El ‘susto’ de Hacienda a los jubilados: «Me suben 7 euros y cobro 22 menos»

La nómina de los pensionistas, que en su conjunto ya supera los 10.000 millones de euros mensuales, ha subido este año, a nivel individual, el 0,9% para la mayoría de las prestaciones y justo el doble para las mínimas. Estos incrementos, en pensiones que de media están en 1.028 euros -a enero de 2021-, apenas suponen, en la mayoría de los casos, nueve o diez euros mensuales.

Numerosas plataformas de jubilados y pensionistas surgen en la redes sociales demandando prestaciones dignas, retiros anticipados sin penalización,  pluses en las pensiones de los trabajadores que ha realizado largas carreras laborales, jubilarse a los 60 e incluso retirarse como los funcionarios de las clases pasivas, a los 60 años con 35 cotizados en la Administración y cobrando el 100% de la pensión. 

Sin embargo, un tema recurrente durante estos días en la mayoría de las plataformas es la pequeña subida de sus pensiones -es su opinión mayoritaria- y, sobre todo, la ‘desagradable’ sorpresa del efecto IRPF en la prestación, que puede reducir su cuantía mucho más de lo que puede suponer la subida del Índice de Precios al Consumo (IPC) «real». Mientras, otros se preguntan por qué a los jubilados se les retiene el IRPF, si «ya pagamos durante 40 años para tener derecho a esa pensión», apunta una ‘activa’ pensionista. 

La pensión de jubilación está considerada un rendimiento de trabajo y por eso ‘paga’ Impuesto sobre la Renta de la misma forma que un ingreso laboral. Las más altas -la máxima está en 2.707 euros brutos mensuales en 14 pagas-, lógicamente pagan más. Sin embargo, han sido muchos los que apenas cobraban 12.000 euros anuales -857 euros mensuales en 14 pagas- que han notado un importante recorte en su nómina. 

Así, más de 7,8 millones de pensionistas -el 75% del total- no están obligados a declarar, puesto que su prestación -si es su única renta- no supera los 22.000 euros anuales en 14 pagas. 

Con ingresos superiores a los 12.001 euros, los inferiores están exentos, la retención es del 2,61%; superados los 18.001 euros, del 8,69%; los 24.001 euros, el 11,83%; y para aquellos del último tramo que superen los 30.000 euros anuales, la retención es del 15,59%. Lo normal, y si no se tienen más rentas, es que salga a devolver la declaración.

Mujer mayor pensionista usando el móvil.

Mira tambiénTodo lo que debes saber sobre las pensiones: cotización, tipos, cuantías…

Menos pensión por el paso de tramo

Un jubilado, soltero, que cobraba en 2020 una prestación de 11.900 euros, muy por debajo de la media, ha visto como el incremento de 0,9% le ha supuesto 107 euros más o lo que es lo mismo, 7,6 euros más en cada una de sus 14 nóminas. Al tiempo, la pequeña subida ha supuesto un salto de tramo, porque ya cobra más de 12.001 euros, concretamente 12.007. La retención -antes no existía- ha pasado al 2,61% o lo que es igual a 22 euros menos en la nómina. Si el año pasado su prestación era de 850 euros, en 2021, incluso con subida es de 835.

Además de la exención del pago del IRPF a los pensionistas que cobran menos de 12.000 euros anuales, tampoco pagan las personas con incapacidad absoluta, invalidez de grado alto y los pensionistas que reciben una pensión a favor de familiares.

Escriva

Mira tambiénOtro tsunami en las pensiones: catorce CCAA no sobrevivirían sin la caja única

Las pensiones crecen poco

En los últimos diez años, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ha pasado de apenas 674 euros a los 950 mensuales en 14 pagas actuales, un aumento del 41%, incluso sin subida en 2021, que está pendiente de un acuerdo patronales y sindicatos -que comparten posturas muy diferentes- y de un cambio de postura del Gobierno, que aboga porque el incremento se produzca cuando pase la pandemia.

Mientras, la pensión mínima -que se fija cada año por ley- solo ha subido un 15%. La que se paga los jubilados sin cargas era en 2010 de 601 euros y en 2021 apenas supone 689 euros, un 14,6% más. En cuanto a la que se abona a los trabajadores retirados con cónyuge no a cargo ha evolucionado de los 563 euros de hace diez años a los 654 actuales, un 16,6%.

La reforma en marcha

Por otra parte, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, avanza firme para sacar adelante una profunda reforma de las pensiones, que urge Bruselas y que está condicionada, en parte a la recepción de los fondos de la recuperación. La semana pasada, Escrivá retomaba el diálogo con los sindicatos y empresarios, dejando de lado, de momento, uno de los asuntos más polémicos: el aumento de los años de cálculo para obtener la pensión.

Lo que sí empezará a negociar en breve -esta misma primavera- son los desincentivos a la jubilación antes de la edad legal y los incentivos a los retrasos del retiro y la fórmula para que las pensiones suban de acuerdo al nivel de vida. La cuestión ahora es cómo aumentarán -o no- las prestaciones cuando el IPC baje.

lainformacion

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *