Desaparece el lienzo más caro del mundo y llevan seis meses sin saber de su paradero

Empleados de la sucursal del Museo del Louvre en los Emiratos Árabes Unidos, confesaron este domingo que no saben dónde se encuentra el cuadro ‘Salvator Mundi‘, la pintura de Leonardo da Vinci, que fue comprada por más de 450 millones de dólares y les fue cedida para su exposición.

En una declaración confidencial para The New York Times, los trabajadores del Louvre de Abu Dabi comentaron que «no tienen conocimiento del paradero de la pintura», la cual tenía programada una exposición en septiembre del año pasado, pero que fue cancelada sin explicación.

Según el diario, el Departamento de Cultura y Turismo de Abu Dabi se rehúsa a hacer declaraciones sobre el tema.

El informe del periódico sugiere que el cuadro podría encontrarse en poder de su propietario, el príncipe saudita Badr bin Abdullah bin Mohammed bin Farhan Al Saud. De acuerdo con una fuente del diario, el cuadro fue llevado a Europa después de su compra.

La profesora de Instituto de Bellas Artes de Nueva York, Diane Modestini, que trabajó en la restauración del lienzo de Leonardo, confirmó que se canceló un estudio de la pieza, que se iba a realizar en Zúrich (Suiza).

Conocido en español como ‘Salvador del mundo’, el cuadro de Leonardo, un óleo de 45 x 66 cm, pintado alrededor del año 1500, representa a Jesús vestido con una túnica renacentista que hace un gesto de bendición con una mano y con la otra sostiene una esfera de cristal.

En el 2017 fue adquirida por 450,3 millones de dólares por el citado príncipe saudita, a través del también príncipe (heredero) Mohammed bin Salmán, catalogándose como ‘la obra de arte más cara del mundo’.

actualidad.rt.com

Share

Bancos rusos se unen a la alternativa china al sistema de pago SWIFT

Varios bancos rusos se han unido al Sistema Internacional de Pagos de China (CIPS), análogo del sistema internacional SWIFT, para facilitar las operaciones entre los dos países, informó un alto cargo del Banco Central de Rusia.

«En cuanto a la cooperación en el ámbito de los sistemas de pago, varios bancos ya se han conectado al sistema chino CIPS, que ha permitido simplificar el procedimiento de enrutamiento de los pagos«, anunció Vladímir Shapoválov, quien encabeza una división que trata con reguladores extranjeros en el departamento de cooperación internacional del banco.

¿Por qué es necesaria una alternativa latinoamericana al SWIFT?

Además, Shapoválov espera que sus colegas chinos presten más atención a la alternativa rusa al SWIFT, llamada SPFS (Sistema para la Transferencia de Mensajes Financieros), ya que eso permitiría impulsar aún más el comercio bilateral.

«El Banco de Rusia ha creado el sistema SPFS, cuya versión de exportación se presentó a finales del año pasado, y ahora lo mostramos activamente al mundo, incluida China. Esperamos que los bancos chinos lo consideren más activamente», afirmó el funcionario en el marco del VIII Foro Internacional Rusia-China.

El SPFS fue creado por el Banco de Rusia en respuesta a las amenazas de EE.UU. de desconectar a los bancos rusos del SWIFT debido a las sanciones (lo que ya ha ocurrido con Irán). Más de 11.000 instituciones financieras en más de 200 países están conectadas actualmente a la red de pagos SWIFT.

rt.actualidad

Share

La europeísta Zuzana Caputova gana las presidenciales de Eslovaquia y amenaza el frente de Visegrado

La abogada ecologista Zuzana Caputova es la ganadora de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de este sábado en Eslovaquia, según ha confirmado la Comisión Electoral, con lo que se convertirá en la primera mujer de este país centroeuropeo en ocupar la jefatura del Estado.

Caputova, que se ha alzado con el 58,4% de los votos frente al 41,59% obtenido por el diplomático Maros Sefcovic, se ha atraído a buena parte del electorado gracias al discurso contra la corrupción que ha enarbolado durante la campaña.

Pero la presidenta electa, de 45 años, se destaca también por su compromiso europeísta, precisamente en uno de los cuatro países que forman parte del llamado grupo de Visegrado -integrado también por la República Checa, Polonia y Hungría-, punta de lanza contra determinadas políticas migratorias de la Unión Europea, especialmente las migratorias.

