España sigue aumentando la compra de material sanitario hasta los 628 millones de euros

España ha aumentado en otros 50 millones la inversión realizada en la compra de material sanitario a China y ya son 628 millones de euros los que de momento ha dedicado a la adquisición de mascarillas, respiradores, equipos de protección o guantes, entre otros productos.

Lo ha anunciado este sábado la directora de Cartera y Farmacia del Ministerio de Sanidad, Patricia Lacruz en la rueda de prensa telemática tras la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus, en la que ha añadido que este fin de semana se repartirán 1,5 millones de mascarillas para pacientes y otras 900.000 para profesionales.

«Cada día se abren nuevas operaciones» de compra de los productos más necesarios, y ayer las cerradas elevaron la inversión a los 628 millones, que se han traducido por ejemplo en la adquisición de 659 millones de mascarillas para pacientes y más de 30 millones para profesionales.

El pasado miércoles, España cerró sus primeros contratos por valor de 432 millones, una cifra que al día siguiente se incrementó a los 509 millones, y ayer a los 578.

Paralelamente, el Ejecutivo sigue trabajando en el apoyo a los fabricantes españoles para aumentar su capacidad de producción, reorientar la actividad de sectores afines e incrementar el parque tecnológico en España a través de la creación de nuevas capacidades y de su optimización y redistribución en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS), ha añadido Lacruz.

expansion

Share

El gobierno británico anuncia medidas para ayudar a empresas en dificultades ante la crisis del coronavirus

El ministro de Empresas del Reino Unido, Alok Sharma, indicó este sábado que el Gobierno británico implementará nuevas medidas destinadas a ayudar a aquellas empresas que se han visto afectadas por la crisis de la Covid-19.

Sharma estuvo hoy a cargo de la rueda de prensa diaria que miembros del Ejecutivo ofrecen en Downing Street -despacho oficial del primer ministro- para informar sobre la situación actual en el país, después de el líder tory, Boris Johnson, anunciara ayer que ha dado positivo por coronavirus, al igual que el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

A raíz de la actual pandemia, las compañías británicas han instado al Ejecutivo a que rebaje la carga regulatoria para poder sobrevivir a la crisis.

Según explicó hoy el titular de Empresas, el Gobierno modificará el sistema de insolvencia actual, dando a las compañías que atraviesan problemas financieros a causa de esta situación «mucha más flexibilidad mientras afrontan la actual crisis» con el objetivo de que salgan de ella «intactas» y respaldadas.

«Es crucial que cuando esta crisis pase, que lo hará, estemos listos para recuperarnos», subrayó el ministro, al tiempo que explicó que las medidas «darán a esas empresas tiempo y espacio extra para sortear la tormenta y estar listas cuando termine la crisis, al tiempo que se asegura que los acreedores logran la mejor remuneración posible en estas circunstancias».

De esta manera, el gobierno permitirá a las compañías que atraviesen procesos de reestructuración continuar teniendo acceso a los suministros y a las materias primas.

En su encuentro con los medios mediante videoconferencia, Sharma dijo que se rebajará «la burocracia administrativa» para permitir que nuevos productores de gel desinfectante de manos -un producto totalmente agotado desde hace semanas en todos los comercios del país- puedan traer productos al mercado «en cuestión de días».

«Vamos a eliminar todas las barreras administrativas a la producción de desinfectante de manos», anunció.

Al disminuir los trámites burocráticos, «nuevos proveedores y negocios que fabrican ingredientes para desinfectantes de manos podrán traer sus productos al mercado en cuestión de días».

El ejecutivo también va a «impulsar el suministro de equipamiento de protección personal, como máscaras faciales, para proteger al personal del servicio sanitario británico», según dijo el ministro.

El Gobierno ya anunció esta semana otras ayudas financieras, entre ellas que que pagará el 80 % de las ganancias mensuales, hasta un límite de 2.500 libras al mes (2.750 euros), a los trabajadores autónomos que se vean afectados por la pandemia.

Podrán acogerse a ese programa los trabajadores autónomos con ganancias anuales inferiores a 50.000 libras (55.000 euros), que según Sunak representan al 95 % del colectivo en el Reino Unido.

Previamente, el Ejecutivo británico también había detallado un plan similar para los asalariados en riesgo de ser despedidos.

En ese caso, el gobierno indicó que se hará cargo del 80 % de su sueldo, también hasta 2.500 libras, si la empresa les mantiene en plantilla durante la crisis sanitaria.

expansion.com

Share

Francia encarga cinco millones de test y más de mil millones de mascarillas

Francia ha encargado 5 millones de test rápidos para diagnosticar el Covid-19 en quince minutos y más de mil millones de mascarillas para equipar al personal sanitario, según ha anunciado este sábado el ministro de Sanidad, Olivier Véran.

De aquí a finales de abril se podrán realizar 30.000 test más cada día, una cifra que aumentará a 60.000 a finales de mayo y a 100.000 un mes más tarde. Las mascarillas, procedentes en su mayoría de China, llegarán de manera escalonada en las próximas semanas.

Las residencias de ancianos serán uno de los destinos prioritarios de las mascarillas y su personal, ha añadido el ministro, tendrá que prepararse para aislar a los residentes y evitar la cadena de contagios en una población especialmente vulnerable al virus.

Además, el Ministerio de Sanidad se ha marcado como objetivo pasar de las 5.000 unidades actuales de cuidados intensivos a 14.000 o 14.500, de forma que los hospitales estén equipados para atender a los pacientes más graves de coronavirus.

Véran, acompañado por el primer ministro francés, Edouard Philippe, y diferentes expertos y responsables sanitarios, ha comparecido durante casi una hora y media en el Palacio de Matignon para explicar la estrategia gubernamental ante una crisis sanitaria que el jefe del Ejecutivo calificó “sin precedentes desde hace al menos un siglo”.

El combate no ha hecho más que empezar”, previno Philippe, advirtiendo de que los primeros quince días de abril serán todavía peores que los vividos hasta ahora. En menos de 24 horas han muerto 319 personas por coronavirus, elevando el total de fallecidos a los 2.314. Los pacientes en reanimación superan los 4.000.

Efectos del confinamiento

El país duplica los infectados cada tres o cuatro días y allanar la famosa curva de contagios es, como en el resto de los países afectados, la prioridad de las autoridades para evitar la saturación de los centros hospitalarios y ayudar al personal médico. Por eso Philippe ha vuelto a insistir en la urgencia de respetar el confinamiento y los gestos barrera que limiten la propagación del virus.

Según el director del Departamento de Sanidad del Instituto Pasteur, Arnaud Fontanet, los primeros efectos del confinamiento deberían ser visibles a finales de la próxima semana, momento en el que el Gobierno sacará las conclusiones con las cifras en la mano y decidirá si se prolonga el confinamiento más allá del 15 de abril.

Un sondeo de Ipsos revela que el 56% de los franceses no están satisfechos con la actuación del Gobierno y el 59% considera insuficientes las medidas. La falta de mascarillas y de test son los principales reproches de la opinión pública.

elperiodico

Share

La hermana de Cospedal, «madre» de un test del virus que se vende en 30 países

Rosario Cospedal, hermana de la expresidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, es la consejera delegada de la firma española Genómica, creadora de un «kit» para detectar el Covid-19 que se vende en 30 países del mundo y que tiene una fiabilidad del 98 por ciento.

Genómica ha sido muy ágil a la hora de preparar el «kit» de detección del coronavirus. La firma de biotecnología española tiene filial hasta en Wuhan y puso en marcha hace 15 días el ‘kit’ del Covid-19. Cuesta 20 euros. En el ensayo en el Carlos III con 20 infectados tuvo un 100% de eficacia y Rosario de Cospedal es la «madre» del proyecto. El diario El Mundo le dedica este lunes un amplio reportaje.

De la noche a la mañana, la prueba se ha convertido en la más solicitada por los hospitales de todo el mundo. Su éxito consiste en detectar a los portadores de coronavirus asintomáticos. Y en sólo dos horas. Un récord. Genómica, empresa de diagnóstico molecular del grupo PharmaMar, tiene al frente a Rosario Cospedal.

Genómica apenas sobrepasa los 50 empleados, pero se ha colado en el mercado internacional tras 30 años de trabajo y una larga lista de éxitos en el avance de equipos de diagnóstico. Cospedal explicaba recientemente que Genómica distribuye entre 300.000 y 400.000 test al año de distintos tipos que detectan el virus del papiloma humano, 21 virus respiratorios o herpes. En muy poco tiempo han preparado el kit para detectar el COVID-19 con una previsión de mercado de más de 10 millones de unidades al año. Solo en China se distribuirían 3 millones.

eldigitalcastillalamancha.es

Share

Exceltur: «El sector turístico fue el primero en caer y será el último en recuperarse»

José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, ha comentado en Es la Mañana de Federico el drama que está viviendo el sector turístico en España, que ha vivido «un cataclismo en tan sólo 20 días». Zoreda ha apuntado que la crisis vino incluso antes de la declaración del estado de alarma, «en febrero ya veíamos cómo descendían el número de visados de viajeros».

Lo más importante es que las pérdidas del sector turístico «son irrecuperables». De esta forma, Zoreda ha explicado que «a diferencia de otros sectores como el automóvil, por ejemplo, que paran la cadena de producción porque no llegan piezas de China» ellos «pueden almacenar en cuanto vuelvan a producir si no lo venden ahora».

Sin embargo, «los billetes de avión, los menús de restaurantes o las camas de hoteles no vendidos son irrecuperables» ya que el sector turístico hace una «producción diferida». Esto hace que «el sector turístico fue el primero en caer y será el último en recuperarse«.

Miedo a viajar

José Luis Zoreda ha subrayado que el enemigo del sector turístico no es sólo el virus que tiene toda la actividad cerrada, sino también «el miedo» ya que, cuando puedan volver a abrir, habrá «un factor miedo a viajar» que es letal «para un sector tan hipersensible con la inseguridad«.

En el mejor de los escenarios la actividad volverá a finales de junio lo que hace que «el sector turístico no se recupere hasta la mitad o final de agosto». En el caso de que el cierre se limite a dos meses «estaríamos hablando de de unas pérdidas de 40.000 millones de euros, lo que supone el 3% del PIB español». Si hay o no miedo a viajar es lo que condicionará «el plazo de recuperación».

La importancia y peso en la economía del sector turístico se está notando es cómo perjudica a otros sectores como la pesca o la agricultura. «No salen las flotas pesqueras porque no hay mercado para comprarles al estar todos los restaurantes y hoteles cerrados». Algo parecido pasa en el sector agrícola.

Medidas del Gobierno

El vicepresidente de Exceltur ha calificado las medias del Gobierno de Sánchez de «exiguas y poco focalizadas en el sector turístico». Zoreda ha explicado que al estar todo cerrado y no producir nada lo importante es que «los gastos no te coman mientras no tienes ingresos». Por ello, se está viviendo una «oleada de ERTE en todo el sector» y ha cifrado el número de puestos de trabajo que se perderán en 800.000.

Exiguas como demuestran los datos. Las medidas del Gobierno «representan el 8% del PIB español mientras que las de Italia un 16% o las de Francia un 14%, vamos rezagados». Una situación que se ve agravada «si encima somos titubeantes y decimos que son ayudas por valor de 200.000 millones de euros pero a la media hora son 20.000».

libremercado

Share

Luis Garicano: «Tenemos que asumir que nuestro nivel de vida va a bajar»

Luis Garicano (Valladolid, 1967) atiende a Libertad Digital por videoconferencia desde su confinamiento en Madrid, la misma modalidad con la que estos días mantiene diversas reuniones de trabajo como jefe de la delegación de Ciudadanos en el Parlamento Europeo.

Como apasionado de la tecnología que es, la charla informal antes de la entrevista versa en parte sobre las compañías que desde hace años comercializan las videollamadas, hoy tan socorridas.

Las crónicas hablan de un encuentro de los socios europeos muy bronco ayer (la entrevista se realiza el viernes por la mañana) en el que tanto Pedro Sánchez como Guissepe Conte, el primer ministro italiano, habrían pedido un esfuerzo mayor a sus homólogos para afrontar la crisis del coronavirus.

Es muy desafortunado que los países más afectados por la pandemia hayan sido España e Italia y que volvamos a las mismas líneas divisorias del año 2012, sur contra norte. Si hubiera empezado [el contagio del coronavirus] por otro lado y si nosotros pudiéramos ahora mostrar su debilidad con los suecos o con los daneses, pues a lo mejor sería mas fácil políticamente. La realidad es que se ha vuelto a reproducir que España e Italia son los mas tocados, como en la crisis del euro, y volvemos a ser los que pedimos, y ellos los que dan. Con lo cual se vuelve a reproducir una dinámica política que es muy tóxica, y que llevamos ya diez años con ella.

Las divisiones ayer [el jueves, en el encuentro por videoconferencia de los líderes comunitarios] tienen dos ejes. Uno es si es una ayuda general o es una ayuda particular, para un país en concreto que lo necesite. Y otro es si se trata de una ayuda condicional o incondicional. Lo que España e Italia quieren es un instrumento que permita que toda Europa tenga un bazooka europeo, como lo llamé yo el otro día en un artículo. Es decir: un instrumento común, de lucha contra el coronavirus, que no individualice a un determinado país en apuros y que no tenga una condicionalidad macroeconómica como la que solían tener los rescates.

En estos dos ejes, los países del norte quieren lo contrario. Quieren que la ayuda sea especial para quien la necesite, que no haya instrumentos nuevos, que tenga condicionalidad y que venga cuando haga falta. Según la versión de estos países, no hay ninguna prisa, ahora mismo hay acceso a los mercados y cuando haga falta que un país necesite un recate pues se le rescata. Es algo políticamente inaceptable. Pensemos en Italia, si ahora tiene que ir a un rescate pensar que es un problema macro, como el de la otra época, cuando en realidad tenemos un problema sanitario, que es una crisis que no tiene riesgo moral. Los holandeses están insistiendo en este concepto, el de riesgo moral, que es un poco absurdo.Entiendo que Holanda no quiera asumir deuda italiana, pero ahora mismo su posición es políticamente inaceptable

Eso habría sido el caso de Grecia, en su día.

Claro. Tú no haces las reformas necesarias y esperas a que te rescate yo. No estamos en ese caso. Estamos ante una epidemia, hablar de riesgo moral es completamente absurdo. ¿Estás dejando que crezca tu epidemia para poder tener dinero? No tiene ningún sentido. Y lo digo tratando de entender su posición, y su preocupación, que es encontrarse con una montaña de deuda italiana dentro de dos o tres años, de la que serían responsables. Lo que hay que procurar es que sea un mecanismo especial, creo que encontraremos próximamente una solución que contente a todos.

El primer ministro portugués, Antonio Costa, ha dicho que la postura holandesa es «repugnante».

Yo prefiero siempre los hechos a los calificativos. Prefiero buscar soluciones que llamarse cosas. Es lo que he hecho en España y lo prefiero en Europa. Ya tendremos tiempo de calificativos. Si esto sale mal, vamos a acabar muy mal.

luis-garicano-esradio-140515-7.jpg
Luis Garicano, durante una entrevista en esRadio. | David Alonso.

Se están estableciendo paralelismos inevitables con la crisis de 2008, pese a los matices que hacía antes sobre el riesgo moral y dejando por sentado que estamos, en primera instancia al menos, ante una crisis sanitaria. En ese sentido, parece evidente que el Banco Central Europeo (BCE) ha tardado mucho menos en actuar, pese a los titubeos iniciales de su gobernadora, Christine Lagarde.

Sí, ha reaccionado en una semana. Es el tiempo que ha pasado entre esa comparecencia de prensa de Lagarde a la que aludía, en la que no parecía que fuera actuar, y la siguiente, en la que pusieron 750.000 millones de euros de compra de activos. Eso es una respuesta enorme, mayor, dejémoslo claro, de la que nadie esperaba. El BCE ha eliminado todos los obstáculos para comprar deuda de los países, ha eliminado la necesidad de comprar en proporción de unos y de otros, va a comprar de todos y en ese sentido creo que hay un cambio radical con respecto a la crisis anterior. Esto garantiza el acceso a los mercados de los países europeos. Esto es suficiente para saber que nos vamos a poder financiar. Ahora bien, la cuestión es quién va a pagar la factura de esta crisis, si será la UE en su conjunto o que cada país aguante su vela.

La pregunta del millón sigue siendo, hablando por ejemplo de la respuesta del Gobierno español, con esos 250.000 millones, es si es posible pagarlo, sobre todo con una deuda pública tan elevada. Tenemos menos margen de maniobra que en 2008.

Necesitamos ayuda, es evidente. Con países tan endeudados como el nuestro e Italia buscar esta cantidad de financiación es complicado. Yo calculo que va a subir la deuda con respecto al PIB treinta puntos este año. Y el déficit estará seguro en dos dígitos y también el PIB caerá dos dígitos. Son cantidades enormes, es mucho lo que vamos a tener que pedir a los mercados y los mercados van a tener que saber que no es sólo España la responsable. Que hay una garantía europea detrás.Nadie esperaba una respuesta tan potente del BCE, Lagarde ha eliminado todos los obstáculos para comprar deuda

Ha sido un lugar común en los últimos años decir que por Italia se podía romper el euro y ahora nos encontramos con esta situación.

Lo puse en un hilo en Twitter el otro día. Cuando hubo que aprobar el tratado del MEDE, en el resto de Europa no ha sido ni noticia pero en Italia ha tenido muchísima importancia, han sido portadas y semanas de polémica. Y luego las declaraciones que comentábamos de Lagarde hace dos semanas fueron también, a diferencia de en otros países, muy comentadas. Cuando la gobernadora habló de que los spreads [el diferencial en el precio de la deuda] no eran una cuestión del BCE, eso provocó problemas políticos de envergadura. En Italia ya hay una sensación de que llevan treinta años sin crecer, de que no hay respaldo europeo y va a ser muy difícil que eso no se salga de madre allí.

El plan para afrontar esta crisis se basa en que el Gobierno sea el comprador de último recurso. ¿Hasta qué punto eso es aplicable a todos los actores de la economía?

Nadie tiene una provisión para afrontar lo que se viene encima. Y nadie sabe cuánto durará. Si tenemos que terminar cerrando toda la actividad productiva para parar esto podemos tener una caída del PIB del 30% o del 40%. No estamos ante una recesión clásica, digamos.En Italia sienten que no tienen apoyo de la UE, y eso se puede salir de madre

Inés Arrimadas ha dado un respaldo sin fisuras al Gobierno, singularmente en la declaración del estado de alarma, pero dice que se puede hacer más por los autónomos y por el sector primario. ¿Cómo?

Con el pago de las cuotas de autónomos tenemos un problema claro. Creemos que es necesario reconocer su grave situación, para la que nadie puede estar preparado y cuyos costes debe asumirlos el Estado. Pasa lo mismo con los impuestos, pensamos que tiene que haber una moratoria fiscal y una absorción por parte del Estado de parte de estos costes que estamos sufriendo todos. Nosotros estamos dando todas las ideas que podemos. Arrimadas fue la primera que planteó un respaldo a unos Presupuestos Generales del Estado de emergencia nacional.

La fallida compra de test y el futuro

Mirando a largo plazo, hay economistas como Emmanuel Saez y Gabriel Zucman que plantean que todo esto termine, eventualmente, en un ajuste fiscal para pagar el exceso de deuda. ¿Qué le parece?

Si estamos hablando de veinte o treinta puntos más de deuda y de una economía que va a salir muy tocada, pues casi todo estará sobre la mesa. Lo que está claro es que esta crisis nos va a dejar con un nivel de vida más bajo. Precisamente estuve en un seminario reciente con cien economistas, entre ellos Saez, y todo el mundo está de acuerdo en que lo más importante es mantener la renta de los trabajadores, para que la economía pueda aguantar, pero realmente nadie sabe cuánto se puede aguantar una situación así. Nadie sabe cómo vamos a poder salir, porque hay unas incertidumbres epidemiológicas clave. Hay incertidumbre sobre si habrá vacuna, sobre si se consigue inmunidad cuando se pasa el coronavirus, comparado con los otros cuatro virus de este tipo, y no está claro que se produzca esa inmunidad de año en año.Los epidemiólogos no dan certidumbre sobre aspectos que pueden ser clave

Los epidemiólogos no nos dan tampoco certidumbre sobre la incidencia del contagio en verano con respecto a invierno, entonces no sabes cuándo lo vamos a poder parar. Y eso para un país turístico, como el nuestro, es particularmente importante. Pregunta numero uno: ¿van a querer venir los turistas a España? Pregunta número dos: ¿vamos a querer que vengan los turistas? Si Brasil tiene un foco, o si lo tiene EEUU, ¿vamos a dejar que vengan los americanos o vamos a estar cerrados? Insisto, para una economía tan dependiente del turismo como la española esto es clave. En definitiva, y por todo eso, me parece muy complicado pensar en el día después, a nivel fiscal o a cualquier nivel. Pero de momento el Estado tiene que ser el avalador de último recurso ante una situación de impagos en cadena. De uno a su proveedor, del proveedor al otro proveedor, etc.

luis-garicano-ld-220515-2.jpg
Luis Garicano, durante una entrevista con Libertad Digital. | David Alonso.

¿Qué le parece el fallo por parte del Gobierno en la compra de test que tanto se está comentando?

Es cierto que estamos ante un mercado sanitario loco. Ahora leía en el New York Times que en el Monte Sinaí, el mejor hospital de Nueva York, las enfermeras van tapadas con bolsas de basura. Esto es un hospital de élite mundial y no hay sistemas de protección, les faltan respiradores y mascarillas, les pasa lo mismo que aquí. Parte de todos los errores se pueden atribuir a eso, sin duda, pero no que el Gobierno haya tenido un mes entero, como EEUU y Reino Unido, que son los tres países que han desperdiciado totalmente este preaviso, para poder hacer esas compras y poderse preparar. Desgraciadamente hemos tenido una actitud muy poco precavida. Sobre todo viendo un país idéntico en latitud, en demografía, en hábitos sociales, como Italia, viendo los pueblos del norte de Italia cerrados la semana del uno de marzo y todo eso, parece imposible que no quisiéramos tomar medidas.España, EEUU y Reino Unido han desperdiciado el preaviso italiano

Está en el aire que no estemos realmente en las previsiones de combate de la curva de las que se hablaba hace una semana. Se habla de adoptar medidas más duras, algo que planteaba incluso esta semana, en el pleno parlamentario, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique.

Yo tengo dos pensamientos opuestos, pero que los dos encajan. El primero es que si cerramos toda la economía vamos a tener una caída del PIB, como ya le he dicho, del 40%. Eso es prácticamente inasumible para ningún país. Pero el segundo pensamiento es que, si no curamos esto, no hay PIB. No hay elección, ojalá podamos evitar el cierre total pero la realidad es que no podemos soportar una pandemia como esta que vaya creciendo. Habrá que hacer lo que haya que hacer, porque si no conseguimos acabar con la pandemia ni va a haber turismo, ni va a haber producción ni va a haber salud.

Le veo pesimista.

Pero para dar un poco de esperanza: a medio plazo está claro cómo se lucha contra esta epidemia. Todos hemos entendido el modelo de Corea del Sur, que no es meter a todo el mundo, indiscriminadamente, en su casa, sino meter a los que tienen el virus y a los que tienen contacto con quienes tienen el virus. Y hay que hacer muchísimos test. Alemania está haciendo quinientos mil a la semana, nosotros hemos hecho trescientos mil en total. Con test y mucha tecnología podemos aislar a la persona que está mala y a sus contactos, que es lo que está haciendo Corea.

Obviamente, para llegar ahí hay que pasar esta fase de expansión absolutamente sin control de la enfermedad, y luego podemos entrar en una fase en la que controlemos de manera inteligente. Yo espero que cuando superemos la curva podamos pasar del siglo XV, que es la contención medieval, nos quedamos en casa y construimos muros, al siglo XXI, que es la contención con información, con test y con tecnología.

libremercado

Share

Las aerolíneas se declaran insolventes ante los clientes

Las aerolíneas reconocen que no tienen dinero para devolver el dinero de los billetes a los viajeros cuyos vuelos han sido cancelados por la crisis del coronavirus, o lo serán en los próximos días, pero esperan poder hacerlo cuando termine la crisis del Covid-19.

Así lo ha asegurado el vicepresidente de la asociación IATA para Europa, Rafael Schvartzman, en una llamada con periodistas que ha tenido lugar este jueves.

«Queremos mantener a las aerolíneas con capacidad para reanudar sus operaciones tan pronto como acabe esta crisis, así que la idea de dar bonos, es, obviamente, porque de otra manera no habría probablemente dinero suficiente para mantener esta industria en funcionamiento», ha expresado.

Normalmente el pasajero tiene derecho al reembolso de su billete de avión por parte de la aerolínea, y en 7 días, en caso de que su vuelo sea cancelado, como se recoge en la legislación europea y han recordado las organizaciones de consumidores.

No tendrían derecho, sin embargo, a una indemnización por la cancelación ya que el vuelo se ha anulado por motivos de fuerza mayor

Peligro de quiebra

Sin embargo, la mayoría de las aerolíneas no están ofreciendo reembolsos, sino cambios en los vuelos o bonos que podrán canjear por billetes, lo que atribuyen a la delicada situación que la mayoría de ellas atraviesan: asociaciones del sector estiman que la mayoría de ellas podría quebrar si no reciben ayuda de los gobiernos en los próximos meses, ya que sus márgenes son pequeños y no podrán resistir a unos meses sin ingresos.

En ese sentido, Schvartzman también ha recalcado que los bonos son «alternativas» en este momento complicado, pero que en el futuro deberían poder devolver el dinero de esos billetes.

«La opción estará ahí, o creemos que debería estar ahí, para reembolsar [el precio de los billetes]».

Preguntado en concreto sobre por qué las aerolíneas ofrecen bonos o cambios de vuelos cuando no es seguro que el tráfico aéreo se recupere en un futuro próximo, el portavoz ha resaltado que «esto es una crisis de liquidez».

«El flujo de caja se está agotando, el tráfico de pasajeros ha desaparecido», ha explicado.

«Obviamente necesitamos mantener las aerolíneas operando», ha respondido, como con vuelos para repatriados, de carga, que llevan medicinas o material sanitario «y todo eso requiera que las operaciones sigan funcionando».

Por ahora, Facua-Consumidores en Acción ha denunciado a Vueling ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) por no devolver el importe de los vuelos cancelado.

También ha criticado las dificultades que la aerolínea impone en las comunicaciones con sus usuarios ya que las informaciones que emite sobre este tema se encuentran redactadas en inglés.

Noticia original: Business Insider

Share

Científicos proponen infectar a jóvenes para acelerar las vacunas

Una posible vacuna para el coronavirus es el bien más demandado y esperado alrededor del mundo, donde ya hay más de 465.000 personas infectadas. Recientemente, científicos tanto de Estados Unidos como de Reino Unido han propuesto inocular este virus a voluntarios jóvenes y que se presenten sanos para poder dar pasos más grandes hacia el desarrollo de las vacunas.

Se buscaría a jóvenes de comunidades donde tendrían altas probabilidades de contraer el virus en condiciones poco favorables y se les ofrecería un seguimiento óptimo, además de formar parte de edades con bajo riesgo de sufrir complicaciones con la enfermedad. La propuesta —que ha adelantado la Universidad de Harvard— está firmada por especialistas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, de la Universidad Rutgers de New Brunswick y de la propia Universidad de Harvard.

La idea es conseguir 100 voluntarios de entre 20 y 45 años para administrar una vacuna a la mitad de ellos y un placebo a la otra mitad. Más tarde, a todos ellos se les expondría al coronavirus, para vigilar día a día la evolución de su salud en el período de incubación. Tan solo evaluando cuántos desarrollan la enfermedad en cada grupo, se podría evaluar la eficacia de la vacuna en pocas semanas, tal como explica La Vanguardia este sábado.

Mucho más rápido que los ensayos tradicionales

Los científicos comparan las ventajas de este método con lo que sería el clásico ensayo de vacunas. En este segundo caso los resultados llegan en varios meses como pronto. El método más tradicional consiste en administrar la vacuna experimental o un placebo a cientos o miles de candidatos, esperando a que un número significativo resulte infectado en su día a día.

“Muchas personas intentarán tomar precauciones en esta epidemia, por ejemplo, se autoaislarán, y tendrá que pasar mucho tiempo para que emerjan resultados interpretables”, ha declarado Nir Eyal, especialista en bioética de la Universidad Rutgers y coautor de la propuesta a la revista Nature. No tienen en mente, sin embargo, ninguna vacuna en concreto. Solamente se trata de hallar un plan de trabajo de desarrollo para cualquier vacuna.

“Hay una manera de hacer estos ensayos sorprendentemente seguros”, declara Eyal. “Se seleccionaría a personas que ya tienen riesgo de estar expuestas al coronavirus. Se les protegería examinándolos a diario y dándoles un tratamiento excelente de manera inmediata si se detectara infección. Podría ser incluso más seguro para algunos participar en el estudio que esperar una infección probable y confiar en el sistema general de salud”, concluye.

Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Share

Francia acelera con el principal fármaco contra el coronavirus

Gobierno de Francia ha firmado un decreto para autorizar la prescripción de Hidroxicloroquina, uno de los principales activos para tratar el coronavirus hoy en día, en hospitales del país. Se realizará de esta manera solamente durante «estado de emergencia de salud» y con una estricta supervisión médica. 

Demuestra así un cambio de actitud respecto al medicamento, que exigía más pruebas antes de la dispensación hace unos días. Esto se debe a la presión por parte de la opinión pública y de los profesionales de la salud. Por ello, el Primer Ministro francés y su Ministro de Salud, Olivier Véran, firmaron este jueves el decreto que autoriza la prescripción por “el estado de emergencia de salud «. 

Su receta solo será posible en el hospital y si los médicos lo consideran útil. Además, será especialmente supervisado para controlar posibles desarrollos de alguna afección cardíaca como posible efecto secundario.

Solo se distribuirá bajo estrictas condiciones

El tratamiento ha sido recomendado por el profesor de Marsella, Didier Raoult, así como otras asociaciones terapéuticas. «Se puede prescribir, dispensar y administrar bajo la responsabilidad de un médico en establecimientos de atención médica que atienden a pacientes que sufren de la Covid-19, así como en casa para la continuación de su tratamiento si su condición lo permite y con la autorización del prescriptor inicial ”, especifica el decreto.

La norma también regula la entrega de Plaquenil, el nombre comercial de la molécula, en farmacias «solo en el marco de una prescripción inicial exclusivamente de especialistas en reumatología, medicina interna, dermatología, nefrología, neurología o pediatría”. Su exportación está prohibida.

El virólogo Pierre Tambourin, también cuenta a Les Echos, que apuesta «por su uso inmediato, muy amplio, pero con la condición de que los pacientes que puedan beneficiarse de ella estén claramente informados de sus posibles efectos tóxicos, especialmente que la automedicación puede ser muy peligrosa «. 

La Agencia Nacional de Seguridad de Medicamentos —que también recuerda las estrictas condiciones para dispensar estos medicamentos—, pidió a los laboratorios Sanofi (para Plaquenil), Abbvie (Kaletra) y Mylan (genérico de Kaletra) que «entreguen lo antes posible y en cantidades suficientes mayoristas y farmacias «.

economiadigital

Share

Alemania prorroga el confinamiento hasta al menos finales de abril

Alemania es uno de los países con un menor índice de muertes por coronavirus, lo que parece indicar que está logrando diagnosticar a tiempo los casos y que su sistema sanitario está respondiendo con agilidad. Esto no quita, a pesar de ello, que los casos no paren de subir, como pasa en buena parte de Europa, lo que hace ser cauto al gobierno de Angela Merkel, que alargará las medidas de contención por la Covid-19.

El canciller general alemana Helge Braun y la ministra de Justicia, Christine Lambrecht, han asegurado que las medidas se mantendrán todo el tiempo que sea necesario y han situado ahora en el 20 de abril la fecha en la que se puede empezar a relajar el confinamiento. Esto es, por ejemplo, nueve días después de que termine el estado de alarma en España, país mucho más afectado.

Merkel también advirtió contra la impaciencia y la relajación de las medidas de protección ordenadas. «Las nuevas reglas han reducido la vida pública al mínimo en solo unos días», señala Merkel. El canciller evita todos los llamados a que las restricciones disminuyan de manera rápida. «Desafortunadamente, el número diario de nuevas infecciones todavía no nos da ninguna razón para relajarnos o relajar las reglas», advirtió Merkel. 

Los líderes alemanes en este crisis basan sus decisiones en la tasa de crecimiento de los infectados. A día 28 de marzo, los casos de contagio en Alemania son 53.340, mientras las muertes todavía no han pasado de 395.

«No estamos hablando de ningún alivio hasta el 20 de abril», indicó el canciller en ejercicio, Helge Braund, a Tagesspiegel. Hasta entonces, todas las medidas seguirán vigentes. «Las personas mayores y pre-enfermas en nuestra sociedad necesitan protección efectiva contra la infección hasta que haya una vacuna», destacó Braun.

Un proyecto similar a Corea del Sur

«Si logramos disminuir la tasa de infección para que tengamos diez, doce o más días antes de duplicar los contagios, entonces sabremos que estamos en el camino correcto», añade. Y, en cuanto a las medidas restrictivas, indica que «inmediatamente después de Pascua podremos decir qué pasará después del 20 de abril»

Desde los altos mandos tienen la impresión, y así lo reconocen, que la población se ha adherido a las reglas de manera ejemplar. «Y es por eso que estoy convencido de que veremos su éxito en unos días», enfatizó Braun. Angela Merkel también ha querido agradecer a los ciudadanos por su disciplina de acuerdo con las restricciones debido a la pandemia de la Corona. «¡Gracias, sinceramente, gracias!», exclamaba en su comparecencia semanal vía podcast.

Francia está adoptando una combinación de medidas similar a Corea del Sur. Por un lado, hicieron las mismas restricciones de contacto que ahora practica Alemania. Y también utilizaron el seguimiento digital, que puede descubrir casi de forma totalmente automática si ha tenido contacto con personas infectadas. Además, ambos países han utilizado un gran número de tests.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es.

Share