El ecosistema de startups crece en España un 20% y la inversión se dispara un 45%

El ecosistema de startups en España ha crecido más de un 20% en el último año y suma ya la cifra récord de 3.258 empresas emergentes, radicadas en su mayoría en Barcelona (34%) y Madrid (31,5%), que lograron captar en 2017 cerca de 780 millones de inversión, un 45% más que el ejercicio anterior.

Valencia, con el 5,5% del total de empresas, y Bilbao, con el 3%, están creciendo también como base de empresas emergentes, pero por ahora el mayor «hub» de España es el barcelonés, con cerca de 1.300 empresas emergentes y una inversión captada de 453 millones, el 58% del total.

De hecho, España es el único país europeo que cuenta con dos «hubs» tecnológicos en su territorio, que además se sitúan entre los diez mejores ecosistemas del continente. Concretamente, Barcelona ocupa la quinta posición, mientras que Madrid se sitúa en sexto lugar, por detrás de Londres (Reino Unido), París (Francia), Berlín (Alemania) y Dublín (Irlanda).

Europa contaba a cierre de 2017 con 78 «hubs» tecnológicos, una treintena más que el año anterior, pero aún así Barcelona y Madrid logran mantenerse en el selecto club de los diez mejores, según ha destacado el director del encuentro internacional de emprendedores 4YFN, Esteban Redolfi, durante la presentación del informe que la Mobile World Capital Barcelona ha realizado sobre empresas digitales.

Las emergentes españolas captaron en 2017 una inversión global de 779,3 millones de euros, una cifra que es un 45% superior a la de 2016, cuando ascendió a 502 millones. «Es uno de los grandes récords de cualquier ecosistema a nivel mundial. Estamos construyendo un ecosistema de gran valor y los inversores están viniendo», ha indicado Redolfi.

El máximo responsable de 4YFN ha comentado que el número de operaciones de inversión ha descendido en los últimos años, pero que en cambio éstas han sido de mayor valor, lo que pone en evidencia la «madurez» del ecosistema tecnológico español.

Así, el tique medio de capital invertido por operación ha pasado de los 1,8 millones de 2016 a los 3,6 millones en 2017. Empresas como Glovo, Cabify, Verse, Fintonic o Typeform lograron cerrar el último año rondas de inversión superiores a los 10 millones de euros.

Redolfi ha explicado también que España es «tremendamente competitiva» en coste salarial y que es altamente atractiva por su calidad de vida, situación geográfica y buena relación calidad-precio de todos sus servicios. Su gran reto, ha subrayado, es la generación de talento propio.

Ha remarcado, en este sentido, que el 80% de los españoles de entre 20 y 30 años van a trabajar en el futuro en trabajos que o bien no existen todavía o derivarán de las nuevas tecnologías, lo que obliga a dotarles de nuevas habilidades que respondan a las necesidades del mercado.

España es uno de los líderes europeos en captación de talento internacional -ocupa la tercera posición, por detrás de Reino Unido y Alemania- y es el cuarto exportador de profesionales a otros países europeos.

No obstante, el balance es positivo, ya que el país atrae más talento del que exporta: «Atraemos el 9% del talento europeo y exportamos sólo el 6,4%, lo que quiere decir que retenemos talento», señala Redolfi.

abc.economia

24 total views, no views today

Share

La industria española paga un 30% más por la energía que la alemana

En la asociación de empresas con gran consumo de energía (AEGE) están las mayores industrias intensivas del país, como es el caso en Asturias de ArcelorMittal, Asturiana de Zinc o Alcoa. Cada una es un mundo, pero todas comparten el mismo problema: el precio de la energía, esencial para ellas porque en torno al 40 % de sus costes de producción se esfuman en la factura eléctrica. En 1995, el Gobierno ideó un modo de compensar económicamente a estas compañías para que pagasen menos por la luz. Creó el servicio de interrumpibilidad, por el cual, las plantas se prestan a reducir o quedarse sin suministro si el sistema eléctrico lo necesita para no colapsar. El dinero, a razón de 500 millones anuales, se reparte mediante subasta desde el 2014. Fernando Soto, director general de AEGE, considera que ese mecanismo es insuficiente.

-El Gobierno está revisando el mecanismo de subastas: ¿cómo les gustaría que fuese?

-La industria electrointensiva presta un servicio por el cual consigue una retribución que mitiga parte del gran diferencial de precios que tenemos con nuestro competidores, en particular con los franceses y con los alemanes, y lo único que pedimos siempre es que se dé estabilidad al proceso y al servicio. La industria necesita certidumbre y, en paralelo, que el ministerio implemente medidas que ya existen en otros países al objeto de compensar a esta industria, que está en riesgo de deslocalización.

-¿Qué tipo de medidas?

-Por ejemplo, los Presupuestos Generales del Estado del 2017 reservaban una partida para compensar los cargos por financiación de las renovables por importe de 231 millones y, sin embargo, a día de hoy no se ha llegado a implementar. Hay otro tipo de compensaciones en las tarifas de acceso: en otros países, por ser interrumpible hay bonificaciones que van del 50 al 90 % de esos precios. Aquí pedimos lo mismo.

-O sea, que tienen dos problemas: el precio de la energía y la falta de apoyo del Gobierno.

-Claramente. Nuestro mercado eléctrico es poco competitivo. Si tuviéramos mayor interconexión eléctrica con Francia, los precios se igualarían y, por tanto, el consumidor español, no solo el industrial, gozaría de precios similares a los del resto de Europa. Ese es el principal hándicap, el elevado precio que pagamos en España. Pero es que, además, nuestros competidores en Alemania y en Francia gozan de unas compensaciones y aquí pedimos que se nos aplique el mismo patrón.

-Desde que existen las subastas, o sea, desde hace tres años, ¿la industria española es menos competitiva?

-No tiene por qué, los resultados de las subastas, en general, han sido más o menos estables. Pero si el mercado eléctrico no baja en la misma proporción que lo hace esa retribución, se resiente la competitividad de la industria.

¿Cuánto tendría que abaratarse su recibo eléctrico para equipararse con el resto de Europa?

-Un 30 %, que es lo que paga de más una industria española en comparación con una alemana.

-¿Incluye las compensaciones que reciben vía interrumpibilidad?

No, las compensaciones son diferentes para cada empresa. Pero, en el 2017, el precio del megavatio hora en España fue de 52,2 euros y el alemán, de 34. Hay que ir hacia un mercado eléctrico más competitivo.

-Antes comentaba que la industria necesita estabilidad, ¿en qué sentido?

-Que la regulación sea estable y competitiva, con las mismas compensaciones que en otros países. Y precisamos certidumbre, es decir, saber de antemano que vamos a tener una subasta con estas características y de tales o cuales productos. Es raro el año que no se cambia algo, nunca sabemos si la subasta será en septiembre, en noviembre o qué. Con tener una normativa estable estaríamos contentos.

-En la última subasta quedaron fuera once plantas. ¿Hay alguna en peligro de cierre? ¿Qué le transmiten los asociados?

-La intranquilidad que existe es por la incertidumbre que rodea al servicio y sobre todo porque se ve que el precio de la energía eléctrica sigue los mismos derroteros que en el pasado y no se adoptan medidas.

Pero ¿hay fábricas en peligro?

-No me ha llegado esa información. Pero sí hay intranquilidad sobre lo que va a pasar, claro.

«Hay plantas que producen de noche para ahorrar»

El servicio de interrumpibilidad se creó en un momento de fuerte expansión de la economía, con una demanda eléctrica creciente y un parque de generación en el que no habían aparecido todavía los ciclos combinados. Es decir, el riesgo de apagones era real. Ya no lo es tanto desde que empezó la crisis y, con ella, el consumo se retrajo y la capacidad de producción eléctrica se quedó grande. Pero Soto lo defiende.

-Competencia cuestionó el servicio en un informe en el que venía a decir que en tres años se habían repartido 1.500 millones entre las industrias a cambio de un servicio innecesario. ¿Qué le parece?

-El servicio de interrumpibilidad se presta, no solo cuando hay un fuego. En este caso, los bomberos, que son las industrias, están pendientes y vigilantes las 24 horas del día, cumplen unos requisitos y cuando hay un incidente apagamos el incendio y evitamos que afecte al consumo doméstico. El servicio cumple su misión principal de asegurar el suministro y, cuando hay un problema, ahí están las industrias. A cambio, claro, de una retribución para compensar no solo las horas que están paradas, sino también el cambio en la organización interna del trabajo, porque no es lo mismo producir de día durante la semana que los fines de semana por la noche. Hay que llegar a acuerdos con los sindicatos y hay que dotarse de sobrecapacidad para poder fabricar en esas horas y almacenar.

-O sea, que muchas industrias están produciendo de noche para ahorrar en el consumo energético.

-Hay dos patrones de consumo: las que consumen lo mismo a lo largo de las 24 horas del día y las que se organizan para concentrar el trabajo en las horas valle (las más baratas) los fines de semana y los festivos. Y para eso, o llegas a un acuerdo con los sindicatos para trabajar en esas condiciones, o… Imposible.

-El precio de la energía es ya una reivindicación histórica de la industria.

-Sí, pero como consumidor doméstico podríamos decir lo mismo. En nuestro caso, del precio de la electricidad dependen nada menos que los 180.000 puestos de trabajo, y sus familias, que suman nuestras 27 industrias asociadas.

lavozdeasturias

26 total views, no views today

Share

La OIT alerta de que la recuperación económica ya no es capaz de reducir el desempleo

El crecimiento económico mundial alcanzó el 3,6% en 2017. La recuperación fue generalizada y se debió tanto a la mayor actividad en los países en desarrollo como en los emergentes y en los desarrollados. Sin embargo, siendo todo ello cierto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), puso de manifiesto este martes cómo pese al repunte del crecimiento, el desempleo a nivel mundial sigue manteniéndose muy elevado.

“Se está produciendo una evidente recuperación económica, pero no una recuperación social”, describió durante la presentación del informa el director de la oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto. Así, pese a ese buen momento desde el punto de vista del avance del PIB, lo cierto es que la previsión de la OIT es que durante este año la tasa de paro mundial solo se reduzca una décima al pasar del 5,6% al 5,5%.

“Se estima que el aumento del empleo no será suficiente para absorber el incremento de la fuerza de trabajo. Por ello, se prevé que el número total de personas desempleadas permanezca estable en 2018, en más de 192 millones de personas y para 2019 se proyecta que el número de desempleados aumente en 1,3 millones”, explica el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo, tendencias 2018.

Así, la actividad económica se normaliza sin estímulos significativos y la inversión fija permanece en un nivel relativamente moderado. Para el director de la OIT en España, el mayor problema lo constituye el elevado desempleo de los jóvenes menores de 25 años, que es el colectivo que más está sufriendo en todo el mundo la falta de reactivación del empleo. “La tasa mundial de desempleo juvenil es tres veces más elevada que la de los adultos, que es del 4,3%, mientras la de los jóvenes se sitúa en el 13%”, advierte el estudio.

En cuanto a la reducción de la pobreza laboral, Nieto también ha puesto de manifiesto que en 2017 apenas se registró un limitado avance. El motivo es, en opinión del responsable de la oficina de la OIT en España, la falta de voluntad política de los Gobiernos y de las empresas por actuar en los dos focos del problema: los bajos salarios y el aumento de los contratos a tiempo parcial no deseados.

“Mientras no se mejoren los salarios y no se reduzca la proporción de empleados a tiempo parcial que desearía trabajar a jornada completa, seguiremos asistiendo a un incremento de la riqueza que no se corresponde con su reparto, por lo que no estaremos reduciendo la pobreza laboral”, argumentó Nieto. De hecho, el informe puso de manifiesto cómo en España más del 60% de los trabajadores con contrato a tiempo parcial declara que estaría dispuesto a trabajar más horas. Se trata, junto con Italia y Grecia, del porcentaje más elevado de todos los países de Europa.

Pese a que la tasa española de paro rondará el 15% en 2018, Nieto considera que esta cifra todavía sigue siendo muy “alta” y que “no se la puede permitir la sociedad”. “El objetivo de la reducción de empleo debe ser prioritario en todas las economías”, añadió.

El informe, además de afirmar que España registrará una de las mayores reducciones de la tasa de desempleo de todos los países, prevé que el crecimiento económico español se desacelere y permanezca por encima del 2% en 2018.

El director de la OIT en España cree que para revertir la baja calidad que tienen los empleos en la actualidad es necesario que las políticas empresariales busquen la creación de empleos y no la sustitución de los mismos y que opten, sobre todo, por mejorar la calidad del empleo y dejen de “fraccionar y externalizar servicios o tareas”.

Sobre la situación de los salarios, el estudio de la OIT insiste en que el crecimiento de las retribuciones continúa siendo moderado, lo que limita la mejora de la demanda agregada. “La (a menudo) mala calidad de los empleos creados también ha contribuido en parte a restringir los salarios. De hecho, la tasa de creación de empleo a tiempo completo en los últimos años no ha sido suficiente para compensar las pérdidas en el empleo a tiempo completo durante el periodo 2008-2013, y los empleos a tiempo parcial han pasado de representar un 18,7% en 2008 a un 21,6% en 2016″, añade esta organización.

cincodias.com

31 total views, no views today

Share

Opel suspende la fabricación del nuevo Corsa y paraliza las inversiones en Figueruelas

Opel ha comunicado este miércoles a los representantes de los trabajadores que se va a paralizar el proyecto del nuevo Corsa para la factoría de Figueruelas y que va a buscar un nuevo emplazamiento. «La dirección nos ha trasladado la decisión unilateral que han tomado, respecto a la negociación en la planta de Figueruelas y la afección en las inversiones, con unas consecuencias graves para la plantilla y la industria de Aragón», ha indicado el comité en un comunicado.

La última propuesta de la dirección de PSA-Opel contempla una congelación salarial en los tres primeros años y un incremento de un 50% respecto al Índice de Precios de Consumo (IPC) en los dos siguientes; la reducción un 50 % de la paga variable que perciben los trabajadores, la supresión del plus por calendario especial y la disminución de un 10% de los complementos por nocturnidad y festivos.

Estas medidas se han adoptado después de que el pasado martes los representantes de los trabajadores decidieran suspender las negociaciones del nuevo convenio colectivo. Según fuentes de la dirección de Opel consultadas por ABC, la situación actual es complicad ya que «los nuevos propietarios piden un plan de viabilidad que debería haber sido presentado hace ya dos meses» con el cual realizar las inversiones necesarias para garantizar un futuro viable de la fábrica y de la marca. Pese a todo matizan que «suspender no significa cancelar», y aseguran que desde la dirección se gestionarán «los impactos de estas medidas de la forma más racional y eficiente posible». Opel –que PSA adquirió en marzo de 2017 al fabricante estadounidense General Motors– sólo invertirá en proyectos que tengan rentabilidad económica y conlleven acuerdos de competitividad con una reducción de los costes de inversión y fabricación.

Ante la amenaza que supone para la fábrica el bloqueo del conflicto laboral, el Gobierno aragonés ha hecho un llamamiento a las dos partes para alcanzar un acuerdo. Mientras, y como primera medida, el comité de empresa ha convocado este jueves, día 25 de enero, a todos los trabajadores del turno de mañana y central a una concentración a la «hora del bocadillo», a las 9.35 horas, para trasladar a la dirección su rechazo y malestar con la decisión tomada, ha indicado la presidenta del comité, Sara Martín.

«No podemos compartir ni aceptar esta decisión unilateral. La decisión tomada por unanimidad en el comité de empresa fue de suspender que no romper unas negociaciones en las que la empresa sólo quiere hablar de sus propuestas. Esa suspensión está condicionada a que la dirección acepte los condicionantes que todos conocemos y que incluye sobre todo un plan industrial para las dos líneas y los tres turnos», han indicado desde el comité de empresa de Opel España.

abc.es

25 total views, no views today

Share

Tras los pasos de Repsol: así encaran Cepsa y BP el fin del petróleo

Que el petróleo se termina es una afirmación tan cierta como que no desaparecerá hasta dentro de muchos años. Pero el desafío es ya una realidad que ha afrontado Repsol y de manera más discreta Cepsa y BP.

Mientras, a corto plazo, la OPEP tiene como objetivo mantener estables los precios del crudo y hacer creer a los inversores que no provocará una sobreoferta cuando expiren los recortes marcados para este año. No obstante, en el cártel ya saben que algún día llegará el famoso peak oil, momento en el que los niveles de extracción tocarán techo para dar paso a un permanente declive.

Lo que también está claro es que este viraje no se producirá de la noche a la mañana. El petróleo representa todavía el 31% de la demanda de energía primaria en el mundo –las renovables, en cambio, no superan el 13%–, por lo que las empresas del sector y los países productores ven lejos el nuevo escenario.

Además, la tecnología ha ido dilatando el fatídico momento al hacer posible la explotación de reservas en campos no convencionales –atrapados en rocas o inundados de arena– y en aguas superprofundas.

Cepsa, de petrolera pura a una energética global

Cepsa apuesta por dejar de ser una gran petrolera pura para convertirse en una compañía energética global. ¿Para cuándo esta transición? Un plan a 15 años, con tres etapas de cinco años cada una, y una inversión de 40.000 millones tienen la respuesta.

Según destacó el vicepresidente y consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró, la revisión del papel de la compañía está plasmada en este plan estratégico en el que se dibuja “una nueva hoja de ruta” que “revise los valores” de la petrolera, al igual que los objetivos como grupo en un mundo en el que el mix energético “está siendo claramente cuestionado”.

Pedro Miró (Cepsa): “el grupo debe jugar un papel en los distintos ámbitos energéticos”

Así, la compañía quiere “jugar un papel en los distintos ámbitos energéticos”, como en la comercialización de electricidad y gas a clientes domésticos. Todo ello, dentro de un modelo integrado que irá evolucionando “en función de las circunstancias de futuro”.

Pero hay tiempo. El cambio de estrategia, según Miró, no debe basarse “en giros bruscos”, puesto que “la prudencia es importante”.

BP toma nota de la transición energética

BP, la tercera petrolera con refinería en España tras Repsol y Cepsa, revela en su último informe anual Statistical Review of World Energy que el mercado mundial ya refleja los cambios a largo plazo de la transición energética y cómo ésta se reflejó “en las distintas suertes que sufrieron el carbón y las energías renovables”.

En el mismo sentido, la compañía concluye que “está ampliando sus proyectos en energías renovables, invirtiendo en desarrollar nuevos modelos de negocio bajos en emisiones de carbono y estableciendo alianzas que permitan acelerar el desarrollo tecnológico”.

BP anunció a finales de año la compra del 43% de Lightsource, empresa estratégica de energía solar

Como muestra, la británica llegó a un acuerdo a finales de 2017 para hacerse con el 43% de Lightsource, empresa de energía solar, por 170 millones de euros. La operación es sintomática: supone el retorno de la multinacional a un sector que abandonó en 2011.

Al respecto, el consejero delegado de BP, Bob Dudley, manifestó que Lightsource complementará los actuales negocios de energías alternativas del grupo, también presente en la eólica y la biomasa.

economiadigital.com

19 total views, no views today

Share

España estrena ráting con una demanda de 45.000 millones para su nuevo bono a 10 años

La mejora de ráting ha disparado la demanda en la colocación de 10.000 millones de euros en el nuevo bono de referencia a diez años.

El Tesoro ha podido colocar finalmente su esperada emisión sindicada a diez años con el aliciente de contar con el ráting de A- fijado el pasado viernes por Fitch.

En las últimas fechas el mercado había avivado las especulaciones de una próxima emisión extraordinaria en España, aprovechando la contención en los costes de la deuda. La decisión anunciada a última hora del viernes por Fitch de elevar el ráting de España, desde BBB+ hasta A-, ha aumentado el apetito por la deuda española.

La prima baja de 80 puntos

Prueba de ello es que en el mercado secundario el interés exigido a su bono a diez años baja hoy claramente del nivel del 1,4%. Gracias a esta mejora, la prima de riesgo alcanza nuevos mínimos de 2010, por debajo incluso de los 80 puntos básicos. A comienzos de octubre esta brecha llegó a superar los 130 puntos.

En medio de esta oleada de compras, el Tesoro sorprendió en la jornada de ayer al limitar su objetivo máximo de colocación en la subasta de letras de hoy a 2.000 millones de euros, una cifra inferior a la habitual en colocaciones anteriores. El importe adjudicado se ha limitado a 1.455 millones.

En la jornada de hoy se ha confirmado que esta subasta de letras coincidiría con el lanzamiento de la emisión sindicada. Los títulos ofrecidos al mercado, que se convertirán en la nueva referencia a diez años, tienen vencimiento el 30 de abril de 2028. La actual referencia a diez años vence el 31 de octubre de 2027, una diferencia de seis meses que suele traducirse en una ‘prima’ de varios puntos básicos en las obligaciones a mayor plazo.

Respuesta entusiasta del mercado

En la emisión sindicada celebrada el año pasado por estas mismas fechas el Tesoro colocó 9.000 millones de euros a diez años. La demanda alcanzó los 34.000 millones de euros.

La colocación de hoy alcanza unas cifras más elevadas. La demanda se ha elevado al entorno de los 43.000 millones de euros, y el importe adjudicado ha ascendido a 10.000 millones.

Este apetito del mercado ha permitido abaratar los costes. El precio barajado inicialmente para estos títulos rondaba los 50 puntos básicos por encima de la referencia para las emisiones de renta fija o midswap. Pero la fortaleza de la demanda ha reducido esta prima a 46 puntos básicos.

Para llevar a cabo la colocación, el Tesoro ha contratado los servicios de Barclays, BBVA, Citigroup, HSBC, Natwest Markets y Santander.

Hace dos semanas, Alemania lanzó también una emisión para cambiar su referencia a diez años. El interés de los bonos con vencimiento en febrero de 2028 se elevó al 0,54%. En el mercado secundario, en el momento de la subasta, la anterior referencia del bund cotizaba en el entorno del 0,47%.

Esta diferencia en el bund alemán ha ayudado a rebajar la prima de riesgo de España, que debe afrontar ahora el impacto negativo del cambio de referencia en su bono a diez años.

Emisiones sindicadas vs ordinarias

A diferencia de las emisiones ‘ordinarias’, en las sindicadas se contrata a un grupo de bancos que coloca la deuda directamente a inversores, a un precio acordado, sin un proceso de subasta.

Esta circunstancia permite diversificar la base de inversores de deuda, puesto que existen muchos tipos de fondos de inversión, bancos o incluso fondos soberanos que no suelen comprar mediante las subastas habituales. El resultado suele ser un importe adjudicado mucho más elevado que en las ordinarias.

expansion.com

30 total views, no views today

Share

Autoconsumo energético crece en las zonas rurales de España

El autoconsumo energético está creciendo en las zonas rurales de España.

De manera que las nuevas tecnologías han impulsado su crecimiento en las energías renovables.

Según el Banco Mundial, en España el 80% de la población se concentra en núcleos urbanos.

De manera que las necesidades se van desarrollando más en estas zonas.

Sin embargo el éxodo rural ha estado motivado principalmente por la falta de recursos económicos.

Mientras que, también por el trabajo en las zonas rurales, específicamente por el trabajo agrario.

Además que las nuevas tecnologías están permitiendo el acceso a servicios que antes estaban destinados únicamente para las ciudades.

El sector de la electrificación es aún complejo, pero las energías renovables son ya una opción rentable y fiable para el desarrollo de las zonas rurales.

Autoconsumo energético se suma a la fotovoltaica

El autoconsumo energético fotovoltaico hace referencia a la producción individual de electricidad para el propio consumo, a través de paneles solares.

Esto se ha desarrollado en los últimos años en comunidades especificas de España y Europa.

Como resultado extremadura y Murica son solo algunas de las ciudades que impulsan este servicio.

Quienes lo impulsan son familias organizadas y en algunos casos empresas o centros públicos.

Probablemente esto se puede ejecutar siempre y cuando la electricidad producida solo la utilicen las mismas personas.

Esto ha generado que el coste de la energía solar fotovoltaica se haya reducido de forma constante.

Asimismo ha sido así desde que se fabricaron las primeras células solares comerciales.

Desde ahí ​se ha competido con las fuentes de energía convencionales en un creciente número de regiones geográficas.

Es por ellos que se desarrolla en especial en regiones rurales donde el coste de la electricidad solar ha disminuido lo suficiente.

Debatirán el autoconsumo energético

Asimismo todo lo relacionado al autoconsumo energético en zonas rurales y no rurales será debatido en España.

El encuentro será en la jornada Autoconsumo, tecnologías y proyectos que se llevará a cabo en Madrid el 13 de febrero.

Durante el encuentro se abordará el tema sobre el desarrollo y potencial del autoconsumo y las energías renovables en las zonas rurales españoles y el sector agrario

Para concluir hasta ahora se cuenta con la presencia de ponentes expertos en el área:

– Aros Solar Technology
– Anpier (Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica)
– APPA (Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica)
– Ecrowd
– Fronius
– Kostal
– Krannich Solar
– UNEF (Unión Española Fotovoltaica)

cambio16

23 total views, no views today

Share

La Audiencia lleva a la justicia europea la voluntariedad en el control de la jornada laboral

Nuevo capítulo de la polémica sobre el registro diario de jornada de trabajo. La Audiencia Nacional ha decidido elevar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) una cuestión prejudicial en la que plantea si los artículos 34 y 35 del Estatuto de los Trabajadores cumple con la normativa comunitaria sobre la limitación de la duración de la jornada.

El tribunal español realiza estas consultas al tribunal de Luxemburgo ante la demanda planteada por varios sindicatos, entre ellos UGT, en la que exigen a Deutsche Bank implantar un sistema de registro de jornada para poder comprobar el cumplimiento del horario laboral. En el 2016, la Audiencia Nacional dio la razón a los sindicatos de la banca por reclamaciones muy similares. A raíz de esta resolución, Inspección del Trabajo decidió comenzar a reclamar a las empresas investigadas dicho registro.

Choque en el Supremo

Sin embargo, en abril del año pasado el Tribunal Supremo falló en sentido contrario y fijó doctrina a través de varias resoluciones, al concluir que las empresas no tienen la obligación de llevar un registro de la jornada diaria de toda la plantilla, con el fin de asegurar que cumplen la jornada y horarios pactados. Además, especificó que sólo deben llevar un cómputo de horas extras realizadas, de acuerdo a la interpretación que hicieron de los establecido en el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores.

El auto de la Audiencia Nacional a través del que se dirige ahora a las instancias comunitarias argumenta que la actual interpretación del citado artículo y el 34 “en la práctica, comporta dejar en manos del empresario que haya o no control sobre la superación de la jornada ordinaria, así como que se respeten los descanso semanales y diarios y el cumplimiento de los horarios pactados”. Así, recalcan, “el trabajador carece de un medio probatorio útil y objetivo para acreditar la realización de horas por encima de su jornada ordinaria”, al igual que lo representantes de los trabajadores.

Imagen de un trabajador en una calle de Barcelona

Imagen de un trabajador en una calle de Barcelona (Cristina Gallego)

Esta ausencia de un registro obligatorio también dificulta la labor de los inspectores de trabajo, concluye el auto, al tiempo que recuerda que “el único de comprobar si se excede o no la jornada de trabajo es el registro diario de la misma durante el periodo de referencia, que es anual”. Por todo ello, defienden que “la falta de llevanza de un sistema objetivo y efectivo de la jornada de trabajo” impide verificar si se cumple el tiempo acordado, por lo que no se “garantiza los mandatos” de la directiva comunitaria.

lavanguardia.com

79 total views, no views today

Share

“Los trabajadores son el corazón del algoritmo”: El nuevo capitalismo digital.

Antonio Casilli es autor de una investigación pionera sobre el nuevo capitalismo digital. “Seguimos trabajando cada vez más, las plataformas están fragmentándose y haciendo invisible el trabajo que es necesario para que funcionen los algoritmos.

Antonio Casilli, profesor de la Télécom ParisTech, es considerado uno de los principales expertos en el capitalismo de las plataformas digitales. Es conocido por su investigación pionera sobre el “trabajo digital”, refutando la apocalíptica noción de sentido común que proclama el fin del trabajo como consecuencia de la automatización.

“Somos los que hacemos los robots, con nuestro propio trabajo”, dice. “Establecemos los criterios con los que operan. Y luego les enseñamos a aprender cómo mejorar. El problema no es que los robots nos estén robando nuestro trabajo, sino que seguimos trabajando más y más, y que las plataformas se están fragmentando y haciendo invisible el trabajo que es necesario para que funcionen los algoritmos”. Le entrevistó Roberto Ciccarelli para Il Manifestó.

Roberto Ciccarelli – En Italia ha habido mucha discusión sobre el despido de dos trabajadores de IKEA, Marica en Corsico y Claudio en Bari. Fueron despedidos porque sus vidas no podían encajar en el algoritmo que gobierna la fuerza de trabajo. ¿Hemos vuelto de nuevo al siglo XIX?

Antonio Casilli – El capitalismo de las plataformas digitales hace que la disciplina laboral sea más rígida, ya que impone supuestas mediciones “científicas” y evaluaciones que pueden parecerse a los de la vieja fabricación industrial. La diferencia clave es que los trabajadores, a cambio de su sumisión a esta disciplina, no reciben la seguridad social y la representación política que tenían antes a cambio de su subordinación. Este nuevo taylorismo tiene todos los inconvenientes y ninguno de los antiguos beneficios. Los trabajadores están atrapados dentro de una contradicción: subordinados y precarios, al mismo tiempo.

Después de la huelga en Amazon en Piacenza, aconsejó a los sindicatos que también deben prestar atención a la política de los datos, no sólo a la política laboral. ¿Qué significa eso?

En Piacenza, se vio sólo la punta del iceberg. Fue una huelga en una ubicación física, por mejores condiciones de trabajo en relación con los activos materiales. Hay otra parte entera del Amazon, que durante años ha estado en lucha. Me refiero a los micro-trabajadores de Amazon Mechanical Turk, un sistema para la creación y formación de inteligencia artificial que se alimenta de micro-trabajadores, las personas pagan poco a poco, sólo unos pocos centavos, por tareas de datos, imagen y gestión de texto. Estos trabajadores deben organizarse para luchar por una mejor remuneración y condiciones de trabajo más humanas. En este caso, los sindicatos tienen que recuperar el terreno perdido, porque los “Turkers” realizan tareas que son demasiado pequeñas para que se les tome en cuenta.

¿Los sindicatos lo hacen?

Sí, aunque hay varias iniciativas diferentes de momento que trabajan a escala nacional. En Alemania, los trabajadores del metal de IGMetall han proporcionado una plataforma para las demandas de estos trabajadores: FairCrowdWork. En Francia, la CGT ha creado Syndicoop, que ayuda a los sindicatos a organizar los empleados en torno a una campaña. En Bélgica, SMart: una cooperativa, no un sindicato, que trabaja con los trabajadores independientes y también con los trabajadores que hacen las entregas a domicilio ( “riders”). Está teniendo lugar un proceso por el que los sindicatos clásicos están tratando de “plataformarse” a sí mismos, mientras que las cooperativas desarrollan los servicios de manera colaborativa para los trabajadores en las plataformas.

A partir de las luchas de los “riders” italianos, surgió la reivindicación de que se deben asimilarse al convenio de los trabajadores de logística. ¿Es lo mismo en Francia y en otros países?

En la economía de demanda, los servicios basados en plataformas en tiempo real y los productos son el foco de una importante disputa legal y política con respecto a la contractualización de los trabajadores. Hasta ahora, el objetivo ha sido el de regularizar su situación en un convenio del sector que se aplicaría a la zona cubierta por la plataforma. En el caso de Uber, en Estados Unidos, Europa y Corea del Sur las luchas laborales están convergiendo hacia pedir su reconocimiento como trabajadores del transporte urbano. Para Amazon, los trabajadores están buscando la aplicación del convenio de los trabajadores de correos. El plan de acción aún necesita ser ampliado mucho más.

¿Cómo?

Mediante el reconocimiento de todos los micro-trabajos realizados por los trabajadores “click”, incluso a lo que se paga unos pocos centavos por pieza para realizar tareas tales como la gestión de datos, imágenes o textos. Su trabajo es útil para el aprendizaje de las máquinas, para enseñar a una máquina la manera de aprender y la creación de inteligencia artificial.

Y ¿cómo se puede lograr esto?

Todo está ligado a la cantidad de información que se produce, y cómo y en qué medida las plataformas se están aprovechando de esta producción de datos. Uber se queda entre el 20 y el 40 por ciento de cada transacción que tiene lugar en su plataforma, y es plenamente consciente del valor de lo que está produciendo. Parte de la riqueza producida, debe ser distribuida a los trabajadores de las plataformas. Si bien no sería un salario, tal redistribución sería más equitativa que la situación existente.

¿Qué otros ejemplos hay de micro-trabajo digital?

Hay muchos. Es un mercado mundial que cuenta al menos con 100 millones de trabajadores. En China, India, Filipinas e Indonesia, existen plataformas y servicios que son poco conocidos en Europa. Estos trabajadores hacen una muy amplia gama de puestos de trabajo, que permiten a las economías occidentales digitales funcionar. En estos países, se pueden encontrar a los evaluadores del motor de búsqueda de Google (raters). Son los trabajadores que comprueban si los resultados de una búsqueda son apropiados y corrigen la gama de resultados ajustando el algoritmo. También están los moderadores de contenido en Facebook o Youtube, que pasan sus días juzgando si los videos o las fotos particulares respetan los términos y condiciones de las plataformas. Son los que enseñan a los algoritmos de filtrado qué contenido debe ser censurado. También podemos mencionar a los trabajadores “clic” que están compartiendo, “enlazando,” y promocionando la publicidad o los vídeos de las celebridades, a los que se paga aún menos de un centavo por cada clic. Estas personas son el verdadero motor que está detrás del marketing viral, que llevan a las más famosas marcas a las redes sociales.

La economía de demanda es también una economía de la reputación y una economía de la atención, donde la figura del consumidor es fundamental. ¿Cómo pueden los trabajadores involucrar a los consumidores en sus reivindicaciones?

En primer lugar, mediante el reconocimiento de que el consumidor realiza el mismo tipo de trabajo que el repartidor de Deliveroo o el micro-trabajador de Mechanical Turk de Amazon.

¿Cuál es el trabajo que realiza el consumidor?

Producen datos también. Estos datos son utilizados para entrenar la inteligencia artificial. El consumidor produce una masa crítica de intercambios y transacciones que permiten que la plataforma exista en el mercado. Un consumidor es una parte activa y fundamental de la existencia del algoritmo. Llevan a cabo una gran cantidad de acciones productivas todos los días, que son similares a las de los trabajadores digitales. Incluso los usuarios en Youtube están ejerciendo la moderación de vídeo de forma gratuita, informando de los que no son adecuados. Cualquier persona que utiliza Google está entrenando el algoritmo del motor de búsqueda para obtener los términos más buscado, a menudo sobre la base de las palabras introducidas en él, por nosotros y por otros. El consumidor es un productor. Los límites entre estos actores económicos están convergiendo, hasta el punto que podemos decir que cuando una plataforma no quiere pagar, te llaman un “consumidor”, mientras que, si están dispuestos a pagar (un poco), te llaman un trabajador por tarea o micro-trabajador.

Usted ha hablado de “trabajo gratuito”, ¿qué papel desempeña en la economía digital?

Este “trabajo gratuito” ya fue definido por Tiziana Terranova hace 20 años. Incluso entonces, estar en línea era trabajar, ya que se produce contenidos para sitios web y para los sitios que fueron llamados “portales” en su momento. Durante la última década, esta idea de trabajo gratuito ha cambiado, ya que nos dimos cuenta de que las plataformas no sólo están comprando y vendiendo nuestro contenido – lo más importante es que están comprando y vendiendo nuestros datos personales y la información personal: Qué marcas nos gusta o el tiempo que se suele escuchar música; o donde estamos, a través de GPS. El trabajo gratuito del usuario de Internet no es un trabajo creativo, sino un trabajo sin conciencia, y mucho menos satisfactorio, ya que es invisible. Como tal, es alienante, en la medida en que no nos damos cuenta para que son los datos útiles, y cómo se van a utilizar, cuando resolvemos un “captcha” en Google o añadimos una etiqueta a una imagen en Instagram.

¿Qué información se utiliza?

No solo se utiliza para producir valor monetario para las grandes plataformas que compran y venden información, sino también para crear valor para la automatización: formar a la inteligencia artificial, enseñar a las salas de chat a comunicarse con los humanos, y crear asistentes virtuales como Siri en el iPhone o Alexa en Amazon, que nos hablan y nos ayudan a tomar decisiones, o incluso hacer ellos en lugar de nosotros.

Por lo tanto, ¿es el trabajo digital la característica común de las luchas de los mensajeros en bicicleta de Foodora o Deliveroo, de los trabajadores de Amazon y de los trabajadores “clic”?

Sí, estas luchas están unidas por una forma diferente de trabajo que las que hemos estado acostumbrados en el siglo pasado. Hoy en día, el trabajo digital se realiza a través de las plataformas digitales, que deben tener en cuenta un tipo de organización productiva. Además, estas plataformas son empresas y mercados. Amazon es una empresa más tradicional con una cultura brutal de disciplina laboral, como se puede ver, por ejemplo, en sus almacenes, pero también en sus oficinas. Sin embargo, Amazon es también un mercado, un mercado basado en un enorme catálogo de productos y en una forma menos conocida del comercio: la de datos. Deliveroo es lo mismo: es una empresa, con empleados y recursos tangibles e intangibles, y, al mismo tiempo, es un mercado de trabajo que conecta a los clientes, las tareas productivas y los trabajadores mensajeros. En este caso, la plataforma utiliza un tipo de algoritmo asociativo, crea una relación entre los diferentes sujetos. Para Amazon, la relación es entre aquellos que producen un artículo y los que lo compran.

Usted es partidario de una renta básica universal. ¿Cómo sería capaz de proteger a los trabajadores que realizan trabajos digitales, siendo intermitente y precario?

Al reconocer el trabajo de datos que pasa a través de las plataformas. Esto ya ha sido discutido en un informe del Ministerio de Finanzas de Francia, en 2013, y en un informe de la Fundación Rockefeller el año pasado. Los gigantes digitales no deben ser gravados sobre la base de la cantidad de datos de los centros u oficinas que tienen en un país, sino sobre la base de los datos producidos por los usuarios de las plataformas. Si hay 30 millones de usuarios de Google en Italia, es justo gravar Google basándose  en las ganancias que obtienen de las actividades de estos usuarios. De esta manera, se podría financiar una renta básica, a partir del trabajo digital que cada uno de nosotros lleva a cabo en Internet o en las aplicaciones móviles que utilizamos.

Profesor de la Télécom ParisTech, ha escrito, entre otros libros, Qu’est-ce que le digital labor? Editions de l’INA (2015) junto con D. Cardon; Stop Mobbing (DeriveApprodi, 2000); y La Fabbrica Libertina (Manifestolibri, 1997).

Fuente:

https://global.ilmanifesto.it/antonio-casilli-the-consumer-is-a-producer/

26 total views, no views today

Share

El elevado absentismo laboral en España es un tópico, según CCOO

El absentismo laboral en España, supuestamente elevado e injustificado, es un tópico ampliamente extendido y CCOO ha echado mano a las estadísticas oficiales para demostrar que es sólo eso “un mito”, ya que según ponen los datos del Instituto Nacional de Estadística “el absentismo laboral como práctica habitual es totalmente irrelevante, sus cifras son anecdóticas, y en todo caso están muy por debajo de la cifra de horas extras trabajadas y no pagadas por trabajador”.

Para demostrarlo, el sindicato se basa en la a Encuesta Trimestral de Coste Laboral que elabora el INE facilita información desglosada sobre el tiempo de trabajo de la población asalariada, detallando las horas pactadas, pagadas, las efectivas trabajadas y las horas no trabajadas (y los motivos de no trabajarlas).

Y explica que si se toma “la media de los últimos doce meses disponibles (4 trimestre de 2016-3trimestre de 2017) la jornada de trabajo mensual media, que incluye tanto jornadas a tiempo completo como otras a tiempo parcial, se ha situado en 150 horas pagadas, de las que 129,1 han sido horas efectivas de trabajo (el 86,1%) y 20,9 han sido horas remuneradas y no trabajadas (el 13,9%).

Aclara CCOO que “las horas remuneradas y no trabajadas son, fundamentalmente, horas no trabajadas por vacaciones, festivos e incapacidad temporal. Y explica de las 20,9 horas no trabajadas y pagadas al mes, 7,6 horas corresponden a vacaciones, 6,7 horas a días festivos, 4,8 horas corresponden a incapacidad temporal, 0,9 son horas no trabajadas por maternidad, 0,5 horas por permisos remunerados, 0,1 son horas no trabajadas por razones técnicas o económicas y 0,25 horas mensuales corresponden a otros motivos.

Ni 15 minutos mensuales

Precisando CCOO que dentro de estas 0,25 horas remuneradas y no trabajadas por otros motivos se incluyen diversas casuísticas y situaciones: permisos no remunerados, cierre patronal, guarda legal, sanciones y otros, donde finalmente se incluye el absentismo. “Es decir, explica el sindicato, el conjunto de motivos que están detrás de este tiempo de trabajo remunerado, aunque no trabajado, son apenas 15 minutos mensuales (menos de 1 minuto al día) y el absentismo laboral solo es uno más de los motivos que lo explican.

Después CCOO compara esas cifras y con esos datos en la mano, Luis Zarapuz, del Gabinete Económico de CCOO, afirma que “es evidente por tanto que la inmensa mayoría de las horas remuneradas y no trabajadas responde a motivos perfectamente razonables y regulados en la ley y los convenios colectivos” demostrando que “el peso del absentismo sobre el tiempo de trabajo que reflejan las estadísticas oficiales es anecdótico”.

Señalando CCOO cuando en 2012 la Encuesta de Coyuntura Laboral que elaboraba el Ministerio de Empleo ofrecía información desglosada de las horas no trabajadas por el trabajador durante cada trimestre del año según la causa y el absentismo no justificado sí venía desglosado ( y separado de otras causas como (vacaciones, fiestas laborales, incapacidad temporal, maternidad, expediente de regulación de empleo, maternidad, conflictividad laboral,…) suponía una media de 0,2 horas no trabajadas al trimestre por trabajador/a. “Es decir, 0,2 horas son 12 minutos al trimestre, 4 minutos al mes y trabajador por absentismo no justificado”.

Después y siguiendo con su ejercicio de acabar con el mito del alto absentismo de los asalariados, CCOO compara estas cifrascon las horas extras que no empresas. “Semanalmente miles de trabajadores y trabajadoras se ven obligados a realizar millones de horas extras no pagadas, ni con dinero ni con compensación horaria”, denuncia Luis Zarapuz.

Una denuncia que apoya en los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) durante el último año disponible (4trimetre2016-3trimestre de2017) que “muestran que una media de 371.000 trabajadores y trabajadoras asalariados ha trabajado y no cobrado una media de 2,7 millones de horas extras a la semana”.

“Esto supone –según CCOO- que cada una de las 15,6 millones de personas asalariadas habría trabajado de media casi 0,2 horas extras no pagadas a la semana (52 semanas al año, 4,33 semanas al mes). Es decir, todos los meses cada persona asalariada trabaja una media de 0,75 horas extras sin recibir ninguna compensación (salarial o en tiempo de descanso) por ellas, es decir, 45 minutos al mes de horas extras no pagadas.

“Ambas estadísticas, las de horas no trabajadas y las de horas extras, son diferentes, pero ambas son oficiales y elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística”, precisa el secretario de Salud Laboral de CCOO, Pedro J. Linares. Este representante sindical ironiza al destacar que “si son graves los 15 minutos mensuales de jornada laboral no trabajados por diversos motivos, uno de ellos el absentismo, será al menos el triple de grave los 45 minutos mensuales de horas extras trabajadas y no pagadas a las y los trabajadores por las empresas que les tienen contratados”.

elboletin.co

17 total views, no views today

Share