Tras su victoria en las urnas este sábado, ha prometido que demostrará cómo «se puede salir a una lucha política con ideas propias, sin caer en el populismo». «Sí, puede funcionar», declaró a la prensa Caputova. «Se puede hablar de la verdad y ganarse la confianza de otros sin un vocabulario agresivo y golpes bajos», añadió la futura jefa del Estado ante sus seguidores, familiares y amigos, en un acto celebrado en el Mercado Viejo de Bratislava y televisado en directo.

Tras saludar «en las cuatro lenguas mayoritarias que se hablan en el país (eslovaco, húngaro, romaní y checo)», Caputova celebró su victoria y el hecho de que «haya llegado» a pesar de las dudas de muchos.

La participación más baja en la historia eslovaca

La presidenta de la Comisión Electoral eslovaca, Eduarda Bárány, señaló este domingo que los comicios se celebraron «de manera muy pacífica» y que durante su desarrollo, entre las 06.00 y 21.00 GMT del sábado, «no hubo particulares ni anécdotas que llamaran mucho la atención», si bien la participación fue la más baja en la historia de estas convocatorias, del 41,79%. Ha sido la quinta vez que los eslovacos eligen a su jefe de Estado en las urnas.

La exrepública comunista de Eslovaquia, escindida de la federación checoslovaca en 1993, es miembro de la UE y la OTAN desde 2004, y tenía en estas elecciones un censo electoral de 4,4 millones de personas.

abc.es

Share

Sánchez rompe con Rubalcaba

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha roto puentes con el pasado. Con los tiempos de Alfredo Pérez Rubalcaba y también con los de José Luis Rodríguez Zapatero. Desde que recuperó la secretaría general del PSOE, en junio de 2017, las acciones de Sánchez en el ámbito interno han supuesto una enmienda al pasado. Incluso a sí mismo y al pasado que él mismo representó en su primer mandato como secretario general (2014-2016).

En la elaboración de su dirección en 2017 ya hubo un gran componente de ruptura con el pasado. Una tendencia que se ha evidenciado con la confección de las candidaturas electorales en las que se ha privado definitivamente a históricos dirigentes de espacio institucional. Solo la permanencia del PSOE en el Gobierno podría abrir la posibilidad de que algunos de ellos pudiesen encontrar algún espacio. Aunque en ningún caso serían puestos de primera fila.

El ejemplo más claro es el de Óscar López, secretario de Organización de Alfredo Pérez Rubalcaba y que estuvo cerca de Sánchez antes de su defenestración, pero que fue apartado tras su victoria en las primarias. Después de alcanzar el Gobierno fue nombrado presidente de Paradores, un agradable retiro con grandes retos por delante, pero carente de recorrido político.

inRead invented by Teads

Fuera de las listas

Pero hasta pasadas las elecciones, pensar que ese destino puede esperar a muchos es un futurible. Aunque personalidades de Ferrazhan trasladado estos días en privado que algo similar podría suceder con José Blanco, todopoderoso número dos entre 2000 y 2011, nada al respecto es seguro. Lo único que está claro es la ruptura que Sánchez ha realizado con las épocas de Zapatero y de Rubalcaba.

El pasado fin de semana se confirmó que Blanco no cumplirá su objetivo de repetir como eurodiputado. También se constató algo que era ya una evidencia: Elena Valenciano tampoco repetirá en su puesto institucional. Con ello, los dos números dos de Zapatero y Rubalcaba quedan fuera de juego. Sánchez ha roto con las épocas de sus predecesores. Algo que es especialmente intenso en el caso de Rubalcaba, su antecesor en el cargo, con quien además la relación personal es fría. Con Zapatero, en cambio, se cuenta que tras el entusiasta apoyo de éste a Susana Díaz, ahora los puentes se han recompuesto, una vez el expresidente asumió el resultado de las primarias y respaldó a Sánchez.

Si uno mira la composición de la Ejecutiva que formó Rubalcaba en 2012, apenas hay figuras que se mantengan en la carrera. Aunque hay excepciones. Siendo todavía lendakari, Rubalcaba hizo a Patxi López secretario de Relaciones Políticas. Hoy es secretario de Política Federal en la Ejecutiva de Sánchez y repetirá como diputado en el Congreso. Tras competir en las primarias con Díaz y Sánchez, él se integró, aunque el restaurado líder no extendió esa integración a personas de su equipo.

«En la nevera»

No obstante, pese a que el área que pilota tiene peso, en la práctica no ha tenido influencia en la dirección desde que Sánchez recuperó el poder en Ferraz, donde se defiende que tenía que pasar «una temporada en la nevera», pero a la vez se le respeta por esa condición de exlendakari. Todavía está muy reciente esa experiencia. Además fue presidente del Congreso en la legislatura fallida. «Es una institución en sí mismo»·, aseguran. Y se pone en valor que «no ha dado guerra» en clave interna, aceptando los resultados de las primarias.

De aquella Ejecutiva, Inmaculada Rodríguez-Piñero, será la número seis de la candidatura al Parlamento Europeo. Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente, ha sido la única persona de la dirección de Rubalcaba que ha llegado a un nivel de Gobierno con Sánchez. Algo que se debe a su experiencia en la materia. Su presencia en las direcciones socialsitas ocupando estos puestos es una constante. Rafael Simancas, que ocupaba una secretaría menor, resistirá como diputado tras haber servido bien a la actual dirección como secretario general del grupo parlamentario. En aquella dirección de 2012, además de Valenciano y Óscar López, había figuras como Jesús CalderaGaspar Zarrías o Trinidad Jiménez. Además de un Antonio Hernando que también se ha quedado fuera de todo después de que se ofreciese a seguir sirviendo como portavoz con la gestora tras la destitución de Sánchez en 2016.

Pocos supervivientes

De las Ejecutivas de Zapatero de 2004 y 2008 apenas hay supervivientes. Los ojos vuelven a girarse sobre Rodríguez Piñero y Hugo Morán. La hoy presidenta de Baleares, Francina Armengol, fue vocal en ambas direcciones. La candidata a la alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría, lo fue en la de 2008.

Con la época de José Luis Rodríguez Zapatero, no obstante, hay que hacer una excepción. Una vez que Pedro Sánchez tuvo enfrente a todos los históricos del PSOE, el hoy presidente buscó nuevos referentes. Fue cuando retornaron a la primera línea tras años desaparecidos José Félix Tezanos o Manuel Escudero. Pero especialmente tres ministras con José Luis Rodríguez Zapatero: Cristina Narbona, hoy presidenta del PSOE, Carmen Calvo, hoy vicepresidenta del Gobierno y Beatriz Corredor, que será diputada tras el 28 de abril.

abc

Share

El cómico Vladímir Zelenski gana la primera vuelta de las presidenciales ucranianas

De acuerdo con lo que venían anticipando las encuestas, el candidato más votado en las elecciones presidenciales que hoy se celebraron en Ucrania, según los sondeos a pie de urna, habría sido el rey del show televisivo, Vladímir Zelenski, que según el centro «Exit-poll Nacional-2019» obtuvo el 30,4% de los votos. Al no haber superado el 50% de los sufragios, deberá medirse en segunda vuelta el próximo 21 de abril a su más inmediato contrincante, el actual presidente del país Petro Poroshenko, que habría conseguido la segunda plaza con el 17,8 % de los votos.

La exprimera ministra y líder de la Revolución Naranja de 2004, Julia Timoshenko, ha vuelto a ver frustrados sus intentos de haber sido la primera mujer en dirigir Ucrania. Habría quedado de acuerdo con las encuestas a pie de urna en tercer lugar con el 14,2% de las papeletas. Junto con Timoshenko, lógicamente, han quedado fuera de la carrera electoral los otros 36 candidatos.

La carismática dirigente estuvo aún más cerca de ser la jefa del Estado en febrero de 2010, pero perdió por muy escaso margen en unos comicios en los que resultó vencedor, Víctor Yanukóvich, que abandonó el poder hace cinco años por la presión de la multitud en la calle y se encuentra actualmente exiliado en Rusia. En 2014, también fue derrotada a manos de Poroshenko. Ella ni siquiera pasó a la segunda vuelta (12,8%) mientras él ganó con el 54,7%.

i

Alianzas

Ahora habrá que ver qué pasa dentro de tres semanas y qué alianzas son capaces de aglutinar los dos finalistas para alzarse con la victoria definitiva. Como de costumbre cuando unas elecciones se celebran a dos vueltas, los llamamientos que hagan los candidatos que han quedado eliminados influirán en el resultado final. Aquí podría tener las de perder Zelenski, un hombre que no viene de la política y que cuenta con escasos apoyos dentro de la Rada Suprema (Parlamento) y del resto de las instituciones.

Pero todo está por ver. El cómico, que cuenta con las simpatías de la gente joven y se le percibe como «aire fresco», podría dar la sorpresa. Poroshenko, por el contrario, que ganó las elecciones de 2014 en primera vuelta con el 54,70%, ha perdido una parte enorme de su electorado a causa de las penurias y de que no ha logrado, como muchos esperaban, resolver el conflicto en la parte del este con los separatistas prorrusos.

La mitad de sus detractores le reprochan falta de firmeza por no haber recuperado por la fuerza las dos regiones rebeldes del este, Donetsk y Lugansk, algo que probablemente supondría un suicidio teniendo en cuenta el militarismo que exhibe el presidente Vladímir Putin. La otra mitad recrimina a Poroshenko no haber podido resolver el problema mediante el acuerdo y la negociación con Rusia, muy difícil también, ya que Putin no ha dejado prácticamente margen para el diálogo.

No obstante, Poroshenko va a poner toda la carne en el asador para desbancar a Zelenski, empleando para ello su posición privilegiada como máximo dirigente del país.

Por eso y ante la posibilidad de algún intento de manipular los resultados que arrojen las urnas, Zelenski ha dispuesto un procedimiento de recuento paralelo.

2.000 avisos de posible fraude

Serán sus activistas quien los coordinen y cuentan para ellos con miles de voluntarios. Han creado además una aplicación para los teléfonos móviles para que cualquier ciudadano pueda dar cuenta de inmediato de cualquier infracción o irregularidad que detecten durante el proceso electoral. Durante la jornada de hoy, el equipo de Zelenski recibió cerca de 2.000 avisos de posible fraude mientras la Policía tramitaba más de un millar de reclamaciones a través de todo el país e incoaba una veintena de demandas por la vía penal.

En el entorno del candidato prorruso, Yuri Boiko, antiguo ministro de Energía, alertan sobre el hecho de que, desde el poder, Poroshenko cuenta con un «potente sistema de falsificación del censo electoral y compra de votos». Así lo estima Víctor Medvedchuk, un político próximo a Boiko, que hoy quedó en cuarto lugar con el 9,8% de los sufragios. Sin embargo, muchos analistas consideran poco probable que el presidente ucraniano se vaya a arriesgar a un fraude masivo que seguramente provocaría una nueva revuelta en las calles y daría argumentos a Moscú para deslegitimar una vez más a los actuales dirigentes de Ucrania.

La semana pasada, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el reconocimiento o no de los resultados de las presidenciales en Ucrania «va a depender de cómo se desarrollen los comicios». Peskov deploró el hecho de que las autoridades ucranianas no hayan permitido la presencia de observadores rusos. Según sus palabras, «además varios millones de ucranianos que residen en Rusia se quedarán sin votar» al no haber sido habilitados colegios electorales en las ciudades rusas con mayor número de pobladores procedentes de Ucrania.

El candidato preferible para Moscú era Boiko y el peor Poroshenko. Zelenski, según gran parte de la prensa rusa, es «el mal menor». Pero, sea quien sea finalmente el presidente, no parece que la actual situación de tensión y confrontación entre Kiev y Moscú vaya a desaparecer a medio plazo.

abc.es

Share

Albert Rivera anuncia una batería de medidas ecologistas para atraer el voto ecologista

Albert Rivera dejó este sábado en Ciudad Real el naranja para vestirse de verde ecologista. El líder de Ciudadanos anunció en el parque nacional de Las Tablas de Daimiel una batería de medidas para proteger el medio ambiente. Los compromisos, además de dar una visión naturista de los liberales, sirven también para acercarse al voto progresista, más sensible que el conservador a este asunto.

Rivera anunció que, en caso de gobernar, impulsará en sus primeros cien días en la Moncloa un plan de choque contra los residuos plásticos, una iniciativa que la Unión Europea ya ha lanzado en el ámbito comunitario. La orden de Bruselas es acabar en 2021 con los plásticos de un solo uso, como los platos o las pajitas. «Los gobiernos tienen que hacer más y Europa nos marca el camino», afirmó el presidente de la formación liberal. «Nuestros hijos se merecen que luchemos por este patrimonio», añadió.ADVERTISING

inRead invented by Teads

Junto a Rivera estuvo Inés Arrimadas. La cabeza de lista de los liberales por la circunscripción de Barcelona anunció que el objetivo de Ciudadanos será plantar 10 árboles por cada español, lo que supondría un total de 460 millones. La intención es reforestar una «la superficie equivalente a la provincia de Pontevedra o la mitad de la Comunidad de Madrid». De esta forma, explicó Arrimadas, se combatiría la desforestación que asola al país y se ayudaría absorber las emisiones de CO2 a la atmósfera.

«Estamos en tiempo de descuento y es muy urgente que este partido que piensa más en el futuro que en el pasado este diseñando comprometerse con las nuevas generaciones», justificó Arrimadas.

diariosur.es

Share

Contratar una empleada del hogar cuesta ahora casi 3.000 euros más

La fuerte subida del 22,3% que ha experimentado este año el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que se ha situado en los 900 euros al mes(repartidos en 14 pagas), ha supuesto un varapalo para muchas empresas, que han tenido que asumir un coste más elevado por sus trabajadores. Pero, además, esto ha repercutido en los bolsillo de muchas familias, que de diciembre a enero han visto cómo el gasto que dedicaban al pago de la persona que les ayuda con las tareas del hogar y el cuidado de los niños (en femenino, puesto que ellas son mayoría) se ha disparado. Y es que, a esos165 euros al mes de más que tienen que abonar a su asistenta (en caso de que la tengan a jornada completa) por el alza del SMI, hay que sumar la fuerte subida de las cotizaciones sociales en el Sistema Especial de Empleadas del Hogar, algo que ha provocado que en muchas familias hayan tenido que reducir el horario de estas trabajadoras. De hecho, la propia Seguridad Social lo hace de manera automática: si el contrato que tienen no se actualiza con la subida correspondiente del salario, lo que hacen es reducirle directamente la jornada laboral.

Las empleadas del hogar cuentan con un sistema especial de cotización que no se basa en el salario real -­está previsto implantarse ya en 2021-­, sino que va por tramos salariales, algo que se estableció en la reforma de 2011, cuando pasaron a integrarse en el Régimen General. Cada empleador tiene la obligación de dar de alta a las trabajadoras del hogar y cotizar por las horas efectivas de trabajo, aunque se estima que una cuarta parte de este colectivo está en la economía sumergida.ADVERTISING

inRead invented by Teads

EN MÍNIMOS DE 2012

-2,5%ha caído la afiliación de empleadas del hogar en enero y febrero, hasta las poco más de 407.000 actuales, la cifra más baja desde 2012.33,4%de quienes trabajan por cuenta ajena en hogares no cotiza ni, por tanto, genera derechos para cobrar pensión.

A partir del pasado enero las bases de cotización por contingencias comunes pasaron a establecerse en función de diez tramos, en lugar de los ocho que existían en 2018, que comienza con una base mínima de 206 euros al mes y una cuota de 61,39 euros para un máximo de 34 horas mensuales, lo que supone 38,26 euros más que un año atrás; el máximo ya se corresponde con el salario real.

Incluye tramo horario

Pero además de la fuerte subida que se ha producido en cada tramo de cotización, se añade que el tipo que se aplica ahora para este colectivo se equipara por primera vez en la historia con el Régimen General: se sitúa así en el 28,3% tras aumentar nueve décimas, la misma subida que se ha registrado en los últimos siete años. Y otro hecho que contribuye a encarecer el coste total de una empleada del hogar es que la cotización por contingencias profesionales también se ha incrementado más de medio punto: del 0,9% de 2018 ha pasado al 1,5%.

La cuestión es: ¿cuál es el desembolso que tiene que realizar ahora una familia que tenga una empleada de hogar a jornada completa? A los 1.050 euros que habrán de pagarle al mes (repartido en 12 pagas), 191,5 euros más que en 2018, hay que sumar la cuota que ha de abonar el empleador de 210 euros al mes (descontada ya la reducción del 20% de la que disfrutan nueve de cada diez hogares, que disminuye hasta los 171 euros si son familia numerosa). Esto supone que el coste total de tener una empleada de hogar a jornada completa es de 1.260 euros al mes, 239 euros más de lo que pagaban en diciembre. Así, el gasto anual se incrementa en 2.868 euros.

Si en lugar de ocho horas trabajara media jornada, el coste se reduce a los 647 euros al mes (525 euros de salario más 122 euros de cuota), lo que representa 123 euros más de gasto que un año atrás o casi 1.500 euros más al año.

Con este incremento de cuotas, el Gobierno confía en recaudar este año 16 millones de euros extra, pese a que prevé una reducción en el número de cotizaciones (5.200 menos que en 2018), tal y como ha sucedido en los últimos cinco años. Pero desde 2012 la base de cotización media de este colectivo se ha incrementado en casi 100 euros hasta los 543 euros al mes, consecuencia también de que los tipos se han encarecido en más de seis puntos.

Pero desde el Ministerio de Trabajo no admiten que este incremento de costes pueda repercutir en una destrucción de empleo en este sector o reducción de la jornada. «Creemos que en este momento la subida no va a tener un impacto negativo apreciable», asegura Borja Suárez, director general de Ordenación Económica de la Seguridad Social, que considera que «el esfuerzo que se exige al empleador es asequible». Sin embargo, en los dos primeros meses de 2019 la afiliación ha caído más de un 2,5% interanual, frente al crecimiento superior al 3,5% en el Régimen General.

hoy.es

Share

Irene Montero: «PSOE y Ciudadanos son la derecha»

Unidas Podemos tiene claro su objetivo. La diferencia respecto a pasadas citas con las urnas está en que ha pasado del ‘sorpasso’, que acarició en las generales de 2015 y con el que soñó en la repetición electoral de 2016, a la esperanza de entrar en un Gobierno de coalición con el PSOE tras los comicios del 28 de abril.

Las cartas mostradas hasta el momento por la formación morada consisten en denunciar el supuesto espionaje al que le sometió el Gobierno del PP a través de la llamada ‘policía patriótica’ y en alertar sobre la deriva hacia la derecha que conllevaría una alianza entre PSOE y Ciudadanos.ADVERTISING

inRead invented by Teads

Irene Montero fue la encargada este domingo de destacar que un futuro Ejecutivo entre socialistas y liberales dejaría de lado las reformas progresista que, sostiene la formación liderada por Pablo Iglesias, ha obligado a impulsar en el Congreso a cambio de su apoyo parlamentario al PSOE para el triunfo de la moción de censura contra Rajoy.

«Podemos perfecciona la democracia y frenar los abusos, y las cosas pueden ir a mejor, pero si gobiernan las derechas las cosas pueden ir a peor. Un Gobierno de Sánchez con Ciudadanos también es un Gobierno de derechas», clamó la número dos de Podemos en un mitin en Las Palmas que compartió con la juez Victoria Rosell. La número uno de la circunscripción canaria es juez instructora, ahora en excendencia. Renunció a revalidar su escaño en junio de 2016 tras ser investigada a causa de una querella por prevaricación presentada por el exministro del PP José Manuel Soria y de la que fue absuelta. Rosell abundó este domingo en la idea de que existen unos poderes ocultos que tratan de evitar que Podemos toque poder. «La cloaca que me prepararon a mí ya se la saben. Un juez, un ministro y cinco portadas. Estoy declarada víctima en los juzgados, pero hemos ganado», afirmó la magistrada, que regresa a la política.

elnortedecastilla.es

Share

El Ejecutivo multiplica por 15 las subvenciones públicas a las fábricas para evitar cierres

El Consejo de Ministros ha autorizado la convocatoria para la concesión de 91 millones de euros en subvenciones a la industria electrointensiva, que trata de compensar los costes de emisiones indirectas de dióxido de carbono (CO2) en los que ha incurrido en el año 2018. En la rueda de prensa posterior al Consejo, la ministra de Educación y Formación Profesional y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha explicado que el objetivo de esta convocatoria es que las compañías radicadas en España ganen competitividad en los mercados internacionales.

De los 91 millones de euros en subvenciones, el Ministerio para la Transición Ecológica aportará 70 millones de euros, mientras que el resto correrá a cargo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Esta cantidad supone multiplicar por quince las ayudas aprobadas en la última convocatoria del año pasado, en la que se destinaron seis millones de euros. No obstante, los beneficiarios de esta ayuda deberán cumplir con ciertas obligaciones asociadas al mantenimiento de la actividad industrial.

De hecho, el Ministerio de Industria defiende que esta nueva convocatoria es una medida más para «hacer viable la producción de aluminio», sea en la multinacional Alcoa -que está en proceso de cierre de dos de sus plantas- o en «los proyectos que pueden venir en torno a Alcoa». Según el Ejecutivo, esta medida, incluida en el borrador del Estatuto del Consumidor Electrointensivo, tiene como finalidad «proporcionar un marco de estabilidad y potenciar el crecimiento económico y la competitividad de la industria, manteniendo y generando empleo de calidad».

El Gobierno defiende que esta medida responde a la demanda de la industria, por medio de una iniciativa «que beneficia especialmente a este tipo de consumidores», ya que su objetivo es reforzar la competitividad de las empresas radicadas en España y que operan en mercados internacionales y no pueden repercutir esos costes de emisiones en el precio de venta de sus productos

libremercado

Share

El feminismo en los EEUU de Trump

El 21 de enero de 2017, la inauguración de Donald Trump como presidente de Estados Unidos fue eclipsada por medio millón de personas, que tomaron las calles de Washington, D.C. en la llamada Marcha de las Mujeres. A la primera manifestación masiva contra el nuevo presidente, dominada por una temática feminista ­–en protesta contra la agenda reaccionaria del Partido Republicano y la trayectoria del propio Trump– acudieron más de cinco millones de personas.

Se trató de una marcha sin precedentes. Planteó, desde el primer día de la administración Trump, el papel que el feminismo ha de desempeñar no solo en la oposición al presidente, sino también en el conjunto de la sociedad estadounidense. Tras décadas percibido como un término tabú, el feminismo ha adquirido, a lo largo de 2016 y 2017, una proyección y tirón considerables, especialmente entre los estadounidenses más jóvenes.

Estamos, sin embargo, ante un movimiento heterogéneo, en el que conviven corrientes con agendas diferentes y en ocasiones enfrentadas. Históricamente el feminismo estadounidense ha estado dominado por mujeres blancas de clase media, que centraban sus reivindicaciones en derechos civiles y políticos. Es el caso de las sufragistas, que hace 100 años ganaban el derecho al voto en el estado de Nueva York (el resto del país las siguió en 1920). Pero existen muchas mujeres que complementan esas inquietudes con otras también derivadas de su identidad: afroamericanas preocupadas con la brutalidad policial en sus comunidades, trabajadoras agotadas por sueldos precarios y labores domésticas, inmigrantes sin derechos o mujeres transgénero, cuya causa ha ganado visibilidad en los últimos años.

Muchas activistas hoy defienden un feminismo interseccional, que atienda a estas diferentes reivindicaciones en vez de centrarse exclusivamente en cuestiones como los derechos civiles y reproductivos. Las convocantes de la marcha de enero, por ejemplo, se cuidaron de presentar una cabecera inclusiva y criticar la islamofobia y xenofobia de la nueva administración, no solamente su agenda antiabortista. Pero no siempre es así. Existen diferencias considerables, por ejemplo, entre la mayor parte del movimiento feminista y las llamadas TERFS, que discriminan a las personas trans porque consideran que refuerzan roles de género negativos.

Cartel de la Marcha de las mujeres, celebrada en todo Estados Unidos el 21 de enero de 2017.

Cartel de la Marcha de las mujeres, celebrada en todo Estados Unidos el 21 de enero de 2017.

Liberales versus socialistas

La principal división en el movimiento feminista estadounidense se encuentra, por explicarlo esquemáticamente, entre liberales –en el sentido americano de la palabra: socialmente progresistas, pero menos interesadas en cuestiones económicas– y socialistas. En el primer grupo se encontrarían feministas como Jessica ValentiJill Filipovic y Amanda Marcotte. Esta rama del movimiento se centra en cuestiones de representatividad, valorando que más mujeres desempeñen funciones de liderazgo en la sociedad. Apoyaron la campaña de Hillary Clinton, considerando especialmente importante que el rostro de la persona más poderosa del mundo fuese femenino.

La postura más extrema de esta rama la encontramos en el feminismo de Sheryl Sandberg, directora operativa de Facebook. Su polémico libro Lean In anima a las mujeres a desempeñar mejor que los hombres los puestos que estos actualmente monopolizan. Un feminismo ultracompetitivo, que desagrada a muchas compañeras de viaje. Otro ejemplo destacado lo proporciona la periodista India Ross del Financial Times, en un párrafo que merece la pena ser citado en su totalidad:

Llego a casa del trabajo, veo un episodio de la serie sex-positive Broad City, me pongo una camiseta gastada en la que pone “Hillary for president” y me voy a una fiesta feminista queer llamada “Pussy Palace”. Era un meollo sudoroso de gente de todos los colores, drag queens y personas no-binarias, todas haciendo twerking al ritmo de Beyoncé y Rihanna. No había un solo hombre heterosexual y cisgénero a la vista.

Para el segundo grupo de feministas, este párrafo sería un buen ejemplo de las limitaciones del feminismo liberal. En concreto, de la tendencia de sus seguidoras a expresar su liberación a través de conductas personales y objetos de consumo (veo esta serie, llevo tal camiseta, me voy de juerga a la fiesta alternativa), en vez de cuestionar las condiciones materiales en que se realiza. Si feministas como Clinton y Sandberg representan el ascenso de unas pocas afortunadas que rompen techos de cristal, la izquierda considera que el reto principal es elevar el suelo en el que la gran mayoría de mujeres se encuentran actualmente.

No se trataría de criticar el estilo de vida antes citado, si no de señalar que la gran mayoría de las mujeres del país se enfrentan a problemas mucho más prosaicos. Cómo llegar a fin de mes, cómo conciliar trabajo y familia, cómo denunciar una relación abusiva sin ser económicamente independiente, etcétera. Por esto las feministas de izquierdas priorizan cuestiones como la subida del salario mínimo, el acceso gratuito a la sanidad o el desarrollo de guarderías públicas. También mantienen una línea más crítica con la política exterior estadounidense, cuyas intervenciones militares a menudo afectan a mujeres de manera especialmente dañina.

Estas prioridades llevaron a muchas de ellas a apoyar al senador socialista Bernie Sanders, que se enfrentó a Clinton en las primarias demócratas ofreciendo políticas más progresistas. Para sus rivales, la candidatura del socialista, independientemente de sus políticas, era un problema tan pronto como amenazase la llegada de la primera mujer a la Casa Blanca. Las primarias demócratas terminaron hace mucho, pero las diferencias entre estos dos grupos las preceden y en la actualidad no se han reconciliado.

El impacto de #MeToo

2017 está terminando en un clima capaz de ampliar las reivindicaciones feministas. El caso de Harvey Weinstein y las revelaciones de acoso sexual en Hollywood continúan reverberando a nivel social. Con el movimiento #MeToo, miles de mujeres han comenzado a denunciar públicamente abusos sexuales sufridos en todo tipo de ámbitos. Se trata de un impulso capaz de corregir o por lo menos señalar un sinfín de abusos machistas y reforzar la importancia del feminismo en la actualidad.

La recepción del movimiento, sin embargo, no es homogénea. Hasta ahora ha resultado más sencillo exigir responsabilidades a figuras en entornos profesionales que en el mundo de la política. El caso más destacado es el de Trump, que se limita a negar la veracidad del historial de abusos sexuales que acumula. No está solo en el Partido Republicano: el juez ultraconservador Roy Moore perdió recientemente las elecciones de Alabama tras revelarse que acosaba recurrentemente a mujeres menores de edad. Moore negó las acusaciones en campaña y actualmente se resiste a reconocer su derrota.

Ambos casos señalan dos tendencias importantes a la hora de trasladar el impulso de #MeToo a la política. El primero es que la reacción de muchos hombres es una mezcla de hostilidad y ninguneo. Las posiciones de Moore y Trump contrastan con las de Ivanka Trump Nikki Halley, embajadora de EEUU ante la ONU. La hija del presidente declaró que “hay un lugar especial en el infierno” para quienes acosan a menores de edad, como el candidato al que su padre apoyó. Haley, por su parte, ha opinado que las mujeres que acusan al presidente de abusos sexuales merecen ser escuchadas.

Esta dinámica sugiere también que es más fácil exigir responsabilidades en el Partido Demócrata, donde el peso del movimiento feminista es mayor. Es el caso de Al Franken, el senador progresista actualmente presionado para renunciar tras revelarse casos recurrentes de acoso y comportamientos inapropiados. No han faltado demócratas (hombres y mujeres) defendiéndole, destacando su historial de legislar a favor de cuestiones feministas y criticando que los progresistas se autoimpongan unos estándares éticos que la derecha desprecia sistemáticamente. Aunque los abusos de Franken no alcanzan la gravedad de los de Moore o Trump, para este senador ignorar el escándalo no es una opción viable.

Otro caso espinoso es el del matrimonio Clinton. Es bien sabido que Bill Clinton acumula acusaciones de acoso e incluso una supuesta violación, la de Juanita Broaddrick. El centro-izquierda con frecuencia descartó estos rumores como espantajos de los republicanos para descarrilar aquella administración demócrata. Como señala Michelle Goldberg en The New York Times, esta actitud entra en conflicto con la premisa del movimiento #MeToo: confiar en las mujeres que dan un paso al frente y narran su experiencia. Hacerlo supondría demoler el papel de ambos Clinton como referentes, puesto que Hillary desempeñó un papel importante desautorizando a las múltiples mujeres que acusaban a Bill. Una muestra de hasta qué punto el empuje actual del feminismo en EEUU desborda las divisiones entre partidos políticos

politicaexterior

Share