Ikea no escarmienta: otro lío fiscal tras el ‘multazo’ de Hacienda

Ikea suma líos fiscales en España. A la multa millonaria de Hacienda por la inspección de los impuestos pagados entre 2010 y 2014, conocida el pasado mes de marzo, cuando presentó cuentas ante el Registro Mercantil, se une ahora otro conflicto con la administración por negarse a pagar impuestos por daño medioambiental.

La compañía se enfrentó el pasado mes de junio en el Tribunal Superior de Justicia ante la Diputación de Aragón. Ikea, a través de la sociedad Ikea Iberica SA, impugnó el pago que la administración le impuso en 2017 por el Impuesto de Daño Ambiental causado por las Grandes Áreas de Venta (IDMGAV).

Se trata de un impuesto particular de la región que fue creado en 2012 con el objetivo de gravar la capacidad económica de los establecimientos comerciales que, por su efecto de atracción al consumo, provoca un desplazamiento masivo de vehículos impactando negativamente en el entorno natural.

La compañía sueca, no obstante, se negó y alegó a su favor dos causas para que el juez desestimara las pretensiones de la Diputación de Aragón. La primera, que el impuesto regional era contrario a algunos principios de la regulación europea, como el de libre establecimiento y libre circulación de capitales; la segunda, que el gravamen perjudica a las grandes superficies comerciales con la finalidad de proteger al pequeño comercio.

A este respecto, Ikea insistía en que el régimen fiscal de la región generaba dos divisiones: las empresas tradicionales instaladas allí, que quedaban fuera de este impuesto y por tanto se beneficiaban, y las perjudicadas, que acostumbran a ser empresas que tienen su matriz en otro territorio fuera de España, como en su caso. 

La justicia, en contra de Ikea

La sala de lo contencioso, de acuerdo a la sentencia consultada por Economía Digital, decidió resolver a favor de la administración aragonesa. «Desestimamos el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Ikea Iberica», rezaba el fallo emitido el pasado mes de junio. 

Ikea presentó un estudio académico para blindar su defensa 

El motivo principal del tribunal es que la parte recurrente (Ikea) no acreditó con suficiente contundencia el caracter discriminatorio de estos impuestos.  Uno de los argumentos clave del juicio que utilizó Ikea fue que este impuesto no se aplicaba a todas las grandes superficies de venta, ya que algunos, como los que se dedican a la maquinaria, vehículos, utillaje y suministros industriales, se libraban de pagarlo.

El grupo sueco, además, aportó como pruebas en el juicio un estudio por la cátedra UNESCO de Territorio y Medio Ambiente de la Universidad Rey Juan Carlos que, a su parecer, avalaba sus tesis.

Para el tribunal, con este trabajo académico sobre la mesa, no solo «se convalida, desde el punto de vista del Derecho Europeo, un impuesto como el que nos ocupa a tenor de sus objetivos y finalidades», sino que «se afirma con claridad que es coherente con tales designios un criterio basado en la superficie», añade la sentencia.

Las pretensiones de Ikea llegaron a la justicia después de agotar todas las vías administrativas. Su reclamación llegó primero tras una resolución del Servicio de Administración Tributaria que se elevó a la Junta de Reclamaciones Económico Administrativas, donde se desestimó.

Ikea y Hacienda, una historia de inspecciones

El último affaire de Ikea con la administración se conoce pocos meses después de que saliera a la luz que la multinacional se había visto obligada a pagar una multa millonaria a Hacienda que ascendía a más de 60 millones de euros.

Esta sanción, en la cual se incluyeron intereses de demora, llegó en concepto de cuotas no abonadas por el Impuesto de Sociedades, IVA y retenciones a cuenta de rendimientos del trabajo, profesional y no residentes, correspondientes al periodo 2010 y 2014. 

La causa de todo es que desde hace años la Agencia Tributaria (AEAT) y el grupo de distribución sueco mantienen un conflicto sobre el tratamiento fiscal de la relación entre la matriz y sus filiales.

Es una estrategia que le ha generado más problemas en los juzgados. La Audiencia Nacional todavía tiene que pronunciarse sobre el recurso que la multinacional interpuso a un acta de Hacienda relativo al pago de Sociedades en 2007, que conllevó una multa de 13,9 millones.

Las investigaciones de Hacienda, como ha sucedido con otras grandes multinacionales como Mc Donalds, radican en las operaciones intragrupo que hacen este tipo de empresas. 

El fisco interpreta que las sociedades se hacen préstamos entre ellas con el objetivo de terminar trasladando gran parte de los ingresos generados a países con una tributación más laxa. Una de las prácticas habituales es fijar en estos préstamos unos intereses que no concuerdan con los que se dan habitualmente en el mercado.

Lo que se consigue a través de este método es que la sociedad prestamista, instalada en una jurisdicción en la que se pagan menos impuestos por beneficios, acumule ingresos de las prestataria, instaladas en países con una presión fiscal mayor.

En el caso de Ikea en concreto, la Agencia Tributaria se fijó en la valoración de los precios a los que una de las filiales de Ikea Ibérica, vendía bienes a otras filiales (Ikea Distribution Services). 

Economía Digital intentó contactar con un portavoz de Ikea en España, pero al cierre de esta información no consiguió ninguna respuesta.

economiadigital.es

Share

Montero, Echenique, Mayoral… Los miembros de Podemos que sí acepta Sánchez para el Gobierno

Pedro Sánchez está dispuesto a negociar la entrada de miembros de Podemos en el Gobierno, y no ha negado que pueda incorporarse la portavoz de la formación ‘morada’, Irene Montero. «El principal escollo es Iglesias», ha señalado.

«Hablemos de la participación de otros miembros de Podemos», ha apuntado Lastra este viernes en una entrevista en RNE en referencia a la posible incorporación de otros dirigentes del partido, como Pablo Echenique, Rafael Mayoral o Irene Montero.

Tras ser preguntada directamente por la posibilidad de que sea Montero quien forme parte de un gobierno de coalición tras el veto explicitado por Pedro Sánchez al líder de Podemos, Pablo Iglesias, Lastra no lo ha negado. En este sentido, la portavoz socialista no ha rechazado que Montero pueda ocupar un ministerio, insistiendo en que el «escollo» de la participación de Podemos en el gobierno es Iglesias, ya que es líder de un partido político y a su juicio, «no puede haber dos voces en el Gobierno».

«Ayer Sánchez le hizo una oferta generosa a Podemos y vamos a negociar quién entra en el Gobierno»

Lastra considera que «no puede haber un vicepresidente que diga que hay presos políticos en España» como ha asegurado Iglesias con respecto a los presos independentistas. «Ayer Sánchez le hizo una oferta generosa a Podemos y vamos a negociar quién entra en el Gobierno», ha explicado Lastra, que espera una respuesta positiva de Podemos y que finalmente se negocie un gobierno de coalición. «Hay que negociar la participación», ha admitido, «pero no me la imponga usted», ha añadido, sobre las exigencias de Iglesias para ocupar cargos en el Ejecutivo.

Después de que Sánchez dijera que Iglesias no defiende la democracia española, la vicesecretaria general socialista ha insistido en que si el PSOE pensara que Podemos no es democrático, «no se hubiera sentado a negociar con ellos». Por tanto, espera que Podemos acepte la última oferta del PSOE, un gobierno de coalición que asegure la investidura y comience «cuanto antes» la legislatura. «Estamos esperando la respuesta de Podemos para que nos podamos sentar a hablar de su participación en el Gobierno», ha subrayado.

El Gobierno reitera la oferta

A su vez, la portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Isabel Celáa, ha justificado que Iglesias no pueda formar parte del gabinete, si bien ha dejado abierta la posibilidad de que sí pueda formar parte del mismo Irene Montero.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celáa ha destacado que Sánchez ha realizado una oferta «generosa» de gobierno de coalición a Podemos y ha recalcado que España necesita «seguir poniendo en marcha políticas de progreso» y ésa es la «responsabilidad histórica de la izquierda», recoge EP.

Además, ha advertido de que sería una «pretensión inasumible sacrificar el interés general» por el interés de una persona. «No creo que Iglesias él mismo pase por ahí. No creo que lo quiera ni que quiera que por mor de una persona vayamos a sacrificar el interés general la semana que viene», ha enfatizado.

Celáa, que ha dicho que «en las próximas horas» Sánchez hablará con los líderes de los partidos, ha llamado a las fuerzas del arco parlamentario a «no bloquear» la investidura porque «el precio empezaría a pagarse» y nos llevaría a un «escenario no conocido». «Hasta ahora no hemos tenido costes de oportunidad pero los tendríamos si hubiera un bloqueo», ha avisado.

Montero: «El debate no es de nombres»

La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha asegurado este viernes que su formación no pone líneas rojas al PSOE para formar un gobierno de coalición tras el veto expresado por Pedro Sánchez a la incorporación de Pablo Iglesias en un futuro gabinete.

En una entrevista en la Cadena SER, Montero ha recordado que Podemos está planteando las conversaciones para un Ejecutivo de coalición «sin vetos, ni líneas rojas», descartando que la entrada de Iglesias en el Gobierno es condición sine qua non sea necesaria para el pacto.

Sobre la posibilidad de que sea Montero quien entre en el Gobierno, la dirigente de Podemos ha esquivado la pregunta asegurando que el debate «no es de nombres». 

Iglesias, tras el veto público de Sánchez: Si obliga a los españoles a votar otra vez, nunca será presidente

Iglesias, tras el veto público de Sánchez: Si obliga a los españoles a votar otra vez, nunca será presidente

Al igual que Pablo Iglesias, Montero cree que pese a la tensión dialéctica de esta semana entre ambos partidos, Montero cree que el acuerdo con el PSOE para un gobierno de coalición «caerá por su propio peso», ya que rectificará su posición y se abrirá a compartir el gobierno con Podemos. 

Con todo, ha criticado que este jueves Sánchez dijera que no se dan las condiciones para que Iglesias sea ministro y asegurara que necesita un vicepresidente que defienda la democracia española. «Ya hemos hecho una vez presidente a cambio de nada. Quien defendió la moción fuimos nosotros y fue Pablo Iglesias», ha recordado Montero, afeando las «hostilidades» del PSOE en la negociación.

Echenique pide el ‘no’ por el veto

Uno de los ‘elegidos’, Pablo Echenique, ha salido en defensa de Iglesias y ha advertido del «peligroso precedente antidemocrático» que supone el veto de Pedro Sánchez al líder de Podemos. Por eso, busca que el partido morado vote ‘no’ a la investidura.

En una entrevista en TVE, Echenique ha indicado que «vetar al líder de un partido es tanto como vetar a un partido» y ha recalcado que el veto a Iglesias abre un «precedente peligroso», porque hay que respetar a los candidatos de cada formación. «Este veto abre un camino peligroso en la democracia, vetar al líder de una formación usando mecanismos que no son democráticos», ha insistido.

eleconomista.es

Share

Anguita: «Si se pacta un programa, es normal que se forme Gobierno con Podemos»

Hablando con Julio Anguita (Fuengirola, 1941) se tiene la sensación de que no pasa el tiempo por él. Salvo porque peina más canas en sus sienes y porque se empeña en recordar que sus mañanas de jubilado comienzan a las 7:30 am haciendo ejercicio, «principalmente natación», o jugando al mus, que ha convertido la siesta en un rito casi sagrado o que, en breve, se va a operar de cataratas. Es el mismo activista de siempre que contagia su pasión y entrega por la cosa pública. Es difícil creer que se retiró de la primera línea política en 1999, y aunque admite que el proyecto político que lideró y dejó en un momento álgido no ha parado de languidecer, jamás en todos estos años ha bajado la guardia ni ha pensado en tirar la toalla. Escribe artículos, da conferencias, publica libros o pone en pie de combate al personal de Unidas Podemos con su apelación a lo que fue desde siempre su lema político: «Programa, programa, programa». Cuando la periodista hace un paralelismo entre aquella noche en vela de 1986 en la que el Califa rojo dio el salto de su Córdoba natal a Madrid para asumir la secretaria general del PCE y la coordinación de IU y lo que ahora ocurre con Pablo Iglesias y el PSOE disecciona con precisión los graves errores que se cometieron antaño con la división de la izquierda y que ahora se repiten. Dice que Podemos debe estar en el Gobierno «porque si son necesarios para gobernar deben hacerlo», pero dice que antes que el Gobierno está el programa. Cree que Sánchez no es libre para decidir y por eso no quiere testigos incómodos sentados en el Consejo de Ministros. Afirma que PP, Cs y Vox son como la Santísima Trinidad , que Vox no es un partido fascista y que se le está usando para asustar. Es un volcán ideológico en erupción, un hombre de izquierdas en estado puro, de principios firmes, que no sabe lo que es el miedo en política y no tiene pelos en la lengua.

¿La insistencia de Pablo Iglesias de tener ministros en el Gobierno de coalición es lo que está impidiendo llegar a un acuerdo con el PSOE?

El problema no está en personalizar el tema en Pablo Iglesias. Esto es una cuestión de método. Cuando dos fuerzas políticas quieren coaligarse para gobernar en torno a un programa -que es lo usual y común en Europa- lo normal es que conformen un Gobierno con la fuerza y representación a tenor de los resultados obtenidos. Si se comparte un programa, pactado entre ambos, es normal que se forme Gobierno con representación de los dos partidos.

Pero el asunto es que aquí no se ha hablado de programas, sino de cargos, lo cual es muy llamativo…

Como militante de IU, he recibido una circular de la dirección donde se plantean las líneas maestras de un futuro programa. No sé si lo han discutido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, pero supongo que sí. Para mí, antes que el Gobierno está el programa. Pero si se consigue el programa hay que estar en el Gobierno. Si unas fuerzas se coaligan en torno a un programa, lo normal, lo usual, lo democrático, lo justo, es que compartan gobierno.

Sánchez dice que le ha ofrecido segundos niveles y la entrada de independientes, ¿eso no basta?

A Sánchez se le puede decir si es que quiere quedarse con todos los sillones cuando no ha tenido mayoría absoluta y necesita de otro para gobernar. Está utilizando el principio que usó Rajoy, que la minoría mayoritaria gobierne, porque para eso ha ganado las elecciones.

«El PSOE no quiere ministros de Podemos para que no le recuerden sus incumplimientos»

Iglesias dice que a Sánchez le da miedo perder protagonismo, ¿se trata de eso, sólo de protagonismo?

De lo que se trata es de que, para el PSOE, es metafísicamente imposible que otra fuerza esté en el Consejo de Ministros, porque Podemos ya ha cedido más de lo que debiera. El PSOE no puede permitir que estén ministros de Unidas Podemos por cinco cuestiones: la primera, la UE, cuya política de recortes y de austeridad es incompatible con los principios más elementales que tiene Unidas Podemos. Segunda: el Ibex, que es el que manda, que ya ha insinuado por activa y por pasiva que pacte con Cs. Tercera: el poder que tienen Felipe González y los antiguos barones dentro del partido, no admiten que una fuerza como Unidas Podemos entre en el Gobierno. Cuarta: la falta de práctica en gobernar en coalición. El bipartidismo los ha malacostumbrado.

¿A qué se refiere con la falta de práctica?

A que el PP y el PSOE han estado gobernando en solitario muchos años y no saben ceder. Además de eso, hay una quinta cuestión por la que los socialistas no quieren, porque en la mesa del Consejo de Ministros surgen cuestiones dudosas, como impuestos que no se pagan, escándalos que afectan al Rey emérito, temas sobre las cloacas del Estado, chanchullos económicos de la banca… y todos los ministros están informados. Por eso veo muy difícil que haya ministros de Unidas Podemos en ese Gobierno.

¿Qué le parece que Iglesias haya hecho una consulta a las bases sobre este tema, cosa que ya hizo cuando el chalet y no gustó a muchos…?

No mezclemos churras con merinas. Una cosa es lo de su chalet, que yo critiqué entonces, y otra muy distinta es que una fuerza política democrática debe consultar a sus bases, porque son sus militantes quienes tendrán que defender en la calle la decisión tomada. Que se consulte a las bases es correcto, y es lo que deben hacer todas las fuerzas políticas democráticas en un asunto de tal calado.

«Sánchez no es libre para decidir qué hacer; está amarrado»

Con la perspectiva del tiempo, y dada la bajada electoral de Podemos, ¿fue un error que IU uniera su suerte a ellos?

No fue un error, sino un acierto. Todo lo que tiende a unir las fuerzas de izquierda es correcto, necesario, y tiene mi apoyo y mi entusiasmo. La idea de la unidad de la izquierda y la confluencia es buena, pero el método debe ser de trabajo en la base, para que esa unidad se forje en toda la confluencia, no solamente en cuatro ruedas de prensa o cuatro imágenes. Soy muy crítico con el método seguido hasta ahora.

