Deliveroo dejará España tras la caída del negocio y los problemas regulatorios

Deliveroo dejará EspañaLa compañía de entrega de comida a domicilio ha anunciado su intención de abandonar el mercado local después de la caída del negocio frente a otros rivales como Glovo o Just Eat y los problemas regulatorios derivados de la ‘ley rider’. Ahora consultará a empleados y ‘riders’ antes de tomar la decisión definitiva. Insiste en que habría costado un «nivel desproporcionado de inversión» recuperar posiciones.

El mercado de la entrega de comida a domicilio necesita que los operadores se encuentren en la primera o segunda posición en cuota de mercado para no sufrir en los márgenes. Deliveroo había perdido esa posición desde hacía varios trimestres en beneficio de algunos de sus rivales. Esto ha llevado a anunciar su intención de abandonar el mercado. «Lograr y mantener una posición de mercado de primer nivel en España requería un nivel desproporcionado de inversión con retornos potenciales a largo plazo altamente inciertos que podrían afectar a la viabilidad económica del mercado para la empresa», asegura en un hecho relevante publicado en el mercado británica.

just eat

Mira tambiénJust Eat da por superada la pandemia y llega a 20.000 restaurantes en España

Ahora queda el último formalismo antes de tomar la decisión: deberá consultarlo con los empleados -que suman menos de un centenar- y los ‘riders’ afectados. El proceso de consulta comenzará en septiembre.  «La compañía se asegurará que riders y empleados dispongan de paquetes de compensación adecuados, que cumplan con todas las regulaciones y leyes locales», asegura.

Los números de la compañía en España son una completa incógnita. No presenta cuentas de resultados aquí desde el año 2016. Y la única referencia que existe está en los informes que ha ido presentando el grupo en el registro británico. En el año 2020, asegura que inyectó 5,1 millones de libras esterlinas (6 millones de euros al cambio) en forma de préstamo para financiar las operaciones.

El único dato que ha dado la empresa para tratar de calmar también a los inversores ha sido el peso que España tiene en su negocio. En concreto, los pedidos aquí han representado menos del 2% de todas las transacciones brutas que se han hecho en su plataforma en el primer semestre del año. La empresa está presente en doce mercados.

Sin modelo alternativo

Ya en el contexto de la salida a bolsa el pasado mes de abril, analistas y bancos de inversión exigieron que fuera mucho más explícita con su situación en España. Y eso le obligó a colocar en el folleto que había un mayor riesgo regulatorio en este país y eso podía hacer que en un futuro se planteara la salida del mercado.

En las últimas semanas, al contrario de lo que ha sucedido con sus principales competidores, Deliveroo no había movido ficha sobre el modelo laboral que iba a adoptar para cumplir con la ley a mediados de agosto, tras los tres meses de gracia que había otorgado el Gobierno para ello. Eso había hecho saltar las alarmas entre la plantilla y los ‘riders’.

El pasado mes de mayo, el Tribunal Supremo no admitió a trámite el recurso presentado por la propia Deliveroo contra la sentencia del TSJ de Madrid que consideró ‘falsos autónomos’ a 550 repartidores de la compañía en Madrid. Consideró que ya había resuelto la cuestión en la sentencia del pasado año 2020 en la que ‘tumbó’ el modelo laboral en un caso vinculado a Glovo.

En los últimos años ha habido muchísimo movimiento en la cúpula de la compañía. Diana Morato fue la primera consejera delegada desde el aterrizaje en el mercado. Fue sustituida en febrero de 2019 por Gustavo García Brusilovsky, creador de Buyvip. Tras un periodo interino con la salida de este último que se alargó seis meses, la empresa nombró en marzo a Jesús Muñoz, que fuera director corporativo de Beer & Food (Carles Jr, Tony Roma o Tommy Mel).

lainformacion

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *