Millón y medio de mayores de 65 años residen en infraviviendas en España

Cuando se envejece, uno de los deseos más comunes es permanecer en su propio hogar. El 96,4% de las personas mayores de 65 años prefiere quedarse en su casa habitual, frente al 3,6% que opta por residencias o instituciones, con una variación mínima entre hombres y mujeres. Según el estudio ‘Envejecer en casa. ¿Mejor en el pueblo o en la ciudad?’, publicado por el Observatorio Social de La Caixa, esta decisión beneficia la salud y el bienestar de los mayores, incluso en los que están en situación de dependencia. Sin embargo, el 20% de ellos, más de 1,5 millones de personas, se encuentra en lo que se conoce como «vulnerabilidad residencial extrema», un indicador que permite comprobar aquellas casas que no reúnen los requisitos para permitir una vejez de calidad. Los problemas más frecuentes, según el trabajo, están relacionados con accesibilidad, calefacción, habitabilidad, salubridad, seguridad y aislamiento, que «nunca aparecen aislados, sino que se combinan de tal manera que afectan gravemente la calidad de vida de las personas que habitan en estos hogares», mantiene la socióloga Irene Lebrusán, autora de la investigación.

En España, más de 430.000 mayores de 65 años no tienen agua corriente, 350.000 carecen de sistema de alcantarillado, 51.000 no tienen baño ni ducha en el interior de la vivienda y a casi 3,5 millones les falta la calefacción, según el informe. «Cuantos más problemas graves se sufren, más habitual es que se padezcan también problemas considerados de menor impacto, como carecer de calefacción o ascensor».

Vivir aislado

Cuando se combinan varios factores se produce la «vulnerabilidad residencial extrema» y se pone en riesgo la continuidad de esa persona en su entorno. «Estas personas sufren dificultades tales como residir en edificios con problemas estructurales, no pueden bajar a la calle o tienen enormes dificultades para hacerlo, viven en edificios donde quedan aisladas cuando acaba el horario de oficina o no pueden disponer del servicio de teleasistencia porque no tienen acceso al tendido telefónico», dice el informe. «Con esta constatación no se afirma la necesidad de un cambio en el comportamiento de las personas mayores ni se defienden formas de vivienda alternativas, sino que se reclama una mayor atención hacia estas situaciones que indican la existencia de infraviviendas».

Esta cifra aumenta hasta el 23,5% en las ciudades medianas (entre 10.000 y 100.000 habitantes). «Es más probable que las personas mayores sufran problemas de gravedad en la vivienda cuando residen en ciudades medias», indica el informe. «La diferencia puede parecer pequeña, pero implica que el 37,1% del total de mayores en vulnerabilidad extrema en España reside en ciudades de tamaño medio».

Esta situación se produce porque los habitantes de esas poblaciones «no se han podido beneficiar ni de las medidas solidarias de los municipios rurales ni de los recursos públicos para luchar contra la infravivienda de los municipios de mayor tamaño (.) Envejecer en zonas rurales o macrociudades garantiza mayores probabilidades de bienestar».

Las carencias también les excluye socialmente. «Para una correcta participación social es necesaria la cobertura de necesidades tan básicas como el aseo personal, la intimidad en la vivienda, o simplemente la accesibilidad en la salida a la calle para poder establecer y mantener relaciones sociales. En definitiva, una vejez autónoma y de calidad, pero sobre todo integrada en sociedad, comienza por la cobertura de necesidades básicas en las viviendas».

La autora exhorta a los diferentes «sistemas sociales o residenciales de intervención» para que mejoren las condiciones deficientes de habitabilidad que impiden «cumplir con los objetivos de integración e igualdad a lo largo de todo el ciclo vital»

larioja.com/

Share

Dos mujeres serán azotadas en Malasia por mantener sexo en un coche

Las relaciones entre personas del mismo sexo están prohibidas en Malasia y quienes las practiquen se enfrentan a penas que pueden ir desde una multa económica a meses de cárcel… o incluso a ser azotados. Una mezcla de estas tres posibilidades es la sentencia que han recibido dos mujeres que fueron sorprendidas el pasado mes de abril manteniendo relaciones en un coche.

El juez malayo Kamalruazmi Ismail ha castigado a cada una de las mujeres a 3.300 ringgits de multa (unos 700 euros) y a recibir seis azotes con una vara. “Es un castigo adecuado que debe ser infligido para que esta sentencia sea una lección, no solo para ustedes dos, sino para toda la sociedad”, se puede leer en el fallo.

El Confidencial

 

Si las mujeres, que tienen 22 y 32 años, no pueden pagar la multa pasarán cuatro meses en la cárcel. Los azotes están programados para el próximo 28 de agosto.

La ley sharia, cada vez más presente

Malasia es un país oficialmente musulmán y sus leyes se están volviendo cada vez más conservadoras, siguiendo la ley sharia. En los últimos años se puede recibir una condena a ser azotado y es frecuente ver a la ‘policía moral’ asaltar casas particulares ante cualquier denuncia anónima de que se esté produciendo algún acto ilegal.

Las dos mujeres condenadas admitieron en el juicio haber tenido relaciones, aunque lo hicieron porque se sienten “más seguras que teniendo sexo con hombres”. Según el diario malayo Sinar online, la policía que las detuvo y las acusó de lesbianismo encontró en el vehículo unos “genitales masculinos artificiales, ocultos bajo el disfraz de la conductora, que se cree que satisfacen su lujuria”

elmundo

Share

El biogás puede abastecer el 40% de la demanda doméstica de gas

Un informe de EnergyLab para Naturgy, al que ha tenido acceso elEconomista, cifra el potencial de producción de biogás de España en 26.684 GWh, un 40,2% de los 66.277 GWh del gas natural que consumieron los hogares del país durante 2017, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. (CNMC).

El biogás es básicamente metano, como el gas natural, pero su origen no es fósil; se obtiene durante la descomposición de la materia orgánica con digestión anaerobia, normalmente en los procesos de las plantas de depuración de agua residual o de las plantas de tratamiento de residuos. Así, se le considera un gas de origen renovable.

El biogás está muy poco desarrollado en España porque es costoso atraparlo y darle una utilidad posterior; normalmente se usa como combustible para generar electricidad en régimen de autoconsumo en las instalaciones que lo generan durante sus procesos de tratamiento.

Sin embargo, puede usarse como combustible de automoción o inyectarse en los gasoductos, junto al gas natural convencional; de esta última aplicación hay 503 instalaciones en la UE, pero sólo una en España, en el vertedero de Valdemingómez, en Madrid.

El sector gasista está interesado en su desarrollo y EnergyLab ha elaborado un informe para Naturgy en el que analiza el estado del arte y su potencial. Han colaborado varias universidades: la Autónoma de Madrid, la Politécnica de Valencia, la de Cádiz y la del País Vasco.

Un total de 300 plantas

De acuerdo con sus conclusiones, en España hay 300 instalaciones en las que se realizan los procesos de digestión anaerobia, repartidas en depuradoras (176), plantas del sector agroganadero (44), plantas del sector alimentario (33), estaciones de tratamiento de residuos sólidos urbanos (30), centros de gestores de residuos (15) y fábricas de la industria papelera (2).

Tras analizar estos sectores y su potencial para generar biogás susceptible de inyección en los gasoductos, el informe alcanza la cifra de 26.684 GWh anuales, algo más del 40% de los 66.277 GWh del gas natural que consumieron los hogares del país durante 2017, según los datos de la CNMC. Ésta indica que la demanda doméstica representó el 19% de la demanda total de gas natural del país, 348.831 GWh.

Depuradoras, mayor potencial

De todos los sectores analizados, EnergyLab llega a la conclusión de que el mayor potencial está en las plantas depuradoras, entre otras cosas porque su biogás tiene un acceso más sencillo a las redes de gasoductos al estar próximas a los núcleos urbanos.

Las 176 depuradoras con sistemas de digestión anaerobia tienen un potencial de 1.725 GWh anuales, que se incrementaría hasta los 3.284 GWh al año en el caso de que dichos sistemas se incorporasen a 1.339 depuradoras, cifra necesaria para cubrir las necesidades de una población de 78,2 millones habitantes equivalentes, es decir, alrededor de la punta de verano del país.

eleconomista

Share

La nueva vida de Los Pelayos: de forrarse con la ruleta a las carreras de caballos

Este hombre puso patas arriba algunos de los casinos más importantes de Estados Unidos y Europa. Se llama Gonzalo García Pelayo, estudió durante años el funcionamiento de la ruleta americana y descubrió un truco para ganar mucho dinero. Más tarde se dedicó al póker y también ganó. Ahora, desde su casa de Madrid, su día a día lo pasa en las apuestas deportivas, principalmente centrado en las carreras de caballos. Ya gana dinero a día de hoy, pero su objetivo es encontrar un método para conseguir lo mismo que logró en la ruleta: descubrir la clave para forrarse utilizando una fórmula matemática. A ello dedica más de ocho horas diarias, incluidos los fines de semana.

Pasamos a la casa de Gonzalo, ubicada en el barrio de Salamanca de Madrid. Nos lleva directos a su ordenador, la sala de operaciones de The Pelayos. Conectado a Internet, utiliza dos programas para seguir las carreras de caballos y apostar. Por un lado, un software específico que facilita una famosa casa de apuestas de Londres y que él programa a su antojo, afinándolo cada día. Por otro, en un Excel lleva la estadística de miles de competiciones equinas y que le sirven para simular las carreras.

Su punto de mira está en encontrar un robot que haga las apuestas de manera automática y que él apenas tenga que preocuparse. El patriarca de “Los Pelayos” cuenta que cree que cuando dé con la clave de bóveda ganará más dinero que con la ruleta (llegó a ganar más de 200 millones de pesetas) ya que este modelo no requiere desplazamientos. “Los Pelayos” se iban hasta Ámsterdam o Las Vegas para jugar en sus casinos, lo que suponía pagar un alojamiento y unos billetes de avión. A las carreras de caballos, en cambio, se juega desde el salón de casa.

Seguimos desde su ordenador carreras de caballos que se están celebrando en tiempo real en Reino Unido e Irlanda, aunque también está sondeando torneos en Australia. Son en torno a las 17 horas y Gonzalo nos muestra su método. Lo que hace no es apostar a caballo ganador, sino a la contra. Es decir, apuesta porque un determinado caballo o caballos no ganen. Es un método que emplean los jugadores que se dedican a las apuestas de manera profesional y las propias casas de este negocio. Así, Gonzalo tiene más probabilidad de ganar, ya que solo tiene que procurar que uno o dos no crucen la línea de llegada los primeros, sin importar quién de los otros gane. En definitiva, juega para no ganar mucho pero teniendo escasas probabilidades de perder.

El método se complica con lo que se denominan cruces. Es decir, lo que hace es programar la herramienta informática para que cuando un determinado caballo obtenga una valoración (las carreras de caballos se basan en la valoración que hacen los apostantes a tiempo real), ese caballo se retire de la zona de incertidumbre. En ese momento en el que otros apostantes aceptan su oferta, Gonzalo gana dinero. ¿Y cuánto vale un caballo? Es en esa volatilidad en la que radica lo interesante de las carreras de equinos: los animales pueden tener buen reprice, fuerza, ir de menos a más… Pero también pueden flaquear o caerse.

¿Sencillo o complicado? Depende de la carrera. Hay caballos prácticamente imbatibles. En esos casos, si un apostante se juega dinero a que ese favorito no gana se hace de oro. Es, por ejemplo, el caso del Real Madrid. El equipo de Zidane suele ganar todos los partidos que juega en el Bernabéu a lo largo de la temporada. Si apuestas a que no gana en uno de esos encuentros que pierde cada temporada la ganancia es notable.

En este momento García Pelayo está desarrollando su método. Él se define como un estudiante en la universidad. Lleva desde el pasado verano dedicándose a esto de manera profesional. Y no le va mal. De momento es conservador y se ha puesto un límite de 20 euros, pero en cualquier momento puede multiplicar esa cifra. En cada carrera que participa se están moviendo medio millón de euros por carrera, aunque hay algunas que pueden hasta el 1,2 millones.

¿Ganas dinero, Gonzalo? Sí -cuenta-. Puede ganar hasta 5.000 euros mensuales. Juega como 30 ó 40 carreras al día (son rápidas y cortas). Gana en dos de cada tres y pierde en la tercera. “La clave del juego es que la probabilidad esté bien compensada con el pago”, asegura. “Otra clave no es ganar muchas veces, sino ganar a la larga”. Por eso García Pelayo explica que el drama de muchos jugadores es que no tienen paciencia y no saben aguantar. Relata que ellos supieron ser pacientes con la ruleta, ya que solo ganaban 1 de cada 3 jugadas.

Gonzalo García Pelayo nos da sus secretos para forrarse con las carreras de caballos

Gonzalo García Pelayo nos recibe en su casa.

¿Y si viene Montoro? ¿Cómo lo declara? Aquí es donde entran en juego Los Pelayos, la familia. Según cuenta el patriarca, “los impuestos y yo no nos llevamos bien”. Se conecta desde su ordenador a una casa de apuestas ubicada en Londres. Lo hace a través de Hong Kong y con una cuenta que maneja su hijo, que reside en Chile y donde es perfectamente legal este tipo de actividad.

Vivir una carrera de caballos en casa de Los Pelayos es una experiencia. Se emocionan, gritan “¡vamos!” y cuando ganan se alegran. Dicen que no les gusta ir al hipódromo por dos motivos: porque no ves nada y porque la expectativa de pérdida es del 20%. Inaceptable para él. “La suerte es la desviación de la expectativa”, pontifica. “¿Tú sabes cuál es la expectativa de la Bonoloto, el Euromillones y el Bingo? Un 30%”. Por eso la Lotería “es un atraco”.

Gonzalo García Pelayo también está mirando a otros deportes, aparte de las carreras de caballos. Por ejemplo, el fútbol. Vio una oportunidad interesante en el Leganés-Betis de la pasada jornada de Liga. Apostó y ganó. También está intentando detectar “partidos interesantes”. ¿Y el tenis? No le interesa. El deporte de la raqueta está muy estudiado y es difícil ganar.

Cómo Los Pelayos se forraron con la ruleta

“The Pelayos” se hicieron de oro en los 90. Les prohibieron la entrada en los casinos, el de Madrid les demandó y años después ganaron el pleito. ¿Cómo lo hicieron? Lo cuenta el protagonista de la historia: “Nosotros pensamos que la ruleta era vencible porque no hay mucha diferencia entre el casino y el jugador. Solamente un 2,7%. Es muy fácil de entender: el casino gana porque de 37 números que hay (36 más el 0), él paga 36 cuando la bola sale y la bola acierta”, relata.

“Entonces como tú tienes una probabilidad de 1 de 37, si te sale el número y te pagan 36, te cuesta 37 unidades recuperar 36 con lo cual hay una que pierde en esas 37. Si nosotros encontrábamos números con probabilidades menores, por ejemplo, 1 de 35 pues ya la ventaja sería nuestra. Pues bien, al final encontramos números que salían 1 de 28, 1 de 32… y por eso ganamos tanto dinero. Lo que hay que hacer es esperar a que de verdad se cumpla el ritmo de ese número”, señala.

¿Pero por qué más probabilidad en una bolas que en otras? “Todo resultó por la imperfección de la ruleta: hay casilleros que son más grandes que otros o tienen los casilleros más laxos que otros que están más duros, y esa es la explicación que le damos, porque evidentemente hay números que de forma significativa salen más veces que otros. Lo que hay que hacer es una radiografía a la ruleta con 5.000 bolas, que es cuando la ruleta empieza a mostrar su alma”, concluye.

lainformacion

Share

Un gráfico terrible: España, Grecia e Italia desaprovechan más del 40% de su fuerza laboral

Ésta es la definición de parado que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) en la Encuesta de Población Activa (EPA). No es lo mismo, como a veces se piensa, que no tener un empleo. Puede haber una persona que desearía trabajar (podría decirse que estaría dispuesta a coger un empleo si se presentara la ocasión), pero que siente que no hay demasiadas posibilidades de encontrar trabajo y no lo está buscando. Pues bien, esa persona no contaría como parada, sino como inactiva.

Todo esto es más o menos conocido, pero no siempre interiorizado. La tasa de paro se toma como “el dato”, la cifra que determina la salud del mercado laboral de un país. Pero en realidad no deja de ser una parte de una foto mucho más compleja. Es una parte importante (mucho, como veremos en este artículo) pero no lo es todo.

Podríamos imaginar, por ejemplo, en un país en el que sólo el 10% de la población trabaja y el resto permanece en las filas de los inactivos. En ese país no habría paro, la tasa sería del 0%, porque nadie estaría buscando un empleo; sin embargo, su situación desde un punto de vista económico-social-laboral sería catastrófica. Y lo mismo si pensamos en un país en el que toda su población esté trabajando, pero la media es de 10 horas de trabajo a la semana por empleado: de nuevo, no habría paro, pero ni mucho menos estaríamos ante un lugar próspero.

Los dos últimos ejemplos son situaciones extremas. En ningún lugar del mundo se produce que haya un 90% de la población inactiva. Pero sirven para hacernos una idea de cómo una cifra (paro) puede ocultar, minimizar o distorsionar lo que pretende explicar.

La siguiente imagen ilustra la idea alrededor de la que gira este artículo. Está sacada directamente del informe sobre empleo que la OCDE realiza cada año entre sus miembros, el club de los países más ricos del mundo, y que se publicó hace unas semanas: OECD Employment Outlook 2018 (página 24)

infrautilizacion-1-ocde.JPG

Como podemos ver, lo que muestra este gráfico es la cifra de lo que los autores llaman “infrautilización” de la población adulta (entre 20 y 64 años) y su evolución entre 2006 y 2016. Para entrar en esta categoría hay tres posibilidades:

  • Estar en paro
  • Estar fuera de la población activa (ni siquiera están buscando trabajo)
  • Tener un empleo a tiempo parcial no deseado (esa persona querría trabajar más horas, pero no encuentra un trabajo que se lo permita)

Como vemos, cada país es un mundo. Hay algunos lugares en los que había más infrautilización laboral en 2006 (antes de la crisis) que ahora. Son los que están por debajo de la diagonal azul. También los hay, la mayoría, que tienen un porcentaje superior en este grupo en la actualidad. Pero hay tres que destacan por encima de todos, los que están en la parte superior del recuadro: Grecia, Italia y España. Son los campeones mundiales (al menos entre los países que mide la OCDE, los más ricos y avanzados del mundo) en “infrautilización” de sus recursos y su situación se ha deteriorado de forma muy acusada desde la crisis. Ahora veremos que para cada uno de ellos hay una causa diferente. Pero la realidad es la misma: los tres están desperdiciando buena parte de su potencial.

Porque lo relevante es esto último. Los economistas hablan mucho de productividad, competitividad, crecimiento… Todo esto es muy importante. Pero la riqueza de un país viene determinada por cuánta gente tiene trabajando y en qué: al final el PIB no deja de ser (de una forma u otra) la suma de lo que cada uno de sus habitantes produce cada año. Y con esa producción es con la que viven y de lo que comen tanto los que trabajan como los que no lo hacen.

Tres gráficos y un problema

Los siguientes gráficos muestran, de forma más detallada, la magnitud del problema y como estos tres países (Grecia, Italia, España) tienen cada uno sus propias características. Por cierto, en este caso son datos de Eurostat por lo que podría haber alguna discrepancia menor con los de la OCDE (preferimos las cifras de la oficina estadística de la UE porque, en estas ratios en concreto, son más detalladas y actualizadas).

infrautilizacion-2-eurostat-actividad.JP

El primero muestra a los países de la UE en función de su tasa de empleo entre los 20 y los 64 años: es el porcentaje de la población de esa edad que tiene un trabajo (es casi lo mismo que la cifra de la OCDE, aunque este organismo amplía el rango de edad a los 15 años y no tiene en cuenta a los estudiantes). Como vemos, España es el cuarto por la cola, tras Grecia, Italia y Croacia. Pero con una peculiaridad: si miramos las barras azules, las que miden la población activa, nuestro país no está tan lejos de otros países ricos de la UE. De hecho, con el 78,9% de población activa entre los 20 y los 64 años, estamos por encima de la media. ¿Cuál es nuestro problema? La tasa de paro: muchos de nuestros activos no encuentran un empleo.

infrautilizacion-3-eurostat-paro.JPG

Esto es lo que puede verse en el segundo gráfico. Griegos y españoles siguen destacando (y por mucho) en lo que hace referencia al desempleo. Si nos comparamos con Italia, el tercero en discordia de este trío de mediterráneos con problemas, vemos que su principal problema están en la población activa. No es que el 11% de tasa de paro en aquel sea baja (ni mucho menos), pero la principal razón por la que la tasa de empleo es tan reducida (el 62,3% de la población de entre los 20 y los 64 años) es porque tiene la tasa de actividad más baja de la UE en esa franja de edad, apenas el 70,1%. O lo que es lo mismo, de cada 10 italianos en edad de trabajar, hay tres que ni siquiera están en el mercado: ya no es que no tengan un trabajo, es que ni se plantean buscarlo.

infrautilizacion-4-eurostat-tiempo-parci

El tercer elemento de la ecuación es la tasa de empleo parcial involuntario. Es decir, trabajadores que tienen una ocupación inferior a las 40 horas semanales porque no son capaces de encontrar un empleo a jornada completa.

Es importante subrayar lo de “involuntario”. Como vemos en el anterior gráfico, algunos de los países más ricos de la UE (Holanda es el mejor ejemplo, pero también destacan Alemania, Austria o Bélgica) tienen porcentajes de empleo a tiempo parcial muy elevados. Muchos más altos, en realidad, que España, Italia o Grecia. Lo que ocurre es que allí esa situación es buscada por el empleado y la empresa. Por múltiples motivos (personales, de estudios, para personas cercanas a la jubilación…) en estos lugares es muy común que un número importante de sus trabajadores lo sea a tiempo parcial. Nadie se sorprende ni tiene por qué ser negativo. El problema de España, Italia o Grecia es que en nuestro caso hablamos de una situación no buscada y que se debe a la pura necesidad: se coge lo primero que se encuentra a mano, aunque sea menos de lo que el trabajador querría.

Hacer las cuentas

Aquí volvemos a lo que decíamos antes sobre la riqueza de un país y lo que producen sus habitantes. Y lo que supone que un 40% de tus potenciales trabajadores no estén en el mercado laboral o lo estén de aquella manera. Además, Grecia, Italia o España tienen otros problemas añadidos; por ejemplo, de productividad. No parece que sean tres países que puedan permitirse desperdiciar de esta manera sus recursos. Las cuentas no salen.

Porque, además, hablamos de países con enormes estados del bienestar, endeudados y cada vez más envejecidos, en el que la población no activa por razones de edad va a seguir creciendo. Y una población dependiente más cara (en términos económicos) que la que sustituye: es cierto que estos países cada vez tienen un porcentaje menor de niños y adolescentes (lo que no es ni mucho menos una buena noticia), lo que podría redundar en algún ahorro en términos educativos; pero a cambio subirá la factura en sanidad-pensiones-cuidados.

Con este panorama, se necesita la aportación de todos los adultos en edad laboral. Entre los 20 y los 64 años, el rango del gráfico de la OCDE, todos deberíamos estar sumando. De hecho, más allá de lo que supuso en términos sociales, éste fue uno de los grandes logros económicos del último medio siglo en lo que respecta a la incorporación de la mujer al mercado. Puede haber excepciones (desde enfermedades graves a personas que están formándose un tiempo para cambiar de sector, o incluso parones en la carrera laboral por cuestiones personales); pero, ¿un 40%?… Eso es insostenible.

libremercado

Share

Las grandes empresas son las que mejor permiten conciliar trabajo y familia

Solo el 20% de las empresas españolas facilita la conciliación laboral más allá de lo establecido por la ley. Según la consultora Mente y Vida, las Pymes son las que tienen mayores dificultades a la hora de fomentar nuevas políticas de empresa. Sin embargo, las grandes corporaciones dan mayores facilidades a sus empleados.

“Que los trabajadores de las Pymes no puedan disfrutar de la conciliación es un problema, ya que supone el 99% del tejido productivo de nuestro país y el 65% de la fuerza laboral. Poco a poco se van sumando a la racionalización de horarios y a otras alternativas de conciliación, pero queda camino por recorrer”, explica Allende Villorejo de Landia.

Según el estudio de la consultora, el 80% de estas pequeñas y medianas empresas está a favor de implantar nuevas medidas, mientras que el 15% cree que de hacerlo podría afectar negativamente a la productividad de su compañía. En el informe van más allá y aseguran que el crecimiento de las bajas laborales en un 52% durante 2017 se pude deber al estrés por la sobrecarga de trabajo.

Las grandes empresas, a la cabeza

Sin embargo, las grandes compañías españolas apuestan claramente por la conciliación con medidas extra. Así, en el caso de las bajas por maternidad, muchas cotizadas dan una o dos semanas más de permiso. En el caso de Google o Mutua Madrileña, por ejemplo, ofrecen hasta 18 semanas por maternidad y entre siete semanas y tres meses por baja paterna, informa Cinco Días. En cuanto a la lactancia, Enagás, Inditex y Mapfre cuentan con salas especiales para que las madres puedan dar el pecho a sus hijos. De igual manera, son varias las compañías que ofrecen días extras por el periodo lactante.

En cuanto al horario, la mayoría de multinaciones ofrecen flexibilidad horaria, lo que supone una reducción de jornada, hacerla intensiva o cambiar las horas de entrada y salida en algunos casos. Enagás, Endesa, Mutua Madrileña, Repsol, Sabadell y Santander, entre otras, también ofrecen la posibilidad de trabajar desde casa, una modalidad cada vez más extendida en Reino Unido, Holanda, Suecia o Dinamarca.

Asimismo, HP, Aena, Caixabank o Inditex ofrecen pagar una parte de la guardería en forma de cheque para ayudar a soportar este nuevo gasto. Además, Mutua Madrileña ofrece una prestación de 100% en los libros de texto de los niños. Telefónica, Vodafone y Mapfre también ofrecen cheques de hasta 813 euros anuales para ayudar a los pagos escolares. Mientras que Axa, por ejemplo, tiene un fondo de solidaridad de 50.000 euros para aquellos padres que tengan que cuidar de un hijo con algún tipo de discapacidad.

libremercado

Share

Cinco productos de Mercadona que son mejores que los de Lidl

Mercadona presume de copar el 25% de las ventas que suman todos los supermercados españoles. La cadena presidida por Juan Roig es el líder indiscutible en el país, aunque su cuota de mercado se mantiene estable a lo largo de los últimos meses. Por el retrovisor aprieta Lidl, que araña clientes a sus competidores mes a mes, pero al que todavía le queda un trecho para igualar estos cinco productos en los que la compañía valenciana es insuperable.

Mercadona gana a Lidl en estos productos

1. El té

Los productos Hacendado ofrece opciones para todos los paladares y bolsillos. Los clásicos té verde o té rojo se pueden conseguir en bolsas de 25 unidades por menos de un euro. No obstante, nuestros preferidos son el japonés té matcha y el té chai de inspiración turca.

2. Las patatas de bolsa

Mercadona hace tiempo que tiene un amplio abanico de posibilidades entre sus snacks. Los más clásicos se deleitarán con las patatas fritas extracrujientes o las crujientes a la sartén. Por contra, los más innovadores pueden probar las de sabor a huevo frito y las sabor a limón y pimienta.

3. Las ensaladas

En la carrera de los superalimentos, la compañía de Juan Roig cuenta con las superensaladas: envases de 200 gramos con base de arroz mediterráneo o quinoa árabe complementadas con verduras como tomates, aceitunas y dátiles. Además, las ensaladas traen una salsa vinagreta para aliñar estos platos que, por 2,9 euros, sustituyen una comida entera.

4. La comida para mascotas

En botes de 400 gramos para gatos y de 1,2 kilos para perros, Mercadona trata, con su comida para mascotas, hacer olvidar el clásico pienso. A su amplia gama de patés añade ahora bocados en salsa para tus mascotas. Y de múltiples sabores: pollo, pavo, verduras, hígado y buey están entre los sabores disponibles.

5. El champú

Por apenas un euro, Mercadona tiene en el mercado distintas variedades de champú, desde los más clásicos a nuestro preferido: el exótico. Ya rozan los dos euros los que cuentan con propiedades reparadores, como el aceite de argán.

economiadigital

Share

Siete de cada diez parados de larga duración con menos de 30 años tiene como máximo la ESO

A más formación más facilidad para encontrar un empleo. Eso es una fórmula que se repite siempre, pero cuando salen estudios que lo corroboran los datos son alarmantes. El informe anual sobre ‘Juventud en España’ elaborado por el sindicato USO revela que del total de parados de larga duración menores de 30 años, el 73% tienen como máximo el título de la ESO, la Educación Secundaria Obligatoria. En cambio, el paro de larga duración entre universitarios es del 7,7%, casi diez veces menos.

Aunque es cierto también que ese empleo para jóvenes universitarios se adecúa «poco» al grado de formación que tienen. «El 55% de los contratos a jóvenes en 2017 fue de menos de tres meses y solo un 8% de la contratación fue estable», ha explicado Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO. De hecho, la tasa de estabilidad entre los menores de 30 años sigue sin llegar a los niveles anteriores a la crisis: en 2008 estaba por encima del 11% y ahora es del 8,2%. Aunque hay que destacar la mejora de casi dos puntos desde que tocó fondo en 2013.

«La tasa de estabilidad ha mejorado desde hace cinco años por la mejora del mercado laboral en general, aunque los datos microeconómicos no son parejo a los macro. Crece el PIB pero no suben los salarios ni se consiguen mejores contratos», ha señalado Moreno. Por su parte, José Luis Fernández Santillana, director del Gabinete de Estudios de USO, ha aclarado que «como cada vez hay menos jóvenes, mejoran las estadísticas. Este es el verdadero problema del futuro de nuestro país».

Con los datos del informe realizado con motivo del Día Internacional de la Juventud que se celebra este domingo, desde el sindicato han pedido que se mejoren las políticas de garantía juvenil para que «se ajusten a la realidad y sean efectivas» y no queden solo supeditadas «a la existencia de fondos europeos».

El «drama» de los jóvenes pensionistas

En España existen 941.585 personas menores de 65 años que son pensionistas no jubilados, es decir, que antes de cumplir 65 años han quedado en situación de incapacidad permanente por accidentes o enfermedades y reciben una pensión del Estado. De ellas, 57.861 tienen menos de 40 años y su pensión media no alcanza los 650 euros mensuales. Esto «condena a estas personas a toda una vida de dependencia absoluta de sus familiares, sin poder emprender un proyecto de vida propio o tener hijos», lamentan desde USO.

Por ello, piden una revalorización de estas pensiones «por encima del IPC», aunque no han concretado exactamente cuánto, para que tengan sueldos «dignos» porque son personas que nunca podrán entrar al mercado de trabajo para ir mejorando sus condiciones económicas. Las estadísticas son negativas: solo el 4% de los pensionistas menores de 30 años tiene capacidad económica para vivir solo y solo el 29% del total tiene autonomía económica.

diariosur.es

Share

Mercadona prevé sustituir todas las bolsas de plástico a lo largo de 2019

Mercadona ha ampliado a 66 supermercados de España la sustitución de las bolsas de plástico por bolsas de papel o de plástico reciclado en su “clara apuesta” por la reutilización de las bolsas con el objetivo de asumir los principios de la Economía Circular y prevé la total sustitución de las mismas a lo largo de 2019, según ha informado la compañía.

En concreto, y tras iniciar en mayo las primeras pruebas en más de una decena de tiendas, la firma de Juan Roig ofrece a los clientes tres tipos de posibilidades para realizar la compra como la bolsa de papel, la bolsa de plástico reciclado en un 50-70% y la cesta de rafia. De esta forma, estas bolsas están disponibles ya en 66 supermercados de las provincias de Valencia, Barcelona, Vizcaya y en la totalidad de los supermercados de las Islas Baleares y Cantabria.

Mercadona ha precisado que tiene previsto ir implantando estas opciones en sus supermercados hasta la total sustitución a lo largo de 2019 y continúa impulsando el laboratorio de pruebas que inició en mayo para fomentar la reutilización de las bolsas, y del plástico reciclado, favoreciendo los principios de la Economía Circular.

Con este laboratorio elimina las bolsas de plástico grandes y pequeñas tras introducir, como alternativa las de papel y unas nuevas reutilizables elaboradas con plástico reciclado en un 50-70%, tal y como se indica en las propias bolsas. Además de estos nuevos tipos de bolsas, que tienen un coste de 10 céntimos en ambos casos, la compañía mantiene como alternativa reutilizable su cesta de rafia (50 céntimos), que desde su incorporación ha contribuido a reducir el consumo.

Mercadona refuerza así su apuesta por la sostenibilidad, compromiso que le llevó en 2011 a ser la primera empresa de su sector en introducir iniciativas para reducir la utilización de las bolsas de plásticos de un solo uso, y un año antes, en 2010, a convertirse en pionera en el reciclado de plástico con proyectos como el abordado conjuntamente con el interproveedor SPBerner para incorporar una nueva línea de menaje (cubos, barreños, palos de escoba y fregonas), fabricada con el plástico recuperado de los invernaderos

libremercado

Share

EEUU estudia implantar el ahorro libre de impuestos que triunfa en Reino Unido y Canadá

El pasado año, Libre Mercado publicó un reportaje especial dedicado al sistema de cuentas de ahorro que han introducido en los últimos años países como Reino Unido y Canadá. Estos vehículos permiten invertir en todo tipo de productos financieros (planes de pensiones, acciones, depósitos, seguros, fondos de inversión, títulos de renta fija…) sin la obligación de pagar impuestos por las ganancias obtenidas.

En ambos casos, existe un tope que limita las aportaciones anuales. Canadá lo instauró en 4.000 euros, aunque luego lo elevó hasta los 8.000. Las islas británicas han sido aún más ambiciosas y han impuesto un umbral dos veces más alto. En Canadá, los derechos se acumulan de un año a otro, para acomodarse a la situación del ahorrador.

España replicó de forma muy limitada este modelo mediante la introducción del Plan Ahorro 5, un vehículo que permite inyecciones anuales de 5.000 euros sin necesidad de pagar impuestos sobre la rentabilidad obtenida. Sin embargo, este vehículo limita significativamente los productos que se pueden contratar y también fija un horizonte temporal obligatorio de cinco años.

En Estados Unidos, sin embargo, un importante grupo de legisladores vinculados al Partido Republicano quiere impulsar una nueva ronda de rebajas fiscales que, entre otras medidas, incluiría la creación de cuentas de ahorro similares a las que ya operan en Reino Unido y Canadá. El proyecto toma como base los planes 401-K, que sirven como complemento a las pensiones públicas, pero elimina la penalización que sufren quienes suscriben estos vehículos y retiran sus ahorros antes de la jubilación.

Aunque no se ha concretado el umbral anual de aportaciones, algunos de los legisladores que secundan esta propuesta discutieron en 2017 la posibilidad de crear un esquema similar al que ahora se discute. En aquella propuesta, las inyecciones permitidas ascendían a 5.500 dólares por año (unos 4.700 euros).

Por otro lado, la propuesta que barajan los congresistas republicanos pretende flexibilizar otros vehículos de ahorro existentes en Estados Unidos. Uno de ellos son las cuentas 529, que permiten acumular fondos para financiar la educación universitaria de los hijos. El objetivo de los conservadores es que sea posible invertir dichas aportaciones en programas alternativos, como la formación profesional o la educación en casa (homeschooling). Además, los republicanos quieren que estos fondos puedan dedicarse a amortizar las deudas contraídas por los estudiantes para financiar su educación.

En la misma línea va la propuesta de permitir que los fondos de pensiones privados sean rescatados sin penalización cuando se den ciertos supuestos, como podrían ser el nacimiento (o la adopción) de un hijo.

libremercado

Share