Qué marcas de ropa no tendrán descuentos para reforzar el valor de sus productos?

El último en apuntarse a una tendencia que tiene toda la pinta de poner patas arriba el comercio del lujo es Alessandro Michele, el exitoso director creativo de Gucci. El excéntrico y excesivo modisto revolucionó la última Semana de la Moda de Milán tras anunciar dos medidas que llevará a cabo en breve. Explicó que encarecerá (aún más) sus ya de por sí desorbitadas prendas, confirmando que el gran lujo es cada vez más exclusivo y excluyente, y que dejará de practicar descuentos. Detractor de las rebajas, es partidario de que todos los clientes paguen el mismo precio, independientemente del momento en el que compren la ropa. Este giro, consensuado con el director ejecutivo del grupo Kering, Marco Bizzarri, supone un punto de inflexión, ya que, salvo contadas excepciones, casi todas las marcas hacen descuentos al final de cada temporada.

La moda, tanto la cara como la accesible, ha echado mano casi toda la vida de las históricas rebajas para hacer caja y liberar stock, aunque algunas firmas las hayan bautizado eufemísticamente como ventas especiales. Para muchas, son su tabla de salvación. Sin embargo, cada vez más enseñas apuestan por mantener los precios a lo largo de toda la campaña. Michele, cuyos trajes ‘pijameros’ son de lo más imitados estos días, juzga esta práctica una desconsideración e incluso una tomadura de pelo a los consumidores que pagan más que el resto por prendas que en la recta final de su efímera vida comercial pueden llegar a costar incluso un 80% menos.

No es el único que piensa (y actúa) así. Louis Vuitton, la primera firma del mundo en el segmento del superlujo, jamás ha colgado, por ejemplo, el cartel de rebajas en sus escaparates ni vendido en outlets. Su exdirector general en España y Marruecos, Carlos Delso, fallecido el pasado miércoles de forma súbita tras una sesión de natación, consideraba también poco serio que una pieza arrancara su carrera en las perchas con un coste y lo terminara con otro bien distinto. Por lo general, muy inferior al inicial, para alegría de muchos ‘fashionistas’ que sólo pueden darse un capricho con precios asumibles. Delso, que dirigió también la joyería Suárez, consideraba que esta política discrimina a quienes más pagaban y que lo lógico era trabajar «en todo momento» con el precio justo. Más en los momentos actuales en los que el cambio climático está a punto de suprimir la diferencia entre estaciones y ni las prendas o accesorios están ligados a ninguna temporada concreta. «Al poder encajar en varias, no existe razón para abaratarlos al comenzar una nueva», argumentaba.

«Que no se rían»

Gucci ha aprovechado el viento a favor –sus ventas han crecido un 43% durante la primera mitad de 2017 y sus beneficios han aumentado un 70% en el mismo periodo del año anterior– para no rebajar los precios y reforzar el valor de su marca. Que se lo puede permitir ahora al estar en lo más alto, es evidente. Sin embargo, la apuesta tiene miga y no está exenta de riesgos. Según Natalie Massenet, directora del British Fashion Council, «no tiene sentido que un abrigo cueste 1.000 euros y cinco meses después, menos de la mitad. A la gente le da la impresión de que se están riendo de ellos. Es una práctica contraproducente para el lujo», argumenta.

Antes que Gucci firmas como Michael Kors apostaron por rebajar sus artículos con la esperanza de atraer a sus tiendas y negocios ‘online’ un mayor número de seguidores. Pero, para sorpresa suya, esta vía ha destapado una realidad inesperada y se ha saldado con resultados económicos muy desafortunados. Sus ventas se desplomaron. «Vender productos más baratos significa hacerlos más asequibles, con lo que se pierde exclusividad, y además los clientes habituales se sienten engañados por pagar más», advierten responsables del sector.

En medio de este debate, hay empresas que solo realizan descuentos limitados a clientes muy especiales como premio a su fidelidad. Luego está el caso de compañías que limitan las rebajas. La legendaria joyería Tiffany vende productos de temporadas anteriores a través de Internet, mientras que Hermès realiza «ligeras rebajas» una o dos veces al año, pero nunca de sus productos estrella y ofreciéndoselas siempre a sus clientes habituales como signo de deferencia. En muchas tiendas de Chanel solo llevan descuento la bisutería y el calzado. Todo el mundo anda con mucho tiento porque en tiempos de crisis el mercado del lujo actúa con reglas propias. Hay mucha gente dispuesta a gastar dinero a manos llenas, pero únicamente por productos exclusivos.

Para los expertos de Seeking Alpha, plataforma especializada en la investigación de inversiones en renta variable, cuando una firma hace rebajas el valor percibido se deteriora y también su capacidad de cobrar un sobreprecio. «Un verdadero minorista de bienes de lujo nunca debe abaratar sus productos, especialmente sus referencias insignia. De hecho, el descuento es un mal servicio a los clientes. ¿Por qué castigar a quienes valoran el producto y están dispuestos a pagar el precio completo?». Alessandro Michele, el diseñador del momento, parece haber captado el mensaje al pie de la letra.

elcorreo.

21 total views, no views today

Share

El impacto real del traslado del Sabadell a Alicante

Alicante estalla en júbilo. La noticia del traslado del Banco Sabadell de la localidad que lleva su nombre a Alicante ha sido recibido con un entusiasmo mayúsculo. La prensa celebra el regreso de la entidad que compró a un banco local (CAM) y que, de algún modo, ahora regresa.

Pero frente al jolgorio colectivo, es la propia concejal de la ciudad la que ha decidido poner una dosis de realismo. La llegada del Sabadell no es una gran noticia económica para Alicante.

“No estamos aplaudiendo con las orejas. El impacto será más bien modesto, muy pequeño. Todavía no hemos hecho números ni cálculos. Es muy precipitado. Pero, en un presupuesto de 248 millones de euros anuales, tengo la impresión, personal, y no sé si estoy muy equivocada, de que el beneficio por impuestos podría ser inferior al 1% del presupuesto anual”, ha explicado a este diario la concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Alicante, Sofía Morales.

El beneficio para Alicante de la llegada del Sabadell podría ser inferior al 1% del presupuesto de la ciudad 

La concejal tiene un equipo de economistas a quien ni siquiera se ha atrevido a preguntar cuál es el impacto real a la llegada del Sabadell. Ser trata de un cálculo complejo en el que influyen muchas variables y que el gobierno local se tomará con tiempo.

El 1% del presupuesto en Alicante se traduce en unos 2,5 millones de euros, que da para la construcción de alguna escuela o algún polideportivo. De todas formas, el Ayuntamiento está convencido de que el impacto, más que económico, será desde un punto de vista de imagen. Una capital de provincia tiene la capacidad de atraer la sede social a uno de los grandes bancos españoles.

Los otros impuestos

El beneficio directo para el municipio receptor de un gran banco o una gran empresa es el Impuesto de Actividades Económicas, IAE. Este será un tributo que directamente beneficiará a  ciudad de Alicante, pero no se espera que se traduzca en grandes cantidades.

Otro de los tributos es el impuesto a las transacciones económicas que incluyen operaciones como reducciones y ampliaciones de capital y que se tributan en Alicante porque esas operaciones se deben registrar en las notarías de la ciudad.

Pero el traslado sí genera un reparto impositivo indirecto que resulta mucho más difícil que calcular. Se trata de lo que recibe el municipio por el Impuesto de Sociedades. Se trata de un tributo que recauda de forma directa la Agencia Tributaria pero que posteriormente se distribuye de forma proporcional según el peso económico de cada localidad.

La concejal, que forma parte del grupo socialista y que apoya un gobierno junto con Guanyar Alacant (Podemos) y Compromís, está convencida de que este movimiento será temporal. Tal vez la sede social del Banco Sabadell regrese tarde o temprano a su localidad de origen cuando las turbulencia amaine en Cataluña. Entonces, Alicante se volverá a quedar de nuevo sin un gran banco.

economiadigital.com

125 total views, no views today

Share

¿Qué implica un cambio de sede social para una empresa?

El anuncio de la Generalitat sobre sus intenciones de declarar la independencia de Cataluña de forma unilateral ha precipitado la marcha de grandes empresas de Cataluña. Aunque el goteo ha sio incesante desde hace meses -Uber y Naturhouse, entre otras- el desafio secesionista ha acelerado estos movimientos, especialmente en el sector bancario por ser uno de los más perjudicados. Caixabank y Banco Sabadell han sido castigadas en Bolsa los últimos días ya que en caso de una hipotética independencia, las entidades con base en Cataluña dejarían de estar bajo el amparo del BCE. Ante este panorama, repasamos qué implica un cambio de sede social de una empresa y cómo impactará una posible secesión en la economía.

¿Quién puede decidir un cambio de sede social de una empresa?

Tras la reforma de la Ley de Sociedades de Capital en 2015, una empresa puede dedicir el cambio de sede social dentro del territorio nacional con la aprobación de sus consejeros sin que sea necesario someter la votación a la junta de accionistas. La ley mantenía hasta este viernes la salvedad de que los estatutos de la sociedad han de permitir el traslado, una puntualización que se ha eliminado con el decreto aprobado por el Gobierno.

¿Qué implica este traslado?

La sede social está definida por la legilación como el lugar donde «se halle el centro de su efectiva administración y dirección, o en el que radique su principal establecimiento o explotación». Sin embargo, muchas empresas optan por concentrar al grueso de su plantilla y oficinas centrales en una ciudad distinta.

¿Qué pasos hay que seguir para cambiar el domicilio social?

Tras la aprobación por parte del consejo en caso de que esté permitido en los estatutos, el administrador de la sociedad deberá escriturar el cambio de domicilio ante notario y posteriormente, inscribir la modificación en el Registro Mercantil.

¿Implica también el cambio de sede fiscal?

No, una empresa puede tener una sede social diferente a la fiscal. La Agencia Tributaria establece que la sede fiscal establece «el sistema fiscal aplicable; de la oficina tributaria de adscripción del contribuyente; del lugar para la práctica de notificaciones y del lugar físico concreto declarado y vinculante para el obligado tributario a efectos de procedimientos administrativos y del control fiscal». Sin embargo, ante la hipotética secesión catalana, las empresas deberán cambiar su domicilio fiscal para responder ante la Hacienda de España.

¿Qué empresas han aprobado el cambio de sede en los últimos días?

La primera cotizada en anunciar el traslado de sede de Cataluña a Madrid fue la biotecnológica Oryzon. A esta le ha seguido la operadora de telecomunicaciones Eurona. El Banco Sabadell ha sido la primera entidad con base en territorio catalán que se trasladará a otra comunidad. Por su parte, CaixaBank ha indicado que adoptará las «decisiones necesarias en el momento oportuno, siempre con el objetivo de hacer prevalecer los intereses de los clientes, accionistas y empleados», según fuentes de la entidad bancaria.

¿Cómo afectaría a la economía catalana una hipotética independencia de Cataluña?

Los expertos calculan que en el peor de los escenarios, el PIB caería hasta un 30% por un retroceso del 60% de las exportacione sal resto de España. Algunos economistas -como Ferrán Brunet de Societat Civil Catalana- alertan de la fuga de depósitos y de que Cataluña no sería incapaz de asegurar la liquidez por quedar fuera de España y de la UE. Esta situación derivaría en un «corralito», según Brunet, también profesor de la Universidad Autonoma de Barcelona.

¿Hay fuga de depósitos actualmente en Cataluña?

Banco de Sabadell, Caixabank y Banco Bilbao Vizcaya, las entidades españolas con mayor exposición a Cataluña, han asegurado que no han percibido una retirada de los depósitos. El Banco de España -dentro de su «rutina de supervisión habitual» ha contactado con las entidades para verificar si se ha producido una fuga de ahorros. Antes del cambio de sede, un portavoz del Sabadell aclaró que la entidad «cuenta con los mecanismos necesarios para seguir operando normalmente dentro del Eurosistema, garantizando los intereses de sus clientes, accionistas, clientes y empleados dentro de cualquier escenario».

abc.es/economia

 

105 total views, no views today

Share

Stiglitz: “Una Cataluña independiente y fuera del euro sería muy viable”

El Premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz ha asegurado hoy que Cataluña sería viable económicamente si fuera independiente, aunque su soberanía tendría consecuencias políticas “muy importantes” en toda Europa. Islandia es el ejemplo de cómo un país muy pequeño puede ser viable fuera del Euro aunque esté dentro de Europa. Cataluña es mucho más grande que Islandia, pero podría seguir su ejemplo, ya que la independencia de España supondría a su vez la salida del euro, tener una divisa propia permite recuperar de forma rápida la competitividad y el equilibrio comercial.

Stiglitz, de visita en Barcelona con motivo de la publicación de su último libro, titulado “El euro. Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa”, ha dicho que en el actual entorno de globalización es “más fácil” que países pequeños puedan funcionar bien de forma independiente.

Ha puesto como ejemplo de ello Islandia, un país que es diez veces más pequeño de Cataluña y que “lo está haciendo relativamente bien con otra moneda”.

“Gracias a ello se ha recuperado mejor y más rápido de la crisis”, ha dicho en una rueda de prensa en el Palau Macaya de la Obra Social “la Caixa” en Barcelona.

De la misma manera, ha añadido el economista, nadie piensa hoy en día que Canadá estaría mejor si se integrara en Estados Unidos.

Por tanto, a la pregunta de si una Cataluña independiente sería viable económicamente, Stiglitz ha declarado: “En el actual contexto de apertura de mercado yo creo que sí, que claramente una Cataluña independiente sería muy factible”.

Otra cosa, ha recalcado, sería las consecuencias políticas que tendría esta decisión, tanto para España como para el conjunto de Europa, ya que una posible independencia implicaría la reorganización de los estados-nación que nacieron en el siglo XIX.

“Ello tendría consecuencias muy graves para estos estados”, ha detallado Stiglitz, que también ha puesto en duda si una Europa con muchos más miembros de los actuales sería capaz de funcionar correctamente y gestionarse.

El libro “El euro. Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa” ha sido editado en catalán por Edicions 62 y en castellano por Taurus y en él Stiglitz analiza cómo la crisis financiera global se transformó en el año 2010 en la crisis del euro, en la que todavía estamos, y cómo esta situación ha puesto en riesgo el futuro de Europa.

Hay que reformar el euro

Hace escasos días, el Nobel de Economía explicó también en España que “Si no se realizan reformas es posible que haya que abandonar el euro para salvar el proyecto europeo”, ha alertado el premio Nobel, para añadir que Europa está “ante un precipicio y corre el riesgo de caerse”.

“Habría que introducir una mayor flexibilidad, el euro en su situación actual tiene que cambiar, sin reformas la divisa única no continuará en los próximos años”, ha indicado el economista, que considera un error que la política monetaria sea común para todos los miembros de la eurozona.

En este sentido, ha defendido que a la hora de afrontar la crisis con un tipo de cambio y un tipo de interés común, los países de la eurozona “tuvieron que tomar medidas de austeridad fiscal”, por lo que se creó un sistema de “divergencia y no de convergencia” donde “los países ricos se hicieron más ricos y los países pobres más pobres”.

eleconomista.com

24 total views, no views today

Share

Si quieres cobrar un 50% menos por el mismo trabajo, quédate en tu empresa actual

La imagen de la estabilidad laboral tiene una faceta por parte de empresas, que ofrecen un puesto (más o menos) fijo, pero también por parte de unos trabajadores que prefieren no salir de su “zona de comfort”, y no arriesgarse a ir a peor, dando por bueno en algunos casos aquello de “más vale malo (o menos bueno) conocido que bueno por conocer”.

Por parte de los trabajadores, esta búsqueda de la estabilidad laboral es obviamente una justa y lógica aspiración tras la cual subyacen poderosos instintos, como minimizar el riesgo o no enfrentarse a un nuevo entorno desconocido y lleno de riesgos potenciales. Pero lo cierto es que la estabilidad laboral, si bien por desgracia es un recurso bastante escaso en algunos países (entre los que se puede incluir España cuando es comparada con sus homólogos europeos), es una política más que rentable para las empresas. So pena que algunas no la practiquen con más énfasis y convicción.

La estabilidad laboral no tiene nada que ver con tener un mercado inflexible

Si Quieres Cobrar Hasta Un 50 Por Ciento Menos Por El Mismo Trabajo Quedate En Tu Empresa Actual 4

Antes de profundizar en el tema, hay que aclarar que tener un mercado de trabajo estable no tiene nada que ver con tener un mercado de trabajo inflexible, pero nada de nada. Piénsenlo bien, estabilidad y flexibilidad no son términos antagónicos en absoluto, el problema es que tradicional asociación de injustificadas ideas en la mente de algunos agentes socioeconómicos. Otra cosa es la precariedad laboral, que a menudo sí que va de la mano de (e incluso es milimétricamente coincidente con) el deterioro de la estabilidad. Resulta obvio que, cuando las condiciones laborales son precarias, la situación redunda en una situación de poca estabilidad en la cual el trabajador puede (o siente que puede) ser despedido en cualquier momento, con todo lo que ello implica para todas las partes.

La otra cara de la moneda es que, si el trabajador percibe que el riesgo de despido es cierto y probable, como Pepe S.A. que todos somos en última instancia, va a mirar lógicamente por su propio interés diseñando un plan de negocio que maximice sus ingresos y minimice sus riesgos. Es decir, va a optar por cambiar de trabajo con mayor probabilidad, lo cual es un evidente signo de poca estabilidad laboral, tanto para la empresa como para el trabajador, y en especial por el factor desencadenante. En algunos casos, particularmente en momentos de boom económico, estas derivas del mercado laboral acaban en periodos de alta rotación de trabajadores, que hinchan los sueldos sin un incremento parejo de la productividad, lo que acaba provocando un posterior y sonoro batacazo en la siguiente crisis.

Estos efímeros incrementos salariales sin productividad realmente poco benefician al sistema socioeconómico en su conjunto, y desde este punto de vista interesa a todas las partes tener un mercado laboral más estable, sin olvidar que debe ser a la vez flexible, y sobre todo que ofrezca buenas oportunidades de desarrollo profesional a trabajadores, y buenos empleados a las empresas. Por obvio que resulte al leerlo, no debemos dejar de insistir en que es el objetivo, que no la práctica más extendida.

Pero la estabilidad laboral no implica que no deba haber una rotación mínima beneficiosa para los empleados

Si Quieres Cobrar Hasta Un 50 Por Ciento Menos Por El Mismo Trabajo Quedate En Tu Empresa Actual 1

Pero una vez que nuestros queridos lectores pueden estar viendo el mercado laboral con gafas de color de rosa-estabilidad, pongamos una pizca de trasgresión, y pasemos a analizar cómo la estabilidad laboral, entendida estrictamente como baja rotación de los empleados, no es un dogma que deba predominar en todos los casos y a cualquier precio. Efectivamente, la rotación laboral sólo es perjudicial cuando se sale de unos ciertos márgenes de seguridad, que marcan una difusa (por inexplorada) frontera entre lo beneficioso y lo dañino. La rotación laboral no es mala per sé. Más bien es al contrario, es buena porque permite a las empresas ofrecer buenas y nuevas oportunidades a los profesionales, y a los empleados conseguir nuevas y mejores condiciones en otra empresa para su plan personal de negocio de Pepe S.A.

Por otro lado, en ciertos mercados laborales como el español, tal vez debido a la existencia unos índices de precariedad laboral tradicionalmente siempre por encima de la media europea, hay además una dañina cultura popular de conseguir la ansiada estabilidad laboral a base de acumular (mayormente exiguos) trienios y una indemnización importante en caso de despido (pongan entre comillas este último punto tras la última reforma laboral). Pero como vamos a ver hoy, ese seguro laboral en forma de días de indemnización por despido y, sobre todo, de unos trienios que van sumando en la nómina, en el fondo en el fondo, no son más que el “chocolate del loro”.

Un estudio pone cifras a la progresión profesional de los que se quedan y los que cambian de trabajo

Si Quieres Cobrar Hasta Un 50 Por Ciento Menos Por El Mismo Trabajo Quedate En Tu Empresa Actual 3

Posiblemente muchos de ustedes piensen que cambiar de trabajo es un riesgo, que renunciar a un entorno conocido provoca recelo, que uno está más cómodo si se queda en su “zona de confort”… posiblemente lleven en parte su razón, pero no toda. Romper la “zona de confort” no hace sino mantener vivos nuestros instintos más adaptativos, nos permite mantener nuestra mente flexible, y seguir practicando la capacidad de encajar cambios en nuestro entorno: una cualidad que siempre es de gran ayuda en el mundo tremendamente cambiante que nos ha tocado vivir, y que, puede mutar de la noche a la mañana.

Pero aparte del motivo del desarrollo personal y profesional que nos supone enfrentarnos a nuevas situaciones y entornos, está también la parte económica: cambiar de trabajo es muy rentable y, aunque no se lo parezca a algunos, en el fondo ayuda a maximizar enormemente los ingresos de Pepe S.A. Según pueden leer en este artículo de la revista Forbes, que fue publicado hace unos pocos años, se puede poner cifras a estas diferencias entre los que permanecen y los que cambian, y sus conclusiones atemporales son de plena actualidad.

Como habrán leído en el enlace anterior, las cifras no engañan: las estadísticas revelan que quedarse trabajando en la misma compañía durante más de dos años de media a lo largo de su carrera laboral, les va a hacer ganar como mínimo un 50% más en concepto de honorarios e ingresos de Pepe S.A. Y decimos “como mínimo” porque el estudio establece ese 50% como el caso más conservador. Las premisas del estudio toman como base una carrera laboral de diez años, y realmente, conforme aumenta dicha duración, las diferencias salariales no hacen sino aumentar. No pecamos pues de sensacionalistas en El Blog Salmón con el título de hoy (como nunca lo hacemos), sino más bien de prudentes.

El quiz de la cuestión, y la razón que explica que esto sea así, está en el hecho de que hoy en día la media del incremento salarial medio anual del salario de las plantillas apenas es de un 3% en el mejor de los casos, y en la práctica totalidad de las empresas en los países desarrollados. Si esto lo comparamos con los incrementos salariales que se consiguen en un nuevo puesto de trabajo, cuya media está en entre un 10% y un 20%, las diferencias son literalmente lacerantes, especialmente para los que no quieren (o no pueden) encontrar nuevas oportunidades profesionales. Y también está claro que hay empresas que no saben (o no quieren) reconocer un talento interno que muchas veces acaba yéndose en busca de mejores sueldos, cuando es infinitamente más barato retener talento que salir al mercado a contratarlo: aunque claro, lo más barato (que acaba saliendo muy caro) es no tener ningún talento en plantilla.

¿Castiga el mercado laboral a los empleados fieles?

Si Quieres Cobrar Hasta Un 50 Por Ciento Menos Por El Mismo Trabajo Quedate En Tu Empresa Actual 5

La cuestión más importante es plantearse por qué sólo son recompensados por el mercado las personas que optan por buscar nuevos horizontes profesionales, o, formulada de otra manera, contestar a la pregunta de si los empleados son castigados en el mercado por su fidelidad a la empresa. Como bien apunta el artículo de Forbes, la respuesta es sencilla: todo esto ocurre simplemente porque las recesiones permiten a las empresas congelar su masa salarial e incluso decrementar los salarios de sus empleados y de las nuevas contrataciones justificándose con la tendencia del mercado.

Y este ajuste recesivo en los salarios puede ser incluso comprensible para no quedarse fuera de mercado y que, ante una competencia con costes laborales sensiblemente más ajustados, perder cuota e incluso acabar quebrando. Pero lo realmente perjudicial es cómo, en los últimos años, lo que debería ser una tendencia cosustancial a una recesión, se ha vuelto una nueva concepción innata del mercado de trabajo en cualquier fase del ciclo económico. A pesar de los incrementos parejos de la facturación y la productividad en demasiados casos, verdadero indicador de la salubridad de los incrementos salariales, hoy en día es más que difícil dar con empresas donde los sueldos suban de forma apreciable.

Y para romper este particular axioma y conseguir una progresión salarial relevante, no queda otra alternativa que asumir riesgos y lanzarse al mercado a por nuevas oportunidades. Que las empresas dejen escapar el talento con pasividad es especialmente paradójico, pues vivimos en el periodo de la historia empresarial en el que las empresas demuestran más apetito y aprecio por el talento, que sin embargo no saben reconocer internamente en muchos casos. Y la inmensa mayoría de los trabajadores lo tienen en su cierta medida y para algún tipo de puesto, lo que tan sólo tienen que hacer es encontrar su hueco en el mercado, atacando a un puesto objetivo que muchas veces nadie en la empresa va a buscar por ustedes.

Algunas conclusiones a las que nos lleva el estudio serán reveladoras para algunos

Si Quieres Cobrar Hasta Un 50 Por Ciento Menos Por El Mismo Trabajo Quedate En Tu Empresa Actual 7

Realmente, cuando uno cambia de trabajo, es muy difícil saber a priori al 100% qué se va a encontrar, salvo que tenga un insider de confianza (y aún así). Es lógico el miedo de muchos trabajadores ante esta incertidumbre que resulta crucial para la vida profesional (e incluso para la personal), pero recuerde también que si se equivoca o le engañan, siempre puede usted volver a cambiar con la misma impunidad con la que le “han vendido la moto”. Eso sí, el peligro también cierto está en que, en países como España con unas cifras de desempleo sensiblemente por encima de la media de países desarrollados, el riesgo obvio es que se pare la música en el juego de las sillas, y que la silla en la que le ha tocado quedarse unos años no le guste nada de nada, o incluso que pueda llegar a perderla en algún momento y quedarse sin ningún sitio donde sentarse.

No puedo negarles que este artículo tiene un aparentemente “gran pero”: el estudio enlazado se ha realizado en el mercado estadounidense. Verdaderamente las diferencias del mercado laboral estadounidense son notables cuando se compara con los europeos, y en especial con el español. Pero salvando la distancia que los separa, las conclusiones están ahí, y posiblemente un estudio a nivel europeo o español tan sólo obligaría a retocar ligeramente los porcentajes. Estamos hablando de naturalezas humanas y de unas tendencias de mercado que se han extendido por la práctica totalidad de los países desarrollados, tras la generalización del modelo anglosajón. Las razones de peso que subyacen para explicar estas estadísticas son aplicables realmente en Nueva York, en Berlín, o… en España.

Me despediré hoy haciéndoles notar que es totalmente comprensible que ustedes no cambien de trabajo porque no encuentren una solución a su ecuación personal de riesgo-beneficio. Es también comprensible que deban buscar cierta estabilidad ante las cargas familiares o los gastos recurrentes como una hipoteca. Pero lo que no resulta ni comprensible ni constructivo es que no nos lancemos a buscar nuevas oportunidades simplemente por haber caído en la comodidad, tener aversión a los nuevos retos, o por sentir miedo ante el cambio.

Si Quieres Cobrar Hasta Un 50 Por Ciento Menos Por El Mismo Trabajo Quedate En Tu Empresa Actual 9

Tengan en cuenta que, si no eligen ustedes el cambio por sí mismos cuando más les interese, en el mundo cambiante que nos ha tocado vivir, es altamente probable que el cambio les elija a ustedes. Y esto puede ocurrir en el momento más inoportuno de sus carreras profesionales. Siempre es mejor tirarse uno de cabeza a la piscina cuando mejor le conviene a uno, que caer de espaldas cuando te dan un empujón. Sean valientes y atrévanse a decidir el “cuándo” y el “cómo”: quedarse inmóvil sólo es garantía de que el próximo movimiento no lo harán ustedes por su propia voluntad, y de que mientras tanto su empresa retendrá su talento sin pagar el precio de mercado por él.

elblogsalmon.com

22 total views, no views today

Share

Y si los bancos centrales causan más crisis financieras

Los bancos centrales, como autoridades monetarias, fueron creados para dar una respuesta a las crisis financieras y controlar la oferta monetaria, mediante la ejecución de la política monetaria.

Toda economía moderna tiene un banco central. En Estados Unidos tienen el sistema la Reserva Federal, en el Reino Unido el Banco de Inglaterra, en Europa el Banco Central Europeo y en Japón el Banco de Japón. Estos bancos centrales se encuentran entre las instituciones más poderosas del mundo moderno.

Las acciones que se desarrollan vía política monetaria, determinan el interés que podemos obtener en nuestras cuentas bancarias y el coste de nuestras hipotecas. Indirectamente, también influyen en el valor de nuestras viviendas, nuestras pensiones y el coste de nuestras compras semanales vía inflación.

Cuando se gestionan de forma incorrecta, los bancos centrales tienen capacidad de desencadenar recesiones económicas, periodos de deflación o estanflación, turbulencias financieras o, como vemos hoy en día en Venezuela, o en Alemania en los años veinte, la hiperinflación con su colapso económico y social asociado.

Las crisis financieras y los bancos centrales

Los bancos centrales no son intrínsecamente necesarios para las economías de mercado** que se desarrollan en la actualidad. De hecho, gran parte de la historia económica de las principales economías del mundo ha sido sin la presencia de bancos centrales.

Pensemos que la Reserva Federal no se fundó hasta 1913, y por aquel entonces no tenía ningún papel monetario. Estados Unidos operaba bajo el patrón oro y por lo tanto, no tenía necesidad de un banco central para controlar el suministro de dinero.

Un patrón oro, o de cualquier producto básico, pone una limitación natural a la creación de dinero, que es el coste de los recursos para extraer el producto básico. Sin embargo, los bancos centrales presentes sólo necesitan controlar la oferta monetaria con dinero fiat (papel).

Goldstand

Es interesante recalcar que el Banco de Canadá no se fundó hasta el año 1935. Y curiosamente, el sistema bancario canadiense sobrevivió a la Gran Depresión sin grandes quiebras bancarias a pesar de los fuertes nexos comerciales con Estados Unidos. Por el contrario, miles de bancos estadounidenses quebraron a pesar de la existencia de la Reserva Federal, por lo que no parece que la Fed hubiera contribuido especialmente a la estabilidad bancaria.

Las crisis financieras tienen un cierto denominador común. Por un lado, es necesario ciertas facilidades para el acceso al crédito que controla la autoridad monetaria y por otro, un activo con una percepción de altas rentabilidades como ocurría en la bolsa estadounidense en los felices años veinte. De modo que el apalancamiento, sólo tiene sentido si el coste de financiación es superior a la rentabilidad marginal del activo.

Mayor frecuencia en las crisis financieras

Cierto es que las crisis financieras han existido antes que los bancos centrales. Por ejemplo, la intensa crisis de 1907, que por aquel entonces la Reserva Federal no estaba constituida aún no estaba constituida. Sin embargo, sí podemos apreciar una mayor frecuencia de las crisis financieras a partir de la creación de los bancos centrales.

Como podemos observar en el siguiente gráfico del Deutsche Bank, el siglo XX ha sido el siglo en el que más crisis financieras se han producido, siendo la más intensa el crash de 1929 que precedió a la Gran Depresión.

Fed

Incluso desde los años 90 hemos visto el estallido de la burbuja inmobiliaria japonesa y también una serie de crisis de mercados emergentes: la “crisis del tequila” en México en el año 1994, la crisis asiática en 1997, y la crisis rusa en 1998.

Si nos centramos en el siglo XXI, hemos visto en primer lugar el estallido de la burbuja punto.com en el año 2000, la burbuja subprime que eclosionó en 2008 y la crisis de deuda europea a partir de 2011.

Con los bajos tipos de interés actuales y la actuación de los bancos centrales en estos años hemos llegado a un punto en el que se aprecian altas valoraciones en la renta variable estadounidense, renta fija europea (bonos con rentabilidades negativas) o bien una intensa burbuja inmobiliaria en China que ha disparado sus niveles de deuda privada. Por ello, probablemente veamos en los siguientes años nuevos shocks en estos activos.

china

Esto se produce porque desde la autoridad monetaria, con su la política monetaria, se ha primado las facilidades de crear dinero generando ciclos artificiales con posteriores shocks frente a una política monetaria que cree dinero en relación al crecimiento de la economía.

El control de la oferta monetaria por parte de los bancos centrales

El sistema bancario es quién crea el crédito pero quién controla estas acciones son los bancos centrales que mediante diversas actuaciones poseen la capacidad de “abrir y cerrar el grifo” de la cantidad de dinero que circula en la economía.

Desde el banco central existen diferentes medidas para controlar la oferta monetaria como el requisito de reservas, la fijación de tipos de interés o bien las operaciones de mercado abierto.

Cuando el banco central quiere que más dinero circule en la economía, puede reducir el requerimiento de reservas. Esto significa que el banco puede prestar más dinero. Si desea reducir la cantidad de dinero en la economía, puede aumentar el requisito de reservas. Esto significa que los bancos tienen menos dinero para prestar y, por lo tanto, serán más exigentes a la hora de emitir préstamos.

También, el banco central tiene la clave del tipo de interés de la política monetaria: El tipo de interés al que los bancos comerciales obtienen préstamos del banco central, Por lo que los tipos de interés más bajos tienden a aumentar el endeudamiento, lo que significa que aumenta la cantidad de dinero en circulación y tipos más altos reducen la oferta monetaria.

Fig28 04

Los bancos centrales influyen en la cantidad de dinero en circulación al comprar o vender valores del Estado a través del proceso conocido como operaciones de mercado abierto. Cuando un banco central intenta aumentar la cantidad de dinero en circulación, compra títulos del Estado a bancos e instituciones comerciales. Con ello, se consigue liberar activos bancarios, ya que tienen más dinero para prestar. En el supuesto contrario, de venta de títulos del balance lo que conlleva es retirar el dinero en circulación del sistema bancario.

La cantidad de dinero que circula en una economía afecta tanto a las tendencias microeconómicas como macroeconómicas. A nivel de la microeconomía, una gran oferta de dinero barato significa un mayor gasto personal. Los individuos también tienen mayores facilidades para obtener préstamos tales como préstamos personales, préstamos para automóviles o hipotecas para la vivienda.

A nivel macroeconómico, la cantidad de dinero que circula en una economía afecta variables como el PIB, el crecimiento económico, las tipos de interés y las tasas de desempleo. Los bancos centrales tienden a controlar la cantidad de dinero en circulación para lograr objetivos económicos.

elblogsalmon.com

24 total views, no views today

Share

El debate riguroso eleva la calidad de la democracia:Ley de Plusvalía

Casi sin excepción, el incremento del valor de un bien inmueble se debe al incremento del valor del suelo, ya que la edificación, por el contrario, normalmente pierde valor con el tiempo.

Podemos entonces definir “plusvalía” como el incremento del valor del suelo, sin modificar sus características, por acción de agentes económicos o circunstancias ajenas al respectivo propietario. Más sencillamente, la ganancia no generada por el esfuerzo del dueño del terreno.

Esta ganancia o “plusvalor”, contradice incluso los principios neoliberales, donde el individuo debe beneficiarse de sus propias acciones, no de acciones de terceros. Por ello, donde más se aplican leyes para capturar la plusvalía, es en las economías capitalistas desarrolladas.

En Ecuador, la “Ley Orgánica para Evitar la Especulación sobre el Valor de la Tierra y Fijación de Tributos”, publicada en Registro Oficial del viernes 30 de diciembre del 2016, comúnmente llamada “Ley de Plusvalía”, parte del principio que el excesivo incremento de valor de un bien inmueble, que no es fruto de la acción directa del propietario, pertenece a la ciudad. Este es una regla bien conocida en economía -más aun tratándose de recursos como la tierra, que existen en cantidad fija- y sirve para fundamentar impuestos como el “windfall tax” o “impuesto a las ganancias extraordinarias”. Por ejemplo, cuando las petroleras incrementaron brutalmente sus ingresos, no por más inversión o mejoras en productividad, sino tan sólo por el incremento del precio del petróleo, se aplicó un “windfall tax”, ya que las ganancias extraordinarias fueron fruto de las condiciones del mercado internacional, y no de las decisiones de las respectivas empresas, y, en consecuencia, ese “sobre valor” debe pertenecer al Estado, no al sector privado.

Con la Ley de Plusvalía las ganancias extraordinarias, más aún cuando es producto de la obra pública, van a los municipios; se evita la corrupción de utilizar información privilegiada para lucro privado; se impide la especulación del suelo y potenciales burbujas inmobiliarias; y se crean fuertes incentivos para declarar el verdadero valor del inmueble y así evitar la evasión del impuesto catastral.

Ganancias extraordinarias por obras de terceros o decisiones públicas

La necesidad de una nueva ley de plusvalía se evidenció durante la construcción del edificio de UNASUR. Tuvimos que expropiar terrenos aledaños para ampliar las zonas verdes, y debimos pagar cinco y seis veces el valor catastral, pues los terrenos habían ganado “plusvalía” gracias a la obra del mismo Gobierno.

La plusvalía así generada pertenece al público, no a unos cuantos, pero las leyes eran tan contradictorias que los municipios podían cobrar tasas por mejoras, no así el Gobierno Central, a excepción del Ministerio de Obras Públicas y Transporte, el cual, por una mala cultura institucional, hasta antes de nuestro Gobierno jamás había cobrado un solo centavo.

De acuerdo al Centro de Estudios Fiscales del SRI, en el año 2013 y solo en los nueve principales municipios del país, más de 600 millones de dólares fueron a manos privadas por concepto de la plusvalía que generó la inversión pública.

Es un típico caso de socialización de los costos -la inversión del Estado la pagamos todos- y privatización de las ganancias -la plusvalía generada va a pocas manos-. El recuperar esa plusvalía generada por recursos sociales, no es una imposición, sino una devolución.

Pero incluso cuando la inversión que generó el plusvalor es privada, de acuerdo al principio de que los agentes económicos deben beneficiarse de sus propias acciones y no de acciones de terceros, dicha plusvalía pertenece al público.

La empresa privada construirá en Posorja el nuevo puerto de aguas profundas. El valor de las tierras aledañas ya se está incrementando fuertemente. Esas ganancias extraordinarias, fruto no de la acción de los respectivos propietarios, sino de la nueva inversión, deben quedar para Guayaquil.

La plusvalía también puede originarse sin ninguna inversión, tan solo por la decisión de autoridades públicas. Un caso paradigmático es el cambio del uso del suelo -de rurales a urbanos- por parte de los municipios. Esto ocurrió en Guayaquil con terrenos aledaños al proyecto de riego Chongón-San Vicente, cuyos propietarios vieron multiplicar por diez el valor de sus predios.

Esta plusvalía pertenece a la ciudad, y si se utilizó información privilegiada para lucrar, es además corrupción. Hay muchas fortunas que se han hecho de esta mala manera.  Por ejemplo, el libro de Alfredo Vera “El lleve de la Perimetral”, demuestra cómo la vía Perimetral de Guayaquil multiplicó el valor de los terrenos por donde pasa, los cuales ya habían sido adquiridos por personas vinculadas a las autoridades que decidieron el trazado de la vía.

La nueva Ley convierte en inútiles estas prácticas corruptas.

Especulación y burbujas inmobiliarias

La plusvalía también se genera por la especulación de la tierra. Simples expectativas, incremento de la densidad poblacional, o, en general, incremento de la demanda, pueden aumentar varias veces y sin ningún esfuerzo del propietario, el valor de la tierra. Si el incremento de los precios es demasiado fuerte y basado exclusivamente en expectativas, es lo que se conoce como “burbuja inmobiliaria”, como la ocurrida en España, que tanto daño hizo a nuestros migrantes. Al destinarse la plusvalía a la ciudad, se elimina la posibilidad de especulación.

Se argumenta que se “invertía” en inmuebles para luego venderlos a más valor, y que esto no necesariamente es especulación. Por ejemplo, después del feriado bancario, y por la falta de confianza en la banca, muchas familias decidieron guardar sus recursos adquiriendo bienes inmuebles. Esto es legal, legítimo, y hasta obvio. En este caso, no existe ninguna contradicción con la Ley, la cual admite una ganancia razonable, que incluso hará que la mayoría de propietarios pague menos en impuesto predial.

Es decir, no es cierto que la gente no tenga derecho a beneficiarse por la venta de un inmueble. La ley solo pone un tope al intento de comercializar el bien inmueble en valores elevados en periodos cortos de tiempo. Lo que se grava es la ganancia extraordinaria. Haciendo una analogía con finanzas, no se grava una razonable tasa de interés, sino la usura.

No es verdad que una ley para evitar la especulación del suelo afecta al sector inmobiliario.  ¡Afecta a los especuladores!

Aquí intervienen nuevamente cuestiones ideológicas. La derecha defiende la “libertad” de tener ganancias ilimitadas. Es decir, para ellos la libertad es la no intervención. Tal vez no se han enterado que si los propietarios ganan más, significa que alguien también paga más, y ese “alguien” es el ciudadano común, la pareja que recién empieza su vida, la familia que busca dejar de arrendar y tener un techo propio. Con la especulación, no hay creación de valor, tan solo extracción de valor de otros segmentos poblacionales, normalmente compradores de clase media y pobre. Es a ellos a quien defiende la Ley. Para nosotros, libertad es la no dominación, y por ello defendemos los derechos de los compradores.

Los críticos de la Ley incurren en otro error cuando utilizan el enfoque microeconómico. Los hacedores de política deben utilizar el enfoque macroeconómico.

Microeconómicamente, el mantener un terreno ocioso durante años para que aumente su valor, puede beneficiar a una persona o grupo, pero macroeconómicamente significa subutilización de recursos sociales; no crea valor agregado en la economía; y reemplaza a los depósitos bancarios y el consiguiente crédito, que es la manera eficiente de encauzar el ahorro a la inversión.

Es decir, la “inversión” en inmuebles -particularmente terrenos- como “reserva de valor”, es ineficiente económica y socialmente hablando.

Terminar con la evasión del impuesto predial

Un problema casi irresoluble era que los valores catastrales de un inmueble se acercaran a los valores comerciales, es decir, a los valores reales, para así tener una correcta recaudación del impuesto predial, el cual debería ser uno de los principales ingresos municipales, pero que en el país apenas alcanzan un 0,12 % del PIB. Los municipios no cobran adecuadamente impuestos ni servicios, y, como consecuencia de ello, la mayoría de recursos debe salir del Estado central. La baja recaudación municipal por impuestos y servicios es uno de los principales problemas para tener verdadera autonomía y capacidades en los gobiernos locales.

La Ley de Plusvalía termina en gran medida con la evasión del impuesto predial, ya que si alguien compra una casa a $100 mil, pero registra en el contrato un valor de $30 mil, correrá el riesgo de pagar mucho más impuesto al venderla a su valor real. Por el contrario, probablemente no pagará nada si registra correctamente el valor del inmueble.

La mayor parte de los efectos de la ley, en vigencia desde diciembre pasado, se verán a partir del año 2018. Sin embargo, ya es posible observar un importante sinceramiento del valor de los inmuebles.

Supuestos efectos negativos de la Ley

Durante la discusión de la Ley de Plusvalía, se desató una campaña mediática que sin duda produjo efectos negativos en los posibles compradores de viviendas. Ciudades como Quito vieron caer fuertemente las solicitudes de permisos de construcción, y muchos promotores sufrieron la deserción de sus clientes.

No es la Ley, que ni siquiera estaba en vigencia, la que causó esos efectos, es la desinformación. Las personas o familias que estaban adquiriendo una vivienda para habitarla, y para ello se endeudaban a largo plazo con la banca, se beneficiaban con la ley porque pagarían menos impuesto predial. No había motivo para la deserción.

Algún sesudo economista dirá que, de todas formas, el mal está hecho, el sector inmobiliario paralizado, y que, para cambiar las “expectativas”, hay que derogar la ley. El problema es que, si cada vez que queremos hacer algo por el bien común, nos dejamos “atemorizar”, jamás tendremos un mejor país.

Es la estrategia que han utilizado para todo, todo el tiempo, como con el dinero electrónico, hasta que pasó a manos de la banca

En todo caso, si disminuyó la inversión en inmuebles como “reserva de valor” y también cayó la compra de vivienda para habitarla, significa que se redujo la demanda, y de acuerdo al mecanismo de mercado esto implicaría una fuerte reducción de los precios de los inmuebles.  ¿Alguien ha visto que se han reducido los precios de las viviendas o de los arriendos? Sus propios argumentos tan solo verifican el poder de mercado existente, y la necesidad de una adecuada regulación del mercado inmobiliario, que es precisamente lo que busca la Ley de Plusvalía.

También se ha confundido los efectos de la Ley con los problemas económicos. Con un ajuste en la inversión pública de cerca del 6% del PIB en los últimos dos años, necesariamente tenía que afectarse el sector construcción, puesto que el Estado es uno de los principales contratantes de las constructoras privadas. Además, las construcciones residenciales son bienes de consumo duradero, que a su vez son los más sensibles a una disminución de ingreso producida por una recesión.

Pese a todo esto, jamás el sector de la construcción e inmobiliario ha ganado tanto. En el 2006 tuvieron utilidades por $180 millones, y no obstante todos los problemas que hemos enfrentado, en el 2016 tuvieron utilidades por $930 millones, es decir, cinco veces más. Es sorprendente que algunos sólo vivan quejándose.

Utilidades
millones de dólares
Sector 2002 2006 2014 2015 2016
Construcción 30 70 591 539 563
Inmobiliarias 35 110 545 513 373
Total 65 180 1135 1051 936
Fuente: SRI

La realidad es que el problema no es con las familias, las cuales sin duda se benefician de la Ley, ni con el sector de la construcción y la verdadera promoción inmobiliaria, cuyo principal problema es la especulación del suelo. El problema es con ciertos empresarios.

El Sector Inmobiliario engloba a todo aquel que negocia con bienes inmuebles: terrenos, oficinas, casas, etc.  Existe un porcentaje de este sector que se dedica a “invertir” en adquirir bienes inmuebles, y esperar a que por obras en la ciudad se incremente el valor comercial de los mismos, para revenderlos en cortos periodos de tiempo en valores muy superiores.  Este sector se vería afectado sin duda.  Pero el concepto de este “negocio” está mal enfocado desde el inicio, pues no es más que especulación sobre bienes de necesidad prioritaria.

No es coherente que el que especula con arroz en época de hambruna seguramente tenga cárcel, pero el que especula con terrenos y viviendas en época de déficit habitacional, reciba un premio.

Lamentablemente, a nivel político enfrentamos el clásico problema de una ley que “afecta” a un grupo preciso y poderoso de “negocios inmobiliarios” -incluyendo prepotentes alcaldes-, y, aunque beneficia a las grandes mayorías, éstas no perciben inmediatamente -ni tienen por qué hacerlo- los beneficios directos de la ley. En consecuencia, sólo se oyen críticas.

Conclusiones

La Ley de Plusvalía es tremendamente beneficiosa para la inmensa mayoría de ciudadanos, para los municipios, y para los verdaderos promotores de vivienda, cuyo principal problema es encontrar suelo barato.

La ley además crea un país menos inequitativo, al permitir recuperar la inversión pública, captar las ganancias extraordinarias para la ciudad, e impedir la especulación y una muchas veces muy injusta transferencia de valor de los compradores a los propietarios.

La Ley también impide prácticas corruptas, como la subvaloración de inmuebles y lucrar de información privilegiada.

Por último, no hay argumentos técnicos para sostener que la Ley de Plusvalía afecta a la construcción y al sector inmobiliario. El problema real es que una gran parte de los empresarios ecuatorianos están acostumbrados a enriquecerse en poco tiempo sin hacer grandes inversiones, esfuerzo ni innovación.

Las cámaras de la producción y especuladores inmobiliarios quieren imponer sus intereses. ¿Volverá el viejo país? El riesgo es alto, ya que en estos tiempos de “voluntad de diálogo”, se sacrifica lo fundamental: la verdad.

economiaenbicicleta.com

21 total views, no views today

Share

El éxito económico de Portugal se convierte en reclamo para empresas de toda Europa

La recuperación económica de Portugal ha tomado impulso en los últimos años. La tasa de paro ha caído hasta el 8,8%, casi diez puntos porcentuales menos que el pico alcanzado en 2013, mientras que el crecimiento económico en el segundo trimestre ha sido del 3% interanual, el mayor avance desde el año 2000. Este contexto económico está atrayendo a empresas europeas que también buscan una buena relación entre los costes laborales y la cualificación del capital humano.

Según publican en The Wall Street Journal, Portugal es a día de hoy una de las estrellas de la eurozona. Las empresas y los emprendedores saben que sus negocios tienen mayores opciones de prosperar si echan raíces en países con ‘tierra’ de calidad y Portugal es esa tierra ahora mismo.

Martin Henk es un emprendedor estonio que ha abierto una oficina en Lisboa atraído por la cantidad de capital humano que habla varios idiomas y que gozan una cualificación elevada y talento.

“A cualquier sitio que mires, la gente está hablando sobre esta oportunidad que representa Portugal”, explica Henk, que tiene bajo su cargo a 35 personas en la capital lusa desde que empezó sus operaciones en marzo de este año. Ahora planea contratar al triple de empleados en los próximos meses.

El crecimiento y los salarios

Teodora Cardoso, directora del Consejo Financiero Público de Portugal, asegura “que ahora mismo no hay dudas sobre el buen comportamiento de la economía. La principal incógnita es si este crecimiento será sostenible a largo plazo”.

El crecimiento económico podría hacer subir los salarios a medio plazo, y otra de las razones por la que las empresas están eligiendo Portugal es por los bajos costes laborales. Según el diario estadounidense, las semillas del actual boom económico del país se sembraron durante los años del rescate a través de reformas estructurales, sobre todo en el mercado laboral y en el sistema fiscal.

Este tipo de reformas han mejorado la competitividad del país y lo han hecho más atractivo para los inversores extranjeros. “Ahora, de repente, Lisboa y Portugal están en la lista de todas las startups de Europa”, asegura Pedro Rocha Vieira, CEO de Beta-i, una firma que ayuda a encontrar financiación a nuevas compañías.

El BCE también ha participado

Sin duda, también han sido muy favorables la política monetaria del Banco Central Europeo, cuyo programa de compras de bonos ha reducido sustancialmente la partida dedicada al pago de los intereses en los presupuestos lusos. Además, el desplome del petróleo y su efecto sobre la balanza comercial y el poder de compra de los portugueses ha sido decisivo para reanimar el consumo interno y reducir el déficit externo.

Las exportaciones han pasado de representar un 30% del PIB en 2007 hasta superar el 40% en la actualidad. A día de hoy, Portugal exporta más de los que importa. Además, sumando el resultado de la balanza de pagos por cuenta corriente más la de capital (capacidad de financiación), Portugal ha pasado de tener un déficit del 10,9% de su PIB a un superávit del 1,7% que presentó en 2016, es decir, Portugal es ahora acreedor neto del resto del mundo.

Gonzalo Abreu, científico de datos, estuvo a punto de abandonar Portugal hace unos años, pero ahora está trabajando en Jungle A.I., una empresas que usa miles de datos pera predecir cambios en las operaciones de las compañías. “Durante la crisis, muchos de mis colegas emigraron, pero ahora están volviendo con optimismo, porque la recuperación es tangible”.

La llegada de nuevas empresas, sobre todo startups tecnológicas, no sólo está ayudando a reducir la tasa de paro, sino que también está incrementando los ingresos fiscales. El déficit público de Portugal ha caído desde el 11,2% del PIB en 2010 hasta el 2% de 2016

eleconomista.com

30 total views, no views today

Share

El consejo de Sabadell analiza esta tarde el cambio de domicilio social de la entidad

El consejo de administración de Banco Sabadell ha convocado una reunión extraordinaria en la tarde de este jueves para analizar el cambio del domicilio social de la entidad ante la incertidumbre que está originando el desafío independentista, según han informado a Europa Press en fuentes del mercado. La noticia ha provocado que las acciones de la entidad empezaran a subir en bolsa.

Fuentes oficiales del Sabadell no han desmentido esta información y han explicado que el objetivo del cambio de sede social sería garantizar la seguridad jurídica que proporciona el marco regulatorio del Banco Central Europeo (BCE).

El traslado de la sede social de Banco Sabadell podría efectuarse en horas una vez se haya recibido luz verde por parte del consejo de administración de la entidad, sin necesidad de convocar una junta extraordinaria de accionistas, pues los estatutos de la entidad catalana así lo contemplan.

De este modo, el banco se adelantaría a la celebración del pleno del Parlament de Cataluña del próximo lunes, en el que se podría aprobar la declaración unilateral de independencia de la región tras el referendo ilegal celebrado el pasado domingo.

Entre las ciudades candidatas a albergar el domicilio social de Sabadell se encuentran Madrid, Alicante y Oviedo, aunque los servicios centrales de la entidad, en cualquier caso, seguirían ubicados en Barcelona.

Precisamente en la ciudad asturiana, sede histórica del Banco Herrero, estuvo esta misma semana Oliu. Asturias es la comunidad donde el Sabadell tiene más negocio, tras Cataluña. La opción de Alicante se debe al origen de la CAM y con ella se mantendría el carácter Mediterráneo del banco.

El cambio de domicilio social garantizará que el Banco Sabadell siga estando bajo el paraguas de supervisión del BCE, además de que el pago de impuestos de la sociedad se llevará a cabo en la ciudad que albergue la nueva sede del banco. Además, permitirá a la entidad seguir operando con normalidad dentro del Eurosistema garantizando los intereses de sus accionistas, clientes y empleados dentro de cualquier escenario.

En cualquier caso, el cambio es simbólico, pues los servicios centrales del banco seguirían en Bacelona. De hecho, Santander, BBVA y Bankia no tienen su sede en Madrid, aunque sí tengan allí sus servicios centrales; como también ocurre con Abanca, cuya sede social en Betanzos.

Las fuentes consultadas han asegurado que la posición de liquidez del banco no se ha visto afectada por la incertidumbre política y económica en Cataluña, aunque sí reconocen que la volatilidad experimentada durante las últimas sesiones bursátiles ha despertado cierta preocupación en la entidad.

Reacción bursátil

Precisamente, la noticia de hoy ha tenido un efecto inmediato en los mercados y los títulos de la entidad se han disparado más de un 3% en Bolsa, en torno al mediodía, incrementando el precio de la entidad hasta los 1,64 euros por acción. El valor, que encabezaba las subidas del Ibex a mediodía, se ha dado así la vuelta después de experimentar una caída del 3,3% en los primeros compases de la sesión.

CaixaBank, por su parte, también experimentaba alzas a media mañana, pero menos acentuadas. El banco subía un 0,61%, lo que le empujaba a situar su precio en los 3,93 euros por acción. Fuentes de la entidad indicaron a Europa Press que «por el momento» no hay decisión tomada sobre un posible cambio de sede social

lavozdeasturias.com

31 total views, no views today

Share

Bruselas lanza la mayor reforma del IVA en un cuarto de siglo

La Comisión Europea, presidida por Jean-Claude Juncker, ha iniciado este miércoles la mayor reforma del Impuesto sobre el valor añadido (IVA) de los últimos 25 años. Bruselas propone la supresión de las fronteras fiscales para crear un solo área de imposición en que el IVA siempre se ingrese en el país de origen de la mercancía o del servicio. La nueva norma suprimirá, por tanto, la exención de IVA que ahora disfrutan las operaciones transfronterizas entre empresas.

El objetivo es que la empresa vendedora cargue el IVA con arreglo al tipo de imposición del país de destino y lo ingrese en su propia administración tributaria. Los Estados se transferirán después la recaudación que corresponda a cada uno.

El modelo persigue acabar con el fraude del carrusel, ampliamente explotado en el mercado europeo. El delito consiste en la creación de empresas pantallas que importan bienes con la exención de IVA y los revenden cargando el impuesto. Una vez cobrado el IVA, la empresa desaparece sin ingresarlo en ninguna hacienda.

Bruselas calcula que las pérdidas de recaudación en el IVA ascienden cada año a unos 150.000 millones de euros. Y achaca un tercio de ese agujero fiscal a fraudes como el del carrusel en el comercio transfronterizo.

“Hay que poner fin a un sistema anacrónico de IVA basado en fronteras nacionales”, ha señalado el comisario europeo de Economía y Fiscalidad, Pierre Moscovici, en la presentación de la reforma. “Los Estados deben considerar las operaciones transfronterizas como si fueran nacionales”, resume Moscovici los cambios.

Bruselas calcula que la reforma reducirá en un 80% el fraude que sufre el IVA en el comercio entre Estados miembros, lo que podría aumentar la recaudación en unos 41.000 millones de euros al año. La CE añade que la simplificación de los procedimientos, con una sola declaración el país del vendedor, permitirá al conjunto de las empresas ahorrarse hasta 1.000 millones de euros en burocracia.

El panorama color de rosa que describe la Comisión, sin embargo, tardará todavía al menos cinco años en llegar porque Bruselas propone introducirlo en dos fases hasta 2022. Las nuevas normas, además, requerirán unanimidad en el Consejo de Ministros de la UE, por lo que se podría tardar aún más.

Cada año que pase, el IVA sufrirá unas pérdidas por fraude de unos 50.000 millones de euros, por lo que, durante el período de tramitación de la reforma, la hemorragia puede superar con facilidad el cuarto de billón de euros.

El Partido Popular Europeo, el mayor grupo del Parlamento Europeo, considera lamentable la lentitud del proyecto. “El plan y las medidas rápidas planteadas son buenas, pero llevamos 24 años esperando un sistema definitivo de recaudación del IVA“, ha señalado el eurodiputado alemán Burkhard Balz, del grupo Popular. “La Comisión dijo el año pasado que en 2017 tendríamos una nueva norma pero ahora se limita a hacer otro anuncio”, añade Balz.

La CE atribuye su parsimonia al resultado de la consulta entre los operadores y las autoridades nacionales, que piden cautela en la reforma. Por ese motivo, Bruselas ha secuenciado los cambios en dos etapas.

La primera etapa suprime la exención del IVA para la venta transfronteriza de bienes entre empresas. Pero ese paso, a su vez, lo divide también en dos etapas. Este año, propondrá la introducción en la normativa de un certificado de buena conducta fiscal que permitirá a los operadores continuar realizando ventas transfronterizas sin cargar el IVA. Al mismo tiempo se simplificarán los procedimientos para la declaración del impuesto y se creará una ventanilla única en cada país para que las empresas puedan tramitarlo en su propio idioma y con los mismos formularios que utilizan para las operaciones nacionales.

El segundo paso de la primera fase se daría en 2018, con un proyecto de directiva que fijaría legalmente el nuevo sistema de recaudación del IVA.

La segunda y definitiva fase no comenzaría hasta cinco años después, cuando la Comisión haya evaluado el impacto de los cambios en el comercio transfronterizo de bienes. Si la experiencia se considera positiva, el sistema se extenderá también a la prestación transfronteriza de servicios, por lo que el tratamiento de todas las operaciones quedará armonizado.

Bruselas calcula que la transformación se completará en 2022. Pero los precedentes indican que las reformas en materia fiscal pueden tardar años en acordarse.

cincodias.

68 total views, no views today

Share