España tiene una economía sumergida de 168.000 millones, un 16% del PIB

Si en España se declarara toda la actividad, el déficit público seria del 2% y Hacienda ingresaría al año un 2,3% del PIB más cada año. El Consejo General de Economistas y los asesores fiscales del REAF-REGAF han calculado el tamaño de la actividad oculta en España y han llegado a una conclusion: la economía en B que hay en nuestro país alcanza los 168.000 millones, un 16% del PIB. Ello provoca un desfalco en la recaudación de 26.000 millones al año, unos ingresos superiores, por ejemplo, a los del Impuesto de Sociedades.

Si España ingresara esta cantidad, habría salido del Procedimiento de Déficit Excesivo, el brazo fiscal corrector de Bruselas. Como fuere, los economistas subrayan el alarmismo de algunas estimaciones de fraude fiscal en España que “sobrevaloran” la economía sumergida en un 60%. Entre estos casos, según los expertos, se encuentra el estudio de «tax gap» de la Unión Europea, que contempla el fraude pero también la pérdida de recaudación por deducciones o tipos reducidos en el IVA y que cifró el fraude estimado en España en el 1% de los ingresos del impuesto en España un año, para pasar al 8% el siguiente.

«Los errores en declaracion no son fraude. Si no se depuran estos errores podemos llegar a porcentajes desconcertantes de fraude o de economía sumergida. El riesgo es que Bruselas esta empezando a legislar en base a estas estimaciones», ha analizado el ex director de Tributos, Jesús Gascón.

En palabras del ex subdirector de Impuestos sobre las Personas Jurídicas, Jesús Quintas, también son «exageradas» las aproximaciones publicadas por el sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) que hablan de que hay 239.175 millones de euros en economía sumergida con una pérdida de recaudación de 72.709 millones.

Quintas ha subrayado las diferencias que hay entre los conceptos «economía sumergida» y «fraude fiscal». «La economía sumergida es un concepto económico, el fraude es jurídico», ha sostenido. Así, la economía sumergida es la actividad que elude la regulación gubernamental, la tributación u observación mientras que el fraude sería el incumplimiento consciente del pago de impuestos. Por ejemplo, el caso de Cristiano Ronaldo, al que la Fiscalía acusa de defraudar 14,8 millones, parece ilustrar un ejemplo de presunto fraude fiscal pero no de economía sumergida, ya que el futbolista del Real Madrid, según los informes de Hacienda, en ningún momento ocultó su actividad, sino que sorteó el pago de impuestos que le correspondía.

Entre las estimaciones mas acertadas citan al profesor austríaco Friedrich Schneider, que ha realizado estudios en base a flujos monetarios y cree que la economía sumergida es del 16% en España, por debajo de la de Italia o Grecia y en la media europea. Gascón llamó a mejorar la seguridad jurídica o realizar estimaciones más acertadas del tamaño de la economía sumergida para así combatir la ocultación de la actividad.

abc.es

21 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master