Unidas Podemos estrena candidatos en Galicia y Euskadi en su primer examen en las urnas tras alcanzar el Gobierno

El primer examen en las urnas para Unidas Podemos desde que cumpliera uno de sus objetivos fundacionales, alcanzar el Gobierno central, llegará el próximo 12 de julio y por vía doble. Ese día se celebrarán elecciones en Galicia y Euskadi. Unos comicios en los que no solo se determinará la composición de ambos gobiernos autonómicos, sino que servirá para medir los apoyos de cada partido ante la gestión de la pandemia provocada por la COVID-19.

Para Unidas Podemos se añade un segundo reto. Sus candidatos se presentan por primera vez ante el electorado en unos comicios autonómicos y la política de alianzas de este 2020 será distinta a la que alcanzaron en 2016.

Euskadi y Galicia fueron dos de las comunidades que más alegrías dieron a Podemos tras su fundación, en 2014. El partido que lidera Pablo Iglesias se impuso en votos al PNV en la doble vuelta de las generales de 2015-2016 en el País Vasco, con un discurso que mezclaba propuestas sociales y económicas de izquierdas con un discurso a favor de la plurinacionalidad y el derecho a decidir. Con una izquierda abertzale en proceso de recomposición y el PSE sufriendo los embates de la crisis del bipartidismo, Podemos cosechó, como en Catalunya, unos resultados espectaculares que lo catapultaron en número de votos y en diputados en el Congreso.

Sus resultados en el «arco mediterráneo» (Catalunya, País Valencià, Mallorca,…) y en las nacionalidades históricas dibujaban una suerte de «nuevo país», como ellos mismos lo definieron, que serviría de «palanca» para un cambio a nivel estatal que tardó mucho más en llegar, si se considera que la llegada de Unidas Podemos al Gobierno en este 2020 implica la consecución de dicho objetivo.

En Galicia, En Marea logró el sorpasso a los socialistas en 2015 pero no evitó otra mayoría absoluta del PP de Alberto Núñez Feijóo, pero ese espacio entró en crisis y provocó una escisión en el parlamento gallego. La coalición En Marea había sido la opción ajena al bipartidismo más exitosa que ha tenido Galicia a nivel estatal.

Los resultados a nivel estatal nunca se repitieron. Unidas Podemos sufrió en ambas comunidades similar sangría de votos a la que padeció en el resto de España. Hoy son dos los diputados gallegos en el Congreso (en 2015 fueron seis) y tres los vascos (en 2016, seis).

Menor empuje autonómico

Los resultados de Unidas Podemos en el ámbito autonómico en Galicia y Euskadi desde entonces fueron a peor. Los comicios se celebraron en septiembre de 2016, ya después del batacazo moral del 26J. Con todo, el respaldo en las urnas permitía asentar una base desde la que construir una opción de futuro. Pero, como en otras regiones, no ocurrió. La falta de implantación en el territorio ha sido reconocida por Pablo Iglesias como uno de los principales problemas en la formación del partido y en sus resultados más allá de las elecciones generales.

En cualquier caso, ni En Marea volverá a concurrir en Galicia ni Elkarrekin Podemos-IU presentará en las urnas el proyecto que el partido ha ido construyendo estos años.

Galicia en Común tendrá como candidato al secretario general de Podemos en la región, el diputado estatal Antón Gómez-Reino. La candidatura aglutina a buena parte de lo que fuera En Marea, pero no a todos. Estarán Podemos, Esquerda Unida (IU) y Anova, el partido nacionalista que puso en marcha el histórico Xosé Manuel Beiras tras irse del BNG. Precisamente el partido nacionalista gallego intenta recoger parte del caudal de ilusión que generó la irrupción de Podemos en su día, aunque en la doble cita electoral de 2019 quedó por detrás de Unidas Podemos.

La candidatura de Gómez-Reino ha criticado el adelanto electoral decretado por Alberto Núñez Feijóo, quien ha ido una vez más a rebufo del PNV en Euskadi. Ya hizo coincidir los comicios en 2016 y lo intentó a principios de 2020. La epidemia provocada por el SARS-CoV-2 hizo desconvocar ambos comicios. El PNV negoció con el Gobierno permitir retomarlos en julio y el líder del PP gallego vio la oportunidad de sumarse a ese carro.

El panorama, como en todo el Estado, es imprevisible. Una encuesta encargada por eldiario.es revelaba a principios de marzo que la mayoría de Feijóo pendía de un hilo. Hoy, ese vaticinio no sirve ante la crisis sanitaria, económica y social que vive España, pero la convocatoria ha pillado con el pie cambiado a la oposición.

Galicia en Común, con todo, cuenta con un activo importante en estos comicios: la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Antigua dirigente de Esquerda Unida, fue una de las personas que participó en la creación de AGE en 2012, que tuvo una irrupción triunfal en aquellos comicios con Beiras como cabeza de lista pero que poco a poco se desinfló. Su figura política ha emergido en la política estatal, se ha convertido en una de las principales colaboradoras de Pablo Iglesias, mantiene una gran sintonía con Gómez-Reino y ahora lidera desde el Gobierno uno de los departamentos más sensibles. Su presencia, y la de Iglesias, así como la capacidad de ambos de hacer valer su labor en el Ejecutivo serán determinantes para el resultado final. Aunque los dirigentes consultados lo ven difícil y apuntan que Feijóo no hubiera convocado las elecciones, pese al pacto que mantenía de pactar la fecha con la oposición, si no tuviera sondeos con números favorables.

En Euskadi hay menos incertidumbre. La victoria del PNV del lehendakari Íñigo Urkullu parece clara. La duda será si logra una mayoría de gobierno. Y con quien. Ahí, los escaños de Elkarrekin Podemos-IU pueden ser decisivos para un giro a la izquierda en Ajuria Enea.

La candidatura de Elkarrekin Podemos estará comandada por Miren Gorrotxategi, apoyada por Pablo Iglesias, quien se impuso de forma inesperada a la candidata del aparato que dirigía el dimitido Lander Martínez.

El ya ex secretario general autonómico dejó tras el fiasco de su candidata, la exdiputada estatal Rosa Martínez. Martínez siempre se posicionó en frente de Pablo Iglesias en las confrontaciones internas y nunca ocultó su apuesta por Íñigo Errejón. Pero, a diferencia de otros líderes autonómicos, respetó el liderazgo de su secretario general y era partidario de pactar las diferencias y remar en la misma dirección.

Incluso con la escisión de Errejón y su apuesta por Más País, Martínez mantuvo su fidelidad a Podemos. Errejón tiró al final de Equo-Berdeak y logró montar una candidatura solo en Bizakaia, pero fracasó.

De cara a las autonómicas, Lander Martínez optó por intentar recuperar a Equo para Unidas Podemos. La candidata, Rosa Martínez, proviene del partido ecologista. Quizá midieron mal el movimiento (dar cobijo a quien unos meses antes había servido de plataforma de aterrizaje a Errejón), quizá el empuje de Iglesias sigue siendo imbatible en la interna del partido. Probablemente, una mezcla de ambas cosas. La realidad es que su opción perdió en las primarias.

La candidata contará también con el apoyo de Iglesias y del líder de IU, Alberto Garzón, en la campaña. A su lado, además, destacarán los diputados Juan López de Uralde y Roberto Uriarte (el que fuera primer secretario general de Podemos en Euskadi) y Pilar Garrido, quien precisamente opta a liderar el partido en las primarias que se celebrarán en junio.

eldiario.es

Share Button

El Gobierno se abre a reducir el tiempo mínimo en cada fase y a permitir antes la movilidad entre provincias

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado hoy en la rueda de prensa posterior a la reunión de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos, que aunque el plazo fijado inicialmente para pasar de una fase a otra es de 14 días, a partir de la fase 2 podría acelerarse, de modo que se acelera el trámite para cumplir todo el periodo de desescalada y llegar a la llamada nueva normalidad de manera más rápida.

Preguntado el ministro por la posibilidad de reducir los 14 días obligados en cada fase, Illa comentó que “en función de cómo evolucione la pandemia en cada una de las unidades territoriales, vamos a estudiar si hay opciones de modificar en estos momentos lo que hay vigente”.

“Lo que hay vigente, insistió, es lo que en su día se acordó”, comentó en alusión a esos 14 días. Pero añadió que “la voluntad del Gobierno es aplicar el estado de alarma allí donde haga falta el mínimo tiempo necesario, e ir viendo como evoluciona la situación epidémica de cada unidad territorial y en función de eso (iremos) tomando las decisiones oportunas”.

En esta línea, señaló también que el Ejecutivo se abre a estudiar la posibilidad de la movilidad entre provincias -unidades territoriales-, como solicitan desde varias regiones. Ahora, el plan contempla que no se podrá hacer hasta que llegue todo el país a la llamada nueva normalidad. “Si no hay cambio de tendencia, nos podemos encontrar en el escenario” que avanzó Pedro Sánchez y que a finales de junio todo el país esté fuera de las restricciones.

larazon

Share Button

Modificaciones en la fase 2: qué se puede hacer y qué no

Las modificaciones en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en referencia a las actividades permitidas en cada fase son constantes. Respecto a la fase 2 de la desescalada, este sábado se ha publicado una nueva orden que incluye modificaciones respecto a las condiciones previas aprobadas inicialmente el 16 de mayo.

Serán vigentes a partir del próximo lunes 25 de mayo en el 47% de la población. Tras la avanzadilla de La Gomera, El Hierro, La Graciosa y Formentera, se estrenarán en la fase 2 el resto de Canarias y Baleares, Galicia, Asturias, Cantabria, el País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón, Extremadura, Guadalajara Cuenca, Murcia (menos el municipio de Totana), Almería, Jaén, Córdoba, Sevilla, Cádiz, Huelva, las zonas sanitarias de Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu en Cataluña, Ceuta y Melilla.

En aspectos generales, aquellos ciudadanos que se encuentren en la fase 2 verán reforzada su movilidad con menos restricciones y la reapertura de numerosas instalaciones y servicios. A continuación repasamos todas las medidas que afectarán en esta etapa del desconfinamiento. Éstas serán aplicables a todas las personas excepto las que presenten síntomas, estén en aislamiento domiciliario o en cuarentena por un diagnóstico de Covid-19 en un contacto estrecho.

Las personas vulnerables podrán hacer uso de las nuevas condiciones siempre que su condición clínica esté controlada y bajo rigurosas medidas de protección, según recopila la agencia Efe.

En cuanto a las medidas sociales, se puede circular por la provincia, isla o unidad territorial de referencia en grupos máximos de 15 personas. No hay límite en los integrantes del grupo si las personas son convivientes.

Las personas de hasta 70 años pueden realizar actividad física no profesional en cualquier franja horaria excepto entre las 10 y 12 horas y entre las 19 y 20 horas. Los velatorios podrán llevarse a cabo con un límite máximo de 25 personas en espacios al aire libre o 15 personas en espacios cerrados. La comitiva para la despedida de la persona fallecida se restringe a un máximo de 25 personas.

Además, se permitirá la asistencia a lugares de culto siempre que no se supere un 50% de su aforo. También se pueden realizar las bodas en todo tipo de instalaciones —públicas o privadas— siempre que no se supere el 50% de su aforo. Podrán asistir un máximo de 100 personas en espacios al aire libre o de 50 personas en espacios cerrados.

Se fomentará siempre el teletrabajo

Siempre que sea posible, se fomentará la continuidad del teletrabajo. Para los que vayan a sus centros, se deberán adoptar las medidas necesarias para cumplir las medidas de higiene y/o prevención para los trabajadores.

Entre estas medidas se encuentra el garantizar la disponibilidad de geles hidroalcohólicos, sustituir la huella en el fichaje por otro sistema y desinfectar el dispositivo. Cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad interpersonal, se deberán asegurar equipos de protección adecuados al nivel de riesgo. También se deben realizar ajustes horarios en las entradas y las salidas para evitar aglomeraciones.

Distancia mínima de un metro entre vendedor y cliente

La limpieza y la desinfección de las instalaciones deberá darse al menos dos veces al día. La distancia entre vendedor y cliente será de al menos un metro cuando se cuente con elementos de protección o barrera, o de dos metros sin estos elementos.

En el caso de servicios que no permitan el mantenimiento de la distancia —como peluquerías, centros de estética o fisioterapia— se deberá utilizar el equipo de protección adecuado al nivel de riesgo. En cuanto a los probadores en las tiendas textiles, solo podrán ser ocupados por una persona y se deberán desinfectar tras su uso.

Los comercios podrán abrir con independencia de su superficie y con los requisitos siguientes: 40% del aforo total en los locales comerciales, en cada una de sus plantas; distancia mínima de dos metros entre clientes y horario de atención prioritario para mayores de 65 años.

Pueden reabrir los parques o centros comerciales, con aforo del 30% en las zonas comunes y del 40% en los locales individuales. No se pueden emplear las zonas recreativas. Se podrán hacer rebajas, siempre respetando las medidas de seguridad e higiene y evitando aglomeraciones. Deberán cesar de inmediato las acciones comerciales o de promoción si resultara necesario.

También se podrán abrir mercados al aire libre, con una limitación a un tercio de los puestos habituales y limitando la afluencia para poder mantener la distancia de seguridad de dos metros.

Se pueden abrir los colegios

Las comunidades autónomas pueden abrir centros educativos no universitarios y de formación. También se permite a los titulares la apertura de academias y autoescuelas, limitando su aforo a un tercio y priorizando la formación on line.

En los restaurantes y bares, se permite el consumo en el local en una mesa sin superar el 40% del aforo. Las comunidades pueden modificar ese limite con los topes del 30% y el 50%.

Se pueden abrir las terrazas al aire libre con el 50% de las mesas. Por cada mesa, podrá haber un máximo de 10 personas. No se permite la apertura de discotecas ni bares de ocio nocturno y se fomentará el pago con tarjeta, evitando el uso de cartas de menú.

Se podrán visitar residencias, si las comunidades lo permiten

Las comunidades y ciudades autónomas podrán permitir en su ámbito territorial la realización de visitas a los residentes de viviendas tuteladas, centros residenciales de personas con discapacidad y centros residenciales de personas mayores. Se deberá concertar previamente la visita con la vivienda tutelada o el centro residencial.

Se flexibilizan las medidas para el acceso a bibliotecas, salas de exposiciones y monumentos. Todos los cines, teatros, auditorios y espacios similares pueden reanudar la actividad siempre que cuenten con butacas preasignadas y no superen un tercio del aforo autorizado.

En las bibliotecas, podrán llevarse a cabo actividades de consulta en sala —siempre que no se supere un tercio del aforo autorizado— y usarse ordenadores. Se permite el préstamo interbibliotecario. Salas infantiles y colecciones de libre acceso siguen cerradas.

Pueden abrir al público las salas de exposiciones siempre que no se supere un tercio del aforo autorizado. Y pueden reabrir los monumentos y otros equipamientos culturales siempre que las visitas no superen un tercio del aforo autorizado.

Sobre el deporte

Los deportistas integrados en clubes participantes en ligas no profesionales pueden realizar entrenamiento básico de manera individual. En cuanto a los clubes deportivos profesionales o sociedades anónimas deportivas, éstas pueden desarrollar entrenamientos de carácter total dirigidos a la fase previa de la competición, incluyendo acciones en grupo de hasta un máximo de 14 personas.

Se permite la reanudación de la competición de las ligas profesionales, sin público y a puerta cerrada. Se permite la entrada de medios de comunicación para la retransmisión de la competición. El Consejo Superior de Deportes, antes del inicio de la competición, determinará el número de personas que podrán acceder a los estadios y pabellones.

Los hoteles, playas y piscinas para este verano

Pueden reabrir las zonas comunes de hoteles y establecimientos turísticos, hasta cubrir un tercio del aforo que determine el establecimiento. Las actividades de animación o clases grupales deben organizarse con un aforo máximo de 20 personas. Tamibén pueden reabrirse las piscinas y spas del establecimiento, con limitaciones.

Se pueden abrir al público las piscinas recreativas con el aforo máximo de un 30% de la capacidad de la instalación. Si no se pueden mantener la distancia de seguridad entre usuarios se reducirá el aforo. Para acceder a la piscina es necesario concertar cita previa con la entidad gestora de la instalación.

Se deberán limpiar y desinfectar frecuentemente los equipos, materiales y lugares habituales en contacto con los usuarios. La distribución del espacio Se debe para garantizar la distancia de seguridad se establecerá mediante señales en el suelo limitando los espacios. Los objetos personales, como toallas, deben permanecer dentro del perímetro de seguridad. No se pueden usar las duchas de los vestuarios ni las fuentes de agua.

Se puede acceder a las playas de la misma provincia, isla o unidad territorial de referencia establecida en el plan de desescalada. Los ayuntamientos podrán establecer limitaciones de acceso, que en todo caso será gratuito, y de aforo para asegurar que se respeta la distancia interpersonal de, al menos, dos metros entre bañistas. En las playas, sí que se pueden usar duchas, aseos y vestuarios, limitando la ocupación a una persona, salvo que precise de asistencia.

Está permitida la práctica de actividades deportivas, profesionales o de recreo, siempre que se puedan desarrollar sin contacto físico y con una distancia mínima de dos metros entre los participantes.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Share Button

¿Hay algún sistema económico que garantice la libertad?

Está tan lejos de ser nueva esta cuestión –escribía John Stuart Mill en Sobre la libertad en 1858– que en cierto sentido ha dividido a la humanidad, casi desde las más remotas edades […] La lucha entre la libertad y la autoridad es el rasgo más saliente de esas partes de la Historia con las cuales llegamos antes a familiarizarnos, especialmente en las historias de Grecia, Roma e Inglaterra”.

El economista, en su ensayo más difundido, defiende que “el único fin por el cual es justificable que la humanidad, individual o colectivamente, interfiera en la libertad de acción de cualquiera de sus miembros, es la propia protección. “La única finalidad por la cual el poder puede, con pleno derecho, ser ejercido sobre un miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad, es evitar que perjudique a los demás. Su propio bien, físico o moral, no es justificación suficiente. Nadie puede ser obligado justificadamente a realizar o no realizar determinados actos, porque eso fuera mejor para él, porque le haría feliz, porque, en opinión de los demás, hacerlo sería más acertado o más justo”.

¿Qué ha pasado con los mercados estos últimos años? ¿Ha estado viviendo el ‘libre mercado’ a costa de nuestra libertad, perjudicando a los más desfavorecidos? “El concepto de libre mercado no existe, forma parte del imaginario ideológico, no solo del neoliberalismo sino, en un sentido más amplio, del capitalismo”, reflexiona el profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid Fernando Luengo.

“La condición de existencia del mercado no es la libertad, salvo que esta se entienda como ‘venta’ libre de la capacidad de trabajo o movimiento sin restricciones de los bienes, servicios y capitales, que no de las personas. Nada pone de manifiesto con mayor nitidez la contraposición entre mercado y libertad que la captura de las políticas públicas por las corporaciones y los grupos de presión”, añade el economista.

El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla Luis Ángel Hierro es rotundo: “La economía de mercado no sirve para solucionar problemas de crisis, sirve para gestionar momentos de tranquilidad. Siempre que todo esté bien funciona; pero cuando se produce un desequilibrio, bien por el propio sistema, bien por un shock externo, como el petróleo, manda a millones de personas al paro y todo lo que parecía funcionar deja de funcionar”.

No obstante, le reconoce una ‘virtud’: “Es un sistema descentralizado de toma de decisiones que amplifica la libertad individual; es decir, si yo te ofrezco un boli negro o rojo, aumento más tu libertad que si solo te pongo un boli rojo. Pero, claro, ese sistema es a costa de la igualdad”. Desde su punto de vista, las libertades no marcan la capacidad de elección: “Es la economía pública la que tiene capacidad de dotar de determinados niveles de libertad. Para ser libre, tengo que estar sano, tengo que alcanzar el mayor grado de educación posible”.

La catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide y eurodiputada por el PSOE, Lina Gálvez, comienza con una aclaración que mete, además, el dedo en la llaga: “Los mercados no son sujetos como nosotros sino unas instituciones donde operan agentes con distintos grados de libertad. Y esas diferencias varían en el tiempo y entre países, y también varían en función del rol con el que participemos en esos mismos mercados, porque cada uno de nosotros puede ser al mismo tiempo empresario y consumidor, o trabajador y consumidor, o participar desde el ámbito público o desde ámbitos de la economía no remunerados”.

Considera que en estas últimas décadas, y especialmente en contextos institucionales y regulatorios como los EEUU, las empresas han tenido en muchos casos más libertad que otros agentes y eso ha permitido que, primero allí y luego en todo el mundo, hayan surgido “nuevas formas empresariales que se han colado por las rendijas de la regulación y que gozan de mucha libertad restringiendo, por ejemplo, la de sus trabajadores. Pero que han sido recibida con los brazos abiertos por muchos de esos mismos trabajadores en su faceta de consumidores”. “Como consumidores –prosigue–, exigimos una libertad o desarrollamos una serie de comportamientos que no siempre favorecen nuestra libertad como trabajadores”.

Es decir, como consumidores queremos que los bienes y servicios a los que accedemos sean buenos, baratos y que los recibamos pronto, sostiene Gálvez. “Y, por ello, florecen empresas de envío de comidas a domicilio, alternativas al taxi, y podemos pedir lo que queramos en portales como Amazon. Pero si somos trabajadores de esas compañías, a lo mejor no estamos tan felices con esos sistemas aunque sean los que nos proporcionan trabajo, porque lo hacen de forma precaria y sin garantías”, concluye. 

Su definición de libertad está basada en la no dominación o en el concepto que defiende el Nobel de Economía Amartya Sen de libertad como capacidad, como expansión de las oportunidades reales con las que las personas pueden asumir el tipo de vida que consideran deseable: “Lo interesante del enfoque de Sen es que desde el concepto de libertad individual trata de construir un enfoque de la justicia social basado en el bienestar de las personas”.

Ricos y pobres

¿Propone el sistema capitalista una libertad para ricos y otra para pobres? Es decir, ¿éramos libres de verdad antes de este confinamiento? ¿O solo eran libres los ricos? Los tres expertos coinciden: los ricos eran más libres que los pobres. Pero no todas las diferencias en el grado de libertad vienen determinadas por mayor o menor renta, matiza la catedrática Gálvez: “El género es otro vector generador de desigualdades, como también lo es la raza o la discapacidad. Ninguno de esos vectores es inamovible y, por tanto, están sujetos a mejorar o empeorar en función de la acción política. Claro que no éramos libres antes del confinamiento en muchos ámbitos y lo éramos de manera muy desigual”. 

Para el profesor Luengo, el confinamiento simboliza los límites y debilidades del capitalismo: “¿Qué decir de los miles de millones de personas que viven en la miseria más absoluta y ese pequeñísimo porcentaje de población que concentran la mayor parte de la renta y la riqueza? Hablemos de libertad a los que nada tienen. O por poner un ejemplo más próximo, hablemos de libertad a los muchos trabajadores que se ven obligados a realizar horas extraordinarias no pagadas. Y, por supuesto, con el confinamiento, la situación, lejos de mejorar, ha empeorado sustancialmente; la capacidad de enfrentar la enfermedad y la crisis económica asociada a la misma es muy distinta dependiendo de la clase social a la que se pertenece”, resume. 

No es lo mismo estar confinado en un palacio que en una infravivienda, reconoce Gálvez, pero considera que el contagio en sí no está variando mucho por clases: “Normalmente pensamos que el acceso a recursos es menor en las zonas rurales que en las urbanas y en cambio ahora eso puede invertirse porque en las zonas rurales tienen más acceso a espacios libres que los que tenemos en las ciudades”. El profesor Hierro, por su parte, opina que ahora nadie es libre, por muy confinado en un yate que esté el rico.

También los tres sostienen que no existe un sistema económico perfecto, pero para garantizar en lo máximo posible la libertad, el Estado, lo público, lo común, los cuidados deben ser la columna vertebral, como está quedando demostrado en esta crisis con el sistema sanitario y la atención a las personas mayores. “Pensemos en la venerada democracia ateniense, que era un sistema esclavista donde ni las mujeres, ni los esclavos ni los metecos o extranjeros eran considerados ciudadanos y, por tanto, no tenían los derechos y libertades asociados a esa categoría”, recuerda Gálvez.

“La Historia económica es una historia de mestizaje –continúa–. El socialismo de estado no garantizaba la libertad, pero el capitalismo tampoco la garantiza a todos por igual. Podemos pensar que el capitalismo de postguerra con un fuerte sector público, servicios de sanidad o educación universales y con la libertad de las empresas más limitada era un sistema que garantizaba más la libertad que el capitalismo actual, pero no era así para las mujeres, que accedían a gran parte de esos servicios por parentesco y no como sujetos poseedores de derechos individuales”. 

Por tanto, concluye, debe ser un sistema que, si genera desigualdades, tenga capacidad de corregirlas, y no solo las de clase: “Un sistema que se concentre más en las capacidades que en los resultados, aunque estos cuenten, porque es bueno que exista un margen para la libertad y la iniciativa individual. Un sistema con acceso garantizado a los recursos materiales básicos, que garantice el disfrute de los derechos humanos y con una fuerte provisión de servicios públicos que igualen a la población, incluyendo una organización social del cuidado que no lo haga recaer de manera tan mayoritaria y desproporcionada en los hombros de las mujeres por haber nacido mujeres y haber sido socializadas como lo que la sociedad patriarcal espera de nosotras”.

Qué libertad nos espera

¿Seremos menos libres después? “Tenemos la oportunidad de que las cosas cambien a mejor, pero las fuerzas y las inercias que hay que enfrentar son muy potentes, fuerzas que harán todo lo posible por mantener, en su propio beneficio, la idea de la excepcionalidad. Me preocupa, especialmente, que se instale entre nosotros el trade-off entre libertad y seguridad y entre salarios y empleo; si tienes una cosa, tienes que aceptar renuncias en la otra”, plantea Luengo, que insiste: “Buena parte de la nueva economía que tanto ensalza el pensamiento conservador se sostiene en la mercantilización de nuestra privacidad y en el big data. Las empresas transnacionales más poderosas y con modelos de negocio más permeables y difíciles de controlar por los poderes públicos están situadas en este ámbito”. 

¿Recuerdan los eslóganes sobre la vieja fachada blanca del Ministerio de la Verdad? “La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza”.  ¿Quién no ha pensado en este 2020 –incluso antes– en 1984? ¿Cómo se articularán la libertad y la seguridad en el nuevo escenario que nos espera? “El riesgo de adentrarnos en un renacido Leviatán estatal que controle todos los espacios y decisiones de nuestras vidas está hoy mucho más cerca, y son especialmente preocupantes las simpatías que están despertando sistemas autoritarios como el chino, supuestamente más eficaces en la defensa de la salud pública”, sostiene el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Extremadura Gabriel Moreno

“Si siempre debemos vigilar la marcha de nuestras democracias, vigilando que los poderes no se extralimiten y cuidando por el recto actuar de lo común, esa supervisión deberá incrementarse tras la crisis, pues las presiones en dirección contraria serán mayores y encontrarán un relato, el de la seguridad, más propicio para su justificación –añade–. Las crisis siempre son excusas para que pretendidas soluciones temporales, coyunturales, se conviertan en permanentes y estructurales, y sobre esa intención debemos ser singularmente celosos. De momento, intentemos también que la excepcionalidad que vivimos respecto a nuestra libertad personal siga estando dentro de los límites constitucionales que la explican y posibilitan, pues estado de alarma no es ausencia de Estado de Derecho”. El profesor subraya que las decisiones y actuaciones de los poderes públicos, incluidas muy especialmente las de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, siguen estando sometidas a los principios de legalidad y proporcionalidad y a su posible control jurisdiccional por los tribunales de justicia.

La catedrática Gálvez muestra más optimismo: “En Europa tenemos una legislación de protección de datos muy garantista con nuestra privacidad y el uso de nuestros datos personales, y ahora se va a seguir avanzando en esa línea, permitir el avance y la innovación en equilibrio y con garantía de nuestras libertades personales. Si sabemos hacer bien las cosas seremos más libres. Si conseguimos una transformación de nuestra economía a una más sostenible en todos los ámbitos, seremos más libres. Si conseguimos apostar por los servicios públicos y una fiscalidad y retórica fiscal que los sostenga, seremos más libres. Si conseguimos que se impongan los valores de solidaridad y comunidad que se están mostrando, seremos más libres”. 

Hierro habla directamente del Gran Hermano: “Está entrando, sin darnos cuenta, por la vía del mercado. Es que Google está diciendo si estamos más en casa o en la farmacia, nos están espiando a ver si decimos más la palabra vivienda o divorcio. Eso es lo verdaderamente peligroso. Y aquí lo que dan miedo no son las empresas, el mercado, sino que se usen tus datos con el fin del poder, para condicionar tu voto o, para lo que es peor, quitártelo. El que te tiene que proteger ya no te protege. Y esto no tiene que ver con la pandemia. Como no sepamos aguantar, 1984 está aquí

lamarea

Share Button

El covid rompe la foto de Colón: Vox inflama la calle, el PP se pone de perfil y Cs gira al centro

El 10 de febrero de 2019 Partido Popular, Ciudadanos y Vox se reunían en la madrileña plaza de Colón para exigir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que convocase elecciones anticipadas por sus «cesiones y bandazos permanentes» ante los partidos independentistas catalanes. Pablo Casado (PP), Albert Rivera (por entonces líder de Cs) y Santiago Abascal (Vox) subían al escenario en el que se había leído el manifiesto al cierre del acto y quedaban retratados en la ya famosa ‘foto de Colón’. La escena dio pie al nacimiento de los términos «tres derechas» o «trío de Colón», en alusión a estos tres partidos que competían por el mismo sector del electorado. Este sábado, la extrema derecha ha convocado una marcha contra la gestión que el Gobierno central está realizando de la crisis del covid-19. Y esa misma plaza de Colón, muy simbólica para el partido de Santiago Abascal, será uno de los puntos del recorrido que se hará en vehículos. En esta ocasión, ni PP ni Ciudadanos —la formación naranja ha emprendido un claro giro al centro— se suman a esta convocatoria con la que Vox pretende capitalizar el malestar de los ciudadanos que en los últimos días se han lanzado a las calles, sobre todo de la capital de España, con cacerolas y banderas de España.

La marcha de Madrid tendrá su réplica en ciudades de toda España. Arrancará con un discurso de Santiago Abascal .

A diferencia de en otras ocasiones, en el PP esta cita de Vox no ha generado debate interno. Desde el primer momento la dirección nacional de los conservadores fijó posición defendiendo que en una situación como la actual ellos se manifiestan en el Congreso y en el Senado, presentando iniciativas. No obstante, sí hay sectores del partido, los más indentificados con posiciones más conservadoras, que temen que Abascal y su partido logren eso que pretenden: atraer a quienes más enfadados están con Sánchez. De ahí la posición del PP respecto a las caceroladas. Ciudadanos, por su parte, ya está en otra fase. Ya no busca competir por un espacio en la derecha y, hasta la fecha, se ha mantenido del lado del Gobierno en los apoyos a las prórrogas del estado de alarma.

infoLibre repasa la situación que atraviesan los tres partidos que, en su día, integraron la foto de Colón en un momento en el que comparten intereses en gobiernos autonómicos y municipales —PP y Cs gobiernan en coalición con el apoyo externo de Vox en varios territorios— pero han decidido, al menos por el momento, marcar distancias en la calle. Vox está en el «pague las nóminas y váyase» a Sánchez. El PP, en marcar distancias de cualquier medida del Ejecutivo convencido de que la gestión de la crisis económica asociada al covid-19 va hacer que la coalición PSOE-Unidas Podemos estalle. Y Ciudadanos, por el momento, sigue dispuesto a negociar unos Presupuestos de emergencia con el Ejecutivo.

PARTIDO POPULAR

En el argumentario de Vox, el PP es la «derechita cobarde». Explota este calificativo hasta la saciedad porque sabe que el PP de Casado aspira a conquistar a un sector del electorado que en las últimas elecciones generales votó a Santiago Abascal, exdirigente de los conservadores de Euskadi. En este contexto, no es ningún secreto que en Génova movimientos como esta marcha nacional convocada por Vox inquietan un poco. Como también inquietó que hace un par de semanas el líder de la extrema derecha dijera en sede parlamentaria que no descartaba plantear una moción de censura a Pedro Sánchez si a quien le corresponde, en alusión al PP, no se decidía a dar el paso.

A diferencia de otras ocasiones en las que el partido ha reaccionado de forma más tardía, la dirección nacional del PP ya fijó posición respecto a estas marchas el pasado 11 de mayo. «Nuestras manifestaciones las hacemos en el Congreso, con propuestas alternativas. Con rigor y seriedad», respondió el secretario general del PP, Teodoro García Egea, preguntado en una entrevista concedida a TVE. 

Pero, de forma paralela, los conservadores han defendido las caceroladas que estos días se han convocado en diversas ciudades de España. Creen que muchos de esos ciudadanos son los que ahora, si hubiera elecciones, se decantarían por la papeleta del PP. Las últimas encuestas publicadas, que otorgan importantes subidas al PP, les llevan a pensar en la dirección de que el endurecimiento de sus posiciones frente el Gobierno central cuenta con cada vez más respaldo social

«Su problema no son las caceroladas, ni las protestas en Núñez de Balboa [calle de Madrid donde arrancaron estas convocatorias], donde los ciudadanos tienen derecho a protestar. Su problema es la ruina que sus políticas están ocasionando. Es una irresponsabilidad promover la estratificación social», espetó Casado a Sánchez este miércoles en el debate sobre la prórroga del estado de alarma.

«¿Cayetanos? Cayetanos de Palencia, de Sevilla, de Barcelona, de Gijón, de Alcorcón.. ¿Eso son cayetanos? Eso son ciudadanos que se están arruinando, que están perdiendo el empleo y sus empresas. Encima con criterios arbitrarios le están dejando encerrados, es muy dictatorial», respondió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la izquierda en la Asamblea de Madrid durante la sesión de control al gobierno.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, asiste al pleno del Congreso que debate este miércoles la quinta prórroga del estado de alarma.

Pese a que el PP se desentiende de las marchas de este sábado, en el partido sigue abierto el debate sobre la forma en la que hay que confrontar con Vox. En los debates para las prórrogas del estado de alarma que ha habido en los últimos meses en el Parlamento, Abascal ha atacado al PP por sus votos a favor y por la abstención de hace quince días y Casado optó por no responder.

Pero hay dirigentes del partido que siguen creyendo que con Vox ni se puede pactar ni se pueden dejar pasar sus críticas o ataques. Este mismo viernes, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, respondía a unas declaraciones en las que Abascal avanzaba que la extrema derecha apoyaría al PP en Galicia de cara a las elecciones generales del 12 de julio.

«Feijóo necesita vigilancia para no decir tonterías», dijo el presidente de Vox. Y el presidente de la Xunta no tardó en responder echando en cara a Vox que «no le interesase» Galicia durante el pico de la pandemia del coronavirus y advirtiendo de que él aspira a tener, tras los comicios, «un Gobierno libre, no rehén o esclavo de intereses minoritarios», informa Europa Press.

Sobre la marcha de este sábado, el PP dice que Vox «está a lo suyo». Pero que ellos son «la alternativa real». «Nuestro diferencial es que los únicos sensatos para gobernar somos nosotros», explican las fuentes consultadas. «Seriedad, propuestas y trabajo. Es a lo que jugamos», añaden. 

El PP ya ha dado un importante giro esta semana en su posición respecto a la crisis del covid-19 votando en contra de la ampliación del estado de alarma. Y, tras el episodio de la derogación de la reforma laboral se reafirman en su estrategia. «Sánchez ha engañado a todos, desde el PNV a Ciudadanos. Ya avisamos», subraya un parlamentario.

VOX

Tras PSOE y PP, Vox es la tercera fuerza parlamentaria en el Congreso (52 diputados). Para Vox es un triunfo que todas las marchas convocadas para este sábado cuenten con autorización. La extrema derecha lleva a gala haber plantado cara desde el principio a Pedro Sánchez en las prórrogas del estado de alarma. «Paguen las nóminas y dimitan para dar paso a un Gobierno de emergencia nacional, que sea creíble para los españoles, de amplio espectro y creíble en Europa», fue lo último que le dijo Abascal a Sánchez este miércoles en el Congreso.Grupo Parlamentario de VOX en el Congreso@VOX_Congreso

🔴 Comunicado urgente: Nos levantamos de las mesas de trabajo de la Comisión de Reconstrucción tras el pacto del Gobierno con Bildu.

➡️ PSOE y Podemos han firmado un acuerdo secreto con los proetarras, y lo han hecho público una vez pasadas las votaciones

⬇ HILO ⬇4.637Información y privacidad de Twitter Ads2.433 personas están hablando de esto

Un día después, el jueves, anunciaba que se levantaba de las mesas de trabajo de la comisión para la reconstrucción recién constituida en la Cámara Baja «tras el pacto del PSOE con EH Bildu». «El Gobierno no tiene voluntad de reconstruir nada», argumentaba su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros.

Pero donde Vox ha visto ahora una oportunidad es en la respuesta que Ciudadanos está dando a la crisis del covid-19 y a las tensiones que esto pueda estar generando entre naranjas y conservadores, que gobiernan juntos en varias comunidades autónomas y que tienen en marcha una coalición para concurrir bajo la marca PP+Cs a las vascas del 12J.

Parafraseando a Albert Rivera, el líder de la extrema derecha ha acusado al partido de Inés Arrimadas de «ser útil a la banda de Sánchez».

Vox no entró en ningún gobierno regional, pero sus votos fueron clave para que PP y Cs se hicieran con el poder en la Comunidad de Madrid, la Región de Murcia, Andalucía y el Ayuntamiento de Madrid. Ahora, cuando la bronca entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y el vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs), es más que evidente, la extrema derecha se ofrece al PP como elemento estabilizador de la coalición. Para la líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, el vicepresidente es «un infiltrado de Sánchez en el Gobierno de Ayuso». Sus palabras hay que entenderlas en el contexto de los rumores de una moción de censura del PSOE para echar a Ayuso de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Un escenario que descartan los socialistas, que dicen estar volcados en lograr «acuerdos para la reconstrucción, y en Cs, que defiende que sus acuerdos con el PP son «sólidos».

El líder del Vox, Santiago Abascal, pasa ante el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Pleno del Congreso.

Hasta la fecha, Ayuso ha rechazado la mano tendida de los socialistas para sentarse hablar de unos pactos para la reconstrucción, lo que deja, por ejemplo, los Presupuestos en manos de la extrema derecha. El problema es que Cs, la otra parte del Gobierno, sí se declara a favor de un acuerdo global.

La semana pasada, Abascal acudió a la Asamblea de Madrid en calidad de «asesor» del grupo de Vox.  Fuentes de su partido aseguraron que lo hacía para apoyar a su equipo, «fundamental para sostener al Gobierno de la Comunidad más afectada por la pandemia frente al ataque del Ejecutivo socialcomunista de la Moncloa». En esta visita, pudo compartir unos minutos con Ayuso, tal y como pudo constatarse por las imágenes difundidas.

CIUDADANOS

De los tres partidos que integraron la foto de Colón es Ciudadanos el que más ha cambiado. Tiene nueva líder, Inés Arrimadas, y en lugar de competir por el espacio de la derecha se ha lanzado a ocupar el centro político. 

Los críticos de Ciudadanos, los que dieron un portazo a Rivera por no haberse abierto a negociar con el Partido Socialista tras las elecciones generales de abril de 2019, apuntan a la foto de Colón como el momento en el que empezó a torcerse la trayectoria del partido. En esos comicios Albert Rivera logró 57 escaños frente a los 66 del PP, lo que le permitió por unos meses mantener el discurso de que el líder de la oposición era él. En ese contexto, Rivera no quiso entrar a negociar con Pedro Sánchez para desbloquear la investidura. Sólo hizo una oferta de última hora, cuando estaban a punto de disolverse las Cortes para la convocatoria electoral, con la que pretendía también arrastrar al PP a la abstención. Los conservadores se negaron de forma rotunda y días después arrancaba el reloj hacia las generales del 10N. Ciudadanos bajó de los 57 a los 10 escaños, ya sin opción de entrar en el Gobierno. Rivera anunció su marcha.

Arrimadas estrena su liderazgo de Cs distanciándose del discurso de Casado pese a los pactos

Pese a las dudas que había en sectores del partido naranja del rumbo que iba a imprimir Inés Arrimadas al partido, sus primeros pasos han sido no cerrarse a acuerdos con el PSOE y, de forma paralela, defender como «éxito» sus pactos autonómicos y municipales con el Partido Popular de Pablo Casado. De hecho, habrá un primer intento de la coalición España Suma para las elecciones vascas del 12J.

Una de las primeras decisiones que tomó como líder de Cs fue ofrecer a Sánchez su disposición a negociar unos Presupuestos «de emergencia» para dar respuesta a las necesidades económicas de la etapa post covid-19. Pero por si había dudas del giro al centro de la nueva etapa, el partido naranja ha estado al lado del Gobierno en todas las prórrogas del estado de alarma. Mientras los parlamentarios de Cs han pulsado el botón del «sí» en las dos últimas prórrogas, los del PP apostaron, primero por una abstención y, dos semanas después, por votar en contra.

Ni siquiera el episodio de la derogación de la reforma laboral de 2012 ha hecho a Ciudadanos anunciar que su disposición a pactar con el Gobierno en aquellos asuntos «que sean de interés» para los españoles ha virado. Lo mismo ocurre con los Presupuestos. Lo que sí defienden con insistencia es que ellos no son socios de Gobierno de Pedro Sánchez y que la postura «responsable» que están manteniendo estos meses de pandemia la mantendrían también si fuese el PP el que estuviese en la Moncloa.

infolibre

Share Button

Las ayudas públicas para que en España se explote el uso de la bicicleta urbana

La crisis del coronavirus está removiendo algunos cimientos en los modos de vida cotidianos. El transporte urbano posiblemente será uno de ellos. Actualmente, numerosos países europeos están tomando medidas para impulsar el uso de la bicicleta a través de ayudas públicas. Otros ya contaban con ellas desde hace tiempo. En este sentido, España viaja en el furgón de cola en el uso de la bici como vehículo urbano, y también en prestaciones estatales.

A pesar de tantas declaraciones públicas y de intenciones políticas en materia medioambiental, España todavía no ha implementado un marco de apoyo económico y fiscal como otros países. Por ello, la Asociación de Marcas de Bicicletas de España (AMBE) ha solicitado un plan de apoyo a los ministerios de Transición Ecológica, Hacienda y Transportes, aportando propuestas centradas específicamente en la bicicleta como medio de transporte en los entornos urbanos.El paradigma que emerge con el coronavirus y por qué la bicicleta será una gran aliadaJAVIER RUBIOEl coronavirus modificará hábitos sociales como el uso del transporte colectivo, y también ha tenido efectos sobre la contaminación. Muchas ciudades se están volviendo hacia la bicicleta

Mitigar los factores disuasorios

“En España, se hacen desde hace años cosas por la bici como medio de transporte, pero a nivel local, en ciudades y diputaciones. Sin embargo, el Estado no está apostando por la movilidad ciclista decididamente”, explica a El Confidencial el secretario general de AMBE, Carlos Núñez. “En el momento en que estamos, países como Francia Italia o Reino Unido están apostando por la bici, por lo que demandamos al Gobierno que impulse su uso con planes concretos, estimulando para ello la demanda”.ADVERTISING

Promote health. Save lives. Serve the vulnerable. Visit who.int

Para perfilar planes y ayudas, AMBE parte de diferentes estudios realizados sobre la demanda de bicicletas y su uso, como por ejemplo el Barómetro de la Bicicleta de la Red de Ciudades por la Bicicleta. Se determinan así determinados factores disuasorios para su utilización como medio de transporte. Entre estos, se citan de forma genérica los problemas de salud, edad, orografía, largos desplazamientos y cansancio. La respuesta para mitigarlos se vuelve entonces hacia la bicicleta de pedaleo asistido o eléctrica de uso urbano, que por sus características ampliarían el segmento de potenciales usuarios.

«En España, se hacen desde hace años cosas por la bici como medio de transporte, pero a nivel local o de las diputaciones. El Estado no está apostando»

Pero este tipo de bicicletas cuenta con el inconveniente de su mayor precio sobre las tradicionales o ‘musculares’. Por ello, AMBE propone concentrar en este tipo de vehículos las potenciales ayudas públicas para su adquisición. Si el precio medio de las bicicletas eléctricas vendidas en España en 2018 ascendía a 2.165 euros IVA incluido, la cantidad bajaba a 706 euros de promedio para el resto de bicicletas. Sin embargo, en el caso de modelos eléctricos para entornos urbanos, el precio cae a 1.740 euros de media, por lo que es en este segmento en particular donde AMBE solicita concentrar las ayudas.

“Las ayudas públicas a la bicicleta en Europa no solo se deben al covid-19, aunque también en algunos casos, como Italia recientemente”, apunta Núñez. “Por ejemplo, Reino Unido lleva 10 años considerando la bicicleta que te compras para ir a trabajar como parte de la retribución flexible entre empresa y trabajador, que queda exenta de IRPF, se lo desgrava. Pero hay otras como las del Gobierno sueco, que subvenciona las eléctricas desde hace dos o tres años. En España, salvo en 2013 que se incluyó una subvención en el Plan Pima del Ministerio de Medio Ambiente con una ayuda de 250 euros para su adquisición, solo ha habido iniciativas como las del área metropolitana de Barcelona y desde entonces no se ha vuelto a hacer nada”.

Bicicletas eléctricas del servicio de Bicimad, en la ciudad de Madrid. (EFE)
Bicicletas eléctricas del servicio de Bicimad, en la ciudad de Madrid. (EFE)

Sistemas diferentes

Núñez alude a alguno de los diferentes esquemas o modalidades que se proponen al Gobierno español para implementar las ayudas. Italia, por ejemplo, acaba de ofrecer 500 euros por la compra de una bicicleta. Para evitar que las ayudas deriven a bicicletas destinadas al ocio, por ejemplo, también se plantea el sistema utilizado en el Reino Unido. Un potencial usuario que desee acudir al trabajo en bicicleta lo comunica antes a su empleador, quien tiene acceso a una red de tiendas adscritas y con bicicletas catalogadas. Este facilita un bono a su empleado para la adquisición, pagada por el propio empleador, incluyendo dicha cantidad dentro de su retribución flexible como parte del salario en especie anual o, si el empleado lo prefiere, descontándose su nómina. La cuantía pagada por la empresa como retribución flexible quedará exenta a efectos de IRPF.El ‘boom’ de la bicicleta en España que está sorprendiendo hasta al mismo sectorJAVIER RUBIOEl desconfinamiento en España ha provocado un inusitado interés por el uso y la recuperación de la bicicleta, que está sorprendiendo incluso a los profesionales del sector

AMBE propone una ayuda directa de 250 euros para la adquisición de bicicletas eléctricas catalogadas para uso urbano, pero también sugiere una posible disminución en el tipo de IVA aplicable, caso en estos momentos de Bélgica o Portugal, países que estudian dicha fórmula extensible a todo tipo de bicis, gracias a un nuevo marco comunitario de flexibilización de políticas fiscales. «La mayoría de los países de Europa han implementado planes y en España todavía no», explica Núñez, querecuerda que las bases ya están establecidas en España, a falta solo del impulso político. “Llevamos desde el 2014 trabajando con la DGT, que está coordinando una Estrategia Estatal de la Bicicleta para el uso como transporte, opción de turismo, forma de ocio y deporte. Toda esta estrategia está más que redactada, lo único que falta es establecer qué ministerio va a liderar esta estrategia y de qué dotación económica puede disponerse para los próximos cinco años. La herramienta está preparada, todo el trabajo está hecho. Solo pedimos ese impulso político final porque es una gran oportunidad para que España salga del furgón de cola de la movilidad ciclista”.

elconfidencial

Share Button

El Gobierno autoriza los paseos en grupo y de familias completas en toda España desde el lunes

El Gobierno ha levantado algunas limitaciones de movimientos a partir de este lunes 25 de mayo. El BOE de este sábado ha publicado una orden ministerial de Sanidad que relaja las condiciones en las que hasta ahora se podían realizar paseos, sacar a los niños y practicar deporte. La nueva norma, que afecta a toda España –Fase1 y Fase 2-, retira dos límites: pasear únicamente con un conviviente y que los niños, hasta un máximo de tres, sólo pudieran ir acompañados de un adulto.

A partir del lunes, las familias podrán pasear al completo, con los dos progenitores si los hay y todos los niños. En cuanto a los paseos de adultos, ya no serán como máximo en pareja con un conviviente. Al desaparecer estos límites específicos entran en juego los generales para las distintas fases.

En los territorios en Fase 1 dentro del proceso de desescalada consecuencia del coronavirus, los paseos podrán ser de hasta 10 personas -no hay límite teórico si son convivientes-. En la Fase 2, de hasta 15. De esta forma, Sanidad equipara los paseos con el uso de terrazas, algo que ya se podía hacer en grupo.

Entre lo derogado se encuentra también un punto que establecía que el deporte individual que no requiriera contacto «solo se podrá realizar de manera individual». Pese a ello, Sanidad sostiene que la práctica del deporte sigue siendo individual.

En todo caso, la orden ministerial recuerda que sigue vigente la obligación de respetar «las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19«. Y en particular la de mantener «una distancia mínima de seguridad de, al menos, dos metros o, en su defecto, medidas alternativas de protección física, de higiene de manos y etiqueta respiratoria».

CLASES PRESENCIALES

La orden aborda también el ámbito educativo y establece que las comunidades autónomas que se encuentren en la Fase 2 de la desescalda podrán abrir los colegios e institutos a partir del lunes 25 de mayo para dar clases de refuerzo voluntarias a los alumnos.

En principio, la apertura se planteó para los niños de cero a seis años cuyos padres trabajan y no pueden atenderlos, y también para los alumnos de los últimos cursos que tengan que prepararse para obtener un título.

Aulas vacías por el coronavirus en el Colegio Público Fernández Moratín de Madrid.ALBERTO DI LOLLI

Sin embargo, todos los gobiernos regionales se rebelaron contra la ministra Isabel Celaá y dijeron que no iban a abrir para alumnos tan pequeños por el riesgo de contagio que conlleva. Así que tanto el decreto de prórroga del estado de alarma como la orden más concreta publicada este sábado por el BOE son genéricas y finalmente no han concretado quién puede volver el lunes.

Ambas normativas dicen tan sólo que durante la Fase 2 «las Administraciones educativas podrán disponer la flexibilización de las medidas de contención y la reanudación de las actividades presenciales en el ámbito educativo no universitario y de la formación, correspondiéndoles asimismo la ejecución de dichas medidas».

El texto recuerda que durante este periodo podrán mantenerse las actividades educativas a través de las modalidades a distancia y on line, «siempre que resulte posible y aunque no fuera ésta la modalidad presencial educativa establecida como forma específica de enseñanza en los centros».

En realidad, de esta forma va a aprender hasta final de curso el grueso del alumnado en España, pues la vuelta a las aulas a partir del lunes sólo se contempla para casos muy puntuales y no para avanzar en la actividad lectiva.

SÓLO PARA TUTORÍAS

La mayoría de las comunidades autónomas consultadas por EL MUNDO no va a abrir el lunes. Y las que lo hacen va a ser sólo para tutorías personalizadas en las que habrá que pedir cita previa. Acudirán básicamente alumnos de 2º de Bachillerato que necesiten ayuda para preparar la Selectividad o estudiantes de 4º de la ESO o últimos cursos de FP que vayan a sacarse el título y necesiten refuerzo adicional. Ninguna va a abrir para acoger a niños de cero a seis años, salvo el País Vasco, que abrirá para los bebés de cero a dos años.

Además de la apertura para los niños de cero a seis años y para los de los cursos terminales, el Gobierno había previsto inicialmente que se abrieran las escuelas de educación especial, pero las comunidades también se han negado a hacerlo.

A partir del lunes también podrán volver otras actividades de formación, como las academias y autoescuelas, siempre que no se supere un tercio de su aforo y con las medidas de higiene y prevención previstas para los establecimientos.

Los centros deberán poner a disposición del público geles desinfectantes y, en el caso de las prácticas de conducir, será obligatorio el uso de mascarillas en el interior del vehículo tanto por el alumno como por el profesor.

CÓMO DISFRUTAR DE LAS PLAYAS

La orden también fija cómo se va a poder disfrutar de las playas este verano. Sanidad indica que los ayuntamientos podrán limitar el acceso -que será siempre gratuito-, el aforo e incluso el tiempo máximo que se puede permanecer en ellas.

Para calcular cuánta gente puede acceder a una playa, Sanidad fija el espacio que debe contar cada persona: cuatro metros cuadrados. Para calcular el espacio útil de la arena habrá que descontar al menos seis metros desde la orilla con la marea alta.

Una persona pasea con su perro por la playa de La Térmica, en Almería.EFE

La orden ministerial indica que las toallastumbonas o similares que se vayan a emplear «deberán tener un perímetro de seguridad de dos metros con respecto a otros usuarios», salvo en el caso de bañistas convivientes o que formen parte del mismo grupo de personas.

Los chiringuitos podrán abrir en las mismas condiciones que el resto de locales de hostelería. También se podrá poner en marcha el alquiler de motos de agua o hidropedales, con la obligación de desinfectar antes de cada uso. La misma desinfección deberá aplicarse a las tumbonas o sombrillas en alquiler.

VÍA LIBRE A LAS OBRAS

La orden retira las limitaciones impuestas para hacer obras o reformas en edificios existentes. Hasta ahora en la Fase 1 se permitían aquellas que se abordaran en edificios de nueva construcción o allí donde las circunstancias permitieran tener un acceso independiente a la zona de obras que no supusiera cruzarse con vecinos.

A partir de este lunes ya se podrá trabajar en toda España -no se diferencian fases- con los únicos requisitos generales para evitar los contagios. «En la realización de las obras […] se garantizarán en todo caso las medidas adecuadas de higiene y la distancia mínima de seguridad entre personas de dos metros».

MÁS FÁCIL IR A LAS RESIDENCIAS

También desparecen las limitaciones que el Gobierno había impuesto en las visitas a residencias de mayores. Ahora su regulación queda en manos de las comunidades autónomas allí donde estén en la Fase 2.

Las limitaciones que desaparecen -aunque las autonomías podrían reactivarlas- limitaban las visitas a una sola persona y siempre con cita previa. También se excluían de posibles visitas las residencias con algún caso de Covid-19. Las mismas modificaciones publicadas en el BOE este sábado se aplican a las visitas a viviendas tuteladas y centros residenciales de personas con discapacidad.

Dos ciudadanos, este sábado, en una terraza del Paseo de Begoña, en Gijón.EFE

MÁS MESAS, MÁS TIENDAS, MÁS TURISTAS

La lista de pequeñas modificaciones para los territorios es amplia. De las que afectan a la Fase 1 destaca que puedan abrir comercios de centros y parques comerciales si limitan la superficie útil de exposición y venta a 400 metros cuadrados y cuentan con acceso directo e independiente desde el exterior.

Las modificaciones para territorios en la Fase 2 incluyen que las comunidades autónomas puedan permitir a los locales de hostelería que usen hasta el 50% de su capacidad tanto en la terraza como en el interior.

Igualmente se cambia el límite de 10 participantes en las actividades de turismo activo. Podrán ser 20. Además, Sanidad acepta que los parques naturales puedan abrir con un aforo máximo del 20% y que los teleféricos funcionen al 50% de su capacidad.

elmundo.es

Share Button

Casado endurece su estrategia con la hipótesis de un adelanto electoral en 2021

El ‘no’ de Pablo Casado a la última prórroga del estado de alarma anticipa la estrategia del líder del Partido Popular de cara a esta legislatura: negarse a cualquier pacto con el Gobierno. Desde la dirección popular creen que llegará un punto en el que a Pedro Sánchez no le quede más remedio que adelantar las elecciones, ya sea por una ruptura entre el PSOE y Unidas Podemos o por la incapacidad de sacar unos presupuestos generales adelante con los socios de investidura. Todas las fuentes populares consultadas por este diario coinciden en que Casado ya está con la vista puesta en unos comicios en 2021 y señalan que la mayoría de encuestas sitúan al PP al alza.

«Cada votación es un suplicio para usted, y lo que le reste de legislatura será un calvario», fueron las palabras que le dirigió Casado a Sánchez en el último pleno del Congreso. Un discurso cargado de intencionalidad y sin ningún atisbo de la colaboración y la lealtad que tanto había promulgado el líder el líder del PP durante las pasadas semanas. Para el jefe de la oposición el estado de alarma fue un «instrumento útil» en sus inicios pero ya no lo es. Ahora lo considera un «agujero negro para las libertades públicas», una coartada autoritaria que otorga poderes extraordinarios al presidente del Ejecutivo.

Promote health. Save lives. Serve the vulnerable. Visit who.int

«Cada día está más solo, más aislado, más débil y sin dar una respuesta eficaz al drama que vive España. Así, no», le espetó Casado en la réplica. Los populares creen que el pacto de los socialistas y Unidas Podemos con Bildu sobre la derogación de la reforma laboral del PP ha provocado la desconfianza entre Sánchez y sus socios (los de Gobierno y los de investidura) que acabará por romperse del todo por las exigencias de Bruselas.

En una visita a una fábrica textil este viernes, Casado ha aprovechado para situar a Ciudadanos como «socio» de Sánchez, pese a que los naranjas han repetido en varias ocasiones que no lo son, y ha cargado duramente contra la derogación de la reforma laboral. «Pactó con Bildu traicionando al resto de socios con los que se negoció la prórroga del estado de alarma, engañando a sus ministros y mintiendo a todos los españoles. España no se merece este Gobierno», ha zanjado.

Tras Consejo de Ministros celebrado este viernes la portavoz del Ejecutivo María Jesús Montero no ocultó que en el Gobierno hay «distintas sensibilidades» sobre cómo derogar la reforma laboral del PP, pero aseguró que están «todos a una» para cumplir con lo acordado en el pacto programático de Gobierno entre PSOE y Unida Podemos.Por su parte, Sánchez sigue insistiendo públicamente en que estamos ante una legislatura de «cuatro años» y así se lo traslado a Gabriel Rufián (ERC), asegurando que iba a mantener los «compromisos de investidura».

No todos en el PP coinciden:  «Sánchez aguantará»

Mientras que la dirección popular se prepara para que haya elecciones en el año 2021, desde otros sectores del partido no lo ven tan claro. Fuentes parlamentarias señalan a Publico que ven a Sánchez «muy cómodo» con la «geometría variable»: «Vendrá a buscarnos cuando lo necesite y Casado le dirá que no. Y al final nosotros saldremos perdiendo», apuntan.  Si bien explican que al principio de la pandemia veían al presidente del Gobierno «totalmente sobrepasado» ahora consideran que «está muy cómodo en su papel», a pesar de las polémicas.

«El PP es un partido de Gobierno y no podemos hacer como que la cosa no va con nosotros solo porque no nos guste Sánchez»

Un diputado con larga trayectoria en las filas populares hace también un llamamiento a la calma y considera que lo adecuado es mostrar «altura de estado» en los momentos complicados. «El PP es un partido de Gobierno y no podemos hacer como que la cosa no va con nosotros solo porque no nos guste Sánchez. No funciona así», explica en conversación con Público. Cree que Casado debe estar preparado para todos los escenarios, tender puentes cuando sea necesario y no precipitar sus movimientos.

Además, el partido se divide entre quienes creen que Ciudadanos está cumpliendo con el papel que debería tener el PP y los que opinan que Sánchez se la «está jugando» a los naranjas. La tesis de Génova es la segunda: la portavoz popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, escribió en su cuenta de Twitter: «No entiendo cómo Ciudadanos ha podido apoyar esta tramposa y lesiva prórroga». El número dos del PP, Teodoro García Egea, señaló que «Sánchez ha hecho algo que ya habíamos avisado, que es traicionar a Ciudadanos pactando con Bildu». Mientras que el vicesecretario de Política Territorial, Antonio González Terol, fue un paso más allá y lanzó: «Espero que sea la última vez que Ciudadanos apoya otro estado de alarma».Cayetana Alvarez de Toledo@cayetanaAT

Sánchez le ha entregado a Bildu la derogación íntegra de la Reforma Laboral a cambio de su abstención.

Sinceramente, no entiendo cómo Ciudadanos ha podido apoyar esta tramposa y lesiva prórroga.

View image on Twitter

13.6KTwitter Ads info and privacy9,414 people are talking about this

Sin embargo, hay quien cree Inés Arrimadas que sí está acertando con esta decisión al negociar con el Gobierno contrapartidas que, al mismo tiempo, también demandan los populares. «Están consiguiendo distanciar a ERC de Sánchez, lo que tiene bastante mérito, y aprobando buenas medidas. Y solo les han hecho falta 10 diputados», recuerdan. Un cargo autonómico señala que la izquierda se une más cuando «toda la derecha va en bloque» y cree que estos acuerdos puntuales con el Gobierno pueden complicarle más las cosas a Sánchez con sus socios que el PP con su posición actual.

publico.es

Share Button

Los arquitectos reclaman normas menos rígidas para recuperar minipulmones verdes y habilitar zonas comunes en edificios que combinen lo habitacional y lo laboral

Flexible. Así debe ser la arquitectura y el urbanismo en la era post-covid. Con viviendas habitables que permitan teletrabajar y ciudades más amables y verdes que cambien la escala macro por la micro y recuperen entornos de proximidad. Serán los probables cambios que acelere la crisis del coronavirus, como otras enfermedades lo hicieron antes. El pánico a la tuberculosis cambió hace un siglo la morfología de hospitales y viviendas y la pandemia obligará a repensar formas y funciones en casas, calles, barrios, parques y espacios públicos y de trabajo.

El confinamiento ha evidenciado la necesidad de «humanizar» unos pisos diminutos y oscuros. «Esas microviviendas insanas, sin ventilación ni luz, a menudo sótanos, no deben estar en el mercado. Si logramos sacarlas, sería un beneficio inesperado de la crisis», plantea el urbanista y sociólogo José María Ezquiaga, exdecano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM).

«Las epidemias de cólera trajeron los saneamientos y el agua potable corriente en el XIX, y la tuberculosis evidenció los beneficios del sol y el aire en el XX, pero esta crisis, más que a la vivienda afectará a la ciudad», asegura Ezquiaga. En la urbe post-covid «la proximidad será clave; pasaremos de lo macro a lo micro, del hipermercado a la tienda de barrio, del coche a caminar, y necesitaremos más aceras y espacios de expansión», plantea.

José María Ezquiaga: «Sacar las miniviviendas insanas del mercado sería un logro inesperado»

La desaparecida terraza debería brillar en unas viviendas modulables que alternen la función habitacional con la laboral «porque el teletrabajo está para quedarse», según Ezquiaga. «Con la tuberculosis la terraza llegó a los hospitales para tomar ese sol curativo, y de ahí pasó a la vivienda». «Era un regalo que no contaba en la edificabilidad, pero cuando los ayuntamientos las computaron, los promotores las suprimieron. Era un lujo y hoy una necesidad. Quienes las han cerrado se tiran de los pelos».

«La del covid es una crisis medioambiental y la presencia de naturaleza es una demanda insoslayable y un indicador de la calidad de vida», plantea Juan Herreros, arquitecto que pronostica cambios «positivos» y aboga por recuperar más espacios verdes y de mayor calidad. «Las normas favorecen hoy el cierre de las terrazas o no hacerlas. Los ayuntamientos las ‘cobran’ caras como edificabilidad y los promotores las evitan. Pedimos que no se cierren esos minipulmones, fragmentos verticales de naturaleza que contribuyen a la calidad del paisaje urbano», reclama.

Juan Herreros: «Necesitamos más espacios flexibles, verdes y de uso común en los edificios de viviendas»

«Para recuperar las terrazas ha de cambiar la normativa», coincide Paloma Sobrini, también exdecana del COAM y directora general de Arquitectura y Conservación del Patrimonio del Ayuntamiento madrileño. «Si computan como metros cuadrados de vivienda, es difícil que se pague el mismo precio por la terraza que por el salón», dice.

«El virus es transitorio y nos hará reflexionar, pero no cambiará todo de golpe. Habrá pequeños cambios, reclamados ya desde el sentido común y la sensatez y que quizá la crisis acelere», añade Carlos Lamela, al frente del histórico estudio Lamela. «Las ciudades tiene cientos de años de historia, han pasado por guerras, pandemias, y todo tipo de vicisitudes, y un virus que está apenas unos meses no las cambiará mucho. Nos reafirmará en lo que ya sabemos sobre cómo debe ser una ciudad saludable», asegura. Como sus colegas, cree Lamela que «nos arrepentiremos de haber cerrado las terrazas» y pide una norma «más flexible y ágil» para combinar el uso habitacional y el laboral.

Carlos Lamela: «El virus es transitorio, nos hará reflexionar pero no lo cambiará todo de golpe».

«En los edificios de viviendas necesitamos más espacios de uso común y azoteas verdes que permitan la expansión», reclama Herreros. Aboga por viviendas «en las que la intimidad sea un valor importante, pero con espacio para trabajar, lo que deberían tener ya». «Estamos hartos de ver cómo un crío hace los deberes en la cocina, y ahora con su madre trabajando al lado».

Revolución en las zonas comunes

«Hay que flexibilizar la normativa para que permita alternar usos y cambiarlos de manera más ágil. Es muy difícil mezclar oficinas, vivienda y actividad comercial, y más difícil modificarlos», lamenta Herreros. Sobrini reclama también cambios normativos de la tipología residencial. «El teletrabajo ha demostrado su eficacia y que la gente rinde, pero las viviendas no están preparadas», dice Sobrini, que aboga también por una «revolución» de las zonas comunes.

«Los espacios para el trabajo y el desahogo son necesarios, como hemos visto con el covid. Afecta a la normativa, a los planes generales y a los promotores. Y esto se llama metros cuadrados y dinero». «La vivienda del futuro buscará fórmulas que ya se dan en Europa, con unidades habitacionales menores y zonas comunes de trabajo, servicios y ocio, pero no tenemos esa posibilidad con nuestra normativa», lamenta la exdecana del COAM. «Habrá que dotar a las futuras viviendas de más estancias autónomas de teletrabajo, pero el problema son los metros cuadrados, y al final eso es dinero», coincide Lamela.

Otra crisis para un sector muy castigado

La crisis de 2008 fue tremebunda para los arquitectos, para la construcción y para el mercado inmobiliario. «Si el turismo tiró de España entonces, cuando se desplomó la construcción, ahora se invierte la situación y la construcción debe ser un motor que genere mucho empleo», plantea Paloma Sobrini.

Una apreciación que no comparte Carlos Lamela. «La construcción tiene un límite y lo sobrepasó con mucho antes del estallido de la burbuja en 2008. No podemos construir 600.000 viviendas al año. Es un disparate. El turismo es más flexible que la construcción, que no podrá tirar del carro económico como lo hizo el turismo en la pasada crisis», plantea el presiente del estudio Lamela, responsable del nuevo Centro Canalejas en Madrid o de la T4 de Barajas.

Herreos y Sobrini piden más concursos y compromiso de las administraciones. «Se habrán caído muchos proyectos, pero las Administración y la iniciativa privada se reactivarán», vaticina Sobrini. «La crisis del 2008 se llevó por delante una generación de arquitectos jóvenes, malogró una cantidad enorme de talento y rompió una cadena de conexión entre las generaciones de profesionales», lamenta Juan Herreros. «La crisis actual tendrá efectos muy parecidos, con el agravante de que no habrá concursos públicos y tendremos menos oportunidades. Los encargos tardarán en llegar y no hay quien aguante tantos meses con un estudio en hibernación. El Estado ha de ser consciente y facilitar concursos pequeños, medianos, grandes y gigantes» reclama Herreros, diseñador del Museo Munch de Oslo. «Debe confiar en que los arquitectos de este país pueden ayudar a levantarlo y construir una nueva cultura urbana. De no ser así, no veo fácil solución», plante Herreros, muy preocupado por los estudios de arquitectos jóvenes «que lo pasarán muy mal con esta crisis», y por la colaboración público-privada.

lasprovincias

Share Button

Calviño da un toque a una tienda de productos anti-Sánchez

Desde el pasado 19 de mayo, en las redes sociales se ha promocionado una web llamada Gobierno Dimisión, que tiene una tienda de productos que, desde luego, alientan el cese de Pedro Sánchez. Este viernes, un órgano del Ministerio de Asuntos Económicos, cuya titular es Nadia Calviño, ha enviado un requerimiento en el que da diez días para aclarar quién es la persona titular o responsable de los contenidos de la web, tras una denuncia de Facua-Consumidores en Acción.

Este pasado jueves, Facua denunció que el portal gobiernodimision.online «vulnera las leyes de protección de datos, defensa de los consumidores y comercio electrónico». Según la asociación de consumidores (y como ha podido comprobar este medio), la página no tiene aviso legal, términos y condiciones, ni datos del responsable de la misma, lo que a su juicio supone una violación de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

En el escrito del requerimiento, al que ha tenido acceso Facua, la Subdirección General para la Sociedad Digital —dependiente del departamento de Calviño— se hace eco de esa misma ley, explicando que la normativa «atribuye al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital la función de supervisión y control del cumplimiento de las obligaciones establecidas en la misma». Así las cosas, la Subdirección avanza que lleva a cabo inspecciones y actuaciones de control de la referida página.

«Se le requiere para que, aportando la documentación pertinente, nos comunique quién es el titular y/o responsable de los contenidos de la página web», reza el escrito. Las páginas de comercio electrónico están obligadas a «facilitar a las autoridades competentes toda la información y colaboración precisas para el ejercicio de sus funciones», dice el requerimiento, que advierte de que el incumplimiento puede ser sancionado con multas de entre 30.000 y 150.000 euros.

¿Quién está detrás de ‘Gobierno Dimisión’?

La web gobiernodimision.online ha sido muy compartida esta semana en Twitter, pero está disponible desde abril. Un excargo de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana y exasesor de Toni Cantó llamado Luis Pérez (que en redes se hace llamar «Alvise Pérez«) ha sido su principal difusor. El 7 de abril, Pérez compartió el enlace de la web afirmando que estaba recibiendo muchos «ataques informáticos» y que de momento estaba «actualizándose con un filtro extra de seguridad».Alvise Pérez@Alvisepf

Ante los ataques informáticos a la web http://gobiernodimision.online , actualmente actualizándose con un filtro extra de seguridad, podéis acceder al canal desde donde se emitirá en directo #ManifestacionOnline8A:https://www.youtube.com/watch?v=gtBgvEWDUcA …

No habrá sanchista que sabotee este evento.
🇪🇸 YouTube ‎@YouTube

1,603Twitter Ads info and privacy1,090 people are talking about thisAlvise Pérez@Alvisepf

Veo que el Gobierno sigue sin entender cómo reaccionamos las almas libres a sus amenazas.

¿Qué tal si esta vez se lo volvemos a explicar… a lo grande?

Usemos su principal enemigo contra ellos: El Mercado

Entra y forma parte de la próxima GRAN campaña.https://tienda.gobiernodimision.online/ 

Embedded video

8,477Twitter Ads info and privacy5,489 people are talking about this

El mismo usuario la volvió a compartir desde este pasado 19 de mayo, ahora con un enlace que dirigía a una tienda de productos anti-Sáncheztienda.gobiernodimision.online. Esta tienda está desde este viernes fuera de servicio, presuntamente por «la gran cantidad de visitas que está recibiendo», por lo que sus responsables están implementando «mejoras técnicas que optimicen la experiencia de compra». Sobre las acusaciones de Facua y el requerimiento de Calviño, Pérez no ha dicho nada.

Cuando estaba disponible, en la tienda se vendían banderas de España, carteles de Sánchez con la frase «un buen Gobierno obedece» (con una fotografía cuyo presunto autor ha denunciado que ha sido utilizada sin su permiso) y hasta camisetas en el mismo sentido. Su producto más caro, por 50 euros, era un «paquete completo» con dos camisetas, 200 carteles y 300 banderas en miniatura de España. Pérez enmarcó la comercialización de estos productos como parte de una «gran campaña» política.

Usuarios en Twitter denunciaron que la plataforma de comercio electrónico no era segura ni cumplía con los requisitos legales de las tiendas online. Facua también criticó que en los términos y condiciones de la web, colgados hasta este 21 de mayo, se da un plazo de desistimiento a los clientes de apenas siete días, cuando la ley obliga a que sea de dos semanas.

economiadigital

Share Button