BBVA advierte que será difícil contratar personal cualificado en España en 2 años

El país con más paro de Europa puede encontrarse a corto plazo con la cruel paradoja de no encontrar entre sus cuatro millones de parados los perfiles profesionales que demanda su mercado laboral. La advertencia la ha lanzado este miércoles el servicio de estudios de BBVA y arroja un velo de incertidumbre sobre la recuperación del empleo en los últimos dos años, en los que se han creado un millón de nuevos puestos de trabajo y la tasa de paro se ha reducido del 23% al 18%.

El equipo de analistas dirigido por el economista jefe del banco, Jorge Sicilia, y el director de BBVA Research, Rafael Domenech, advierte en su último ‘Informe de Situación de España’ de que el proceso de creación de empleo en España podría toparse de bruces con el muro del paro estructural – que el propio instituto ha situado recientemente entre el 15% y el 16%- y que esta situación podría darse en el curso de los próximos dos años.

“Existe incertidumbre sobre el momento en el que comenzarán a observarse restricciones sobre la disponibilidad de trabajadores con la cualificación suficiente para cubrir las vacantes que se vayan generando en el mercado laboral”, señala el informe, que avala la probabilidad de que esa circunstancia se produzca en los próximos dos años y con consecuencias lamentables para el mercado laboral y la economía española: “El avance del empleo se volvería más lento y se incrementaría aún más la desigualdad entre los que tienen un puesto de trabajo y los que no”, concluye.

BBVA identifica este fenómeno como el principal riesgo que afronta el mercado laboral español a corto plazo, ya que, según su informe, si se atiende únicamente al contexto económico en el que se va a mover España, éste tiene potencial suficiente para generar un millón de nuevos puestos de trabajo en los próximos dos años y para reducir la tasa de paro hasta el 15% en este mismo periodo.

España, con viento de cola

Y es que todo apunta a que España va a disfrutar de unas condiciones inusualmente favorables para su crecimiento al menos durante los próximos dos años. Los principales factores que configuran este idílico contexto son, por una parte, lo favorable de la política monetaria, con un flujo de liquidez alimentado por el BCE, que en principio se mantendrá hasta finales de 2018 y que mantiene excepcionalmente barata la financiación bancaria de empresas y familias, con sus correspondientes efectos sobre la inversión empresarial y el consumo doméstico.

Y, por otra, con un contención histórica en el precio el petróleo -uno de los tradicionales lastres de la economía española, vía inflación- que está abaratando los costes de producción de la economía española e impulsando las exportaciones, el gran motor, junto al turismo, del crecimiento español.

No obstante, el equipo de analistas de BBVA entiende que las Administraciones Públicas españolas no contribuirán al crecimiento a corto plazo y que aún necesitarán algún que otro ajuste presupuestario más para cumplir con Bruselas y apuntalar la credibilidad de sus políticas económicas.

La suma de todos estos factores ha llevado a BBVA a revisar al alza por tercer vez en medio año la previsión de crecimiento de España, ahora hasta el 3,3%, y a esperar, eso sí, una ligera desaceleración a partir de 2018.

lainformacion.com

33 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master