Carga policial en la comida del PP.VIDEO

El PP no ha tenido un buen recibimiento en Valladolid. Este domingo, cuando ha sido clausurada la convención nacional del partido, miles de personas se han manifestado en la ciudad contra las políticas del Gobierno. Tras finalizar la concentración, un grupo de manifestantes se han reunido frente a la puerta del restaurante La Parrilla de San Lorenzo, donde se encontraban comiendo los altos cargos populares, para continuar con su protesta. La Policía ha terminado cargando contra los manifestantes y algunas personas han resultado heridas.

Cuatro detenidos y varios heridos
Este sábado se ha celebrado otra manifestación para rechazar la celebración en la ciudad de la convención popular  y en la noche dos destacados dirigentes del partido, Carlos Floriano y Alfonso Alonso, fueron víctimas de un escrache en el bar en el que se encontraban.

La manifestación de este domingo ha terminado cuatro personas detenidas y varias heridas cuando cerca de 30 antidisturbios han cargado contra unas decenas de manifestantes que gritaban consignas frente a la puerta del citado restaurante, según informan medios locales, como El Día de Valladolid, así como la web Hablando República.

Según la versión de algunos testigos,  la ación de la Policía ha sido desproporcionada. Izquierda Unida en Valladolid ha confirmado a la citada web que dos de cuatro detenidos, activistas de Stop Desahucios, uno de ellos militante de IU, han tenido que ser trasladados al hospital a consecuencia de los golpes recibidos.

@20m Encarna sufrió un ataque nervioso tras la agresión en Valladolid y le provocó un ictus

Relato de un periodista

Instantes antes de que los antidisturbios comenzaran a cargar, uno de los agentes se acercó a mí y me solicitó agriamente la documentación. Le pregunté la razón por la cual la necesitaba y reiteró su petición con mayor virulencia, sin dejar de mirar hacia mi teléfono. Le expliqué que era periodista y estaba tomando fotos, pero no le importó. Iba a retenerme, cuando de pronto uno de sus compañeros le dijo que había que cargar. Eso me salvó. Irónicamente, fue la violenta disolución de la reunión la que impidió que me requisaran el dispositivo móvil o que me detuvieran.

Acto seguido, reflejé como pude, a distancia, algunas imágenes de la desmedida actuación policial. No está muy bien grabado y en absoluto se observa todo lo que pasó, pero es el único testimonio visual que pude recoger, ya que estaba asustado y temía que me agredieran.

No obstante, el verdadero miedo en el cuerpo me invadió con posterioridad, cuando, una vez que la agresión cesó, me acerqué a los agentes para tratar de recabar su punto de vista sobre los hechos. Algunos simplemente se negaron a hacer declaraciones y no me miraron, pero hubo uno de ellos, un policía joven, de veinte y algunos años, que se fue a por mí. Totalmente fuera de sí y soltando saliva por la boca, colocó sus pies sobre los míos y me gritó. Me pidió la acreditación. Le expliqué que yo estaba allí recogiendo los hechos y que no disponía de acreditación, pues se trataba de unos sucesos que estaban ocurriendo en la calle, no en el contexto de un evento que la requiriera, pero él bramó que yo era un particular. Me conminó a que pusiera pies en polvorosa con una virulencia que pocas veces he visto en persona alguna. Cuando me iba a dirigir a mi casa –continuando por San Lorenzo y Santa Ana en dirección a la Plaza Zorrilla– me bloqueó con sus brazos el paso y me impidió seguir caminando. Tuve que regresar dando la vuelta por la Plaza Poniente y a través del Paseo de Isabel la Católica. Hasta que no llegué a mi casa no me sentí seguro.

Aún ahora, varias horas después, sigo con el miedo metido en el cuerpo. Jamás pensé que en mi propia ciudad mis ojos algún día contemplarían como se apaleaba brutalmente a ciudadanos simplemente por enunciar proclamas de protesta. Nunca imaginé que algún día sobre las calles de mi localidad natal, por ejercer mi profesión, me iban a tratar como a un delincuente. Ni en mis peores pesadillas pude suponer que algún día se me iba a impedir pasear libremente por una de esas calles. Ni siquiera en los más pesimistas de mis augurios me planteé que algún día sentiría auténtico terror provocado por aquellos que supuestamente han de proteger a la ciudadanía. De hecho, no estoy seguro de que escribir esto y colgar las imágenes no me acarree algún tipo de consecuencia negativa. Hoy, por primera vez en mi vida, no me siento seguro en mi país al hacer uso de la libertad de expresión.

Enlace permanente de imagen incrustada

Cuando la protección se transforma en terror

Share Button

Multitudinaria la manifestación contra la ppconvencion.FOTOS

Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Share Button

Escrache a Floriano y Alonso durante la convención del PP.VIDEO

Imagen del vídeo que captó a Floriano y Alonso en un bar de Valladolid en el escrache que le hicieron un grupo de manifestantes

 

El número tres del PP, Carlos Floriano, y el portavoz del Grupo popular en el Congreso, Alfonso Alonso, han vivido en carnes propias los efectos un de escrache cuando este sábado fueron increpados por un grupo de personas en Valladolid, mientras se encontraban en un bar en Valladolid, donde se celebra este fin de semana la convención del PP.

Share Button

Los gobiernos que quieran hacer políticas progresistas no podrán permanecer en el euro

Costas Lapavitsas.

Costas Lapavitsas. Foto: Nuria Alabao

Costas Lapavitsas es profesor de economía en la Universidad de Londres. Tiene muchas esperanzas en Syriza, pero advierte de que su principio de permanecer en la eurozona encuentra serias resistencias dentro de sus propias filas. Lapavistas acaba de estar en Barcelona invitado por la Plataforma de Auditoría Ciudadana de la Deuda, el Observatorio de la Deuda y el Seminario Taifa.

¿Cómo será el voto griego para las europeas?

En este momento hay mucho descontento y rabia, existe al mismo tiempo desesperación y falta de capacidad organizativa. No sé si la gente en Europa lo entiende, pero los griegos están muy frustrados pero también muy desilusionados y se sienten débiles. Es posible que el Pasok –el viejo partido de gobierno socialdemócrata– desaparezca completamente, y Nueva Democracia –el partido de derechas en el poder– sufra importantes pérdidas. Es probable que Syriza crezca y llegue a ser el más votado aunque no sé si podría gobernar en solitario. Es de prever un crecimiento del partido fascista hasta situarse como segundo o tercer partido.

Las elecciones europeas combinadas con las municipales en Grecia –se producirán al mismo tiempo– van a ser un acontecimiento político significativo. Las elecciones europeas pueden suponer una transformación completa del mapa político y electoral griego. Si el voto de la coalición gobernante de la derecha y el Pasok se desploma, será muy difícil para ellos seguir gobernando con estabilidad y llevar a cabo las medidas que exige la Troika.

Y esto sumado a la candidatura de Alexis Tsipras, el líder de Syriza, a la presidencia de la Comisión Europea.

Creo que es un error que Tsipras acceda a la presidencia europea, es muy peligroso. En cualquier caso, es extremadamente importante que Syriza lo haga bien, especialmente si se convierte en el partido más votado en Grecia, porque está generando mucha esperanza, tanto en Grecia como en el resto de Europa. Esto se produce por algunas razones: la izquierda por fin puede ser un actor fundamental, no tiene que ser marginal. Es decir, puede constituirse en una verdadera alternativa de gobierno. Pero hay que tener claro lo que Syriza es capaz de hacer y lo que no.

Syriza tendrá que enfrentar grandes dificultades si es elegida. En parte por su propio funcionamiento interno, su composición, y también por algunos problemas objetivos con los que se encontrará tanto en el país como fuera. Si Syriza no cumple las expectativas, pierde el control sobre su propia formación o no da la talla, la situación para la izquierda será muy complicada. La apuesta es muy alta.

En el 2012, hubo en Grecia un default. A partir de los resultados de este proceso, ¿podemos deducir que el impago es una variable política?

La manera en que los griegos hicieron su default en 2012 es la peor manera posible. Ningún otro país de Europa, o del mundo, debería manejar un default de esa manera. Si se da, ha de ser soberano y tiene que estar pensado desde las necesidades del deudor, no desde las necesidades del prestamista.

El default griego fue organizado por la Troika y por eso fue tan malo. Lo que pasó en Grecia es que el impago fue de la deuda privada y no de la pública. Así que los grandes perdedores fueron los prestamistas griegos, bancos griegos, propietarios de bonos y fondos de pensiones griegos. Como consecuencia, el Estado tuvo que endeudarse otra vez para rescatar a los bancos que estaban en apuros tras el default. Esta debe ser la primera vez en la historia que un país hace un default contra sí mismo, en vez de hacerlo contra prestamistas extranjeros con el objetivo de restaurar su economía. Grecia reestructuró su deuda y complicó aún más su situación. Es increíble. Por lo tanto, el default es un elemento muy importante, pero tiene que ser organizado de otra manera. Tenéis razón, la política aquí es muy importante. La forma política de hacerlo es que sea en interés del deudor con presión desde abajo.

En España la visión más generalizada ahora mismo es que estamos a salvo de esa situación. El Gobierno, basándose en algunos indicadores macroeconómicos positivos, afirma que la crisis ha terminado y que estamos creciendo.

Dos cosas han cambiado en Europa de forma parecida en España y en Grecia respecto a 2010 e incluso a 2012. La primera es que en la periferia el déficit en cuenta corriente ha decrecido por la recesión. Las importaciones descienden, por lo tanto el déficit exterior se ha reducido. Lo segundo es que el déficit presupuestario también ha decrecido por la recesión. Entonces se ha producido cierta estabilización por el lado fiscal y por el de cuenta corriente. Además esta situación se reforzó gracias a la actuación del Banco Central Europeo hace algo más de un año, cuando Draghi dijo que haría lo que fuese necesario hacer. Entonces la combinación entre la contracción del déficit y Draghi estabilizando los mercados financieros ha dado como resultado que no hay una presión inmediata de default. Los mercados financieros se han calmado.

Pero si miramos la economía real podemos ver que en realidad, esta estabilización se ha producido más bien por destrucción: la economía está destruida, el desempleo se incrementa, la recesión está siendo muy profunda. Esto es lo que está estabilizando a los mercados. No es una situación sostenible porque es poco probable que haya un crecimiento rápido que repare las pérdidas. Todas las evidencias indican que las economías de la periferia se estancarán. Esto no es resolver la crisis, sino transformar una aguda crisis financiera en una crisis duradera de la economía real que es lo que han producido las medidas de austeridad

En Grecia se acaba de prorrogar la moratoria por la cual no se puede desahuciar una primera vivienda. La situación en España es distinta, ¿a qué se debe?

En Grecia la situación es bastante turbia. La Troika está presionando en favor de la suspensión de la moratoria para que los bancos puedan deshacerse de algunas de sus inversiones inmobiliarias. Dice que así podrán sanear sus balances para que cuando lo hayan hecho puedan empezar a prestar otra vez. Esta lógica es tan intrincada que no engaña a nadie: los bancos prestarán si les permitimos que echen a la gente de sus casas porque esto es bueno para los balances. Sólo el FMI podría inventar algo así. Es una idea demasiado manufacturada.

El Gobierno griego no quiere suspender la moratoria aunque está bajo presión. Y no quiere hacerlo, no porque sienta simpatía por los propietarios o inquilinos, sino porque se da cuenta de que suspender la moratoria sería dinamita política. Como España, Grecia tiene una de las proporciones de propietarios más altas de Europa. Es una cuestión cultural, asociada a la idea de éxito social. Empezar a echar gente de sus casas porque se retrasan en sus pagos implicaría un incremento enorme de la conflictividad política. Y el Gobierno lo sabe, así que se está resistiendo. Esto demuestra la diferencia de posibilidades de acción política en contextos distintos como Grecia y España.

La posición de Syriza no es la mayoritaria dentro de la izquierda porque se opone a la austeridad pero con una fuerte apuesta por la moneda única y la UE. ¿Qué supone esta postura en el marco político de la UE?

Para mí es exactamente lo que la clase dirigente europea desea. Porque Syriza dice: “Nosotros queremos permanecer en el euro y vamos a permanecer pase lo que pase y además vamos a ser radicales”. Pero clase dirigente sabe que esta opción es imposible. Lo realmente peligroso de Syriza es que contiene una corriente de izquierda radical –un 40% de la coalición– que no está de acuerdo con esta propuesta y que puede llegar a suponer un peligro de ruptura. En otras palabras, Syriza no es un cuerpo político fiable. Es impredecible. Y es esta posibilidad de una radicalización de la coalición lo que preocupa realmente a la clase dirigente europea.

Por otra parte, si Syriza resulta elegida, habrá un crecimiento de las demandas populares, incluso aunque la gente esté pesimista y pasiva. Si hay un Gobierno de Syriza, querrán medidas en relación a sus salarios, pensiones, trabajo, etc, todo tipo de demandas. Esto sí supone una amenaza para la clase dirigente europea. Además, otros países europeos pensarán: nosotros podemos hacer lo mismo. Por eso Syriza encarna una promesa pero también supone un riesgo enorme.

Parece que identifica “izquierda” con la postura que propugna salir del euro. ¿Por qué?

A mi entender, esta postura es la única que abre la posibilidad de hacer políticas de izquierda radical que cambien la relación de fuerzas en favor del trabajo y contra el capital; políticas que son necesarias para restablecer el daño infligido a los países europeos en los últimos años debido a la crisis. Son políticas sensatas, fundamentales, como redistribución, control o nacionalización de los bancos, reorganización de la producción. Estos cambios son imposibles, en mi opinión, dentro de la unión monetaria y significan lo contrario de lo que significa hoy la Unión Europea.

Puedo ser más específico: un Gobierno radical en Grecia debería dejar de pagar una parte importante de la deuda, que de otra manera es insostenible, así como cambiar las políticas fiscales y monetarias. No podemos asumir la austeridad, no podemos apostar por superávits fiscales. Tiene que haber políticas diferentes, que permitan el crecimiento de la economía. Un Gobierno radical debería nacionalizar la banca y crear bancos públicos que dieran soporte a la reorganización de la producción. Si atendemos a estas propuestas, nos damos cuenta de que no pueden darse dentro de la estructura de la unión monetaria hoy.

¿No cree que si llegamos a la situación en la que un Gobierno pueda aplicar esas medidas, la situación política europea habrá cambiado tanto que podría pensarse en cambios en la propia arquitectura de la UE?

A veces la izquierda necesita al Estado nación para proteger los derechos de los trabajadores y los derechos democráticos, y no puede hacerse de otra manera. El Gobierno de Grecia o de Portugal no puede cambiar la estructura de la Unión Europea, pero sí puede intervenir en Grecia y Portugal. Por supuesto, el mío no es un argumento nacionalista. En ocasiones puedes utilizar los mecanismos del Estado nación para crear una corriente internacional.

Si en 2010 se hubiera dado la posibilidad de una serie de gobiernos de izquierda en varios países de Europa hablaríamos, pero ahora ya llevamos cuatro años de crisis. Y en estos cuatro años Grecia ha sido destrozada, Portugal y España están muy mal. No estamos discutiendo sobre casos ideales. Y sabemos que Syriza tiene una posibilidad real de estar en el Gobierno y tiene que decidir qué hacer aquí y ahora.

Si llegas al poder sin un plan, pensando que vas a cambiar la UE, la consecuencia será el caos. Pero sí hay una serie de cosas que puedes hacer. Y tienes que preparar a tu gente, mantenerles informados de lo que es posible. Puedes involucrar a la gente en este proceso, porque al final de ahí es de donde proviene tu fuerza.

¿Cómo se pide que se enfrenten a las consecuencias negativas de un tipo de transición así, por ejemplo, con los costes de volver a una moneda nacional?

Tienen que entender que hay que elegir entre una muerte lenta, que es lo que han estado experimentando, o un shock controlado del que vamos a salir después. Si ese es el caso, el shock y su gestión serán más fáciles: podrás intervenir sobre la circulación monetaria, nacionalizar los bancos y ponerlos bajo control público e imponer medidas para impedir la fuga de capitales. Intervenir en los mercados de petróleo, medicinas y alimentos. Habrá que hacer provisión para cubrir las necesidades inmediatas por un corto periodo de tiempo hasta que la demanda vuelva a normalizarse. Todo esto se puede implementar de forma controlada si el Gobierno de izquierdas está seguro de que tiene que hacerlo.

Gran parte de su trabajo se centra en la financiarización. ¿Puede explicar qué significa y qué consecuencias tiene en el capitalismo contemporáneo?

Financiarización es un término que hace referencia al crecimiento del sistema financiero que podemos ver en el mundo capitalista desarrollado en las últimas tres o cuatro décadas. Un crecimiento enorme de las finanzas, relacionado con el resto de la economía. Al mismo tiempo, hay un aumento del beneficio financiero. Una enorme, inusitada proporción de beneficios proviene ahora de las finanzas. Lo podemos comprobar en los EEUU y en otros países donde lo hemos medido. También sabemos que el tipo de estrato social que obtiene estos beneficios financieros es ahora muy diferente del anterior. Sabemos que hay una pequeña minoría de gente asociada con el sistema financiero que obtiene una buena parte de estos beneficios a través de bonos, salarios y demás, no por prestar dinero, sino como remuneración por trabajar en las finanzas. Esto cambia la estratificación social porque este grupo de gente tiene un gran poder de influencia sobre las políticas públicas.

Mi visión es que esto se produce de forma más profunda de lo que parece y que supone una transformación histórica, una transformación estructural del capitalismo. Podemos descubrir básicamente tres tendencias. Primero, negocios no financieros industriales y comerciales se han financiarizado, lo que supone que no se apoyan tanto en los bancos para sus inversiones y que obtienen beneficios de su participación directa en el sistema financiero. Segundo, los bancos también se han transformado y han empezado a obtener beneficios de otros bancos, tanto apostando en los mercados financieros como prestando dinero a individuos y familias. Y el tercer elemento es que las propias familias e individuos –la gente trabajadora de países desarrollados– también se han financiarizado. Se endeudan más y tienen más activos financieros.

Hay un problema importante y es que los servicios públicos como la educación, la salud, las pensiones o la vivienda –la fundamental– han sufrido recortes, y ahora hay una gestión privada de estos servicios públicos que está mediada por las finanzas. Y por supuesto, no puedes dejar a las finanzas gestionar derechos o necesidades básicas. Por tanto, los salarios están financiarizados, los ahorros están financiarizados y el sistema financiero obtiene beneficios de ellos.

¿Entonces si la financiarización significa un gran cambio en el capitalismo, cómo deben adaptarse las luchas a este cambio?

Esta es una buena pregunta sobre la que la izquierda tiene que empezar a pensar. Porque la historia es importante, tenemos que construir sobre lo que hubo, pero debemos adaptar las luchas a las condiciones presentes y a las transformaciones que ha sufrido el capitalismo. Tenemos que pensar en cómo oponernos a la financiarización y como revertirla. Necesitamos pensar en maneras de restaurar los servicios públicos. Por supuesto, hay que planear cómo revertir la financiarización y cómo crear banca pública, y encontrar maneras de controlar los flujos de capital, poniendo restricciones a su circulación. Y también hay que pensar en formas de reorganizar la economía productiva. Para mí, luchar contra la financiarización, revertirla, es la forma fundamental de luchar hoy contra el capitalismo.

Share Button

marcha de hoy dia 2F en contra del ere cocacola .FOTOS

Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Enlace permanente de imagen incrustada
Share Button

Miles de personas protestan en toda España para pedir «luz a precio justo»

Miles de personas protestan en toda España para pedir "luz a precio justo"

Las manifestaciones han tenido lugar en Madrid, Zaragoza, Barcelona, Alicante, Valencia, Murcia, Santander, Cáceres, Badajoz, Don Benito, Las Palmas, Sevilla, Cádiz, Almería, Granada, Málaga, Jaén, Córdoba, Huelva, Santiago de Compostela, Toledo, Bilbao y Logroño.

Lemas como ´La luz no es un capricho, es una necesidad´, ´La banca está detrás, de la electricidad´, «Se nota que hay usura, detrás de la factura» o «Si enciendo la bombilla, me roban la cartilla», han sido coreados en las manifestaciones, concentraciones y ´performances´ llevadas a cabo hoy.

Estas convocatorias han estado apoyadas por más de 500 organizaciones y, según la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) servirán como punto de partida de una iniciativa global conjunta para la puesta en marcha de una «reforma de la reforma eléctrica».

En el acto se ha reivindicado un manifiesto en el que los consumidores han rechazado seguir asumiendo la deuda de las eléctricas y tarifas «manifiestamente injustas». «Reclamamos cambios inmediatos y urgentes, una reforma en profundidad del mercado eléctrico que cuente con los consumidores y bajo los principios de simplificación y claridad», han señalado.

Asimismo, han añadido a sus peticiones la revisión de los mecanismos de fijación de precios y de todos los costes que se imputan a la tarifa eléctrica; el establecimiento de garantías de un suministro a un precio razonable o la realización de una auditoria independiente del denominado déficit de tarifa, con la participación de los consumidores, que clarifique esta deuda y fije qué parte es legítima.

«Esta movilización conjunta supone la primera piedra en el camino de una reacción global de los consumidores frente a una situación de los consumidores en el mercado eléctrico que constituye uno de los problemas más graves de las familias en España junto a las hipotecas y el alquiler», ha señalado Manuel Pardos.

CENSO DE FAMILIAS

Para las nuevas medidas, Adicae iniciará la elaboración de un censo de las familias a las que se les corta el suministro eléctrico por problemas de pago, para proceder a llevar a cabo actuaciones reivindicativas ante las compañías responsables del corte en todas las provincias donde tengan lugar.

Además la asociación invitará a los usuarios de las compañías que procedan a estos cortes a llevar a cabo acciones de respuesta a través de su consumo eléctrico y cambios de compañía, algo que dada la ausencia de competencia efectiva en el sector en materia de precios no supondrá esfuerzo económico alguno para los consumidores.

Fuente:http://www.diarioprogresista.es/

Share Button

Concentración a las 12h en el Centro Unificado de Seguridad para exigir la libertad de las detenidas hoy en Alcorcon

Enlace permanente de imagen incrustada
Reproducimos el comunicado de @Apoyovecinal, grupo de apoyo a la huelga de recogida de basuras de Alcorcón:
“El grupo vecinal de apoyo a la huelga queremos denunciar la carga policial desproporcionada producida tras la manifestación pacífica que ha transcurrido en la tarde del 1 de febrero en nuestra ciudad.

No es admisible que la policía haya pegado a una niña de 5 años ni que entren en los bares para detener arbitrariamente a personas que nada tienen que ver con lo ocurrido. Algunos locales populares están siendo acosados por la constante presencia policial en sus alrededores. Denunciamos esta auténtica persecución política y caza de brujas contra los vecinos y vecinas de nuestra ciudad.

El alcalde de Alcorcón sigue acumulando tensión social, con su actitud y actuaciones, que está rompiendo la paz social. Es el culpable de todo lo que está sucediendo y hacia donde se encamina la situación de nuestra ciudad. Quiere crear un estado de excepción policial donde nadie pueda discutir todas las medidas políticas y económicas que está adoptando y que tan perjudiciales son para la población.

La nefasta gestión que está realizando en nuestra ciudad exige su dimisión.

Convocamos a todas/os los/as vecinas este domingo 2 de febrero a una concentración frente al Centro Unificado de Seguridad a las 12 horas y a otra concentración frente al Ayuntamiento a las 19:00 horas en apoyo a los/as detenidos/as y por una verdadera democracia.”
Share Button

Jesus Cacho sobre Pedro j. y el periodismo

 

Corría el año 2006, había empezado las vacaciones y mi felicidad, casi completa, quedó de pronto arruinada por una llamada de móvil procedente de Madrid. Enseguida reconocí la voz de Pedro J. Ramírez, y casi de inmediato supe -esa voz quebrada por una tosecilla nerviosa que las situaciones de estrés suelen provocar en él- que aquella no iba a ser una buena noticia. El director de El Mundo, del que me había despedido apenas 24 horas antes, me indicaba que había decidido hacer cambios en el periódico y que eso significaba que mi página de los domingos, la celebrada “Rueda de la Fortuna”, pasaba a mejor vida. No hubo disputa, porque entre las prerrogativas del director de un medio está la de elegir a sus colaboradores. Le di las gracias y añadí algo más: “Pedro, tengo que reconocer que me has soportado demasiado tiempo”.

Imposible echar cuenta de las broncas que, un sábado sí y otro también, generalmente al caer la tarde o en plena cena, cuando el número del domingo iba a entrar en máquina, me enfrentaron a Pedro J. a cuenta de las presiones de éste o aquél poderoso que negaba vehemente o pedía árnica. Un día era Botín, al otro Rato y al siguiente Aznar o su amigo Florentino. Alguna señora de buen ver llegó a decirme, tras una de esas peloteras de la que fue testigo, que “si tú me dijeras la mitad de las cosas que le has dicho a tu director, yo te ponía en la puta calle ahora mismo”. No hubo caso. Pedro J. era y es el mejor de los tres grandes directores de periódico de la Transición –Juan Luis Cebrián (El País) y Luis María Ansón (ABC)- con los que he trabajado. El más periodista. No volví a hablar con él hasta el 3 de marzo de 2011, día en que el Consejo de Titania, editora de El Confidencial, me apeó de la dirección del diario digital que yo había fundado en una maniobra digna de la categoría moral de sus promotores. Cariacontecido, llegué a mi casa a las 3 de la tarde, sin haber dicho a nadie esta boca es mía. Cuál no sería mi sorpresa cuando, 10 minutos después, volvió a sonar mi móvil y, como ocurriera años antes frente a La Lanzada, con Pedro J. al aparato. “Jesús, sé lo que acaba de ocurrirte y solo quiero decirte que aquí tienes El Mundo para lo que quieras. Entre tú y yo no ha pasado nada. Te espero el lunes para trabajar”.

No ha sido el poder político el primer responsable del fango en que hoy chapotea esta noble profesión; han sido los amos del dinero
Hay gestos imposibles de olvidar. Y episodios, como el de la salida esta semana del hasta ahora director de El Mundo, que hacen inevitable una somera recapitulación de la profesión periodística y de las libertades informativas. Como no podía ser de otra forma, el periodismo español está hoy como España, fané y descangallado, pidiendo a gritos cristiana sepultura víctima propiciatoria de sus muchos pecados no expiados. El periodismo y las empresas periodísticas, que en mimética identificación con la orgía de dinero fácil que caracterizó nuestro boom, acometieron operaciones que hoy resultan casi imposibles de imaginar. ¿Cómo explicar que Prisa, editora de El País, pudiera llegar a acumular una deuda de más de 5.000 millones, imposible de amortizar a todas luces con la capacidad de generación de caja del negocio? ¿Cómo entender que Unidad Editorial (El Mundo) pudiera pagar 1.100 millones por el grupo Recoletos –origen de las angustias que hoy atenazan a UE-, dinero con el que 20 años antes, quizá menos, don Jaime Castellanos, el guardián del secreto, hubiera podido hacerse con el control de los 7 grandes bancos españoles?

Periodismo achicado y envilecido

El periodismo español se ha rendido sin luchar. Ha hecho algo peor: lisonjeado por el poder, se ha bajado las calzas hasta los zancajos para que pudieran darle a conciencia, decidido a participar en el general festín de estos años de vino y rosas, con dejación de su función primigenia, que no es la de derribar presidentes de Gobierno o intentarlo, no, sino la mucho más humilde de salir a la calle a buscar noticias, contrastarlas y publicarlas, a ser posible en su integridad. Si el periodismo español no hubiera aceptado el pacto de silencio tejido tras la muerte de Franco en torno a las actividades de Su Majestad el Rey, origen de las corrupciones que hoy deslegitiman a la mayoría de nuestras instituciones, seguramente la infanta Cristina no tendría que acudir dentro de unos días a declarar ante un juez de Palma, y mucho menos hacerlo escondida de la gente del común. Con todo, si me apuran, diría que no ha sido el poder político, tan omnipresente en España, el primer responsable del fango en que hoy chapotea esta noble profesión. Han sido los amos del dinero, los poderes económico-financieros, los que han ido tejiendo la tela de araña en la que forceja hoy, atrapada, la libertad de informar.

Es verdad que España, a diferencia de países anglosajones de renombre, no ha contado nunca con editores vocacionales, esos apellidos que pasan de generación a generación al frente de sus medios. Pudo serlo Jesús Polanco y sus herederos, hoy desaparecidos del mapa. El editor ha sido aquí un ave de paso siempre dispuesta a utilizar sus medios para hacer negocios colaterales con banqueros de rumbo o empresarios de postín. Me lo advirtió Joaquín Estefanía, a poco de desembarcar en El País, primeros ochenta, cuando un día se enteró que estaba intentando chequear una información con uno de los hermanos March: “A esos, Jesús, mejor que los dejes en paz”. Los March eran, como otros muchos, socios de don Jesús. El proceso de concentración del poder económico-financiero en unas pocas manos, fenómeno capital apenas estudiado, ha resultado mortal de necesidad para la profesión y para las libertades informativas, incluso para la salud de la democracia. Hoy, siete u ocho grandes señores, al frente de sus respectivas empresas y bancos, controlan el 90% de la publicidad de la que se nutren todos los medios, desde el que pilota un acorazado hasta el que navega en ruin charca. La situación de dependencia del sector frente a este ramillete de ilustres es tal, que hablar de independencia o presumir de “periodismo de investigación” no pasa de ser una broma de dudoso gusto. Es la pura verdad.

Hablar de independencia o presumir de “periodismo de investigación” no pasa de ser una broma de dudoso gusto
Ante panorama semejante, el periodismo se ha achicado, se ha envilecido. Las fronteras entre información y propaganda se han difuminado. Sobran ilustres columnistas con un pie en cada lado de la trinchera. Juntaletras hay que por la mañana escrutan la cuenta de resultados de Repsol y por la tarde visitan Repsol dispuestos a pasar la gorra con la recortada bajo el sobaco. Personajes de medio pelo escriben duras críticas contra el Gobierno –atizarle a Rajoy sale gratis, sobre todo ahora que la publicidad institucional brilla por su ausencia-, pero tiemblan de emoción cuando un consejero delegado del Ibex les pasa la mano por el lomo. Hay una corrupción peor que la del dinero, que es la corrupción moral. La cobardía. Son las miserias de una profesión que ha olvidado que al periodismo no se viene a hacer amigos. Tampoco a hacerse rico. Lo dijo de otra forma Horacio Verbitsky: “Del lado bueno de las cosas se encarga la oficina de prensa; de la neutralidad, los suizos; del justo medio, los filósofos; de la justicia, los jueces. Los periodistas nos encargamos de contar aquello que alguien no quiere que se sepa. El resto es propaganda”.

La pinza entre el poder político y el financiero

Pedro J. no tiene amigos en la profesión, pero se ha hecho rico con ella. Él encarna como nadie las miserias de este oficio y buena parte de su “gloria”. Ocurre que, desde hace bastantes años, Pedro J. Ramírez no hacía periodismo, sino operaciones de Poder, con mayúscula. Hábil donde los haya, él mismo se ha encargado de retroalimentar su leyenda haciéndonos creer que su despido ha sido político, aunque cuesta imaginar a don Mariano, el presidente que menos mano ha metido en la profesión, tomándose la molestia (¡uf, qué lío!) de urdir su despido. Más importancia han tenido las maniobras orquestales de aquel ramillete de barones del dinero. Que a estas alturas, y seguramente para agradar a Moncloa, los grandes capos de un grupo de empresas y bancos se conciten para financiar una compra que a su vez implicará la salida de tal o cual periodista, habla a las claras de la confusión de roles y la pésima salud de nuestra democracia. Pedro J. conoce la operación al detalle (“Y así, Amor, en vano intenta/ tu esfuerzo loco ofenderme:/ pues podré decir, al verme/ expirar sin entregarme,/ que conseguiste matarme/ mas no pudiste vencerme”), y queda emplazado para contarla. Ahí te quiero ver, torero. Su salida, en todo caso, estaba cantada a la luz de la pésima situación de las cuentas de UE, un negocio que, al contrario de lo que ocurre con Prisa, cuya generación de caja es positiva, empieza a drenar recursos al minuto siguiente de levantar la persiana cada 1 de enero. Los italianos de RCS necesitaban sacar el canario para poder vender la jaula, operación que ahora será más fácil acometer con Abadillo, un periodista incoloro, inodoro e insípido, al frente de El Mundo.

Se avecinan grandes cambios en la esfera de las empresas periodísticas, todas en pérdidas. Pero, con ser importante el proceso de consolidación que parece inevitable en el sector, mucho más lo es, en términos de calidad democrática, la recuperación del prestigio de la profesión y la renovación de sus votos de independencia en el altar de la mancillada diosa Verdad. Hoy, la información, la palanca que a lo largo de la Historia de la humanidad ha dado o quitado Poder, sigue siendo la commodity más cara, la más valiosa. Socializar la información, arrebatarla a los poderosos para hacerla accesible a la sociedad, es la función más noble que le cabe a este oficio y, si me apuran, la única. Pero el periodismo no se salvará solo. Se levantará o perecerá con España, hermano con su suerte, cónyuge de su destino. Para hacerlo posible necesitará también el apoyo, la colaboración, el convencimiento en tal sentido de los poderes del dinero antes denunciados. Un periodismo libre y responsable en una sociedad moderna es sinónimo de país serio, sólido, rico, donde a todos, banqueros, músicos y filósofos, les irá mejor. Esta y no otra es la razón de ser de un medio liberal como Vozpopuli. Consciente de las dificultades por las que atraviesa esta querida España, estoy convencido de que el futuro de la profesión está hoy en manos de las nuevas generaciones de periodistas, los jóvenes que, sin las heridas del tiempo, libres de filias y fobias, se baten el cobre en las trincheras de las redacciones digitales, ansiosos por hacer realidad el cambio que reclama este castigado país.

Share Button

Incidentes callejeros en Alcorcón se saldan con 15 detenidos y 14 policías heridos

Quince personas han sido detenidas y catorce policías nacionales han resultado heridos durante la protesta de esta tarde por las calles de Alcorcón -Madrid- contra los despidos de 19 interinos en el Ayuntamiento y por la posible privatización de la recogida del vidrio.

Fuentes de la Policía Nacional han informado a EFE de que entre los detenidos hay dos menores, 3 mujeres adultas y diez varones adultos, y que los heridos presentan todos ellos heridas de carácter leve. Las detenciones se han producido por atentado a agente de la autoridad, desórdenes públicos y por daños a mobiliario urbano.

Los incidentes se iniciaron tras una protesta convocada por los sindicatos CCOO, CGT, UGT y CSI-F a la que han asistido dos mil personas según el Ayuntamiento. AL final de la manifestación un grupo de personas, según fuentes municipales, «ha desperdigado bolsas de basura» ante el dispositivo de seguridad de Policía Nacional y Municipal, momento tras el cual se ha producido la intervención de los agentes.

CCOO lamenta «los escarceos»

Un portavoz de Comisiones Obreras, Luis Muñoz, ha lamentado, en declaraciones a Efe, «los escarceos» que se han producido en torno a las nueve de la noche, ya que el acto había discurrido hasta entonces sin incidentes.

Entre las frases más repetidas, los participantes han coreado «Hoy la basura está en Valladolid», en referencia a la presencia del alcalde,David Pérez, en la convención nacional del PP; «David Pérez, nadie te quiere» o «Alcalde, escucha, el pueblo está en la lucha»

“El grupo vecinal de apoyo a la huelga queremos denunciar la carga policial desproporcionada producida tras la manifestación pacífica que ha transcurrido en la tarde del 1 de febrero en nuestra ciudad.

No es admisible que la policía haya pegado a una niña de 5 años ni que entren en los bares para detener arbitrariamente a personas que nada tienen que ver con lo ocurrido. Algunos locales populares están siendo acosados por la constante presencia policial en sus alrededores. Denunciamos esta auténtica persecución política y caza de brujas contra los vecinos y vecinas de nuestra ciudad.

El alcalde de Alcorcón sigue acumulando tensión social, con su actitud y actuaciones, que está rompiendo la paz social. Es el culpable de todo lo que está sucediendo y hacia donde se encamina la situación de nuestra ciudad. Quiere crear un estado de excepción policial donde nadie pueda discutir todas las medidas políticas y económicas que está adoptando y que tan perjudiciales son para la población.

La nefasta gestión que está realizando en nuestra ciudad exige su dimisión.
http://aupaalcorcon.net/las-vecinas-no-son-los-criminales-alcorcon/

Convocamos a todas/os los/as vecinas este domingo 2 de febrero a una concentración frente al Centro Unificado de Seguridad a las 12 horas y a otra concentración frente al Ayuntamiento a las 19:00 horas en apoyo a los/as detenidos/as y por una verdadera democracia.”

Enlace permanente de imagen incrustada
Share Button

Revelan el secreto de las serpientes voladoras.VIDEO

Serpiente voladora

Las inusuales serpientes voladoras, que habitan en las selvas del sudeste asiático, son capaces de lanzarse desde los árboles y planear en el aire.

¿Y cómo lo hacen? Cambian radicalmente la forma de su cuerpo para generar las fuerzas aerodinámicas necesarias para realizar su hazaña, según un estudio publicado en la revista especializada Journal of Experimental Biology.

«La serpiente definitivamente no es un planeador intuitivo. Cuando la miras, dices ‘esa cosa no debería ser capaz de volar’. Y con la configuración normal de su cuerpo eso es probablemente cierto», dijo Jake Socha, investigador de la universidad Virginia Tech, Estados Unidos, y autor de este trabajo.

«Pero cuando entra en el aire, cuando despega y salta desde una rama, transforma su cuerpo de forma masiva».

Los investigadores sostienen que ahora entienden cómo estos reptiles pueden planear por la jungla en lugar de caer en picada al suelo.

«Al saltar, se aplana desde justo detrás de la cabeza hasta donde empieza la cola. Lo que hace es rotar sus costillas hacia adelante, hacia la cabeza, y hacia arriba, hacia la columna vertebral», explicó Socha.

«Y esto hace que sea mucho más ancha –dobla su anchura– y esto produce esa forma de sección única».

Además del cambio de forma, la culebra mueve la cabeza para volar..
Según Socha, la serpiente produce una fuerza aerodinámica comparable con la que crea el ala de un aeromodelo, o avión de tamaño pequeño.

Los científicos creen que el animal combina la transformación física con una danza ondulante en el aire para volar por lo alto de los árboles.
«Mueve la cabeza de un lado a otro, así pasa ondas por el cuerpo y parece que estuviera nadando en el aire», expresó Socha.

Los investigadores dicen que el secreto de las serpientes voladoras podría inspirar el desarrollo robóticos de máquinas capaces de reptar, trepar y planear.

Os recordamos que si comprais en amazon.es, lo podeis hacer a traves de nuestra web y ayudareis a mantenerla sin ningun coste para vosotros.Gracias

http://www.youtube.com/watch?v=rCjfvxk4q_Q

Share Button