Así son las mascarillas del CSIC que estarán en el mercado la próxima semana

El primer medio millón de mascarillas FFP2 para protegerse del coronavirus producidas con material filtrante a partir de nanofibras por un equipo de investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) llegará al mercado español la próxima semana. Coronavirus, última hora, en directo.

Estas mascarillas podrán ser utilizadas por la población durante varios días y también están pensadas para profesionales sanitarios, personal de líneas aéreas y para fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, en cuyo caso la recomendación es usar una al día.

Mercadona, Dia y Lidl venden las mejores mascarillas de un solo uso y Consum, la mejor reutilizable

Mercadona, Dia y Lidl venden las mejores mascarillas de un solo uso y Consum, la mejor reutilizable

Se estima que se fabricarán alrededor de 800.000 unidades en julio, hasta cuatro millones al mes en agosto y septiembre y a partir de octubre 11 millones a la semana, según informa la delegación valenciana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El material ha sido desarrollado por el IATA, centro del CSIC, junto con Bioinicia S.L., empresa de base tecnológica del CSIC, para filtros de mascarillas FFP1, FFP2, FFP3 y quirúrgicas a partir de nanofibras en el marco de los proyectos aprobados por la plataforma Salud Global del CSIC y la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) como iniciativas para abordar la pandemia de la covid-19.

La próxima semana llegará al mercado español el primer medio millón de mascarillas producidas con este material filtrante, y a lo largo de las próximas semanas también se comercializarán en Alemania y Latinoamérica.

La lista de las 101 mascarillas que no protegen contra el coronavirus

La lista de las 101 mascarillas que no protegen contra el coronavirus

Estas mascarillas cuentan con la certificación especial CPA FFP2 que Europa ha lanzado para resolver la emergencia que se creó al interrumpirse el comercio de ciertos materiales de filtración que provenían principalmente de China, y han sido certificadas por DEKRA y APPLUS+.

José María Lagarón, del CSIC, ha afirmado que alcanzar niveles de FFP2 en fabricación es muy complejo sin el uso de la tecnología convencional y solo la empresa Bioinica S.L. puede ofrecer este tipo de infraestructura a nivel nacional y en otros países de Europa para fabricar este tipo de mascarillas.

Bioinicia S.L. es cotitular junto con el CSIC de la patente de la tecnología, y de sus redes de distribución que suministran a organismos públicos, farmacias y supermercados.

La iniciativa del CSIC va destinada a crear una red de fabricantes de calidad a los que servir soporte para los filtros

Según el CSIC, esta iniciativa no pretende competir a medio y largo plazo con los fabricantes de mascarillas ya existentes sino crear una red de fabricantes de calidad a los que servir el filtro o las máquinas industriales para hacerlo.

Esta tecnología presenta bastantes ventajas frente a la tecnología tradicional y además es igual de económica o más que esta. Se espera que varias empresas españolas lancen al mercado unas mascarillas sanitarias y quirúrgicas lavables utilizando este filtro, y además están a punto de cerrar un acuerdo de distribución con una gran empresa que distribuye en Latinoamérica, Canadá y EEUU, para comercializar entre dos y cuatro millones de mascarillas durante los meses de julio y agosto, ha anunciado Lagarón.

Este grupo de investigación también ha desarrollado un modelo de filtro antimicrobiano y otro biodegradable, que llegarán al mercado en septiembre. A partir de septiembre, todas las mascarillas hechas con el filtro de Bioincia S.L., denominado PROVEIL, serán por defecto antimicrobianas.

EFE

Share Button

La banca se parapeta con 16.000 millones para la tormenta perfecta

La banca se ha parapetado con casi 16.000 millones de euros en provisiones para afrontar la tormenta perfecta que se avecina por el coronavirus, que en el caso del sector financiero se traduce en un incremento de la morosidad y una caída de la actividad por menores peticiones de créditos.

Aunque en el sector confían en que la senda de la recuperación siga, como en los meses de junio y julio y se vuelva a los niveles de negocio previos a la crisis a finales de este año o principios del siguiente, el temor a que los rebrotes lleven a nuevos confinamientos es creciente. Y esta situación tumbaría los escenarios que manejan los banqueros, ya que las consecuencias son impredecibles.

Con este panorama y con un más que probable ascenso de los impagos, la banca española ha incrementado sus dotaciones en 15.699 millones, a falta de conocer los datos que publicarán Unicaja y Abanca. De esta hucha, más de 7.600 millones corresponden a provisiones genéricas vinculadas estrictamente a los cambios de estimaciones económicas derivadas de la pandemia.

Tambores de fusión en la banca ante un empeoramiento de la economía

Tambores de fusión en la banca ante un empeoramiento de la economía

El volumen es más del doble de los importes que el sector venía destinando a esta partida. Y no se quedará ahí. Para la segunda mitad de este 2020 tan complejo de gestionar, los consejeros delegados de las principales entidades han avanzado que las dotaciones tendrán que seguir al alza, aunque prevén cifras ligeramente inferiores a las desembolsadas hasta junio.

Esta hucha servirá al sector para cubrir los agujeros que empezarán a producirse a partir de ahora, una vez que las medidas, como las moratorias de préstamos, dejen de tener su efecto. Estros agujeros se producirán como consecuencia de los impagos de préstamos por parte de los clientes y se sucederán, en principio, hasta finales de 2021, cuando se alcance un pico de la morosidad.

Distintas previsiones

En lo que difiere el sector es en los niveles que alcanzarán dichas insolvencias. Mientras que hay entidades que no esperan que supere el 5%, como en el caso del Sabadell, otras elevan el ratio hasta cerca del 10%. Los analistas van más allá en sus predicciones y sostienen que podría llegar hasta un 12% de la cartera de financiación.

Los banqueros han venido destacando estos días la capacidad que tiene el sistema en la actualidad, a diferencia de la crisis de 2008, para asumir los golpes de la pandemia. Además, han resaltado que en estos momentos los clientes están también en una situación diametralmente distinta, con unos menores niveles de endeudamiento y una mayor solvencia.

Integraciones

Pese a esta mejor posición de partida, nadie duda de que algunas entidades podrían llegar a necesitar ayudas para sobrevivir, tal y como ha advertido el BCE recientemente. Por ello, parece que las fusiones están más cerca de lo que en un principio se podría esperar. Aunque de manera pública las grandes entidades, en general, se descartan como protagonistas de esta nueva concentración del sector, en el mercado se da por hecho que su inicio será más pronto que tarde. Sobre todo si la presión del supervisor se acrecienta.

En los últimos días, tan solo Liberbank y Bankia han admitido que están dispuestas a explorar negociaciones con otros grupos para poder afrontar el futuro y elevar la rentabilidad, al menos en este momento. En el caso de Bankia, para devolver las ayudas de 2012.

El consejero del Sabadell, Jaime Guardiola, consideró este viernes que es lógico pensar que las integraciones ayudan a acelerar los recortes de los costes, una palanca ahora vital, pero señaló que en su caso y en la mayoría de entidades en lo que se trabaja en la actualidad es en adoptar las medidas necesarias para salir de la crisis de manera airosa y ayudar a los clientes. «En reflexiones de operaciones corporativas no estamos», indicó el directivo, palabras que han sido compartidas por casi todos sus homólogos.

Ajustes millonarios

Los agujeros para el sector no solo han venido en forma de provisiones. Los dos principales bancos se han visto obligados a deteriorar la valoración de los fondos de comercio en diferentes filiales, lo que les ha colocado en pérdidas históricas. Estos ajustes han obedecido a menores expectativas de negocio en dichos mercados, destacando EEUU y Reino Unido.

El Santander ha presentado sus primeras pérdidas contables, cercanas a los 11.000 millones, y BBVA ha publicado unos números rojos de más de 1.000 millones. Este último espera terminar 2020 con ganancias. Ambas cifras han supuesto que el conjunto del sector haya experimentado pérdidas conjuntas de 11.438 millones. El resto ha compensado con beneficios positivos, pero estos han sido más bajos que en 2019 en todos los casos.

eleconomista

Share Button

Los contagios en España se multiplican por ocho 40 días después del fin del estado de alarma

El coronavirus SARS-CoV-2, invisible, altamente contagioso y letal para determinadas personas, nunca se ha ido de España. El 20 de junio, cuando se levantaron las principales restricciones a la movilidad y a las actividades socioeconómicas, se detectaron 334 nuevos contagios. Cuarenta días después de finalizado el estado de alarma, los casos diagnosticados entre el 29 y el 30 de julio pasado fueron 2.789, ocho veces más. Por esa razón, las comunidades autónomas con más contagios imponen ahora confinamientos parciales y prohibiciones al ocio nocturno contra la expansión de la enfermedad.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, utiliza una frase de su homólogo italiano, Roberto Speranza, para explicar la situación actual: “Hemos dejado atrás la tormenta, pero todavía no hemos llegado a un puerto seguro”.

España llegó a registrar más de 8.000 contagios diarios en la tormenta de los meses de marzo y abril, pese a que entonces había limitaciones para hacer pruebas y solo se detectaron los casos más graves. La mitad de los 200.000 diagnosticados hasta mayo ingresó en el hospital.

Ahora se hacen casi 300.000 pruebas a la semana (más del doble que hace tres meses); se han detectado más de 14.000 positivos en los últimos siete días y, de ellos, menos del 10% ha ingresado en el hospital; el 60% de los nuevos infectados es asintomático, algo que hace solo tres meses era imposible de descubrir porque la mayoría de las personas a las que se hacía la prueba manifestaba problemas de salud relacionados con el virus. De hecho, recalca un médico de atención primaria, “durante las primeras semanas se pedía a la gente con síntomas leves que se aislara en su casa, pero no se le hacía la prueba de la PCR [la más lenta, pero la más fiable]”.

En la tormenta, los hospitales llegaron a contar hasta 950 fallecidos al día (1 de abril); ahora las 17 comunidades registran menos de 10 muertes diarias, y Sanidad sostiene que, según su método de cálculo, ni siquiera se registran 10 fallecimientos a la semana.

En la tormenta, las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales tuvieron que duplicar y triplicar su capacidad en determinadas comunidades (Madrid y Cataluña, principalmente) y llegaron a tener cerca de 3.000 enfermos muy graves a la vez; ahora hay 250 infectados en las UCI. Más de 30.000 personas estuvieron hospitalizadas a la vez en toda España; hoy apenas suman 2.000.

Pese a esta situación, la expansión del coronavirus en algunas zonas de tres comunidades autónomas (Cataluña, Aragón y Navarra), amenaza con meter a España en una nueva tormenta. Aragón contaba el viernes (últimos datos disponibles) hasta 380 casos diagnosticados por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, casi el doble de los que tuvo en los peores días de la pandemia. Cataluña tiene cifras preocupantes (145 casos por 100.000 habitantes), pero lejos de las registradas en los primeros días de abril (248); Navarra también registra datos graves —casi diez veces más infectados que hace solo un mes—, pero con 144 casos por 100.000 habitantes se queda lejos de los 336 que llegó a tener en el peor momento de la crisis sanitaria.

Incidencia de la covid-19 durante el mes de julio

Incidencia acumulada (casos por cada 100.000 personas) en los últimos 14 días

5

25

50

75

100

1 de julio

8 de julio

15 de julio

22 de julio

29 de julio

Aragón

Navarra

Cataluña

35,5

16,9

15,9

Aragón

Cataluña

C.-La Mancha

35,9

25,7

12,0

Aragón

Cataluña

Navarra

62,9

51,4

24,3

Aragón

Navarra

Cataluña

192,6

91,4

89,5

Aragón

Navarra

Cataluña

354,7

144,3

137,6

PV

PV

PV

PV

PV

CAN

CAN

NAV

NAV

NAV

NAV

NAV

GAL

GAL

GAL

CYL

CYL

CYL

CYL

CYL

LR

LR

ARA

ARA

ARA

ARA

CAT

CAT

CAT

ARA

CAT

CAT

MAD

MAD

MAD

MAD

MAD

CV

CV

EXT

EXT

EXT

EXT

CLM

CLM

CLM

CLM

CLM

BAL

BAL

BAL

AND

AND

MUR

MUR

CAN

CAN

Canarias

La Rioja

Asturias

2,2

2,2

0,0

La Rioja

Canarias

Asturias

1,9

1,0

0,1

Cantabria

Canarias

Asturias

2,6

1,6

0,7

Canarias

Galicia

Asturias

5,6

4,7

1,2

Canarias

Galicia

Asturias

7,0

6,9

3,7

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Este crecimiento exponencial de los contagios no preocupa en exceso a Illa, quien sostuvo el pasado jueves en el Congreso de los Diputados que “no hay ninguna zona descontrolada, de momento”. “Los brotes más preocupantes en Zaragoza y Barcelona están en fase de control”, aseguró.

El epidemiólogo Alberto García-Basteiro, investigador en el Instituto de Salud Global de Barcelona, admite que las tasas de contagio de Aragón o Cataluña son preocupantes, pero opina que no se pueden sacar conclusiones catastrofistas mediante una simple comparación con los datos de hace tres meses, en los peores momentos de la crisis. “Ahora ha mejorado mucho la detección de los casos, hay más recursos, sabemos a qué nos enfrentamos y tenemos ciertos frenos para evitar la transmisión. Si hubiéramos contado entonces con la capacidad de detección y el grado de alerta que tenemos ahora, posiblemente la curva de contagios sería completamente diferente. La transmisión que reflejan los mismos casos diagnosticados ahora y en abril es muy diferente”, señala.

Un médico intensivista que atiende en un hospital de una comunidad donde el brote ha crecido en las últimas semanas señala que la situación es, de momento, tranquila y está bajo control. Llegaron a tener las 300 camas del centro ocupadas por infectados, pero a finales de junio se quedaron sin pacientes de la covid-19. Ahora han vuelto los ingresos, tienen una decena de contagiados y solo uno de ellos está en la UCI. “Los casos que llegan son menos graves que hace solo tres meses; los enfermos son más jóvenes, aunque también tenemos alguno de más de 80 años. Estamos mejor preparados, conocemos mejor el tratamiento médico que más beneficios aporta, y no tenemos que usar el mismo material de protección tres días seguidos, como teníamos que hacer antes, con lo que hay menos riesgo de contagio entre los sanitarios”.

Una tasa de mortalidad muy baja por una mayor detección

El último estudio epidemiológico del Instituto de Salud Carlos III señala que entre el 10 de mayo y el 19 de julio se han diagnosticado en España 35.482 casos de covid-19, de los que solo el 7% (2.480) necesitó hospitalización. En este periodo murieron 228 personas (el 0,65% del total de los infectados). La tasa de mortalidad de España vinculada al número de casos diagnosticados (288.522) y al número de muertos a los que se pudo hacer la prueba (28.445), es casi del 10%, una de las más altas de Europa. Pese a los últimos datos, el epidemiólogo García-Basteiro no cree que la letalidad del SARS-CoV-2 haya cambiado y lo explica así: “Lo único que hay detrás de este dato de baja mortalidad es una mayor detección. Estamos detectando más casos, hay mucho caso leve y mucho caso asintomático que antes no diagnosticábamos. Sabemos que la letalidad, si somos capaces de diagnosticar absolutamente todos los casos, es relativamente baja. Si aplicamos la letalidad sobre los casos graves, que eran los que llegaban a los hospitales durante marzo y abril y los que se diagnosticaban, la tasa será mayor”.

El ministro Illa coincide con esta interpretación: “Según los estudios de seroprevalencia que hicimos, en España hay 2,4 millones de contagiados y según nuestras cifras de fallecidos con covid hay 28.000 muertos, que son poco más del 1%”.

Focos de contagio bajo vigilancia

Illa sostiene que el crecimiento de los contagios se concentra principalmente en reuniones familiares y locales de ocio nocturno. “Es muy difícil en un bar de copas cerrado, a altas horas de la noche, tener la mascarilla puesta”, explica. Los casos importados, otra fuente de riesgo de contagio, no constituyen un problema relevante, según el ministro. “Entre el 22 y el 28 de julio hemos detectado solo 143 casos importados”, lo que supone un 1% del total. “En la Comunidad de Madrid se han detectado 7.000 casos desde el 11 de mayo y el número de contagios importados no llegaba al centenar. Aquí no tenemos el problema ahora, lo cual no quiere decir que no podamos actuar el día de mañana”.

Varias personas en la discoteca Opium de Barcelona, el pasado 1 de julio.
Varias personas en la discoteca Opium de Barcelona, el pasado 1 de julio. JUAN BARBOSA

La experiencia con el tratamiento de determinados brotes ha sido positiva, según Sanidad. En A Mariña (Lugo), el problema se detectó un 24 de junio y el 2 de julio acumulaba 105 casos positivos. La Xunta de Galicia decidió cerrar el 6 de julio la comarca (14 municipios, 70.000 habitantes) durante cinco días. El ministro de Sanidad recuerda otros casos que se pudieron controlar tras adoptar las comunidades algunas medidas urgentes, como ocurrió en un brote hospitalario en Euskadi, otro en una nave de Castilla-La Mancha donde se concentraban 500 temporeros o el registrado en un velatorio de Almería.

Las diferencias entre comunidades

Madrid y las dos comunidades que la abrazan, Castilla-La Mancha y Castilla y León, son tres de los territorios más golpeados por la epidemia de SARS-CoV-2. Sin embargo, el crecimiento exponencial de contagios en España desde que terminó el estado de alarma y se levantaron todas las prohibiciones de movilidad ha afectado menos a esas tres autonomías. Otros lugares, como Cataluña, Navarra o el País Vasco, también sufrieron en marzo y abril los efectos de la expansión del brote infeccioso y ahora padecen un grave aumento del número de contagios.

Desde que España dejó de estar bajo el estado de alarma, Castilla-La Mancha y Castilla y León apenas han experimentado crecimientos significativos en su tasa de contagios. En Madrid, el aumento ha llegado en la última semana, pero aun así está en unos registros (44,86 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días) que son la cuarta parte de los que notifica Cataluña. Mientras los hospitales de Madrid cuentan 185 enfermos de covid-19 (llegó a tener 15.000), Cataluña comunica 700; mientras que Madrid tiene 30 personas muy graves atendidas en UCI, en Cataluña superan las 100.

El epidemiólogo García-Basteiro no tiene una explicación precisa para estas diferencias. Hace mes y medio comprobó en una visita a Madrid que el uso de mascarillas estaba mucho más extendido que en Cataluña, cuando en aquella fecha no era obligatorio en ninguna de las dos comunidades. “Ese tipo de cosas me chocó. ¿Tiene impacto? Hombre, si el 90% de los que viven en Madrid lleva mascarilla y en Cataluña es una proporción menor, pues es posible que el grado de alerta, de respeto a las medidas recomendadas, explique algo de las diferencias que existen, aunque no lo explique todo. Es una amalgama de factores y hay que tener en cuenta que un brote se puede producir de una manera muy sencilla, en una reunión familiar donde una persona esté infectada. Y si además esa persona se va después de discotecas…”.

Medidas preventivas para combatir el crecimiento de los contagios

El ministro de Sanidad tiene una receta para controlar la expansión del virus que repite insistentemente estos días: “Las tres emes, Metros de distancia, Manos lavadas y Mascarilla”. Después de gestionar en España el mayor problema sanitario que ha vivido el mundo en el último siglo, Illa ha sacado conclusiones: “¿Cómo se para la pandemia? Con confinamiento. Y cuanto más duro sea el confinamiento, antes la paras. He leído en el libro de un amigo que se publicará en los próximos días que la pandemia del siglo XXI se ha combatido con herramientas del siglo XVII, y es verdad. ¿Qué tienes que hacer cuando la has controlado? Pues detectar precozmente, vigilar y hacer seguimiento de los casos”. Hay comunidades que se afanaron en potenciar su red de vigilancia y seguimiento, como Castilla-La Mancha, que dispuso un equipo de 420 enfermeras de vigilancia epidemiológica, una por cada 5.000 habitantes, como recomienda la Organización Mundial de la Salud, para hacer un seguimiento a los contagiados y a sus contactos. Otras comunidades mucho más pobladas, como Madrid, no se prepararon igual de bien y hay menos de la mitad de vigilantes que en Castilla-La Mancha para 3,5 veces más población.

elpais

Share Button

Los científicos alertan que el tiempo se agota para contener una segunda oleada del virus este mes

España logró aplanar la curva durante el confinamiento, pero ya es el país donde la epidemia resurge con más fuerza. El virus ha vuelto a circular con la misma capacidad de contagio que en marzo. No estamos aún en la segunda oleada, pero los cinco expertos consultados por ABC advierten de que se acaba el tiempo. Critican la inacción durante meses y reclaman acciones coordinadas entre las comunidades.

Ismael Huerta es epidemiólogo y ha dirigido la estrategia que ha contenido el virus en Asturias
Ismael Huerta es epidemiólogo y ha dirigido la estrategia que ha contenido el virus en Asturias – ABC

«Puede ser necesario tomar medidas de restricción de movimiento»

¿España está ya ante una nueva ola de la pandemia?

No podemos decir que España está en una nueva ola de la pandemia por el momento. Solo en algunas zonas concretas se ha llegado a establecer una circulación poblacional del virus pero, en prinicpio, son zonas localizadas (aunque puedan ser algo grandes). Todos estamos pendientes de ver como evoluciona la situación, que no deja de estar dentro de los esperable en una situación con un amplio movimento de personas y turistas.

¿La situación es similar a la de marzo?

La situación se parece un poco a la de marzo, en el sentido de que la difusión inicial del virus se manifiesta en forma de brotes, pero se diferencia mucho en que ya tenemos bastante experiencia con este virus, y las capacidades de detección y respuesta han mejorado sustancialmente. Todos los servicios sanitarios tienen planes de contingencia para poder responder a un aumento de los casos, incluyendo casos graves.

¿Qué se ha hecho mal para que la curva se haya disparado tan rápido?

La situación actual viene claramente de que han finalizado las restricciones al movimiento de las personas, pero el virus sigue con nosotros y, por tanto, el aumento de la movilidad hace que aparezcan más casos en muchas zonas diferentes. No es que se haya hecho mal alguna cosa, es la consecuencia directa de establecer una cierta normalidad (la nueva normalidad) en la vida de las personas. Hemos visto que las restricciones al movimiento de las personas y la interaacción social han conseguido controlar la primera onda epidémica, pero son medidas tan extraordinariamente duras tanto para las personas como para la economía, que no se pueden mantener durante mucho tiempo.

abc.es

Share Button

Más de 20.000 negacionistas se manifestaron en Berlín criticando las restricciones de una «pandemia fingida»

A pesar de que el número de as infecciones en Alemania han aumentado en las últimas semanas hasta tal punto que el Instituto Robert Koch se mostraba “muy procupado” por la propagación del virus, miles de personas se manifestaron el sábado en la capital contra la política de control de la pandemia del Gobierno de Angela Merkel y no precisamente porque haya rebrotes.

Alemania hará pruebas de coronavirus gratuitas para los viajeros que regresan al país


Alemania desaconseja viajar a Cataluña, Aragón y Navarra por los rebrotes descontrolados

Bajo el lema “El fin de la pandemia – el día de la libertad”, esta última frase es el título de una película de Leni Riefensathl sobre el congreso del partido nazi NSDAP en 1935, se manifestaron miles de personas contra lo que consideran un complot. La pandemia del coronavirus sería una mentira creada por los gobiernos para controlar a la poblaciónAlgunos van más allá y aseguran que con la vacuna se trataría de implantar un chip en la población para controlar todos sus movimientos. Otros aseguran que la vacuna modificaría el genoma humano.

La manifestación fue convocada por la iniciativa de Stuttgart “Querdenken711” pero también los partidos nacionalista Alternativa por Alemania (AfD) así como el partido neonazi NPD habían llamado a acudir a la protesta. Buena parte de los protestantes vinieron en autobuses desde Baden-Württemberg. Según datos de la Policía de Berlín se manifestaron unas 20.000 personas por el centro de Berlín. La televisión pública de Berlín Rbb informaba de que entre los manifestantes se encontraban personas con ropa que les identificaba como neonazis y los manifestantes llevaban banderas de Alemania y banderas del Reich alemán. El senador de interior de Berlín Andreas Geisel del partido socialdemócrata SPD aseguró que “los más diversos grupos de extrema derecha han llamado a la protesta”.

Demonstration against the government's restrictions amid the coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in Berlin
La Policía bloquea a los manifestantes durante la marcha contra las medidas impuestas por el coronavirus/Foto: FABRIZIO BENSCH/Reuters

Muchos de los participantes no respetaron las reglas de seguridad de control de la pandemia como las mascarillas y la distancia social, por lo que la Policía, con un millar de funcionarios, disolvió la manifestación en la Puerta de Brandenburgo entre gritos de los manifestantes. La policía comenzó a disolver a los manifestantes a través de los altavoces, pero al final tuvo que bajar a los organizadores del escenario que habían montado y cientos de personas trataron de entrar en el Reichstag, traspasando en algunos casos los cordones policiales.

La protesta ya ha tenido consecuencias legales: “A causa de que no se respetaron las medidas de higiene hemos puesto una denuncia contra la persona que registró la protesta”, explicaba un portavoz de la Policía en Twitter.

Algunos manifestantes llegaron a intimidar e insultar a personas que llevaban mascarilla.

El Ministro de Sanidad Jens Spahn de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) criticó la protesta en Twitter, asegurando que también durante la pandemia han de ser posible las protestas, “pero no así”. Las reglas de higiene, las mascarillas y la distancia social han de ser respetadas, recordó.

La copresidenta del SPD Saskia Esken denominó a los manifestantes “covidiotas” en dicha red social y aseguró que los manifestantes, al no respetar las reglas, “ponen en peligro no sólo nuestra salud, sino también nuestras victorias para con la pandemia y para la reactivación de la economía, la educación y la sociedad”.

También hubo contraprotestas en Berlín del grupo “Berlín contra la derecha” y de las “abuelas contra la derecha” en la Plaza de París y junto al Monumento al Holocausto. En Twitter aseguraron los organizadores que unas 300 personas participaron en dicha protesta bajo el lema “ni un paso a los teóricos de la conspiración”.

Demonstration against the government's restrictions amid the coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in Berlin
Dos manifestantes aplauden durante la marcha contra las medidas impuestas por el coronavirus en Berlín/Foto: CHRISTIAN MANG/Reuters

Las protestas de los “coronoicos”, como se le conocen en Alemania, tuvieron su epicentro en Stuttgart a raíz del confinamiento parcial decretado por el gobierno en abril. Con el fin de muchas medidas de contención, así como la apertura de comercios y fronteras las protestas se habían reducido a unos pocos cientos de personas del núcleo duro de las teorías del complot. La nueva protesta viene a avivar un debate que no se toma en serio ni en los medios de comunicación ni en la política porque no se basa en hechos demostrados ni basados en estudios científicos.

Mientras tanto, los casos de coronavirus se han doblado en los últimos días, mientras los dos últimos meses los casos se mantuvieron constantes en alrededor de unas 200 a 300 infecciones diarias, desde hace dos semanas los casos diarios han pasado a los 800-900. Este sábado se comunicaban 950 casos nuevos y el número de reproducción ha pasado a batir la marca de 1, que es el límite por debajo del cual el Gobierno asegura que ha de mantenerse para que la pandemia no provoque que el sistema sanitario se vea sobrepasado.

Cientos de brotes diferentes en todos los estados alemanes preocupan a las autoridades en este momento, que achaca el aumento de las infecciones a fiestas privadas de todo tipo, a los viajeros que vuelven del extranjero y a la relajación de la sociedad en relación a las medidas de seguridad.

larazon

Share Button

Menos satisfacción sexual pero más valor a la pareja: así es el sexo postpandemia

Sed creativos con las posturas sexuales y las barreras físicas, como muros, que permiten el contacto sexual mientras evitan el contacto cara a cara”, dice la guía publicada por la ciudad de Nueva York (Estados Unidos) el pasado mes de junio para mantener relaciones sexuales seguras en tiempos de coronavirus. “Llevad mascarilla, evitad besaros y no os toquéis los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar”, recomienda. “Tú eres tu pareja sexual más segura. La siguiente persona más segura es alguien con quien vivas”, prosigue la guía, que también ofrece consejos si se opta por el sexo en grupo: “Elegid espacios amplios, más abiertos y ventilados”.

“Tiene sentido que, como soltero, también desee tener contacto físico. Es muy importante que minimice el riesgo de coronavirus durante la intimidad y el sexo”, explica la guía Coronavirus y sexualidad publicada por el Ministerio de Sanidad holandés en mayo. “Quedad siempre con la misma persona para tener contacto físico o sexual, siempre que no tengáis la enfermedad. Aclarad bien a cuántas personas estáis viendo. Cuanta más gente veáis, más probabilidades hay de expandir el coronavirus”, señala la guía.

En España no se ha publicado nada similar. Tanto epidemiólogos como sexólogos dudan de la utilidad de estas recomendaciones y de la existencia de un ‘sexo seguro’ en plena pandemia. No obstante, saben que la gente ha seguido y seguirá manteniendo relaciones sexuales haya o no coronavirus de por medio. Aunque (casi) todo será diferente.

“Por muchas relaciones sexuales que tengas en verano, nunca va a ser comparable al riesgo de contagio por tener una socialización ‘normal’ sin mascarilla”

“Es muy difícil que pueda haber relaciones sexuales de forma segura libres de contagio”, opina el epidemiólogo Pedro Gullón. “Al mismo tiempo, me cuesta pensar en poner barreras a ello”, añade. Javier Padilla, médico de atención primaria y coautor de Epidemiocracia junto con Gullón, coincide con su colega. “Está claro que si te besas con alguien, el riesgo de infección existe, pero también hay que pensar bien cuál es el rol social de la Salud Pública y tener cuidado con hasta dónde nos metemos en la vida de la gente”, apunta. “Cuando vi la guía de Nueva York me pareció un disparate. Creo que está fuera de lugar, por ejemplo, hablar de posturas sexuales en las que no haya contraposición de cara”, sostiene.

“Tenemos que ser muy conscientes de la escala. Nadie tiene relaciones sexuales con 30 personas en un día, sin embargo sí puedes tener contactos cercanos con 30 personas en un día. Por muchas relaciones sexuales que tengas en un verano, nunca va a ser ni mínimamente comparable al riesgo de contagio que vas a tener si haces una socialización ‘normal’ sin mascarilla”, afirma Javier Padilla.

“Un antes y un después” en la vida sexual de la gente

Para Noemí Casquet, periodista especializada en sexualidad y autora de Zorras (Ediciones B), “la forma de tener relaciones sexuales ha cambiado, al igual que ha cambiado nuestra forma de interactuar con la gente”. Francisca Molero, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), lo corrobora: “La vida sexual de los españoles ha cambiado con la pandemia, y va a cambiar más, según el tiempo que estemos en esta situación”. “Hay un antes y un después, aunque sea simplemente en la parte más superficial y visual, con la mascarilla, que hace que los cuerpos y las expresiones cambien”, asegura.

Debajo de esa parte superficial hay más. “Durante la pandemia, ha disminuido en general la satisfacción sexual de las personas”, afirma Molero. “Desde la Academia Internacional de Sexología Médica, hicimos una encuesta online entre más de 5.000 personas, y se vio que la satisfacción sexual había disminuido en un 50%”, explica. Los sexólogos lo achacan a diversos factores, entre ellos la ansiedad y el estrés. “Tampoco es lo mismo compartir una casa de 200 metros cuadrados con dos personas que vivir con otras cinco en un piso de 60 metros. Ni es lo mismo estar acompañado de hijos adolescentes que de hijos pequeños, o directamente solos”, matiza la sexóloga.

“La incertidumbre, la ansiedad, el miedo a la muerte o al contagio… eso hace que no estés en las mejores condiciones para disfrutar del sexo”

No obstante, el estudio reveló que incluso en las parejas que vivían en unas condiciones ‘adecuadas’, también había disminuido la satisfacción sexual. “La incertidumbre, la ansiedad, el miedo a la muerte o al contagio, la preocupación por tu familia… eso hace que no estés en las mejores condiciones para disfrutar del sexo”, argumenta Molero.

Una de las conclusiones más curiosas que se desprenden de esta encuesta es que las personas con mayor satisfacción sexual eran las parejas que no vivían juntas. “Esto podía producirse por muchos motivos, pero, entre otros, era porque tenían sexo virtual. Las nuevas tecnologías les permitieron mantener y aumentar las ganas, el deseo y la excitación”, cuenta Molero.

Las ‘apps’ para ligar no son lo que eran

A Noemí Casquet no le pillan por sorpresa estos resultados. “Las aplicaciones para ligar han aumentado su uso y sus descargas durante el confinamiento. Parece que la gente estaba aburrida y se metía a estos mundos de internet”, comenta. “También se ha descubierto que las conversaciones se alargaban. Antes decías: ‘Hablamos, nos vemos y ya está’. En ese momento, como el estado de alarma prohibía salir de casa, había que hablar de algo”, explica.

Una pareja abrazada en el paseo del Muelle Uno de Málaga, el pasado 15 de julio.
Una pareja abrazada en el paseo del Muelle Uno de Málaga, el pasado 15 de julio.

Carmela, una joven madrileña que llevaba dos años sin usar Tinder, se reconoce en este perfil. Al verse confinada con sus padres y con pocas posibilidades de socialización, se descargó una aplicación para ligar para “hablar con alguien”. Después de tres o cuatro semanas de poca actividad, llegó “un match interesante”. “Empezamos a hablar muchísimo”, recuerda. “Creo que los dos estábamos tan aburridos que teníamos siempre el móvil a mano. Nunca había hablado tanto con una persona por una aplicación”, asegura. Durante la desescalada, decidieron verse y, de momento, la relación sigue.

“Ahora va a ser muy difícil que dos personas tengan relaciones sexuales en la primera cita”

“Antes de la pandemia, se tenía la sensación de que las aplicaciones para ligar eran sólo para tener relaciones sexuales, y esto era casi de obligado cumplimiento desde la primera cita”, explica Francisca Molero. “Esa presión creaba muchas veces angustia y problemas, y había gente que se sentía muy insegura o que se había cansado de tener relaciones sexuales poco gratificantes porque no llegaban a conocer a la persona con la que se acostaban”, cuenta.

“Ahora, en cambio, va a ser muy difícil que dos personas tengan relaciones sexuales en la primera cita, porque la gente se fía menos de alguien que no conoce y tiene miedo al contagio. Y eso, de alguna manera, va a permitir tener tiempo para conocer un poco mejor a la otra persona”, sostiene Molero, que considera que este cambio puede llegar a ser “positivo”.

Carmela le da la razón a la experta. “Creo que si no me hubiera gustado tanto el chico, probablemente no habríamos quedado en persona. Si asumí el riesgo, era porque me gustaba mucho”, apunta la joven.

Ganan las parejas estables

A Francisca Molero no le convencen las guías mencionadas al principio de este artículo: “No es realista hacer una guía de sexo seguro, al menos de momento”. También duda de que las recomendaciones de usar mascarilla en el sexo esporádico lleguen a calar, aunque confía en la “creatividad” del ser humano. “Seguramente saldrán propuestas para enfrentarnos a esto de una forma original, y de alguna manera la mascarilla se tendrá que incorporar, aunque ahora nos cueste imaginarlo”, opina.

Eso en cuanto al sexo casual; por su parte, las parejas estables “adquieren un plus” en esta situación, sostiene Molero. “Se refuerzan”, añade. “Si la pareja se ha llevado bien, el confinamiento ha servido para aumentar el vínculo, en cuanto a recibir y dar soporte, en cuanto a cuidar y dejarse cuidar. Esto es un plus de seguridad. Y cuando le das valor a algo, intentas enriquecerlo”, argumenta.

“Es posible que las relaciones sexuales de parejas estables, en todas las edades, acaben siendo más trabajadas y más gratificantes que lo que han sido hasta ahora, porque ahora se les da más valor”, señala Molero.

“Es posible que las relaciones sexuales de parejas estables acaben siendo más trabajadas y más gratificantes que hasta ahora”

Pero hay tantos tipos de relaciones como de personas, recuerda la presidenta de la FESS. Concretamente, en esta situación de pandemia le preocupan los más jóvenes, los solteros de edad avanzada y las personas del colectivo LGTBI, aunque por diferentes motivos.

“Nos enfadamos mucho con los adolescentes y con los jóvenes cuando los vemos por la calle en grupos, juntos y sin mascarilla. Pensamos que son unos inconscientes, y es cierto, pero están en otro proceso vital”, explica Molero. “Como adultos, tenemos la misión de intentar hacer que se conciencien, pero ¿cómo le vas a decir a un adolescente que no toque a alguien cuando se enamora? Eso es muy, muy difícil. Va a ser muy complicado que cambien estas cosas, aunque probablemente con el tiempo lo harán”, sostiene.

Los peligros del aislamiento

A la sexóloga le preocupa también que, al poner tanto el foco sobre los jóvenes, estos “se sientan culpables” y les afecte de una forma más profunda en un momento en el que “ellos tampoco lo están pasando bien”.

Por otro lado, Molero piensa en los homosexuales, transexuales o intersexuales que no habían salido del armario con su familia y en marzo tuvieron que volver a casa por el confinamiento. “Lo han pasado realmente mal”, afirma. “De alguna manera, han reprimido quiénes son. Y tampoco sabemos qué tipo de repercusión va a tener esto”, advierte.

“Como en el tema de las enfermedades de transmisión sexual, hay adolescentes que se dejan llevar y corren riesgos y otros que, por el contrario, se vuelven muy obsesivos, e incluso pueden desarrollar conductas fóbicas”, ilustra la presidenta de FESS, al tiempo que pide a las autoridades tenerlo en cuenta “a la hora de mandar mensajes”.

“Mucha gente renunciará a buscar pareja por temor al contagio, y hay que asesorar a estas personas, hay que quitarles el miedo”

“Si un mensaje sólo está basado en el miedo, habrá personas a las que les sirva, pero a otras las bloquea. Pienso en la población madura, en personas de más de 50 años. En ese grupo de edad, las parejas estables saldrán reforzadas, pero para las personas separadas, viudas o solteras va a ser muy complicado buscar pareja”, explica Molero. “Mucha gente renunciará a ello por temor al contagio, y hay que asesorar a estas personas, hay que quitarles el miedo. Se trata de darles la información científica sin potenciar que se aíslen”, afirma.

Javier Padilla también trata de poner en contexto estos miedos. “Ante una relación sexual esporádica en vacaciones, me parece que a día de hoy sigue siendo más preocupante el contagio de sífilis, herpes, gonorrea y VIH que el de coronavirus”, apunta. “El impacto en salud sería mucho más fuerte si el esfuerzo dedicado en decirle a la gente que tenga relaciones de forma más distante se empleara en seguir insistiendo en que usen preservativo”, opina el médico.

Noemí Casquet está de acuerdo con Padilla. “Si estamos tan preocupados por ponernos mascarilla y lavarnos las manos, también deberíamos estar muy preocupados y preocupadas en ponernos preservativo, porque hay otros virus que puedes contraer y acarrear toda tu vida”, recuerda. “Ojalá todo esto nos cree más conciencia sobre las infecciones de transmisión sexual (ITS) y seamos más conscientes de que los virus existen. Y que cuando follemos, follemos con más respeto hacia la persona, hacia su ser, no sólo hacia sus genitales”, señala.

Frente al miedo a cualquier contagio, la masturbación siempre puede ser un buen aliado. Francisca Molero está convencida de que “la masturbación, tanto masculina como femenina, se va a reforzar”. “Creo que este tiempo ha servido para que las personas se autoconozcan más y valoren la importancia de tener una actividad sexual sana”, opina. Como decía la guía neoyorquina, “tú eres tu pareja sexual más segura”.

huffingtonpost.es

Share Button

Los millennials sólo pueden alquilar sin compartir en Extremadura y Castilla-La Mancha

i en Aragón ni en La Rioja ni en Murcia. Tampoco en Cantabria, Asturias y en otras diez comunidades autónomas. Al joven de entre 24 y 35 años con ingresos medios que quiera alquilar sin compartir sólo le quedan dos opciones: Extremadura y Castilla-La Mancha. En las dos regiones no pagará más del 30% de su salario mensual en el alquiler.

Lo del 30% no es casual. El Banco de España considera que un esfuerzo mayor «comienza a limitar considerablemente la capacidad de gasto y ahorro de los hogares»El Independiente ha tomado como referencia este porcentaje para conocer cuáles son las regiones con los alquileres más asequibles para los jóvenes. El análisis se ha realizado con los datos de Idealista sobre el precio del metro cuadrado en alquiler y el tamaño medio en cada CCAA de las viviendas arrendadas.

Comunidad autónomaPrecio en euros por metro cuadrado (m2)Tamaño medio de las viviendas alquiladas (en m2)
Andalucía8,882
Aragón7,875
Asturias7,475
Baleares13,190
Canarias10,270
Cantabria7,980
Castilla-La Mancha5,683
Castilla y León6,980
Cataluña14,876
Comunidad Valenciana7,990
Extremadura5,387
Galicia7,180
Madrid15,372
Murcia6,690
Navarra8,694
País Vasco1279
La Rioja6,690

Datos por comunidades autónomas del precio medio del m2 en alquiler y del tamaño medio de la vivienda arrendada. Fuente: Idealista

En España nos cuesta independizarnos. La edad media de emancipación en Europa es de 26 años. Los españoles abandonan su hogar de toda la vida a los 29,5 años. La Oficina Europea de Estadística (Eurostat) únicamente coloca a otros seis países por encima nuestro. En esa etapa, de los 24 a los 35 años, un joven cobra de media en España 1.615 euros al mes, según el INE. Es decir, sólo podrá dedicar un máximo de 484,5 euros al alquiler si quiere respetar esa ‘regla del 30%’.

De esta forma el mapa queda enormemente reducido. Sólo en dos de 17 autonomías se paga de media menos de 484,5 euros al mes. Un joven sí podrá alquilar una vivienda en Extremadura sin la ayuda de otro compañero. Ahí un metro cuadrado sale a 5,3 euros. Como el tamaño medio de los pisos es de 87 m2, el inquilino pagará 461 euros mensuales.

Un poco más caros, pero asequibles, son los alquileres en Castilla-La Mancha. Los 464,8 euros al mes por una vivienda de 83 metros cuadrados no suponen ni un tercio de los ingresos medios de un millennial.

¿Y por 80 euros más?

Por los motivos que sea, un joven puede no querer mudarse a Extremadura o Castilla-La Mancha. Ya sea por trabajo, relaciones o, simplemente, por estar alejado de su tierra natal. Existen, en cambio, otras siete comunidades donde podría alquilar sin gastarse más del 40% de su salario (646 €). Eso sí, ya estaría rebasando el límite aconsejado.

En Castilla y León, por ejemplo, por un piso de 80 m2 se pagarían 552 euros al mes. 555 en Asturias por uno de 75 m2. En Galicia 568 por alquilar un alojamiento de 80 m2. El tamaño medio en Aragón también está en 75 m2, aunque habría que abonar 585 euros. Más caros son los alquileres en Murcia y La Rioja (594 €) y en Cantabria (632 €).

Las CCAA menos asequibles

El resto de comunidades son menos asequibles para los millennials. En todas ellas tendrían que dedicar al menos casi la mitad de su salario. Es el caso de la Comunidad Valenciana (711 €), Canarias (714 €) o Andalucía (721,6 €). Sí quieren asentarse en Navarra (808,4 €) o el País Vasco (948 €) pagarán entre un 50 y un 60% de sus ingresos totales.

Pero dónde peor lo tienen los jóvenes para alquilar sin compartir es en Baleares, Cataluña y Madrid. En estas regiones el metro cuadrado está más caro. En Baleares se sitúa a 13,1 euros, por lo que por una vivienda de tamaño medio (90 m2) se pagarían 1.179 euros. Los alojamientos en Madrid suelen ser más pequeños, de 72 m2. Pero cuestan más. Por tanto, de 1.615 euros de sueldo, 1.101,6 se esfumarían en el arrendamiento. Para un piso de 76 m2 en Cataluña habría que desembolsar al mes 1.124,8 euros.

elindependiente

Share Button

“El socialismo participativo es un escenario abierto para la crisis que se avecina”. Entrevista a Thomas Piketty

“Hace tiempo que dejamos de imaginar otro sistema”, aseguró el economista, autor del libro Capital e Ideología, entrevistado para Il Manifesto por Roberto Ciccarelli. “Todo el modelo económico debe ser repensado, de manera más equitativa y sostenible después de la pandemia”, señaló Piketty.

Los grandes disturbios político-ideológicos acaban de comenzar. En su último, monumental, libro Capital e ideología Thomas Piketty los observa a partir de una idea orientadora contra las antiguas y las nuevas desigualdades que se derivarán de la crisis desencadenada por la pandemia de Covid-19. El economista francés habla de un “socialismo participativo” cuyo objetivo es realizar una transformación radical del modo de producción capitalista y de su régimen de la propiedad, que debería transformarse en una “propiedad social y temporal que también puede requerir también una reforma constitucional”. En esta perspectiva, el tan comentado regreso del estado de bienestar a la escena adquiere una connotación política precisa. Piketty considera que se trata de transformar el antiguo Estado de bienestar restableciendo una fiscalidad equitativa y un régimen financiero internacional para que los más ricos y las grandes empresas puedan contribuir en la medida de lo necesario.

A este cambio se une también una nueva regulación global para garantizar la sostenibilidad social y ecológica de este replanteamiento. “No hace falta decir– señala Piketty– que tal transformación requiere muchos cambios de opinión. Por ejemplo, ¿están dispuestos el presidente francés Macron y el presidente estadounidense Trump anular los recortes fiscales a los más ricos decididos al inicio de su mandato?”.

En los primeros meses de la nueva crisis, el Estado se utilizó en todo el mundo como asegurador contra los daños de la pandemia a la salud, a las empresas y a los trabajadores autónomos. ¿Es suficiente para reducir las desigualdades del pasado y otras que se producirán mañana?

 La crisis económica y social provocada por la emergencia sanitaria mundial demuestra la violencia de las desigualdades sociales y la necesidad de cambiar el sistema económico. La seguridad social  puede ayudar a amortiguar el shock, y su ausencia puede exacerbar la crisis, como está ocurriendo hoy en los Estados Unidos. Pero no será suficiente: todo el modelo económico debe ser revisado, de una manera más equitativa y sostenible.

¿Por qué cree que es necesaria una reforma fiscal progresiva de los impuestos sobre la renta y el patrimonio?

La fiscalidad progresiva es una de las instituciones que ha contribuido a reducir las desigualdades en las sociedades ricas a lo largo del siglo XX, garantizando al mismo tiempo su prosperidad. En los Estados Unidos, el tipo impositivo aplicado a los ingresos más altos fue, por término medio, del 82% entre 1930 y 1980, lo que no impidió la prosperidad, sino todo lo contrario. En los años 80, Reagan estableció la tasa a más del 28% con la esperanza de estimular la innovación y el crecimiento. Como resultado, la desigualdad explotó, los multimillonarios prosperaron. Y el crecimiento se ha reducido a la mitad: 1,1% anual de crecimiento de la renta nacional per cápita entre 1990 y 2020, frente a 2,2% entre 1950 y 1990 y 2,1% entre 1910 y 1950. Históricamente, la prosperidad viene de la educación y la igualdad, no de una búsqueda desenfrenada de desigualdad y de agotamiento de los recursos. En mi libro propongo hacer un balance de la historia de la progresividad fiscal y avanzar en esta dirección, tanto a nivel nacional como europeo, permitiendo a los países que lo deseen votar por mayoría a favor de un suplemento de la progresividad fiscal europea sobre rentas y riquezas muy elevadas.

También hablas de “una renta de 120 mil euros para todos” y el establecimiento de un ingreso básico. ¿Cómo construir una alianza capaz de apoyar la lucha política que será necesaria para construir el “socialismo participativo”?

Para empezar, creo que es importante hablar sobre el sistema económico que queremos. Después de la caída del comunismo, dejamos de pensar en otro sistema. Pero esto es esencial hoy si queremos salir de las desigualdades sociales y climáticas producidas por el hipercapitalismo. El «socialismo participativo» que apoyo se apoya en tres pilares esenciales: la justicia educativa, que es real y verificable; el reparto del poder a través de nuevos derechos de voto para los trabajadores en las empresas; y la circulación permanente de la riqueza, con un impuesto progresivo sobre el patrimonio y las sucesiones. Actualmente, en Italia o Francia, el 50% más pobre tiene solo el 5% del total de activos inmobiliarios, financieros y profesionales, contra casi el 60% para el 10% más rico y casi el 25% para el 1% más rico. .

Tras el dramático colapso de todas las economías ¿tendremos que esperar al crecimiento y la recuperación de las fuerzas del mercado para lograr una reforma fiscal verdaderamente justa?

No hay nada radical en el sistema que propongo: quien no herede nada (actualmente el 50% más pobre) recibiría 120 mil euros, y quien herede un millón de euros recibiría de todos modos 600 mil euros.

Considerando el nivel de injusticia social, ¿crees que es suficiente?

Si quiere mi opinión, podríamos ir incluso más lejos. Los partidos socialdemócratas han perdido el electorado popular porque han abandonado toda ambición de redistribución.

Criticó el plan de recuperación de Ángela Merkel y Emmanuel Macron porque no tiene fondos suficientes y porque no prevé una democratización de la política europea. ¿Se han resuelto estos problemas con el “Fondo de recuperación” propuesto por la Comisión Europea?

No, porque el problema democrático básico persiste. Debemos alejarnos de la regla de la unanimidad y la opacidad. Seguimos trabajando con los Consejos Europeos que deciden a puerta cerrada y, a menudo, a través de negociaciones secretas. Esto causará enormes problemas a la hora de acordar el monto de los préstamos, la naturaleza de los gastos autorizados y los impuestos comunes que deben aplicarse. Tenemos que crear una asamblea europea, como la Asamblea Parlamentaria Franco-Alemana creada el año pasado, en la que se puedan tomar decisiones mayoritarias para decidir el nivel del plan de saneamiento, su uso, los impuestos comunes sobre los más ricos.

¿Existe una mayoría en los gobiernos que puedan apoyar esta hipótesis?

Con Italia, Francia y España, ahora hay una mayoría para un plan de recuperación mucho más ambicioso. Si estos tres países propusieran una asamblea de este tipo, Alemania aceptaría esta perspectiva y los demás se unirían gradualmente. Pero si nos quedamos atascados en la regla de la unanimidad, existe el gran riesgo de aumentar la desconfianza y la frustración. Es hora de que Europa confíe en la democracia.

La transformación que deseabas no tuvo lugar después de la crisis de 2008. ¿Por qué debería tener lugar en 2020?

La crisis de 2008 se resolvió imprimiendo mucho dinero para salvar a bancos y banqueros. El balance del Banco Central Europeo pasó del 10% del PIB antes de la crisis a más del 40% del PIB. Esta política ha evitado una depresión generalizada, pero también ha llevado a un aumento en los precios de las propiedades y las bolsas de valores y al enriquecimiento de los más ricos, sin resolver los problemas fundamentales de la economía real (falta de inversiones, aumento de las desigualdades, cambio climático). Si hoy no podemos demostrar a la opinión pública europea que podemos movilizar al menos tantos recursos para luchar contra Covid-19 y poner en marcha otro modelo de desarrollo, entonces corremos el riesgo de un divorcio dramático y potencialmente fatal para la construcción de Europa.Thomas Piketty  es director de investigación en la École des Hautes Études en Sciences Sociales, profesor en la Paris School of Economics y codirector de la World Inequality Database. Es autor de los libros El capital en el siglo XXI y de Capital e Ideología.Fuente:Il Manifesto, 09/06/2020Traducción:Carlos Abel SuárezTemática: 

Share Button

Las brechas sociales que el covid-19 ha agrandado

Las brechas sociales que ya existían antes del golpe de la pandemia, esas heridas que ya había abiertas en las condiciones de vida de los más vulnerables, se han agrandado desde la llegada del covid-19, y es esa compleja coyuntura la que marcará los años venideros de recomposición.

Esta es la principal conclusión a la que se llegó en el videodebate organizado por EL PERIÓDICO y Fundació «la Caixa» sobre las necesidades sociales que el virus ha visibilizado, que reunió a Albert Alberich, director de la Fundació Formació i Treball; Josep Torrico, director general de la Fundació Marianao; Josep Ballester, director del Área Sanitaria de Grup Mutuam; y Montse Buisán, directora del área Pobresa i Salut de la Fundació «la Caixa».

Todos ellos profesionales que, desde los ámbitos de la inserción laboral, la infancia y el acompañamiento a personas con enfermedades avanzadas o en situaciones de final de vida, han acompañado a los colectivos más frágiles desde la llegada del coronavirus.

En el encuentro, los expertos del Tercer Sector pusieron en valor el papel fundamental con el que el virus ha revestido a las redes sociocomunitarias que se tejen en los municipios catalanes, capaces de movilizar a la ciudadanía e idóneas, convinieron unánimemente los ponentes, para complementar la responsabilidad de la Administración pública. 

De hecho, Montse Buisán aseguró que desde la Fundació «la Caixa», entidad que lidera programas sociales en los que participan las otras organizaciones presentes en el foro, han comprobado cómo los territorios con una red comunitaria articulada y fuerte han afrontado la pandemia con mayores garantías.

La invisibilización de la crisis social durante la pandemia

En la línea de extraer conclusiones de la pandemia por tal de radiografiar el porvenir social, el doctor Josep Ballester fue muy claro: «Las crisis sanitaria y económica nos han hecho estar tan pendiente de ellas durante el covid que se ha invisibilizado la crisis social», afirmó reclamando mayor dotación de recursos para los trabajadores sociales.

La doble vulnerabilidad de la precaridad habitacional y económica pone de manifiesto cómo la exclusión afecta a la salud

Esa crisis social, que Josep Torrico, en consonancia con el informe FOESSA de Cáritas, cifró en el aumento del 20% de demanda de emergencia en Servicios Sociales en tiempos de coronavirus, fue analizada por Ballester desde una perspectiva multidisciplinar que pone de manifiesto cómo el riesgo de exclusión social afecta directamente a la salud. El médico destacó el fenómeno de la «doble vulnerabilidad»: por un lado, la precariedad habitacional, «que ha generado un incremento de la transmisibilidad del virus»; por otro, la económica, «que ha dificultado el acceso al sistema sanitario».

Por su parte, Albert Alberich, que ejemplificó a través de la creación de una ayuda alimentaria la emergencia a la que se han visto abocadas a responder las entidades, remarcó que en los sectores de la restauración, la hostelería o el comercio, que en su entidad representan alrededor del 80% de colocación en empresas, la crisis económica ha tenido una especial afectación.

No solo, insistió Alberich, por suponer una piedra en el camino hasta inserción laboral partiendo de la formación, sino también por lo que denominó «efecto reflujo»: personas que habían conseguido su primera oportunidad pero que tras el virus han sido rechazadas por el mercado laboral.

Los perfiles tras la vulnerabilidad propiciada por el covid

A juicio de Montse Buisán, una de los exiguos posos positivos que deja el virus entre tanto pesimismo es la visibilización de los colectivos que ya lo estaban pasando mal, sin olvidar por cierto a los profesionales del ámbito social que los han acompañado durante la pandemia. «Tenemos por delante el reto de que los vulnerables no retrocedan todavía más después del covid», explicó Buisán.

Las familias monoparentales femeninas es uno de los perfiles más comunes detrás de la vulnerabilidad propiciada por el virus

Con el objetivo de perfilar quiénes están detrás de esa vulnerabilidad propiciada por el virus, Alberich y Torrico pusieron el acento en las familias monoparentales femeninas, con cargas familiares, en algunos casos provenientes de situaciones de maltrato e implicadas en los ámbitos de limpieza o cuidado de personas mayores. «Los ingresos de estas familias han caído de manera traumática», ratificó Torrico.

También los jóvenes extutelados, las personas que vivían de la economía sumergida o con irregularidad administrativa, estos últimos, recalcó Alberich, en una situación de agravada complejidad en tanto que si interrumpían los doce meses de contrato hasta obtener su permiso de trabajo podían retroceder hacia la irregularidad.

Ballester, cuyo ámbito de actuación está enfocado en las personas mayores, puso encima de la mesa la soledad que han sufrido los ancianos usuarios de residencias, entornos que con mayor intensidad han sufrido la mortalidad del covid, por tal de acometer una reflexión que cobra una singular significación en el contexto actual: «Vivir en una residencia no conculca el derecho a ser atendido en Urgencias».

Los augurios que el virus deja entrever

¿Cómo será la sociedad poscovid? «El virus pasará cuando llegue la vacuna , pero sus consecuencias continuarán entre nosotros mucho tiempo», sentenció Torrico. El director de la Fundació Marianao, entidad con centro y misión en Sant Boi de Llobregat que trabaja con la infancia -«invisibilizada durante el covid», clamó Torrico-, se mostró preocupado por los malos presagios sobre el probable crecimiento del abandono escolar prematuro que se atisban, extremo que aprovechó para, en términos de desigualdad educativa, pedir a la Conselleria d’Educació recursos tecnológicos para garantizar la escolarización digna de los críos.

Los ponentes coincideron en subrayar tanto la importancia de la solidaridad como de la conciencia comunitaria

«Ha sido necesaria una pandemia mundial para visibilizar que la gente estaba al límite», advirtió Alberich que, a pesar del desánimo generalizado al que empuja la pandemia, quiso poner una nota de optimismo aludiendo a la pequeña oportunidad laboral que han supuesto estos meses determinados nichos laborales, como por ejemplo el de la repartición de comida para personas necesitadas.

Con la mirada puesta en el futuro, tanto Alberich como Buisán coincidieron en subrayar tanto la importancia de la solidaridad durante esta complicada etapa como de la conciencia comunitaria, palanca de cambio, a ojos de Buisán, para «poner en el centro a partir de este momento las necesidades emocionales de las personas», teniendo especialmente en cuenta las de los profesionales esenciales implicados en la crisis.

Acerca de esas necesidades emocionales se pronunció también Ballester, que puso encima de la mesa el doble estigma de los profesionales, trabajar con el riesgo de contagio y sufrir por contagiar a los seres queridos, para concluir: «El vacío y la impotencia de los profesionales, su desbordamiento emocional, han sido de una dureza nunca vista».

La mayor recaudación de una campaña de donativos

3,3 millones de euros es la cifra de la recaudación de la campaña solidaria de emergencia de la Fundació «la Caixa» en favor de los Bancos de Alimentos, de los que dependen 300.000 familias vulnerables según datos de la propia fundación. Tal y como apuntó en el videodebate Montse Buisán, directora del área Pobresa i Salut de la Fundació «la Caixa», «los 2,3 millones que se recaudaron a través de una campaña de captación de donativos es el montante más alto que una campaña de donativos ha recogido». A esa cantidad, la Fundació «la Caixa» sumó otro millón adicional hasta llegar a los 3,3 M de la recaudación final.


300 por familia para alimentación

300 euros es la cuantía que ha recibido durante la pandemia cada una de las 10.000 familias a las que van destinadas el programa CaixaProinfancia de la Fundació «la Caixa», que ha aportado un total de 3 millones de euros en ayudas extraordinarias para la alimentación de esas familias vulnerables. Según certifican desde la fundación, las familias en riesgo de exclusión social han recibido las ayudas a través de una tarjeta que permite comprar en los establecimientos de alimentación. Dichas ayudas se han canalizado a través de 400 entidades sociales, entre las que está la Fundació Marianao de Sant Boi de Llobregat.

elperiodico.com

Share Button

YA ES OFICIAL: APPLE RECONOCE QUE LOS NUEVOS IPHONE NO LLEGARÁN A TIEMPO

Tanto los analistas especializados en Apple, como los leakers que publican información desde el interior de la compañía, llevan meses augurando que la crisis del coronavirus va a provocar que, por primera vez en muchos años, los de Cupertino tengan que modificar sus planes a la hora de poner a la venta sus nuevos teléfonos.

Aunque septiembre siempre ha sido el mes de la keynote de presentación, y posterior puesta a la venta en tiendas, este año la cosa va a cambiar sensiblemente y tal y como ha declarado uno alto ejecutivo de la compañía, los iPhone 12 se van a retrasar «unas semanas más tarde» de lo habitual. Así que ya podemos descansar tranquilos, ¿o no?

Octubre en el horizonte

Ha sido el director financiero de Apple, Luca Maestri, el que dejó estos titulares alrededor de las posibles fechas de lanzamiento de los nuevos smartphones que, si nada cambia, aterrizarán en las tiendas el próximo mes de octubre. Ahora bien, la única incógnita que queda por despejar es saber si ese retraso enviará el lanzamiento a principios o a finales de ese mismo mes.

Un retraso de apenas 15 días colocaría a los nuevos teléfonos a la venta para la semana del viernes 9 de octubre, lo que no sería un tiempo de espera demasiado exagerado. Otra cosa es que el delay fuera mayor y no estuvieran disponibles hasta los días 23 ó 30, lo que sería más de un mes de retraso. La única noticia buena de todo esto es que los poseedores de un iPhone 11, 11 Pro y 11 Pro Max podrán presumir de haber tenido un terminal con un mes más de ciclo de vida en el mercado como novedad respecto de las generaciones anteriores.

Diseño de concepto de un iPhone 12 Pro Max.
Diseño de concepto de un iPhone 12 Pro Max.

En lo que no parece que vayan a cambiar las fechas de lanzamiento habitual son para iOS 14, que llegará de todas todas durante el mes de septiembre para instalarse en los smartphones que actualmente lo van a soportar, quitando los iPhone 12 claro, aunque en las declaraciones de Luca Maestri no hay referencias a otro de los dispositivos de más éxito de los de Cupertino: los Apple Watch.

¿Se retrasarán también esos Series 6 que, con total seguridad, van a llegar al mercado este año de la mano de los iPhone 12? Sobre ellos no hay referencias aunque si nos aventuramos a adivinar el futuro, ¿qué creéis que hará Apple? ¿Mantener la fecha de septiembre o llevarlos al mismo días en el que pongan a la venta los teléfonos? Nos decantamos por la segunda posibilidad.

cincodias

Share Button