Renfe pasa al ataque en Francia

saías Táboas, presidente de Renfe, dijo esta misma semana en Fitur que el objetivo a medio plazo de la empresa pública de ferrocarriles es que uno de cada diez euros que entran en su caja llegue de fuera de España. El primer paso para ello lo dará en Francia y ya ha puesto la primera piedra de este proyecto.

Renfe ha encargado un estudio de mercado para atacar el transporte de pasajeros en Francia, concretamente la alta velocidad. Según ha podido saber Economía Digital, ha contratado a la consultora especializada en infraestructuras Centro de Estudios en Transportes y Movilidad (CTYM) con la finalidad de que realice el estudio de mercado y le preste servicios de consultoría general y de gestión.

El contrato se circunscribe solo a Francia y roza los 200.000 euros. La empresa adjudicataria es un pequeño despacho con oficinas en Madrid y Barcelona pero mucha experiencia en el sector. CTYM se dedica a la estudiar la demanda y planificar el servicio de transporte, tanto de pasajeros como de mercancías, y ya sea viario o ferroviario, público o privado.

El presidente de Renfe ha anunciado su intención de optar a los regionales franceses y alemanes en 2023, pero antes irá a por el AVE galo

El estudio de mercado es el paso previo para el asalto de Renfe a un mercado, el francés, al que hace tiempo que le tiene ganas. Ya ha hecho sus incursiones de la mano de SNCF, el operador público galo, pero después de que esta empresa se vaya a convertir en uno de sus competidores en el AVE a partir de este diciembre, el ente español tiene claro que debe seguir el mismo camino y expandirse internacionalmente.

La Comisión Europea obliga a los países miembros a liberalizar el transporte ferroviario de pasajeros —el de mercancías ya lo está—. Por ello, Adif, empresa pública propietaria de la red ferroviaria, ya ha iniciado la apertura de varias lineas de la alta velocidad a otros operadores. Francia sigue el mismo camino y Renfe quiere aprovechar esta oportunidad.

El consejo de administración de Renfe ya aprobó en verano de 2019 optar a dos líneas de la alta velocidad francesa: las que unen Lyon con Montpellier y Lyon con Marsella. Si bien todavía no se ha concretado este asalto, se prevé que sea efectivo ya este año. Este medio ha contactado con Renfe para conocer el estado de esta apuesta y su relación con el estudio de mercado, pero a cierre de esta edición, no ha obtenido respuesta.

El AVE francés solo es el principio de la expansión de Renfe

Las dos lineas del AVE en Lyon en solitario serían solo el primer paso de la compañía que preside Isaías Táboas en el país galo. La idea es aprovechar su fortaleza para atacar con mayor fuerza un mercado muy grande y en el que su operador monopolístico, SNCF, tendrá que ceder una parte importante de su negocio. El siguiente paso serían líneas de mayor capacidad, llegando a París.

Si será posible seguir esta hoja de ruta o no es todavía una incógnita. Renfe tendrá competidores y dependerá de las condiciones del servicio y de que tenga una oferta mejor. Pero aun así, Táboas piensa más a largo plazo y ya planea, tras el ataque al AVE galo, la entrada también en los regionales tanto de Francia como de Alemania, que se liberalizarán en 2023.

“Vamos a aprovechar nuestra experiencia, volumen y buen hacer en servicios públicos para salir fuera, expandir Renfe”, dijo el presidente de la compañía en Fitur este lunes, en referencia al ataque a los mercados francés y alemán. “La internacionalización es uno de los ejes de nuestro plan estratégico. Nos hemos propuesto para 2023 que casi un 10% de nuestros ingresos provenga del negocio internacional y vamos en camino de conseguirlo. Ya ha arrancando Arabia y hemos firmado en Texas para operar hasta 2042 el Houston-Dallas”, añadió.

economiadigital

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *