Deliveroo deja España poco antes de que entre en vigor la ley ‘rider

a plataforma de reparto de comida a domicilio, Deliveroo, anunció este viernes su intención de cesar su actividad en España por «dificultades para la viabilidad de su negocio» tras no alcanzar el rendimiento deseado. Este anuncio llega a solo unos días de que el 12 de agosto entre en vigor la ley rider en España, lo que les obligaría a convertir a todos sus repartidores en asalariados o a subcontratar flotas de riders a terceras empresas. Según cálculos de Comisiones Obreras esta decisión puede afectar a unos 4.000 trabajadores ligados a la multinacional.

En un comunicado, la compañía británica asegura que realizará una consulta a sus empleados e instituciones sobre el cese de sus operaciones en España. Este mercado representó menos del 2 % del valor bruto de las transacciones de la firma en el primer semestre de este año, mientras que ocupan la primera o segunda posición en los doce países donde están presentes. «Mantener una posición de primer nivel en España requería un nivel de inversión muy elevado», asegura la empresa.

En España compite con otras compañías muy fuertes como Just Eat o Glovo. Por ello, pretende centrar las inversiones y los recursos en los demás mercados en los que opera y seguir aumentando su red de consumidores, restaurantes y supermercados. Prevé que el proceso de consulta comience a principios de septiembre y una vez que se formalice la salida, asegura que los riders y empleados tendrán un «adecuado paquete de compensación» que cumpla con «todas las normativas y la legislación local».

Hasta entonces, el servicio de la compañía seguirá operando con normalidad en España. El jefe de Operaciones global de Deliveroo, Hadi Moussa, ha asegurado que la intención de irse «no ha sido tomada a la ligera» y, en este sentido, ha agradecido a restaurantes, riders y empleados su trabajo en la plataforma.

Este cierre es una de las consecuencias de la aprobación de esta nueva regulación que da de plazo hasta el próximo 12 de agosto para que todo este tipo de aplicaciones que emplean autónomos los den de alta como empleados. Desde el sindicato Comisiones Obreras consideran que esta salida obedece «exclusivamente a una estrategia de mercado por su falta de rentabilidad».

Por ello, aseguran que ese período de consultas entre sus trabajadores es más un «procedimiento de despido colectivo, un ERE», por lo que pide al Gobierno que se implique en el cumplimiento y despliegue de la ley rider para garantizar los derechos laborales de todos los repartidores de plataformas digitales

lavozdegalicia

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *