anifestaciones Graves disturbios en Milán en las protestas por la Expo

Milán registró hoy violentos enfrentamientos entre la Policía y decenas de antisistema que, infiltrados en unamanifestación pacífica contra la Exposición Universal, causaron importantes daños materiales en la capital lombarda.

La ciudad italiana, que desde este viernes acoge la Exposición Universal, fue escenario desde primera hora de la tarde de una manifestaciónbajo el lema «Expo: deuda, cemento y precariedad«, que transcurrió pacíficamente.

Sin embargo, tal y como se preveía, en la cola de la manifestación se encontraban integradas varias decenas de encapuchados seguidores del conocido como «Bloque Negro«, una forma de reivindicación violenta surgida a finales de la década de 1980 y de ideología anticapitalista.

Al llegar a la vía Carducci se desató el enfrentamiento, ya que los antisistema comenzaron a arrojar piedras, botellas, petardos y todo tipo de objetos a los cientos de policías antidisturbios que los seguían de cerca. Estos en un principio respondieron con cañones de agua a presión, sin embargo, al intensificarse los ataques, procedieron al lanzamiento de gases lacrimógenos que acabaron dispersando la manifestación.

Fue entonces cuando Milán se convirtió en un improvisado campo de batalla en el que los antisistema, al parecer divididos en grupos, provocaron toda clase de destrozos en las calles de las zonas del centro y el norte de la ciudad.

Caos en el centro de la ciudad

Las televisiones difundieron imágenes de macetas y contenedores volcados, muros pintados con símbolos anarquistas, ventanas y escaparates reventados y varios coches envueltos en llamas, apagadas rápidamente por el Cuerpo de Bomberos.

Uno de los vehículos incendiados se encontraba aparcado frente al convento dominico de Santa María de las Gracias (en cuyo refectorio Leonardo Da Vinci pintó el fresco de «La última cena») y varios artefactos arrojados en el interior de varios edificios provocaron diversos incendios, uno de ellos en una sucursal de la Banca Nazionale del Lavoro (BNL), que acabó calcinada.

Los manifestantes del «Bloque Negro» se aproximaron peligrosamente a la estación ferroviaria de Cadorna, en los aledaños del Castillo Sforza, pero los agentes lograron blindar sus accesos para garantizar la seguridad de los usuarios.

La lucha duró poco más de hora y media y, a su término, se pudo ver la imagen de una de las calles cubierta por un sinfín de prendas de vestir negras, de las que los antisistema se desprendieron para pasar desapercibidos y escapar.

Además pudieron verse las improvisadas armas que emplearon durante los enfrentamientos, como escudos, picos caseros o cócteles molotov.

Número indefinido de arrestos

En cuanto al número de detenciones, la Jefatura de Policía de Milán se limitó a afirmar que se produjeron algunos arrestos si bien aún no se ha especificado el número.

Tras la huida de los violentos, fueron los propios vecinos de los barrios afectados quienes salieron a la calle para limpiar y reparar en la medida de lo posible los cuantiosos desperfectos provocados.

El alcalde de la ciudad, Giuliano Pisapia, llamó a las fuerzas del orden a «aislar, identificar y castigar a estos delincuentes que están devastando la ciudad».

Las autoridades ya habían previsto este tipo de disturbios por lo que el Ministerio del Interior decidió aumentar el número de efectivos policiales en la ciudad, en la que actualmente superan los 4.500 agentes.

El centro de Milán, cortado al tráfico, se encontraba por la tarde blindado ante el estreno de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini, previsto esta noche en el Teatro de la Scala en un acto en el que participarán representantes del ámbito económico y político.

http://www.lne.es/

Share Button

La ONU niega haber ocultado los abusos sexuales en Centroafrica

La ONU negó el viernes haber intentado ocultar supuestos abusos sexuales de cascos azules franceses a niños en la República Centroafricana, llamando a la «tolerancia cero» contra estos crímenes, mientras la justicia francesa continua su investigación.

«Toda insinuación de que [el actual Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos] Zeid Ra’ad al Husein habría intentado cubrir abusos sexuales a niños es francamente ofensiva», declaró a los medios su portavoz, Rupert Colville.

Zeid, señaló, es conocido dentro de Naciones Unidas como uno de los mayores especialistas de la cuestión de la violencia sexual cometida por tropas de mantenimiento de paz, ya que escribió un importante informe al respecto en 2005. Un informe conocido como «Informe Zeid», precisó el portavoz.

Colville aseguró asimismo que la exjueza de la Corte Penal Internacional,Navi Pillay, predecesora de Zeid cuando la ONU fue informada de las alegaciones de abusos sexuales en 2014 en el país africano, también está fuera de toda sospecha.

El portavoz del actual Alto Comisionado alegó que Naciones Unidas no pudo hacer pública la investigación para proteger a las víctimas, en particular al tratarse de niños.

La ONU se defendía así de las acusaciones de varias oenegés, entre ellas, Save the Children, que pidieron a Naciones Unidas esclarecer este caso de supuestos abusos sexuales, y pusieron de manifiesto sus dudas sobre las motivaciones del organismo internacional al suspender al responsable que lo destapó, Anders Kompass.

Kompass, alto responsable del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos, trasmitió un informe titulado «Abusos sexuales en niños por las fuerzas armadas internacional» a las autoridades francesas en julio de 2014, saltándose los procedimientos de la organización internacional, en reacción a la inacción de la ONU.

Este empleado de Naciones Unidas fue suspendido el 17 de abril por esta filtración – conservando su salario- y es investigado desde entonces.

Los testimonios detallados de los niños, recogidos en un documento de la ONU, cubren el periodo de diciembre de 2013 a junio de 2014 y justificaron la apertura de una investigación preliminar a finales de julio en París, que permaneció secreta hasta que el diario británico The Guardian reveló el caso el miércoles.

El jueves, una fuente judicial francesa precisó que 14 soldados franceses habían sido imputados y que «muy pocos» habían sido identificados por la investigación, todavía en curso.

«Los detalles obtenidos en entrevistas realizadas por los investigadores de la ONU con las presuntas víctimas y los testigos (…) son totalmente horribles», dijo Colville.

Una decena de niños – el más joven, de nueve años- afirman que a cambio de comida, los soldados abusaron sexualmente de ellos o los violaron.

«Debería haber tolerancia cero con las fuerzas de mantenimiento de la paz o con cualquier otra persona» culpable de «abusos sexuales, violaciones o violencias», declaró Colville.

En julio de 2014, el ministerio francés de Defensa recibió un informe elaborado por miembros del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU presentes en la República Centroafricana, donde el ejército francés está desplegado en el marco de la operación Sangaris, destinada a evitar una guerra civil.

El presidente francés, François Hollande, prometió el jueves que será «implacable» si se confirman las acusaciones.

Pero el ejército francés no es el único señalado en este caso. La ONG Aids-Free World acusó a soldados de Chad y Guinea Ecuatorial de más abuso sexual a menores en el mismo país.

Interrogado al respecto, Colville explicó que no había leído entero el documento de la ONU y no podía confirmar esta información.

En Bangui, el fiscal de la República Centroafricana, Ghislain Grésenguet, lamentó no haber sido informado de este asunto «extremadamente grave». «No entendemos por qué» dijo Grésenguet, precisando que había abierto una investigación «inmediatamente» después de tener conocimiento de lo ocurrido.

http://www.teinteresa.es/

Share Button

¿Realmente desaparece un niño en Estados Unidos cada 90 segundos?

Cuando hay informes en los medios sobre un niño que se pierde es fácil pensar lo peor, pero a veces la realidad no es tan alarmante.

Esto es lo que ocurre con una estadística ampliamente utilizada sobre los niños que desaparecen en Estados Unidos. La historia no es realmente lo que parece.

Un canal de televisión en Washington D.C. recientemente lanzó una campaña de concientización utilizando el hashtag #every90seconds (#cada90segundos), argumentando que, en promedio, en ese país un niño se pierde cada minuto y medio.

Es una cifra que ha sido extensamente citada en los medios estadounidenses en años recientes, a menudo por razones bien intencionadas, como en este caso.

Suena preocupante, porque podríamos asumir razonablemente que la cifra se refiere a secuestros, o niños que están en peligro real.

Niña
Una campaña en EE.UU. asegura que cada 90 segundos desaparece un niño.

Pero, ¿de dónde viene la cifra de 90 segundos?

Está basada en un estudio de 2002 financiado por el Departamento de Justicia de EE.UU.

En éste se analizaron datos de 1999 de una variedad de fuentes, incluidos informes policíacos y entrevistas con padres e hijos.

Encontró que 797.500 niños se habían reportado desaparecidos en todo el país.

Desde entonces no se ha realizado otro estudio importante.

Desaparición «benigna»

En 1999 había poco menos de 72 millones menores de 18 años en Estados Unidos. Esto significa que uno de cada 90 se reportaron desaparecidos en un año: una cifra bastante alarmante.

Pero, ¿qué quería decir exactamente el estudio cuando afirmaba que un niño estaba «desaparecido»?

«El concepto de niño desaparecido ha sido extensamente incomprendido», asegura el profesor David Finkelhor, uno de los autores del estudio y director del Centro de Investigación de Crímenes contra los Niños de la Universidad de New Hampshire.

Niña
Sólo un pequeño porcentaje de los reportes de desaparecidos son casos de niños secuestrados por extraños.

Hay muchas razones por las que desaparece un menor: quizás se escaparon de su casa, o no regresan a tiempo a su hogar.

Y aunque estos hechos son preocupantes, son muy diferentes a los casos en los que un niño es secuestrado por un extraño en la calle.

«El número de niños que en realidad son secuestrados por extraños es bastante pequeño», dice Finkelhor.

Sólo 115 de los 797.500 niños fueron sujetos a lo que Finkelhor y sus coautores definen como secuestro «esterotípico», es decir, fueron raptados por un extraño y retenidos durante la noche, quizás permanentemente, o llevados a al menos 80 km de distancia.

De hecho, casi la mitad de los niños registrados en el estudio eran lo que los autores llaman «desaparecidos benignos».

Esto significa que sus padres o guardianes pensaban que habían desaparecido, pero pronto regresaron a sus hogares.

Así que muchos de los niños que se reportó como desaparecidos en realidad no lo estaban.

Niño
Muchos de los menores que se reportan como desaparecidos, vuelven poco después a sus hogares.

Además, hay evidencia que sugiere que el problema ha disminuido en los 13 años que han pasado desde que el estudio de Finkelhor fue publicado.

Aunque por supuesto, para los afectados, sigue habiendo motivos de sufrimiento.

En 2014, el FBI recibió unos 600.000 informes de personas desaparecidas, la mayoría de las cuales tenían menos de 18 años.

Pero esta cifra ha estado disminuyendo desde 1997, cuando se recibieron casi un millón de reportes de personas desaparecidas.

Más seguro

Finkelhor afirma que la tecnología ha hecho que la vida sea más segura para los niños.

«El mayor cambio ha sido la adquisición de teléfonos celulares, que permite a los padres estar en contacto con sus hijos», dice el autor.

«Así que, por ejemplo, es probable que los episodios de «desapariciones benignas» han disminuido mucho debido a que los padres pueden llamar y encontrar a sus hijos, o saber lo que está ocurriendo», agrega.

Menor
Los crímenes contra los niños se han reducido en Estados Unidos.

Actualmente Finkelhor estaba llevando a cabo una investigación para actualizar su estudio, que se espera esté lista a fines de año.

Pero por ahora lo único que afirma es que los números de niños que se pierden reflejan una disminución bien documentada en los niveles generales de actividad criminal en Estados Unidos.

«En Estados Unidos el crimen se ha reducido extremadamente. Los delitos contra los niños han bajado, los asaltos sexuales han bajado, los homicidios han bajado».

«Así que es muy probable que algunos de estos episodios (de niños desaparecidos) que están motivados por intención criminal también hayan bajado».

http://www.bbc.co.uk/

Share Button

Evo Morales decreta un aumento salarial del 8,5 por ciento

El presidente de Bolivia, Evo Morales, decretó hoy un aumento salarial de 8,5 % para los sectores privado y público, que también beneficia al mismo mandatario, al vicepresidente Álvaro García Linera y a los ministros.

Esta fue una de las disposiciones aprobadas por Morales, quien firmó cuatro decretos en un acto en el Palacio de Gobierno en La Paz con motivo del Día Internacional del Trabajo.

Uno de los decretos ratificó los incrementos de 15 % del salario mínimo nacional, hasta 237,9 dólares, y de 8,5 % del sueldo básico anunciados en marzo pasado por el Gobierno y los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB), la máxima entidad sindical del país.

Este aumento alcanzará también a los salarios de policías, militares y maestros de escuelas estatales y se aplicará «de manera inversamente proporcional» en el caso de los trabajadores de la salud, explicó el ministro de Economía, Luis Arce.

En un segundo decreto, el Gobierno estableció que el aumento salarial de 8,5 % llegue «desde el presidente, vicepresidente, ministros, viceministros, hasta el último de los servidores públicos, en una justa remuneración a todo el esfuerzo que se viene haciendo por desarrollar el aparato productivo», añadió Arce.

Con esta disposición, el sueldo de Morales subirá de 2.844 a 3.085,7 dólares.

Una tercera norma establece que los sueldos en las empresas públicas se incrementarán en el mismo porcentaje, siempre que estas firmas demuestren que son rentables.

El cuarto decreto determina que la personalidad jurídica de los sindicatos deberá tramitarse ante el Ministerio de Trabajo y ser refrendada mediante una resolución firmada por el presidente.

Los aumentos para los trabajadores fueron negociados entre el Gobierno y la COB, que actúa en representación de los sindicatos estatales, pero los acuerdos son una referencia para los privados.

Morales destacó que actualmente hay «enormes coincidencias» entre su Gobierno y los sindicatos de obreros e indígenas que, según dijo, son «antiimperialistas» porque luchan por sus reivindicaciones sociales y por una «liberación social, económica y política».

«Quiero reafirmar en este Primero de Mayo (que) el Gobierno de Bolivia es antiimperialista y mientras esté de presidente, nuestro Estado va a ser antiimperialista», sostuvo.

También agradeció a la Central Obrera Departamental (COD) de La Paz por invitarle a una marcha por el Día del Trabajo, aunque declinó de asistir a la misma porque, según dijo, la convocatoria fue realizada «muy tarde».

Según medios locales, tampoco asistieron a esa marcha los máximos dirigentes de la COB, que fueron, asimismo, los grandes ausentes en el acto en el Palacio Quemado.

En declaraciones a la radio Erbol, un dirigente de esa entidad, Elmo Pérez, explicó que el sector está molesto con algunos ministros encargados del diálogo sobre las demandas de los trabajadores.

Los sindicalistas reclamaron porque no se pudo alcanzar consensos en la elaboración de la nueva Ley General del Trabajo y de un decreto propuesto por la COB para «consolidar» algunos derechos adquiridos por los trabajadores en los últimos años, pero que carecen de normativa.

«Estamos molestos con el equipo técnico de los ministerios que no ha podido concluir con este trabajo que nosotros teníamos la esperanza de que se pudiera promulgar en esta fecha tan importante», señaló Pérez.

Añadió que buscarán reunirse con Morales para exponerle directamente sus reclamos.

Tras la firma de los decretos, el presidente inauguró una sede sindical en La Paz y después viajó al sur del país, donde anunciará el descubrimiento de un nuevo reservorio de gas natural.

/es.noticias.yahoo.com/

Share Button

La City o el “segundo imperio británico”

La gran herencia del Imperio Británico fue la City, transformada en el mayor centro financiero mundial a partir de los años sesenta del siglo XX. Sus fronteras van más allá de Londres, a través de las islas del Canal, el Caribe y el Pacífico. ¿Cómo alcanzó tanto poder?

El Imperio Británico repitió a lo largo del siglo XX la pauta seguida por los Países Bajos en el declive de su hegemonía durante el siglo xviii, que se caracterizó por una rápida decadencia de la industria manufacturera. Reino Unido fabricaba el 50 por cien de las manufacturas mundiales, pero hoy el sector manufacturero es menor –en términos porcentuales de PIB– que el del resto de potencias europeas. La productividad de los trabajadores británicos es baja y está estancada, y una buena parte de la industria de las islas –como la automovilística– está en manos extranjeras. En contraste, Reino Unido ha heredado de sus tiempos imperiales un centro financiero en la City londinense especializado en inversiones globales. El Banco de Inglaterra ha aplicado constantemente políticas que favoreciesen la posición de la City como centro financiero mundial, incluso cuando se demostraron perjudiciales para el sector industrial británico.

La libra no deja de estar sobrevalorada y los tipos de interés siguen siendo relativamente altos en un país que ha sido testigo del colapso de todo su sector manufacturero. Incluso hoy, en 2015, mientras la “eurocrisis” azota el continente, la libra esterlina mantiene cotas altas que impiden la recuperación del sector. El debate se inscribe actualmente en un contexto más amplio, el del norte (industrial) frente al sur (orientado a los servicios) o, dicho de otro modo, el de Londres contra el resto, como sostenía Geoffrey Ingham en su libro de 1985, Capitalism Divided? Es el mismo debate que enfrenta a la City con la industria.

Londres como centro financiero internacional está conformado a su vez por varios subcentros: la City propiamente dicha (apodada Square Mile, la “milla cuadrada”), los barrios de Canary Wharf y Mayfair y los llamados home counties (los condados que rodean Londres), así como otros centros financieros subsidiarios dentro de las islas Británicas, como Edimburgo o Manchester, según el estudio de Mark Yeandle y Michael Mainelli, The Competitive Advantage of London as a Global Financial Centre, 2005. Los datos del Banco de Pagos Internacionales, muestran que los centros financieros británicos dan cuenta de aproximadamente el 20 por cien de los préstamos y depósitos internacionales. Esta cifra, no obstante, excluye los territorios británicos de ultramar que, según los datos disponibles, continúan muy ligados a la City. Si añadimos jurisdicciones bajo control británico como Jersey, Guernsey y la isla de Man –dependencias de la corona británica– y otros territorios como las islas Caimán, las Bermudas, las islas Vírgenes Británicas, las islas Turcas y Caicos o Gibraltar, entonces Reino Unido sería responsable del 29,4 por cien de todos los préstamos y depósitos contabilizados en el mundo en 2014. Si se agregan antiguas colonias como Singapur, Hong Kong, las Bahamas o Chipre, el porcentaje se eleva hasta el 36,7. En otras palabras, la clave del poder de la City es que trasciende fronteras. En efecto, la City opera las 24 horas del día como un centro financiero integrado en el corazón del mercado financiero global.

¿Cómo se convirtió la City londinense en un actor internacional tan poderoso? Mi hipótesis al respecto se fundamenta en una interpretación de las técnicas de creación de alianzas geopolíticas distinta de la habitual, que he llamado la “hipótesis del segundo imperio británico”.1 Según dicha hipótesis, los actores financieros interpretan el mundo en su mayoría como un espacio de oportunidades, castigos y recompensas. Buscan aprovechar las oportunidades que se les presentan e intentan evitar los castigos.

El veloz colapso de un imperio comercial como el británico dejó en herencia un hipertrófico centro financiero en la City de Londres, que desde entonces ha poseído un gran poder político. En la City cohabitan múltiples instituciones financieras que compiten entre sí, entre las que se cuentan bancos, aseguradoras y bufetes contables y jurídicos, las cuales, tras cerrarse el paraguas geopolítico del Imperio Británico, quedaron a merced de los elementos y se lanzaron entonces a la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio. Una de ellas apareció, casi por error, en 1957, con la emergencia del llamado “euromercado” (Euromarket), el cual supuso para la City un gran balón de oxígeno.

El euromercado era un mercado no regulado que operaba en un entorno internacional por lo demás restrictivo, y que creció rápidamente atrayendo inversores de todos los rincones del planeta. Los principales bancos alemanes, estadounidenses y japoneses establecieron sedes y filiales en Londres para sacar partido del nuevo escenario. Como pronto descubrieron los bancos e instituciones financieras de Reino Unido y Estados Unidos, la ley británica era aplicable en los flecos territoriales que aún quedaban del imperio –las islas caribeñas y del Pacífico–, de manera que el euromercado abarcaba también esas comunidades localizadas.

El auge del euromercado

En 1957 se creó en Londres el euromercado, un tipo de mercado muy específico. Para hacer frente a las crecientes maniobras especulativas contra la libra esterlina a raíz de la crisis del canal de Suez, el gobierno británico impuso estrictas condiciones al uso de la libra en los créditos comerciales concedidos a no residentes. Los bancos de la City, que llevaban más de un siglo especializándose en préstamos transfronterizos –especialmente a otros países de la Commonwealth y en el imperio informal que Reino Unido mantenía en América Latina–, vieron así desaparecer de un plumazo el objeto de su negocio. Su reacción fue recurrir a los dólares estadounidenses para sus transacciones internacionales, alegando que, en teoría, estas no afectaban a la balanza de pagos británica. El Banco de Inglaterra decidió seguir la corriente y, al parecer, desde el Common Law se interpretó que ciertos tipos de transacciones financieras entre no residentes, si tenían lugar en divisas extranjeras, serían consideradas por el banco como realizadas fuera de Reino Unido. Dado que estas transacciones se ejecutaban desde Londres, no podían ser reguladas por ninguna otra autoridad, lo que produjo un vacío legal que se conoce con el nombre de euromercado o mercado financiero offshore. Según Gary Burn, el resultado fue que, a las transacciones realizadas en el seno del euromercado dejaron de aplicarse los requisitos para las instituciones de reserva, así como otras restricciones y reglas, entre otros, los certificados de depósito.

El euromercado supuso así pues una oportunista iniciativa que emergió para solucionar un problema que afectaba específicamente a los bancos de la City. Dado que no se trataba del resultado de una política planeada, el euromercado mantuvo su volumen y siguió siendo prácticamente desconocido durante tres o cuatro años. No obstante, a principios de la década de los sesenta, los bancos estadounidenses, asediados por diversos reglamentos impuestos por el New Deal, descubrieron las oportunidades que ofrecía Londres para eludir la ley y empezaron a abrir oficinas en la capital británica especializadas en operar en el euromercado. Pronto quedó claro que este podría servir no solo para sortear la ley del Banco de Inglaterra de 1956, sino, especialmente, para escapar a las muy estrictas reglas de control de capital que había impuesto el régimen de Bretton Woods. Los bancos estadounidenses acudieron en masa a ese mercado, en el que además podían sortear el “reglamento Q”, aplicado en la década de los treinta y que fijaba un tipo de interés máximo en los depósitos a plazo fijo, de manera que estos se mantuvieron muy bajos. Esa coyuntura no suscitó demasiadas objeciones entre los bancos estadounidenses, y no fue hasta que la economía mundial empezó a despegar a finales de la década de los cincuenta del siglo XX, cuando se dieron cuenta de que jugaban en desventaja.

A partir de ese momento, el flujo de capital destinado al euromercado se convirtió en una auténtica avalancha. En 1963, tuvo lugar un acontecimiento capital: el gobierno de John F. Kennedy propuso un impuesto que consiguió exactamente lo contrario de lo que pretendía. Se impuso un gravamen del 15 por cien sobre los intereses devengados de inversiones en valores extranjeros, a fin de desincentivar dichas inversiones entre los bancos y entidades financieras estadounidenses. El nuevo impuesto pretendía contener el flujo de capitales que abandonaba EE UU, pero en la práctica las empresas estadounidenses se negaron a repatriar el capital para evitar pagar, lo que impulsó el crecimiento del euromercado.

El éxito del euromercado gestionado desde Londres demostraba a los banqueros estadounidenses, alemanes y japoneses que podían evitar diversas leyes en sus transacciones financieras. Parecía lógico, así pues, que estos acudiesen a jurisdicciones muy ligadas al Derecho británico y a sus reglamentaciones pero que ofrecían menos presión fiscal.

El euromercado y las islas del Canal

La reaparición de Londres como actor global se fundamenta en dos pilares de poder: la histórica concentración de experiencia y saber hacer en el ámbito de los negocios internacionales, combinada con el auge del euromercado a principios de la década de los sesenta. Esta combinación convirtió a la City londinense en el principal centro financiero internacional. Londres, no obstante, también tenía desventajas. En primer lugar, si bien el mercado offshore estaba en gran medida desregulado, los bancos seguían sujetos a impuestos empresariales. Además, los bancos y empresas británicas se encontraban paradójicamente en desventaja frente a las instituciones extranjeras, pues no podían figurar como no residentes a efectos fiscales. Los bancos estadounidenses, por ejemplo, sacaban provecho de los precios de transferencia para minimizar la presión fiscal. En tercer lugar, conforme el mercado fue creciendo, el coste de llevar a cabo negocios en Londres fue haciéndose cada vez más elevado.

Los restos territoriales del imperio ofrecían la solución a estos problemas. Muchos de ellos compartían gran parte de las ventajas institucionales de que disfrutaba Londres. La City, regida administrativamente por una entidad denominada Corporation of London, se considera a sí misma –no sin modestia– el municipio más antiguo de Inglaterra. La Corporation of London desempeña el papel de autoridad local en la Square Mile, y provee servicios de vivienda, recogida de basuras, educación, servicios sociales, medioambientales, de salud, y mucho, mucho más. La Corporation of London, por ejemplo, no se vio afectada, como el resto de municipios británicos, por la ley de Corporaciones Municipales de 1835. Hoy día, pueden votar los mayores de 18 años que bien residan en la City, bien –y esta es la principal diferencia con el resto de municipios del país– posean una empresa individual en la City o sean socios de una sociedad de responsabilidad ilimitada o representantes de entidades afincadas en la City. En otras palabras: las empresas tienen voto. De hecho, pueden votar dos veces, mientras que los residentes solo una. En consecuencia, la City se gobierna a todos los efectos como un gremio comercial que controla los intereses financieros y comerciales de las empresas presentes en la Square Mile.

La City elige a un Lord Mayor, cargo que desempeña un importante papel diplomático en las negociaciones tanto con el gobierno británico como con los jefes de gobierno extranjeros. Lo asiste una corporación de concejales, casi todos los cuales representan a empresas financieras, legales y contables. La City tiene incluso tiene su propia policía: es casi un Estado dentro del Estado.

Cabe destacar que la City comparte muchas características con las últimas posesiones del Imperio Británico, como las islas del Canal, las posesiones caribeñas, Hong Kong (que perteneció a Reino Unido hasta 1997) o las islas británicas del Pacífico. El desbordamiento desde Londres al resto de centros financieros comenzó a principios de la década de los sesenta, y buscaba las afinidades institucionales; de ahí que se produjera de manera natural hacia jurisdicciones británicas adyacentes a las islas, que compartieran sus leyes y cuyas instituciones y organizaciones políticas se administrasen políticamente de manera parecida a la City. La isla de Jersey fue la primera en convertirse en puesto de avanzada del euromercado y es un ejemplo típico del mismo.

Jersey parecía el punto de partida natural para la expansión de las operaciones de la City en el euromercado: se regía por el Common Law británico, usaba la libra esterlina y estaba bajo el paraguas de seguridad de la metrópoli. En la época, los costes de mano de obra e inmobiliarios eran mucho menores que en Londres, aunque la situación ha cambiado radicalmente desde entonces, debido en gran parte al éxito de Jersey como centro financiero offshore. No obstante, Jersey era conocida ya desde la década de los treinta como paraíso fiscal. Mark Hampton ha demostrado que “el emergente centro offshore [de Jersey] se vio impulsado por el capital financiero internacional atraído por bancos comerciales que se asentaron en la isla para dar servicio a clientes ricos”. Los bancos londinenses, en cabeza, empezaron a abrir oficinas en las islas de Jersey, Guernsey y Man a principios de la década de los sesenta. En 1964, los tres grandes bancos estadounidenses –Citibank, Chase Manhattan y Bank of America– irrumpían también en escena. Las islas del Canal ofrecían un atractivo añadido en su política local semifeudal, más parecida a la practicada en la Corporation of London que a las democracias modernas. Austin Mitchell y Prem Sikka describen Jersey como un “gobierno municipal de grandes dimensiones, con todas sus ineficiencias y familiaridades”. Las islas se convirtieron en territorio de la monarquía británica en 1204 y es la única de las posesiones que se ha retenido en territorio francés. El poder ejecutivo reside en el lugarteniente-gobernador, que actúa como representante de la corona en la isla. En realidad, el lugarteniente-gobernador es asesorado por los llamados Estados de Jersey, nombre con que se designa colectivamente al Parlamento y gobierno locales. En este sentido, Jersey goza de una nada desdeñable autonomía.

Segunda y tercera expansión del euromercado

Debido a lo costoso de mantener una sede en la City londinense, algunos de los bancos estadounidenses y canadienses más pequeños se trasladaron a islas del Caribe, como las Bahamas o las Caimán. Estos dos centros financieros caribeños, más las Bermudas, se beneficiaron especialmente de la veloz expansión del euromercado (estas últimas, no obstante, eligieron un camino algo diferente y se convirtieron en el principal centro mundial para aseguradoras cautivas, creadas por una empresa para asegurarse a ella misma). Las islas del Caribe contaban además con la ventaja de compartir huso horario con Nueva York. Así pues, la banca estadounidense se encargó de poner en marcha esos centros para poder operar desde ellos en el euromercado. A finales de la década de los setenta, un quinto del volumen total de operaciones del euromercado se realizaba desde el Caribe. En la década siguiente, las sucursales de bancos estadounidenses en el Caribe sumaban más de un tercio de todos los activos de la banca de ese país en el resto del continente americano.

La teoría de las afinidades sociales y políticas puede ayudar a explicar también el desarrollo en Asia de centros financieros que mantenían vínculos sólidos con Reino Unido. Por un lado, la expansión de la guerra de Vietnam a mediados de la década de los sesenta aumentó el gasto de divisa extranjera en la región y, por otro, en 1967 y 1968 se cerró el grifo del crédito, lo que contribuyó a un aumento de los tipos de interés en el mercado de eurodólares. El Bank of America fue el primero en abordar una de las pocas jurisdicciones, que contaba con muchas de las características descritas anteriormente: Hong Kong. El gobierno colonial, no obstante, no se mostró especialmente receptivo; en efecto, llevaba imponiendo restricciones al sector financiero desde la década de los cincuenta.

Tras fracasar en su intento de persuadir al gobierno de Hong Kong, el Bank of America se dirigió a la siguiente jurisdicción disponible de esas características, otra excolonia británica, Singapur, cuyas autoridades se mostraron bastante más acomodaticias. Singapur creó en 1968 las unidades de divisa asiática, que incentivaban la entrada de bancos internacionales en la excolonia. La moratoria de Hong Kong a la entrada de la banca extranjera finalizó en 1978 y demostró ser un gran éxito. En febrero de 1982 se abolieron las retenciones sobre los intereses devengados por depósitos en divisa extranjera y en 1989 se eliminaron todos los gravámenes sobre los intereses. La actitud cada vez más proactiva del gobierno hizo que Hong Kong se convirtiera entre 1995 y 1996 en el segundo centro financiero offshore más importante de la región Asia-Pacífico y se situara entre el sexto y séptimo puesto entre los más grandes centros financieros internacionales del mundo.

La City como centro financiero global

El “segundo imperio británico” emergió como un accidente histórico, en parte debido al tradicional papel desempeñado por la ciudad durante el imperio colonial. Una vez nacidos en Londres los mercados financieros desregulados, resultó patente que la City contaba con una enorme ventaja: poder realizar transacciones a través de los restos del imperio de ultramar. Reino Unido nunca dejó de sacar tajada política de la nueva situación, manteniendo un perfil bajo en el escenario internacional pero insistiendo siempre en el mantenimiento del sistema financiero autorregulado de la City.

Deliberadamente o no, la City de Londres consiguió dispersar sus activos entre diversos centros financieros offshore que mantenían estrechos vínculos entre sí, principalmente para alcanzar lo que hoy se describe eufemísticamente como “neutralidad fiscal”. En el proceso, también se difundió en cierta medida la percepción de que era en Londres donde se acumulaba el poder. Esto tuvo como consecuencia la aparición de redes con centro en Reino Unido, especializadas en la compraventa de activos incorpóreos, que en su conjunto han definido y modelado tácitamente el mercado financiero internacional. Los especialistas de ambas orillas del Atlántico admiten que el euromercado ha demostrado ser el instrumento más significativo en las finanzas internacionales desde la Segunda Guerra mundial, si bien no están del todo claro los vínculos entre los cambios inducidos por el euromercado y las teorías sobre poder y hegemonía estructurales de los Estados. Muchos especialistas siguen creyendo que el agente clave en la desregulación financiera internacional fue EE UU, pero queda claro que no es así.

Este artículo es un adelanto del próximo número de Política Exterior, uno de cuyos principales asuntos será Reino Unido, que celera elecciones el 7 de mayo.

http://www.politicaexterior.com/

Share Button

Alemania espió a Francia y a las instituciones europeas para EEUU

«No se espía a los amigos», llegó a decir la cancillera alemanaAngela Merkel tras conocerse que los servicios secretos deEstados Unidoshabían pinchado y espiado sus conversaciones telefónicas. Unas palabras de las que podría llegar a arrepentirse muy pronto si se confirma un nuevo escándalo de espionaje que ha salpicado de lleno a su más fiel colaborador en el Gobierno. Según varios medios de comunicación germanos, los servicios secretos deAlemania espiaron a altos funcionarios del Elíseo, la sede de la presidencia de la República francesa, del Ministerio de Exteriores francés y de la Comisión Europea y pasaron esa información a laAgencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.

Las revelaciones comenzaron hace una semana con la publicación en ‘Der Spiegel’ y en el ‘Bild’ de varias informaciones en las que daban cuenta de una operación de espionaje a políticos y empresas en Alemania. Según ambos medios, los servicios de inteligencia alemanes (BND) habrían remitido «cientos de miles de datos de empresas y organizaciones», como EADS (hoy Airbus) oEurocopter (Airbus Helicopters), a Washington.

QUERELLA DE AIRBUS

El gigante de la aviación europea Airbus anunció este jueves haber pedido información a Berlín y la presentación de una denuncia penal. «Estamos al tanto de que las multinacionales en sectores como el nuestro son objeto de espionaje pero en este caso estamos alarmados porque hay una sospecha concreta», señalan en una declaración recogida por AFP.

El goteo de información no ha cesado desde hace una semana y este jueves cobró nuevos bríos con la publicación en el ‘Sueddeutsche Zeitung’ y en varios canales de televisión de que el espionaje no solo tuvo un objetivo industrial, sino también político. Según estos medios, el BND espió a alto cargos de Francia y a responsables del Ejecutivo comunitario. «El objetivo era el espionaje político de nuestros vecinos europeos y las instituciones de la UE», señala una fuente al rotativo alemán.

Según cuentan, para interceptar correos electrónicos y pinchar teléfonos de sus aliados galos y comunitarios los servicios secretos alemanes utilizaron la base de Bad Aibling, en Bavaria. Un centro de operaciones utilizado durante años por Washington y que en el 2004 fue traspasado a Alemania en el marco de un pacto cerrado entre ambos países dos años antes.

La prensa germana también revela que los datos se enviaban semanalmente a los norteamericanos y que la cancillería estaba al tanto de la situación desde el 2008, año en que el BND remitió por primera vez un informe al entonces jefe de Gabinete de Merkel, el actual ministro de Interior Thomas de Maiziere. Este político democristiano era el responsable de los servicios secretos y fue y sigue siendo uno de sus más estrechos colaboradores. La ironía de este caso es que ha saltado a la luz pública a raíz de la comisión parlamentaria creada en el Bundestag para investigar las revelaciones de Edward Snowden y el pinchazo telefónico a Merkel.

Precisamente, durante una comparecencia en esta comisión el 14 de abril el ministro De Maiziere llegó a afirmar que no había información alguna de un «espionaje económico» de la NSA en Alemania. «Sigo las reglas», llegó a decir tras la publicación de algunas informaciones acusándole de mentir. «Las acusaciones son falsas y los documentos lo demostrarán», señalaba hace unos días. Aunque la oposición ha pedido su cabeza la cancillería de momento calla y varios son los analistas que apuntan a que Merkel no dejará caer a este fiel colaborador.

PRUDENCIA EN PARÍS

En París también prefieren mantener la prudencia. «Estamos en estrecho contacto con nuestros aliados alemanes que han dicho públicamente que buscarán una aclaración interna sobre los elementos publicados por la prensa», señaló la portavoz del Ministerio de Exteriores. Y lo mismo en Bruselas. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, optó por eludir la cuestión -«no se lo que ha pasado», dijo- pero echó un capote a Merkel recordando que es un reto mantener a los servicios secretos bajo control.

«Soy una especie de experto. Sé por experiencia personal que es muy difícil mantenerlos bajo control. Parece que este no es solo un fenómeno luxemburgués», dijo sin mencionar el escándalo de espionaje que le hizo convocar elecciones anticipadas enLuxemburgo hace dos años y que le llevó fuera de la jefatura de su país. Mucho más crítico fue el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz. «De ser cierto sería un acto grave e inaceptable».

http://www.elperiodico.com/

Share Button

Los huidizos candidatos británicos

«No, no puede hacer preguntas». «No, tampoco puede grabar lo que está diciendo el señor Osborne». La rubia de larga melena, que maneja con saña varios móviles, y el joven trajeado, que ni siquiera quiere decir su nombre, lo prohíben todo.George Osborne –-aclaremos– no está diciendo nada nuevo. El ministro de Finanzas repetía las mismas frases que va soltando vaya donde vaya a hacer campaña. Este martes –momento de la escena– estaba enRamsgate, apoyando al candidato conservador local que lucha contra Nigel Farage. Una cita casi clandestina, en un restaurante sobre el mar, cerrado al público, al final del espigón. De la veintena de personas presentes, solo media docena eran «gente normal», es decir, comerciantes y hombres de negocios. El resto eran séquito, fotógrafos, tres periodistas locales, la enviada especial de este periódico y el corresponsal que le sigue de la BBC. Al cabo de una hora de fotos y selfis con las chicas de la cocina, el ministro dio por terminada su misión.

¿En qué está consistiendo la campaña electoral británica? En mírame, pero en la distancia. Escúchame, pero desde el sofá de tu casa. Vota por mí, pero no te acerques ni siquiera a saludarme. Es la campaña de los líderes huidizos. David Cameron, Ed Miliband, Nick Clegg y otros grandes de la política hacen lo imposible por evitar la calle. Cada día acuden a algún lugar del país en encuentros estrictamente planeados, a puerta cerrada, en lugares mantenidos en secreto, incluso para la prensa, hasta el último momento. Actos en ‘petit comité’, por estricta invitación y ante una audiencia minuciosamente seleccionada. La prensa extranjera es ignorada por completo, la británica excluida, si se tercia.

«En 20 minutos de discurso en Bedford –-contaba un periodista de la cadena Bloomberg– David Cameron soltó lo que ya se ha vuelto típico en la campaña electoral británica: unas cuantas frases hechas para la televisión y el menor contacto posible con el público». «Cameron visita tantas zonas comerciales y tantas fábricas vacías que debe haber perdido la noción de donde está», se burlaba el diario ‘The Guardian’. A su enviada le impidieron acceder a una guardería londinense, donde el líder conservador y el alcalde de la capital,Boris Johnson, se hacían fotos con los niños. Sus colegas de rotativos de derechas –el ‘Daily Mail’, ‘The Sun’ y el ‘Telegraph’– sí entraron. La preferencia de los políticos por escuelas de primaria y guarderías es sospechosa. El ‘Times’ también se ha quejado de «la ausencia de relación con los periodistas» y «con la gente normal, mayor de 4 años», por parte de los líderes.

EL PUÑETAZO DE PRESCOTT

La del 2015 es una campaña de «falsos encuentros», según Tim Bale, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Queen Mary de Londres. «La gente tiene la impresión de que todo es un tanto artificial». Los mítines multitudinarios o los paseos por los mercados son historia. No volverán a repetirse imágenes como la del primer ministro conservador, John Major, en la campaña de 1992, subido en una caja de madera en medio Cheltenham. Y es improbable que se repita el puñetazo de John Prescott, en el 2001, entonces viceprimer ministro del Gobierno laborista de Tony Blair, al tipo que le tiró un huevo.

«Los dos principales partidos van tan igualados en los sondeos que quieren evitar cualquier riesgo; las consecuencias de cometer un error son enormes», apunta Bale. Error como el que cometió el primer ministro laborista, Gordon Brown, en el 2010. Tras una charla aparentemente cordial en la calle con la jubilada Gillian Duffy, Brown se dio la vuelta y criticó a la señora llamándola «sectaria». El micrófono que llevaba en la solapa estaba abierto y su comentario quizás le costó le elección.

«No estamos en Rusia», ha recordado ‘The Times’. «En una verdadera democracia, los electores tienen derecho a saber dónde hacen los candidatos la campaña, derecho a que se les hagan preguntas difíciles y los medios derecho a poder hacer esas preguntas en su nombre». Pero los líderes tienen miedo del ‘efecto Duffy’. A una metedura de pata que lo eche todo a perder. Cameron ya pisó una piel de plátano el otro día, cuando se equivocó al hablar de su equipo de fútbol favorito. Dijo ser fan del West Ham United, para luego afirmar que era hincha del Aston Villa. ¿Lapsus o «falta de creer algo verdaderamente»?, como le acusaron por Twitter.

El líder conservador también se defiende de quienes creen que no ha puesto el entusiasmo suficiente en la campaña. Su respuesta: «Si queréis teatro político, ir a Hollywood. Si queréis excitación política, quizás deberíais ir a Grecia».

http://www.elperiodico.com/

Share Button

Ciudades y estados pagan cuantiosos honorarios secretos a Wall Street

Un informe de California dice que son 440 millones de dólares. Otro de Nueva Jersey habla de 600 millones. En Pennsylvania, la suma es de 700 millones. Estos honorarios a Wall Street pagados por sistemas públicos de pensiones han disparado un debate cada día más intenso sobre la necesidad de semejantes gastos. Ahora, un informe de una fuente cercana al sector dice que esas astronómicas cargas solo representan una fracción de las verdaderas sumas que los estados y administraciones locales entregan a empresas de Wall Street.

“Normalmente, se revelan menos de la mitad de los importantes costos [pagos en forma de honorarios a fondos privados de inversión] en que incurren los fondos de pensiones de Estados Unidos”, indica el informe del CEM, cuyo sitio web dice que la empresa de análisis económico “sirve a más de 350 clientes corporativos de primer orden y gubernamentales del mundo entero.”

Generalmente, alrededor del 9 por ciento de los tres billones de dólares que manejan los fondos públicos de pensiones de Estados Unidos –es decir, unos 270.000 millones de dólares– van a parar a firmas privadas de inversión. Con los honorarios estándar de gestión en el sector financiero del 2 por ciento esos 270.000 millones generan aproximadamente unos 5.400 millones de dólares por año en honorarios de gestión para las firmas de capital privado –sin incluir los horarios adicionales de “desempeño” pagados en rendimientos de inversión–. Si los cálculos del CEM se aplican con uniformidad, esto significaría que los contribuyentes y jubilados podrían estar pagando el doble de lo que piensan; más de 10.000 millones de dólares por año.

Funcionarios del sector público están supervisando este gigantesco pago a Wall Street en el mismo momento en que muchos de estos mismos funcionarios están pidiendo importantes recortes en las pensiones prometidas a los jubilados.

“Con miles de millones de dólares de los trabajadores públicos y del contribuyente puestos en situación de riesgo en los esquemas más opacos de inversión concebidos por Wall Street en la última década, las investigaciones que realiza Wall Street entre los responsables de especulación llevan demasiado, demasiado, tiempo”, dijo el antiguo abogado de la Comisión de Seguridad e Intercambio Ted Siedle.

El argumento de las empresas privadas de inversión es que vale la pena abonar sus honorarios porque supuestamente ellos entregan devoluciones a los inversores que superan el bajo índice de honorarios de los fondos, que están en línea con los del mercado de valores. Pero lo típico de esas devoluciones de los fondos privados de inversión es que las firmas informen en relación con la duración de las inversiones en el plazo más largo, lo cual significa que es muy difícil verificar si esas devoluciones son reales. Por cierto, un estudio reciente de la Universidad George Washington afirmaba que los fondos privados de inversión utilizan su autoridad informativa para engañar a los inversores y que de este modo crean que sus devoluciones son mucho mejores de lo que en realidad son.

En un discurso de 2014, el examinador principal de la SEC, Andrew Bowden, hizo sonar la alarma en relación con honorarios no revelados en el sector de la inversión privada, diciendo que la Comisión había descubierto “violaciones a la ley o debilidades materiales en los controles en más del 50 por ciento de las veces” en las empresas evaluadas.

Sin embargo, hasta el momento, poco ha hecho la SEC para acabar con esas prácticas. No obstante, algunos estados están empezando a poner en marcha sus propios controles.

Por ejemplo, en Nueva Jersey, fideicomisarios de los fondos de pensiones anunciaron una investigación formal de la administración del gobernador Chris Christie después de que surgieran evidencias que sugerían que la administración republicana no había revelado todos lo honorarios pagados por el sistema estatal de pensiones a las empresas privadas de inversión.

En Rhode Island, el nuevo tesorero del estado, el demócrata Seth Magaziner, publicó hace poco tiempo una investigación de la totalidad los honorarios pagados por el asediado fondo de pensiones estatal. El examen reveló que la antigua firma financiera de la gobernadora demócrata Gina Raimondo estaba cargando al fondo estatal de pensiones los honorarios más altos entre las firmas del sector.

En Pennsylvania, en su discurso de presentación del presupuesto, el nuevo gobernador demócrata Tom Wolf hizo un llamamiento a que el estado dejara de “pagar excesivos honorarios a los gerentes de Wall Street”.

Estas medidas están encendiendo un foco que ilumina uno de los más lucrativos –aunque apenas conocido– negocios de Wall Street. Tratándose de tanto dinero –y con los ingresos de retiro de los jubilados en juego– ese escrutinio hace mucho tiempo que debería haberse hecho.

David Sirota es redactor jefe de International Business Times y autor de los éxitos editoriales Hostile Takeover, The Uprising y Back to Our Future. Su website es www.davidsirota.com.

Traducido del inglés para Rebelión por Carlos Riba García

Share Button

El pabellón de Nepal de la Expo2015, completado gratis por los compañeros de los demás pabellones

Si algo se puede sacar de positivo de tragedias humanas como la del terremoto en Nepal es la solidaridad que despierta entre las personas para ayudarse entre sí. También a miles de kilómetros del epicentro, como la historia que os traemos: la de los obreros que están trabajando en los pabellones de la Expo2015 que se celebrará en Milán (Italia) dentro de tan solo 3 días.

El pabellón de Nepal aún no estaba terminado en el momento en que se produjo la catástrofe. Tras ella, los obreros nepalíes que trabajaban en el pabellón, muchos con algún familiar afectado en mayor o menor medida, pidieron volver a Nepal para encontrarse con ellos y ayudar, en la medida de lo posible, en las tareas de salvamento y desescombro, dejando el pabellón tal y como estaba, y por tanto sin terminar, a pocos días de la inauguración.

Pero el resto de obreros que trabajan en otros pabellones han decidido terminar por su cuenta el pabellón, obviamente sin cobrar nada por ello y haciendo turnos extra. Además, desde la Expo 2015, que se prolongará hasta finales de Octubre, quieren dedicar una especial atención al pabellón Nepalí para que se convierta en un símbolo de la reconstrucción del país.

Un enorme aplauso para estos trabajadores que arriman el hombro para apoyar, en lo que pueden, a la tragedia nepalí.

http://www.eboca.com/

Share Button

La justicia europea avala prohibir a los homosexuales que donen sangre

El TJUE ha emitido hoy una controvertida sentencia que permite excluir a los homosexuales de la donación de sangre. Este organismo avala que un Estado miembro pueda establecer una excepción permanente con hombres que hayan mantenido relaciones sexuales con otros hombres por el “alto riesgo” de contraer enfermedades infecciosas que presentan. El tribunal, no obstante, deja en manos de la justicia francesa -la que elevó la cuestión a instancias europea- decidir si las leyes de ese país son proporcionales al riesgo y si la evidencia científica disponible basta para justificar tal medida.

El caso se originó el 29 de abril de 2009, cuando un médico de la ciudad francesa de Metz rechazó la donación de sangre del señor Léger porque este había mantenido relaciones sexuales con otro hombre. El médico se basó en una orden ministerial francesa que permite excluir permanentemente a los homosexuales de la donación. El señor Léger recurrió la decisión al considerar que esa norma infringe las normas europeas y el tribunal administrativo de Estrasburgo, encargado de pronunciarse sobre el litigio, elevó la cuestión al Tribunal de Justicia de la UE para que se pronunciase. La sentencia europea, por tanto, tiene amplia repercusión porque vincula a cualquier otro tribunal europeo que se enfrente a un caso similar, no solo al que preguntó.

Consciente del alcance de una decisión así, el tribunal con sede en Luxemburgo insta al tribunal francés –y a cualquier otro que examine una demanda de este tipo- a que garantice que la medida es proporcionada. “Una contraindicación permanente para la donación de sangre aplicable a la totalidad del grupo constituido por los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres solo resulta proporcionada si no existen métodos menos coercitivos para garantizar un alto nivel de protección de la salud de los receptores”, especifica la sentencia. Medio centenar de países en el mundo tienen la donación prohibida a los homosexuales.

En la práctica, será cada tribunal nacional el que decida si la sanidad pública de su país tiene alternativas para garantizar la seguridad de las donaciones de sangre. El Gobierno francés alega que existe un periodo inmediatamente posterior a la infección viral en el que, aunque se hagan pruebas de VIH, no es posible detectar el virus en el enfermo. Aun así, los datos que supuestamente justifican esa mayor situación de riesgo entre el colectivo homosexual resultan dudosos. Entre 2003 y 2008, casi todas las contaminaciones de sida se produjeron por contacto sexual y el 48% de las nuevas, por hombres que mantuvieron relaciones homosexuales (nada se dice del 52% restante). Este colectivo gay constituía la población más afectada por el VIH, en un porcentaje 200 veces superior al de los heterosexuales franceses. Y Francia es el país de Europa y Asia central que presenta mayor prevalencia entre los homosexuales, según la información del tribunal.

Con todas estas consideraciones, la justicia europea advierte de que la ley francesa “puede entrañar una discriminación por razón de orientación sexual” e insta al órgano judicial francés a comprobar si existen criterios de interés general que justifiquen esa actuación y si son proporcionales. Pero si un país acredita científicamente esa situación de riesgo y si el tribunal la considera proporcional, la instancia europea es clara: el criterio de exclusión permanente “cubre el supuesto en el que un Estado miembro, habida cuenta de la situación predominante en él, establezca una contraindicación permanente para la donación de sangre en el caso de los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres”.

http://internacional.elpais.com/

Share Button