incluso el presidente del Banco Central Europeo (BCE) reconoció hace apenas unas semanas. Mario Draghi, cuyo “haré todo lo necesario” para asegurar el futuro de la moneda común cumplió también recientemente cinco años, afirmó en la última rueda de prensa del organismo que que seguirá inyectando mensualemente 60.000 millones a la economía europea por dos motivos: porque la inflación está lejos del 2%, y porque “la recuperación no ha llegado a los salarios”.

Pérdida de poder adquisitivo

En España los datos sobre este respecto son elocuentes. Según la última Encuesta Anual de Coste Laboral del INE, el salario anual bruto por trabajador se redujo un 0,3% en el último año, hasta situarse en los 22.771 euros, a pesar de que en ese mismo periodo la economía creció más de un 3%.

Además, desde 2008, que es el primer año del que existen datos y cuando la crisis ya estaba golpeando con fuerza, el crecimiento de los sueldos asciende a exiguo 5,2%. En cambio, la inflación ha repuntado más de un 10% en el mismo periodo, por lo que la pérdida de poder adquisitiva es manifiesta.

Este mismo país, que para la UE es ahora un ejemplo de cómo superar la crisis, está todavía tutelado por Bruselas. Junto a España, Francia y Reino Unido siguen aún dentro del procedimiento de déficit excesivo; muestra de que las grandes economías de la región todavía tienen problemas para controlar sus cuentas.

Tal vez por todo ello, Moscovici sí reconoció que «aún queda mucho por hacer», y en esa misma línea Dombrovskis aseguró que «debemos aprovechar este progreso, completar la unión financiera, reformar nuestras economías para fomentar la convergencia, la inclusión y la capacidad de recuperación y mantener las finanzas públicas sostenibles».

elmundo.es

32 total views, 1 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master