Podemos está planteando una coalición integra con IU y las confluencias, ¿ese sería el camino?

Puede que teóricamente esté bien una coalición integrada con todos, pero si el método es como se ha hecho hasta ahora sería un fracaso. Todo lo que sea unidad de la izquierda es correcto y debe ser potenciado, pero en torno a dos ejes fundamentales: programas y trabajo conjunto con la militancia.

Muchos creen que Podemos va a terminar por fagocitar a IU, ¿o la implantación de su partido tiene tanta fuerza que puede evitarlo?

Lo importante es el objetivo y las fuerzas políticas son herramientas. Si cualquier herramienta que no sea la mía llega, me vale, porque yo no estoy en ninguna iglesia ni adorando santitos. Soy de IU y del PCE y nunca he tenido miedo ni lo tengo, porque los símbolos estarán conmigo en la medida en que yo defiendo unas ideas. Estoy en una fuerza política y no en una sacristía. Hablar de patriotismo de siglas y no de proyectos y programas, es algo retardatorio.

«Ferraz dijo que iba a derogar la reforma laboral y al final creo que no hará nada»

Oiga, ¿usted habla con Iglesias?, ¿qué le parece el enfrentamiento con Errejón, que ha desembocado en la formación de otro partido?

Hablé con Pablo y lo felicité por su intervención en el debate de TVE, mantengo una buena relación con él, pero no me inmiscuyo en las cosas de Podemos. Mi experiencia me dice que muchas fórmulas aparentemente innovadoras y frescas son la representación de lo más viejo y retorcido. Me estoy refiriendo al caso de Nueva Izquierda.

¿Está diciendo que Errejón es como la Nueva Izquierda de su época?

Yo no he dicho eso ni digo nada de algo que no me incumbe.

¿Qué le parece esa idea de Sánchez de modificar la Constitución para que quien gane gobierne?

Decir que se va a cambiar la Constitución cuando hay dificultades derivadas de los resultados electorales es carencia de aguante ante la realidad. Puestos a cambiar la Constitución vamos a cambiar las cosas importantes. Yo soy republicano y me gustaría la constitución de la Tercera República española, eso para empezar. Pero puestos a abrir el melón constitucional, de entrada, deberían de ser considerados obligatorios para los gobiernos que el derecho al trabajo, a la educación, fuesen exigibles. Y después, si se toca la Constitución hay que abordar inexcusablemente el tema de la Corona. Es impresentable que un llamado Rey emérito, al que se le han imputado graves delitos de tipo económico se haya beneficiado de la concesión de una amnistía. Echarle el manto de la inviolabilidad a Juan Carlos define a la clase dirigente de este país y a quienes la componen. Todos ellos son cómplices de tanto privilegio escandaloso.

Oiga, y dado el bloqueo, ¿no sería más justo que los diputados no empezaran a cobrar hasta que empezaran a trabajar? Eso está indignando a muchos…

No tengo inconveniente en que ese asunto de que los diputados cobren sin trabajar aparezca en un registro de cosas indignantes e incluso vomitivas, pero en ese mismo nivel quiero ver los sobresueldos de los altos representantes de las empresas públicas y cargos institucionales. Quiero ver a los empresarios que no pagan sus impuestos, incluida la banca. Quiero ver los privilegios de instituciones como la Iglesia católica. Aquí hay muchas cosas indignantes y escandalosas, hay derroches infamantes, y no sólo los hacen los políticos.

«El ‘sorpasso’ lo dan las fuerzas con más densidad y cohesión: dudo que Cs ‘sorpasse’ al PP»

Sea como fuere, todas las encuestas dicen que si hubiera elecciones habría una tendencia al alza del bipartidismo, ¿ese sería un riesgo?

No lo sé. Aquí hay dos fuerzas distintas al bipartito, Cs y Unidas Podemos. Cs, después del avance que ha tenido, por su política errática y contradictoria es posible que lo pague en las urnas. Unidas Podemos sí es coherente, sabe defender su discurso, consulta a la gente, organiza a la base para que participe, y no tiene miedo, no tiene por qué retroceder electoralmente.

¿Usted ve ideológicamente iguales a Cs, al PP y a Vox? Porque los llamó ‘santísima trinidad’…

Cs, PP y Vox son tres aspectos de una misma medida. Sí, son como la santísima trinidad.

Dígame, ¿qué le parece la aparición de Vox?, ¿le inquieta?

Se está exagerando la amenaza de Vox. Se ha utilizado a Vox para asustar a personas bienintencionadas y a cierta progresía que se entusiasma con la conquista de derechos de minorías, pero no se escandaliza ante la negación de derechos colectivos, como es el derecho al trabajo y la vivienda. Vox se ha utilizado como esa especie de belcebú, de coco que asusta. Ha emergido, porque es una realidad que hay en España, pero a mí no me asusta.

«Vox es de extrema derecha, tiene valores casposos, pero no es fascista»

¿Es un partido fascista?

Se dice con mucha ligereza que son fascistas, y no lo son. El fascismo tiene un componente de barniz social, y estos son neoliberales puros y duros, y no lo niegan. Si definimos mal al adversario, corremos el riesgo de que nos gane. La gente de Vox son de extrema derecha con políticas, actuaciones y valores casposos y tradicionales de nacionalsocialismo, pero no son fascistas, al menos en el sentido hasta ahora habitual.

¿Hay un paralelismo entre los pactos que el PP puede hacer con Vox y los que hace el PSOE con Bildu?

No hay paralelismo. Podemos o no estar de acuerdo con ciertas maneras de manifestar del nacionalismo, pero comparar eso con el nacionalismo de la dictadura franquista no es lo mismo. Bildu está en las instituciones porque le han votado, y eso te puede gustar o no, pero es la realidad. Lo mismo que los resultados de Vox.

¿Piensa que Cs dará el ‘sorpasso’ (término que, por cierto, acuñó usted en política) al PP o es difícil?

Para intentar sorpassar a una fuerza como es el PP no se puede jugar a ser más que el PP en unas cosas y pegar unos bandazos que pueden chirriar incluso a los populares. Rivera ha intentado ser un brujo de la maniobra, de la figura, de la imagen, de los ejercicios de saltimbanquis en el aire, pero eso al final no conduce a nada. Las formaciones políticas que tienen mayor densidad y cohesión terminan por imponerse y dudo que Cs dé el sorpasso al PP.

¿Y también sigue pensando que el PP y el PSOE tienen actitudes similares en demasiadas cosas?

El PSOE y el PP están en la misma orilla. No son iguales, son distintos, pero hacen lo mismo. Haciendo un símil con un tablero de ajedrez, uno es el caballo negro y otro el caballo blanco. No se puede negar que uno es negro y otro es blanco, pero, ¿qué movimiento hacen? El mismo. Han hecho lo mismo en la economía, con sus políticas de recortes, con el cambio de la Constitución, con la aplicación del artículo 155, etc. No digo que son iguales, pero sí que hacen lo mismo.

¿Qué concepto tiene de Sánchez?

Sánchez es un hombre que está comprometido, por una parte, con su imagen, que él creó en la época romántica de su destierro, con la que ganó el Congreso del PSOE y, por otra, ahora esté enredado en una realidad económica y social, de alianzas, y de pactos intrínsecos de la Transición que le tienen amarrado como Prometeo. Ese es el problema que tiene para poder hablar de tú a tú con Unidas Podemos. Pedro Sánchez no es libre para decidir qué hacer.

Pues de entrada no está por la labor de derogar la reforma laboral, como piden los sindicatos y Podemos…

La historia me dice que el PSOE siempre ha dicho una cosa en la oposición y ha hecho toda la contraria en el Gobierno y por lo tanto no tiene ninguna credibilidad. Dijo que iba a derogar la reforma laboral, y ahora habla de reformarla, y al final creo que no hará nada. Por eso no quiere ministros de Podemos, para que no le recuerden sus promesas incumplidas.

¿El tema de Cataluña se puede solucionar con personas como Torra al frente de la Generalitat?

El problema de Cataluña no es Torra, y viene de atrás. Tanto pactar con CiU, tanto tolerarle a Pujol los robos y sus escándalos económicos ha desembocado en esto. González y Aznar permitían que robara porque necesitaban de los nacionalistas para ser presidentes. Si en Cataluña hubiese otra política económica más social, el nacionalismo sufriría una merma importante. Los nacionalistas independentistas han cometido el peor de los delitos políticos: confundir los sueños con la realidad, y no teniendo ni la mitad de la población en sus posiciones hacer una declaración de independencia. Eso es francamente irreal.

«El problema de Cataluña no es Torra, viene de atrás, de consentirle robos y escándalos a Pujol»

¿Es partidario del referéndum?

Lo del referéndum tiene que hacerse en el momento propicio, y en él deberían participar no solamente Cataluña, sino España. Eso se llama derecho de libre determinación, y se hace con ánimos serenados, con un proyecto y sin enfrentamientos.

¿Cómo valora lo ocurrido en Grecia donde finalmente ha ganado la derecha?

Con Tsipras, sólo puedo decir que mal termina lo que mal empezó. Le lanzó un pulso trucado a la UE, creía que iba a perder el referéndum, con lo cual se justificaba ante su pueblo, y cuando lo ganó quedó desfondado. Cuando a tu pueblo le dices que vaya a votar una cosa, tú mueres políticamente frente de tu pueblo, simplemente por dignidad, por decoro, o por vergüenza. Lo que pasó allí fuera una auténtica indecencia. Para eso que no hubiera convocado un referéndum.

.eleconomista.es/

Share

El arte de no hacer absolutamente nada: la técnica Niksen para llegar a la felicidad

«A menudo, tratamos de controlar nuestra ambición y no disfrutamos de lo que conseguimos», comentaba hace unas semanas David Blay, coautor de ‘El viaje del equilibrista’, para explicar su visión de la felicidad en un mundo vertiginoso y sobrecargado. Pero, ¿y si el secreto de la felicidad fuese más allá? ¿Y si no hacer absolutamente nada es lo que más felicidad nos proporciona? Eso es exactamente lo que proponen en Países Bajos, donde la conocida como técnica Niksen gana cada vez más adeptos. Su propuesta es simple: la mejor manera de reducir el estrés asociado al trabajo o las coyunturas de la vida privada es no hacer absolutamente nada.

A diferencia de otros movimientos centrados exclusivamente en el hedonismo (como el ‘hippie’) o la simple y llana vaguería, el Niksen se centra en aprovechar tus ratos libres no haciendo nada. Es decir, que en lugar de otras tendencias que buscan maximizar la calidad de tu tiempo libre realizando actividades de ocio, deportes o viajes, en este caso se trata exclusivamente de descansar el cuerpo y la mente de la rutina y las preocupaciones diarias cada vez que puedas.

Alcanzar el equilibrio es complicado, pero puede ser el camino a la felicidad

Mira tambiénEl viaje del equilibrista, o cómo disfrutar del camino (y no del éxito) para ser feliz

De vez en cuando, a todos nos apetece no hacer nada y simplemente estar tirados en el sofá. Sin embargo, el miedo al aburrimiento o a la falta de vida social nos impide hacerlo todo lo que desearíamos. En este sentido, Doreen Dodgen-Magee, una psicóloga que estudia el aburrimiento y autora del libro ‘Deviced! Balancing Life and Technology in a Digital World’, compara en este artículo de ‘The New York Times’ el Niksen con un coche que tiene el motor encendido, pero no se dirige a ningún lado. «La forma en la que concibo el aburrimiento es llegar a determinado momento en el que no hay ningún plan más que simplemente estar», explica.

Antes de que surgiera esta práctica, ya había otras disciplinas que abogaban por técnicas de relajación similares. Por un lado, el ‘hygge’ danés, que propone alcanzar el secreto de la felicidad a través de pequeñas acciones que aumenten nuestra comodidad y bienestar. Por ejemplo, añadir un poco de miel al té para hacerlo más dulce, o inhalar un olor que nos produce nostalgia. Por otro, el ‘lagom’ sueco, que versa sobre las buenas prácticas que te permiten mantener un equilibrio basado en la moderación, como abrir las ventanas de tu casa para disfrutar de la luz natural del día. Para los suecos, un rayo de sol es sinónimo de felicidad.

En el caso del Niksen, es aún más simple: sentarse en una silla, tumbarse en un sofá o tomar el sol sobre el césped en cualquier parque con el que te cruces para relajarte. Entre sus efectos beneficiosos, sus defensores argumentan que reduce el estrés, retrasa el envejecimiento y fortalece el sistema inmune. Aún más: supuestamente la adopción de esta práctica tiene otros efectos positivos como el aumento de la creatividad y de la capacidad de resolución de problemas.

lainformacion.com

Share

¿Tienes el síndrome prevacacional? Sí, existe y lo padece el 30% de los españoles

Uno de los males más temidos en verano es el síndrome postvacacional: la vuelta al trabajo no siempre es sencilla, especialmente cuando te encuentras bandejas de correo a rebosar, reuniones para organizar el nuevo curso, atascos… Aunque sigue haciendo el calor, el verano psicológico ya ha terminado y las vacaciones son un mero recuerdo. Pero hay otro mal casi aún peor: el síndrome prevacacional. Efectivamente, existe, y es probable que lo hayas padecido en algún momento de tu vida, ya que el 30% de los españoles lo sufre, según un estudio elaborado por Nascia.

Al contrario de lo que podría pensarse, no se trata de un síndrome que esconda ningún tipo de fobia a las vacaciones. De hecho, recientemente la ciencia ha demostrado que, independientemente de que quieras desconectar o seas un ‘workaholic’, irte más tiempo de vacaciones aumenta tus años de vida y tus horas de sueño. Muy al contrario, el síndrome prevacacional se basa en la necesidad imperiosa de irse de vacaciones y la imposibilidad de hacerlo ya mismo.

Smartphone, móvil, móviles, Sony

Mira tambiénCómo lograr desconectar digitalmente en vacaciones: ni emails ni llamadas

Los síntomas son bastante comunes: ansiedad, insomnio, dolor de estómago, estrés o desgana son algunos de ellos, y suelen presentarse en los días previos a marcharse de vacaciones. «El origen de este problema se localiza en la ansiedad ante el inminente período vacacional y es un trastorno reconocido por trabajadores de distintas ramas, pero con un denominador común, que son las jornadas de trabajo muy prolongadas», apuntan desde Nascia.

En este sentido, las jornadas intensivas típicas del verano y las excesivas cargas de trabajo suelen estar detrás de la mayoría de los casos de síndrome prevacacional. «Las tareas con elevados contenidos de responsabilidad, combinadas con extensas jornadas laborales, crean situaciones de estrés que se reflejan en el deseo por parte del trabajador de disfrutar sus vacaciones lo antes posible, generándole una ansiedad ante ese momento que en la mayoría de los casos debe ser tratado», añaden.

Cómo superar el síndrome prevacacional

Aunque te entren los siete males cada vez que piensas en tus vacaciones y te veas a ti mismo sentado frente al ordenador perfilando los últimos detalles antes de tu marcha, lo cierto es que el síndrome prevacacional, como otros similares, tiene solución. Para empezar, hay que tratar de impedir que tus vacaciones proyectadas interfieran en tu trabajo: estar todo el día pensando en la playa que visitarás o la exótica ciudad que recorrerás no ayuda a tu cerebro a concentrarse en tus tareas actuales, por lo que rindes menos y es precisamente esa sensación de descontrol en tu trabajo la que termina por agobiarte más aún.

Por eso, para desconectar del trabajo y disfrutar de un tiempo libre de calidad, hay algunas cosas que puedes hacer. Por ejemplo, que antes de irte de vacaciones informes a tus compañeros de la ubicación de archivos o datos importantes, establezcas la definición de «emergencia» y marques cuándo y para qué pueden contactar contigo, así como que informes de tu situación vacacional también a proveedores y clientes (los emails de Out of office son de gran ayuda).

La felicidad puede ser muy simple: basta con no hacer absolutamente nada

Mira tambiénEl arte de no hacer absolutamente nada: la técnica Niksen para llegar a la felicidad

También hay otras técnicas que también entran en tu vida personal, como la Niksen, que aboga por no hacer nada de nada cada vez que puedas: sentarse en una silla, tumbarse en un sofá o tomar el sol sobre el césped en cualquier parque con el que te cruces para relajarte son mejores opciones que estar permanentemente pensando en tus vacaciones. Entre sus efectos beneficiosos, sus defensores argumentan que reduce el estrés, retrasa el envejecimiento y fortalece el sistema inmune. Aún más: supuestamente la adopción de esta práctica tiene otros efectos positivos como el aumento de la creatividad y de la capacidad de resolución de problemas.

lainformacion.com

Share

Más de doscientas personalidades de la cultura firman un manifiesto «por un gobierno de progreso»

Con las negociaciones políticas estancadas, el mundo de la cultura ha decidido pronunciarse a través de un manifiesto que aboga por «un gobierno de progreso». Personalidades de la talla de Javier Bardem, Manuel Rivas, Bob Pop, Icíar Bollain, Ana Pardo de Vera, Luis García Montero o Santiago Auseronentre muchos otros, han querido unir fuerzas en pro de un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos porque «los problemas de millones de personas no se detienen a la espera de que los partidos hagan su trabajo».

Bajo esta premisa, el texto hace hincapié en la necesidad de un acuerdo de gobierno entre las dos principales fuerzas de la izquierda española, alegando que «nadie obtuvo mayoría suficiente como para gobernar en solitario y encuestas posteriores insisten en que la gente prefiere que haya acuerdos entre progresistas». Se trata, según los firmantes, de dar respuesta cuanto antes a los problemas de millones de personas, una situación de emergencia que sigue «a la espera de que los partidos hagan su trabajo».

inRead invented by Teads

«Somos muchos quienes estamos preocupadas y preocupados por los desahucios que no cesan, por la precariedad laboral, por el precio del alquiler, por la pobreza infantil, por la ley mordaza y sus limitaciones a la libertad de expresión y creación, por la brecha salarial entre hombres y mujeres, por la violencia de género, por la crisis social y ecológica, por la creciente desigualdad entre quienes más tienen y quienes tienen menos, por los derechos LGTBI, por la cultura, la sanidad y la educación y por las crisis territoriales», detallan los firmantes. 

La carta pública desliza un horizonte poco halagüeño en el que la extrema derecha podría alcanzar mayores cotas de poder. Para evitar esta situación, los firmantes hacen un llamamiento a la colaboración entre las fuerzas progresistas. «No existe ningún bloqueo numérico ni ningún empate catastrófico que justifique poner sobre la mesa nuevos comicios. No hay ningún argumento razonable que valide la renuncia a gestionar el resultado de unas elecciones que han abierto la posibilidad a un gobierno que amplíe derechos construyendo nuevos horizontes de igualdad y justicia social».

El manifiesto concluye con una llamada a «la seriedad, la generosidad y la altura de miras» entre ambas formaciones, un enésimo intento que «desde el reconocimiento y el respeto mutuos» lleve a buen puerto las negociaciones ya que «el futuro de nuestra democracia lo exige».

publico.es

Share

Henar Moreno, IU en La Rioja: «Tras este espectáculo, quien decida votar y no mandarnos a la mierda irá al voto útil del PSOE y sería un error»

Henar Moreno es la única diputada de IU en el Parlamento riojano y también es vicepresidenta de la Cámara. Concurrió a las elecciones en coalición con Podemos, pero las diferentes estrategias para canalizar la mayoría de izquierdas en la comunidad autónoma han hecho que el adjetivo de Unidas Podemos se quede muy lejos de la realidad.

Moreno sí cerró un acuerdo con el PSOE y ha apoyado a Concepción Andreu en su fallida investidura. El suyo es un acuerdo con medidas programáticas «de 25 folios». Entre ellas destaca la de destinar el 5% del PIB a educación. La «pluma» de IU -se felicita- estaba en «todo el programa» de la socialista, cuya investidura ha tumbado su excompañera de Podemos. Moreno afirma que el partido morado se ha ocupado solamente de los sillones y alerta de que una repetición electoral barrería a las fuerzas de izquierda en La Rioja y devolvería la mayoría a la derecha. Su intervención este 18 de julio en la Cámara autonómica –»el 18 de julio siempre trae mala suerte a la izquierda»– ha sido muy aplaudida por el PSOE al tiempo que se ha abucheado a su excompañera Raquel Romero –crítica, por su parte, con Moreno en la entrevista que concedió este miércoles a eldiario.es– por no apoyar a Andreu.

¿Cómo resumiría lo ocurrido en el Parlamento de La Rioja en los últimos días?

Ha sido una vergüenza. Decía Ciudadanos –que ya sabe no es santo de mi devoción– que estamos siendo protagonistas en una situación ridícula y es verdad. Es una pena que toda la ilusión que se generó el 26 de mayo, a pesar de que el resultado de Unidas Podemos no era el esperado, quede en nada. Es una pena desaprovechar oportunidades como estas. Considero que, si no conseguimos formar un Gobierno de izquierdas en los próximos dos meses, esto es una derrota para la clase trabajadora y para las clases populares, que tardarán muchos años en recuperarse.

Más en concreto, ¿qué ha pasado con Unidas Podemos, que logró dos escaños y ahora las dos diputadas votan en sentido opuesto?

Que Podemos ha actuado en solitario. Nosotros planteamos que estamos de acuerdo con la investidura, pero que hay que intentar vincularlo con unos puntos programáticos. Y en esas estábamos hasta que un día unilateralmente yo me entero –además, por el PSOE– de que vienen unos señores de fuera, de Castilla-La Mancha. Empiezan mintiendo y engañando, porque dicen que representan a IU federal también. Y empiezan a decir que quieren consejerías, en plural, y que, si no, no se va a investir al PSOE. Nosotros tuvimos bastante paciencia como organización y decidimos no salir públicamente a pesar de que hacían todo tipo de declaraciones también en nuestro nombre.

Finalmente, decidimos en una asamblea, en una coordinadora ampliada de Izquierda Unida, desmarcarnos en el sentido de que nuestra estrategia política era hacer tirar al Gobierno, al PSOE, hacia la izquierda. Y eso sólo se puede hacer desde el punto de vista programático. Sin cheques en blanco, apostamos por un documento programático de 25 folios. No es el programa de Izquierda Unida, pero sí que tiene importantes avances para nuestra comunidad: escuela pública, sanidad –venimos sufriendo privatizaciones por parte del PP– y otra serie de cuestiones. Estamos hablando de 25 folios de medidas, algunas genéricas, como no puede ser de otra manera, pero muchas muy concretas.

Henar Moreno, durante la segunda sesión del pleno de investidura para la Presidencia del Gobierno de La Rioja.
Henar Moreno, durante la segunda sesión del pleno de investidura para la Presidencia del Gobierno de La Rioja. ALBERTO RUIZ EUROPA PRESS

¿Entiende, por tanto, que Podemos, la otra pata de la coalición, ha priorizado en esta negociación la búsqueda de cargos antes que el programa?

Usar la palabra priorizar es ser demasiado generoso. Priorizar implica decir que hay una petición secundaria. Y no ha habido ninguna petición programática. Raquel [Romero] se pone en contacto y pactamos un equilibrio: una vez pactado el programa, buscaremos un Gobierno de coalición. Nosotros estábamos dispuestos a cumplirlo. Entrar en los Gobiernos no es nuestra prioridad, pero tampoco es que estemos en contra.

Pero siempre y cuando primero se antepusiera lo programático, que era lo acordado. Podemos decide no apostar por lo programático y, en definitiva, mira única y exclusivamente a los puestos, que es lo que obliga a que Izquierda Unida negocie lo programático.

¿Cree que ha sido exagerada la petición de cargos?

Han sido excesivos porque no han dicho para qué los quieren. Si yo no tengo política acordada, ¿gestionar para qué? Además, entrar en el Gobierno es un factor peligroso porque hipotecas el Parlamento. Si estás más en el Gobierno, estás menos en el Parlamento.

Sin embargo, Podemos también acusa a Izquierda Unida de buscar sillones en la Mesa del Parlamento, en comisiones o asesores.

Vamos a ver, el único puesto es el de vicepresidenta primera de la Mesa, que tiene mucho trabajo técnico, mucho trabajo, y ninguna compensación. En este momento, no hay ningún asesor ni asistente al cargo. Y ser vicepresidenta no implica liberación alguna. Nos parece importante asumir ese puesto porque permite desbloquear iniciativas legislativas, pero no es un puesto de Gobierno, evidentemente. Con las comisiones, no sé ni a qué se refiere. ¿Se refiere a las comisiones técnicas que se han constituido? Son tres. En una de ellas estoy yo presente como miembro de la Mesa y las otras dos nos las repartimos. Ella me planteó que quería estar en una y yo en la otra. Yo dije que sí y decidió no aparecer en la primera reunión. Consta en el acta que actué en sustitución de ella.

¿Cómo están las relaciones personales ahora mismo entre Podemos e Izquierda Unida, entre usted y Romero?

La relación personal entre Raquel Romero y Henar Moreno no ha existido. Prácticamente sólo hemos coincidido a lo largo de la campaña electoral, donde cada una lógicamente va con su organización, porque es una coalición y así se establece. Vino prácticamente directa de Berlín [antes de las elecciones] y no ha habido tampoco la posibilidad de tener demasiada relación personal. A partir de ahí, yo lo que veo es que es una persona con la que es muy difícil contactar. A mí, muchas veces, ni me coge el teléfono.

Henar Moreno, portavoz del Grupo Mixto en el Parlamento de La Rioja y diputada regional por Izquierda Unida, ofrece declaraciones a los medios de comunicación tras la investidura fallida de la candidata socialista a la presidencia de La Rioja.
Henar Moreno, portavoz del Grupo Mixto en el Parlamento de La Rioja y diputada regional por Izquierda Unida, ofrece declaraciones a los medios de comunicación tras la investidura fallida de la candidata socialista a la presidencia de La Rioja. ALBERTO RUIZ EUROPA PRESS

¿Repetiría una coalición con Podemos?

No defendería repetir una coalición con Podemos, ni en La Rioja ni en general. Pero las coaliciones no las acordamos los candidatos, son de las organizaciones. Pero dudo que en mi organización en La Rioja sea viable hacer una nueva coalición.

Lo digo porque es posible una repetición electoral. ¿Qué perspectivas podría tener Izquierda Unida y, en su caso, Podemos tras lo ocurrido? ¿Podrían desaparecer del Parlamento?

Pues seguramente. Eso puede ocurrir. Yo creo que Izquierda Unida ha tenido una postura más coherente en lo político. Creo que la gente así lo ha visto y que sufriría menos la pérdida de votos. Pero es claro que sufriríamos pérdida de voto ambas formaciones. ¿Por qué? Porque después de este espectáculo, la gente que decide votar y no mandarnos a la mierda decidirá ir al voto útil del PSOE, lo cual sería un error, porque entonces ya no habría posibilidad de que la izquierda de esta comunidad impusiera ese giro a la izquierda.

¿Todo esto beneficia al PP?

Claro. Es más, en esta investidura, la intervención de Ángel Garrido, el portavoz del Partido Popular, fue ya haciendo un llamamiento al voto de toda la derecha a la casa común, que son ellos.

Vayamos al Congreso. Desde una parte de la organización de Izquierda Unida, ¿qué opinión le merecen las gestiones que está haciendo Pablo Iglesias en relación a la investidura de Pedro Sánchez?

Una parte no, sólo una militante. No voy a hablar mucho porque el sábado hay una coordinadora autonómica en la que profundizaremos en esto. Creo que el planteamiento de Pablo Iglesias, al menos en la línea de lo que está apareciendo mediáticamente, no es compartido por la organización. Ahora bien, es verdad que la presencia de Izquierda Unida en esas negociaciones está haciendo que se haya hecho un esfuerzo programático.

Han tenido reuniones con movimientos sociales, con sindicatos, con colectivos en lucha, etc. para elaborar ese programa. ¿La coalición? No estamos en contra de estar dentro del Gobierno, pero estamos en contra de anteponer como prioridad los Gobiernos. Personalmente, estoy en contra de eso y creo que la postura de Izquierda Unida debe ir encaminada a lo que he manifestado en mi intervención aquí: anteponer el programa por encima de los puestos

eldiario.es

Share

El plan que ha funcionado en Noruega para evitar que los delincuentes reincidan

Fredrik es un hombre de mediana edad condenado a 15 años de prisión por asesinato. En un estudio anexo a su celda, está dando los últimos retoques a la portada ilustrada del libro de cocina de la prisión noruega de Halden. No solo se dedica a pintar, también está estudiando matemáticas y física. El resto del tiempo lo pasa reflexionando sobre su pasado para aceptar y poder vivir con los remordimientos de todo el dolor causado. Para él, como para otros muchos presos del país escandinavo, la cárcel no es un castigo por haber hecho cosas muy malas, sino más bien un retiro silencioso en el que poder hallar el perdón propio y, los más optimistas, la paz espiritual.

“Si no tienes buenas oportunidades y estás encerrado en una jaula, es imposible que te conviertas en un buen ciudadano. Aquí hay buenas oportunidades, puedes sacar diplomas y cuando salgas, un trabajo estable”. Estas declaraciones del recluso han suscitado muchísimo interés dentro del mundo penitenciario internacional a raíz de un reportaje de Emma Jane Kirby, periodista de la ‘BBC‘, quien se ha hecho eco de las voces de los presos en Noruega, el país que presume de tener el mejor sistema carcelario del mundo.

Ante todo, los reclusos son seres humanos. Han obrado mal, deben recibir castigo, pero siguen siendo seres humanos

Clases de yoga para asesinos, violadores y traficantes de drogas. “Los tranquiliza”, comenta Are Hoidal, gerente de la prisión. “No queremos ira y violencia en este lugar. Queremos que los internos estén tranquilos y sean pacíficos”. Dicha tranquilidad no es nada barata. Una plaza en Halden cuesta cerca de 110.000 euros al año sufragado en impuestos (teniendo en cuenta que el sistema fiscal noruego es uno de los mejores del mundo). “Guardias y prisioneros permanecen todo el tiempo juntos en las actividades. Comen, juegan al voleibol, se dedican al ocio… y eso nos permite interactuar con ellos para motivarles. Nos aseguramos de que un interno cumpla su condena, pero también le ayudamos a ser una mejor persona. Somos como modelos a seguir, sus entrenadores y mentores”.

A principios de la década de 1990, el Servicio Correccional noruego se sometió a una serie de reformas para centrarse mucho menos en lo que Hoidal denomina “venganza” a “rehabilitación”. Poco a poco se fueron ofreciendo a los presos programas diarios de educación y capacitación. “Desde entonces, la reincidencia en Noruega ha disminuido un 20% en dos años, y cerca de un 25% después de cinco. ¡Esto funciona!”, expresa.

La aceleración escandinava: por qué los países nórdicos crecen, según la OCDE

HÉCTOR G. BARNÉSNo se trata tan solo del Estado de Bienestar: según los cálculos de la organización, el PIB de esta región sería mucho menor si la mujer no se hubiese incorporado al mercado laboral

“En Noruega, el castigo simplemente es privar de la libertad a una persona”, prosigue Hoidal. “El resto de derechos permanecen. Los presos pueden votar, tener acceso a la escuela o a la atención médica.En definitiva, tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano noruego. Porque, ante todo, los reclusos son seres humanos. Han obrado mal, deben recibir castigo, pero siguen siendo seres humanos”.

“Dos reclusos están jugado con las llantas de un automóvil, limpiándolas de lodo y volviéndolas a fijar en los coches”, describe Kirby. “La mayoría deja su celda a las siete y media de la mañana y entran a trabajar a las ocho. No vuelven hasta las ocho y media de la noche. La idea es darles un sentido de normalidad y ayudarles a que se enfoquen en estar preparados para su nueva vida cuando salgan. Muchos serán liberados y accederán al mercado laboral como mecánicos, carpinteros o chefs totalmente cualificados”.

Cada oficial tiene tres presos a su mando, por lo que está muy equilibrado, ya que la cárcel no presume de ser demasiado grande

La relación con el exterior también es otro de los puntos clave en el camino a su reconducción social. Una vez cada tres meses, los presos con hijos pueden solicitar un plan llamado “Daddy in prison” (“Papá en prisión”) que les permite pasar un par de noches con sus parejas e hijos en un acogedor chalet dentro de la cárcel; solo si pasan las pruebas necesarias o tienen buen comportamiento, claro.

Otra de las curiosidades de Halden es que es un centro penitenciario en el que hay mujeres guardias. Una de ellas, Linn Andreasen, ha hablado con Kirby y asegura que nunca se ha sentido sexualmente amenazada. “Las mujeres están presentes en la sociedad, también en las cárceles. Por tanto, ellos tienen que lidiar con eso. Necesitan respetar no solo el uniforme, sino también a la persona, a la mujer que hay debajo. Nosotras les respetamos a ellos, así que ellos también a nosotras. Es algo mutuo”. Otro preso condenado por tráfico de drogas llamado John, afirma que le parece muy bien. “Las oficiales son muy efectivas para bajar la moral a los hombres. Ayudan a que todo esté mucho más normalizadas».

Noruega incluye la leche materna en su PIB… ¿Tiene sentido que España haga lo mismo?

EL CONFIDENCIALLos bebés alimentados durante sus primeros cuatro meses de vida con leche materna obtienen unos coeficientes intelectuales más altos que los que no la reciben

Hoidal admite que existe tráfico de drogas dentro de Halden, pero no de heroína, cocaína o cannabis, sino opiáceos y analgésicos en su mayoría recetados por los médicos. Cada oficial tiene tres presos a su mando, por lo que está muy equilibrado, ya que la cárcel no presume de ser demasiado grande. “Escocia encierra a 150 personas por cada 100.000 habitantes, mientras que Inglaterra y Gales a 140”, compara la periodista. “En Noruega, tan solo 63 por cada 100.000”. En España, actualmente hay 58.971 presos en todo el país, el 7,9% de la población total, según datos del Ministerio de Interior.

En los próximos días comenzará un coro formado por los reclusos y se espera que el concierto de Navidad coincida con la publicación del libro de cocina. También tienen un estudio de grabación propio, llamado irónicamente Criminal Records. Pero existe una preocupación en el horizonte, y es la de que el gobierno recorte los presupuestos destinados al sistema penitenciario. “Las ganancias de la producción de petróleo en el Mar del Norte están disminuyendo y el gobierno ha advertido que se están produciendo recortes”, explica Kirby. “Si quieres calidad y resultados de alto nivel, necesitamos dinero”, admite por su parte Hoidal. “Me temo que de no ser así habrá más violencia y la tasa de reincidencia aumentará, ya que no podremos mantener todos los programas que tenemos ahora. No es bueno en absoluto. Nada bueno”.

elconfidencial.com

Share

Los españoles que volvieron de UK quieren irse otra vez: «El trabajo aquí es basura»

Beca Fullbright en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), un Erasmus en Irlanda, años de experiencia como asistente de español en Liverpool y Países Bajos y profesora asociada en la Universidad de Cardiff de Gales. Ni una página de su currículum sirvió para que Ángela, una traductora de 33 años, encontrara un puesto de trabajo digno cuando decidió volver a España. Las academias de inglés le ofrecían empleos por 3 euros la hora y los supermercados la rechazaban por tener demasiadas titulaciones. “Decían que si encontraba algo de lo mío les iba a dar la patada y que para eso preferían a alguien que no tuviera nada”, recuerda al teléfono desde Alicante. “He buscado puestos de recepcionista, de clases particulares, de camarera, de cajera… lo que fuese. No hay nada”.

Ángela es uno de los miles de cerebros que huyeron en busca de un futuro mejor cuando estalló la crisis en España. Después de pasar varios años en Reino Unido, primero como cuidadora de guardería y luego como profesora asociada en Cardiff, esta traductora decidió confiar en que, con lo peor del tsunami financiero ya superado, su currículum le abriría muchas puertas en su país de nacimiento. “Sabía que no iba a tener el mismo sueldo, pero pensaba que la calidad de vida que iba a ganar compensaría todo lo demás”, se lamenta. “Me di de bruces con la realidad”. Ahora trabaja como profesora asociada en una universidad pública, pero asegura que las condiciones no tienen ni punto de comparación con las que le ofrecían en Cardiff.

En los tiempos más duros de la crisis, Reino Unido fue como un oasis en pleno desierto para los jóvenes que, de repente, se vieron sin nada. La cercanía, la facilidad para aprender el idioma y los buenos sueldos en trabajos no cualificados como la limpieza de habitaciones o la hostelería motivó la famosa ‘fuga de cerebros’ al país anglosajón, convirtiéndolo en el primer destino migratorio. Las salidas no pararon de crecer. Según la estadística de migraciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), si en 2009 se marcharon 4.150 españoles, en 2011 ya superaban los 7.000. No obstante, hay que tener en cuenta que los datos que proporciona el INE provienen de los registros en los consulados, por lo que podría haber muchos más casos.

Después de los peores años de la crisis, muchos de los expatriados decidieron volver para probar suerte cerca de sus familias y amigos. Pensaban que la tormenta había pasado y que, con la experiencia adquirida fuera, encontrar un buen puesto sería pan comido en un país que estaba empezando a recuperarse. En líneas generales, en estos últimos 10 años regresaron a España alrededor de 34.000 personas que, como Ángela, querían recuperar el tiempo perdido en su país.

La realidad fue otra bien distinta: se toparon con pocas posibilidades de conseguir un puesto digno y una estabilidad laboral que les permitiera pensar en el futuro. De repente, estaban atrapados en su propio país buscando cualquier cosa que les permitiera pagar el alquiler, pero sin encontrar nunca algo similar a lo que vivieron fuera. “Si hago recuento, este año he estado trabajando de lunes a domingo entre 80 y 90 horas semanales y no he ingresado más de 800 euros como profesora asociada”, se queja Ángela. “Me he sacrificado durante 10 años para volver y quedarme sin nada”. Por eso, los que pueden vuelven a irse y, a los que no les queda más remedio que quedarse, se lamentan por haber dejado atrás la vida en Reino Unido.

La fuga al Reino Unido, en niveles de crisis

En el año 2018 ocurrió algo histórico en los saldos de migración españoles. Por primera vez desde el inicio de la crisis, los que volvían a España superaban a los que se iban. La emigración se había ralentizado paulatinamente hasta el punto de quedar un 15% por debajo del máximo alcanzado en 2015. Además, muchos habían vuelto con hijos pequeños, de entre 0 y 4 años, y también adolescentes; lo que garantizaba frenar, al menos unas décimas, el invierno demográfico.

Eran buenas noticias, por lo menos desde una visión general. Centrando las cifras únicamente en el Reino Unido, por ser el primer destino migratorio, el panorama resulta bien distinto. Según los datos más actualizados, en los últimos seis meses de 2018 emigraron a Reino Unido tres personas por cada español que volvió de ese mismo país. Esta ratio (que resulta de dividir la emigración entre la inmigración de personas con nacionalidad española) demuestra que la pérdida de cerebros con destino Reino Unido está alcanzando de nuevo los niveles detectados en plena crisis.

Un caso que refleja esta tendencia es de Erika, una asturiana de tan solo 23 años que se volvió con su marido y sus dos hijos a Reino Unido después de probar suerte en España para estar cerca de la familia. Mientras que allí cobraba 1.200 libras como camarera en una cafetería, en Asturias estuvo trabajando en una frutería, a media jornada, por 450 euros. Su marido, mientras tanto, lo hacía sin contrato en una fábrica de carne por 900 euros la jornada completa. “Yo ahora no tengo trabajo, pero mi marido cobra 2.000 libras al mes como vigilante de seguridad. En España con 1.300 euros no nos daba para todo y aquí podemos pagar el alquiler, la hipoteca del piso que tenemos en Asturias, la comida, las facturas y todavía nos sobra”, calcula Erika desde el jardín de su casa. “Aquí puedes comprar un kilo de galletas por 20 céntimos. En España es impensable”.

El Office for National Statistics, equivalente al INE español, no desglosa los datos sobre las ocupaciones por sectores por nacionalidad pero sí que tiene en cuenta a España junto a otros cinco países para calcular en qué sectores de empleo se localizan la mayoría de los inmigrantes. Tal y como reflejan las cifras, casi un tercio de ellos trabajan en puestos cualificados –como la educación, la enfermería o la medicina– y un cuarto en las conocidas como ‘elementary occupations’, aquellas relacionadas con la hostelería, la restauración o la limpieza.

La generación perdida: se duplica el número de jóvenes que deja de estudiar para trabajar

JAVIER G. JORRÍNLa hostelería ha sustituido a la construcción como el gran empleador de adolescentes sin estudios. La recuperación del empleo solo pone en evidencia el problema del fracaso escolar

La economía sostenida del Reino Unido es una de las principales razones que motiva a los españoles para hacer su vida allí, tal y como explica la socióloga Gema Sánchez. A pesar de que en los puestos especializados sí que se exige un alto nivel de idiomas y algunas titulaciones, los puestos de hostelería suponen una oportunidad para aprender el idioma y luego seguir escalando. “En estos puestos los sueldos están bastante por encima de la media española, por lo que a la gente no le importa empezar en un empleo que realmente no es de su sector”, explica.

Desde el año 2014, tal y como señalan los datos de Eurostat, el sueldo mediano anual del Reino Unido supera los 20.500 euros. En España, sin embargo, la cifra más reciente –actualizada a 2018– se mantiene en los niveles de la crisis: si en 2009 eran 14.795 euros, en 2018 son 14.785. En otras palabras: mientras que el sueldo en Reino Unido ha crecido en estos últimos nueve años un 30%, en España, lejos de aumentar, se ha desplomado un 4%.

En las páginas de Facebook que aglutinan a españoles emigrados en las principales ciudades de Inglaterra, las preguntas sobre la situación laboral en el país no dejan de repetirse. Tampoco las ofertas de trabajo en hoteles, restaurantes y bares, siempre con la misma coletilla: “¡No hay requisitos de idioma!”. Cuando se publica un anuncio así, no pasa mucho tiempo hasta que el ‘post’ se llena de gente interesada en el puesto. Los sueldos nunca bajan de 1.000 libras al mes.

El año pasado España consiguió cerrar el calendario con su mayor crecimiento de empleo en 12 años, con un número de ocupados muy cercano a los niveles precrisis. Pero eso no quiere decir que las condiciones laborales hayan mejorado. Es precisamente ahí donde, según Gema Sánchez, radica el problema. “Los sueldos se estancan. Puede mejorar el mercado laboral, puede haber más oportunidades de empleo, pero las condiciones no son mucho mejores que hace 10 años”, explica. “Si a eso le sumas que el nivel de vida sí se eleva, el recorte de ahorro es mayor”.

«Entré en el mundo laboral cuando volví de Londres y no encontré ni un contrato indefinido»

Ana Cabrero, una profesora zamorana de 27 años, sabe que al principio la vida en un país nuevo no es fácil. Estuvo trabajando como ‘au-pair’ durante un año, cobrando 100 libras a la semana. A pesar de esas condiciones, asegura que sentía cómo el país le ofrecía cientos de oportunidades para buscarse la vida de otra forma. “Las oportunidades que hay allí no tienen ni punto de comparación con España. Los comienzos son difíciles, pero no conozco a nadie que no haya encontrado trabajo con un poco de ganas”, asegura. “Tanto para trabajar en guarderías como de asistente de conversación te piden un nivel mínimo de inglés, la carrera y poco más”.

A día de hoy, esta joven trabaja en una academia de inglés en Zamora donde no le ofrecen nada más allá de la media jornada. Antes trabajó en el comercio como dependienta, un puesto no cualificado, donde asegura que encontró las peores condiciones de toda su experiencia. “Yo entré en el mundo laboral cuando me volví de Londres y no encontré ni un contrato indefinido. En la tienda me explotaron todo lo que quisieron”, confiesa. “Ahora tampoco me da para vivir. En un mes voy de vacaciones a Londres y a lo mejor me pongo a buscarme una segunda vida”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las empresas ignoran a los retornados

A pesar de que el sueldo es relevante, hay un factor no tangible que se vuelve fundamental para los emigrados una vez trabajan en el país anglosajón: la calidad humana de las empresas. Todos los entrevistados afirman que en cualquier puesto de trabajo, a diferencia de España, la salud física y emocional del empleado es una prioridad para los jefes. En el año 2016, el Gobierno de Reino Unido lanzó el ‘Wellbeing and Mental Health Action Group’, un plan de acción para concienciar sobre la importancia de la salud mental en los puestos de trabajo y garantizar espacios seguros que garanticen el respeto y el buen ambiente de trabajo.

“Los jefes son mucho más agradecidos aquí, por lo menos desde mi experiencia. Te miden la jornada, te dicen que has hecho un buen trabajo… en España eres la última mierda”, opina Fernando Casanova, un transportista de 38 años que ya lleva varios meses en Reino Unido, después de volver a España para no encontrar nada. “También te valoran más y puedes ir escalando mucho más rápido. En tres años puedes estar ganando 500 euros más, cosa que en España es inviable”.

 Fernando Casanova con su uniforme de trabajo en Londres. (Foto cedida)
Fernando Casanova con su uniforme de trabajo en Londres. (Foto cedida)

Volver a casa después de varios años y encontrarte con una realidad tan distinta a la esperada supone un fuerte golpe psicológico para los retornados. La sensación de perder libertad, la diferencia en el poder adquisitivo, los valores del país de acogida y la pérdida de vínculos provoca tal torrente de dificultades emocionales que este síndrome ya tiene un nombre: choque cultural inverso. Raúl Sánchez, confundador de Volvemos, un proyecto que busca facilitar el retorno de talento a España, afirma que es un fenómeno repetido en cualquier emigrado, pero que se acentúa especialmente en los que vuelven de Reino Unido, dada la gran diferencia de condiciones laborales entre ambos países.

“El problema es que se concentra toda la felicidad en el retorno. Muchos asumen que volver a España va a suponer que todos los problemas se arreglen. Pero como ellos, el país también ha evolucionado y la situación ya no es la misma”, explica el experto. Por este motivo, explica, es importante tener varios objetivos resueltos antes de coger el avión: contar con un empleo puente –que permita vivir hasta encontrar otro mejor–, saber todas las trabas que puede poner la Administración a la hora de volver y, sobre todo, gestionar las expectativas. “Las quejas sobre la falta de empoderamiento laboral en España dicen cosas muy poco buenas de nuestro país. Si te obligan a volver a la casilla de salida, normal que te decepciones”.

Cuando el retorno de talento no funciona: «La familia tira, pero no hay estabilidad»

CRISTINA SUÁREZCastilla-La Mancha lleva dos años intentando recuperar a sus ‘cerebros fugados’. Algunos han vuelto con contratos indefinidos, pero otros han tenido que empezar casi desde cero

Algunas comunidades autónomas ya han empezado a plantearse cómo asegurar un buen estado de bienestar a los que vuelven a casa después de la crisis. En enero de este año, la Dirección General de Juventud de Cataluña realizó uno de los estudios más exahustivos sobre la emigración y el retorno, centrando el enfoque en las competencias que los retornados adquieren en el extranjero –idiomas, liderazgo, autonomía, capacidad de decisión y un largo etcétera– y cómo aprovecharlas de una forma justa en España. «Las empresas españolas deberían trabajar mucho más la comunicación con los profesionales, para conocer bien cuáles son sus aptitudes y cómo pueden aprovecharlas», explica Raúl. «Facilitar esto es fundamental para que los que han vuelto no quieran irse de nuevo».

elconfidencial.com

Share

Más de 138.000 perros y gatos fueron abandonados en España en 2018

Durante el año pasado, más de 138.000 perros y gatos en España se abandonaron en España. Tan solo 59.000 mascotas fueron adoptadas, un 43% de los animales que se recogen en la calle después de haber sido abandonados, según señala el informe ‘Él nunca lo haría 2018’ de la Fundación Affinity. «Una lacra social» para la Asociación de Veterinarios Municipales de España (AVEM) que sigue vigente a pesar de que el Código Penal contempla penas de uno a tres años de cárcel.

AVEM denuncia, además, que tan solo un 15% de los perros y gatos que son abandonados regresan a su hogar. «El resto, en el mejor de los casos, van a parar a una protectora», revela el presidente de AVEM, Juan Carlos Ortiz. Estos centros de protección animal tienen como objetivo proporcionarles un techo a las mascotas abandonadas, sanar sus heridas y proporcionarles cuidados, alimentos y agua. La media de capacidad de las protectoras está cifrada en 85 perros y 50 gatos. Una amplia gama disponible para nuevas familias que quieran aportarles un techo y unos cuidados a estos animales.

inRead invented by Teads

Unas familias adoptantes que tienen unas preferencias claras: llevar un cachorro a casa tarda entre dos y tres meses; que un animal adulto abandone la protectora, ocho meses. «Debemos romper falsos mitos y adoptar animales adultos o séniors porque puede ser una buena opción que permita de igual manera educar al animal y crear un fuerte vínculo emocional con él. La clave es buscar al adoptante ideal en cada caso, para conseguir la integración completa del animal en la familia y que la adopción sea satisfactoria», explica la directora de la Fundación Affinity, Isabel Buil.

El estudio destaca la internacionalización de las adopciones, ya que una cuarta parte proviene de residentes en el extranjero. Una cifra que puede justificarse por el modo en que se dan a conocer estos centros de acogida, con un 95% de éxito en las redes sociales y un 87% a través de la página web. «Este dato es muy llamativo e importante, porque indica que España es deficitaria en cuanto a la adopción de animales de compañía, no solo porque no compensa el número de animales abandonados, sino porque parte de estas adopciones son gestionadas fuera de nuestro país», añade Buil. Los centros de acogida, según el informe, forman parte en su mayoría de una entidad privada -el 56% concretamente- aunque siete de cada diez que forman parte de esta red tienen algún tipo de convenio con protectoras de carácter público o ayuntamientos.

ideal.es

Share