Detectan erupciones inusuales en el géiser activo más grande de Yellowstone

Steamboat, el géiser activo más grande del mundo, ha captado la atención de los científicos del parque natural de Yellowstone (EE.UU.) luego de entrar en erupción tres veces en las últimas seis semanas, informó Reuters.

Esta fuente termal, capaz de disparar agua a una altura de unos 90 metros, entró en actividad el pasado 15 de marzo, el 19 de abril y este viernes. De acuerdo con el Observatorio Vulcanológico de Yellowstone, el fenómeno ha sido objeto de seguimiento, y la última vez que se registraron tres erupciones en un año fue en el 2003.

Las expulsiones de vapor y agua han sido más pequeñas de lo habitual, pero las dos detectadas este mes descargaron 10 veces más líquido que una erupción de Old Faithful, uno de los géiseres más conocidos del parque. Los geólogos no han identificado la razón que explique el fenómeno, pero sugieren que podría indicar perturbaciones térmicas en su cuenca.

Aunque la última erupción registrada, anterior a estas tres, ocurrió en septiembre de 2014, actualmente «no hay nada que indique ningún tipo de erupción volcánica inminente», aseguró Michael Poland, encargado del observatorio.

Si bien las erupciones de este géiser son inusuales, sería mucho más preocupante si el agua en los sistemas hidrotermales se secara, ya que podría indicar que el magma extremadamente caliente que hay debajo está llegando a la superficie.

«¡Yellowstone no ha tenido una erupción volcánica durante 70.000 años! Los géiseres entran en erupción todo el tiempo«, dijo Jake Lowenstern, un geólogo especializado en volcanes del Servicio Geológico de EE.UU.

Yellowstone alberga un famoso supervolcán cuya potencia puede multiplicar por 100 la de los volcanes normales. Una de las mayores amenazas que conllevaría su erupción sería la creación de un prolongado invierno volcánico global.

rtespanol

Share Button

“El estrepitoso fracaso del proyecto finlandés de Renta Básica”: ¿Cómo manipular la realidad?

KELA, el Instituto Finlandés de Seguridad Social. / cuartopoder.es

Esta semana nos hemos encontrado con titulares como “Finlandia da por finalizado el experimento de la renta básica para probar otros esquemas” o “Finlandia renuncia a su experimento de renta básica”.

Y es verdad que Finlandia va a dar por finalizado el proyecto piloto de renta básica, pero ¿cuándo lo va a dar por finalizado? Al leer los titulares, podría parecer que las personas beneficiarias del proyecto piloto ya en mayo no recibirían la renta básica. Pero no, hemos de tener claro que su finalización no va a ser ipso facto, aquí y ahora.

A veces parece que se nos olvida, pero el proyecto piloto que se puso en marcha en Finlandia tiene una duración de 2 años. Y este plazo llega a su fin. Y así lo ha hecho saber “KELA”, el Instituto de Seguridad Social finés encargado de la gestión y evaluación del proyecto piloto ante estas informaciones falsas que se están propagando estos últimos días.

Según un comunicado publicado el 25 de abril de 2018 por este organismo, “ha habido informes incorrectos en los medios de comunicación sobre el proyecto finlandés de renta básica incondicional. El experimento se ejecutará hasta el final de 2018. Es decir, según lo planeado desde un principio.” Añaden que “muchos medios de comunicación internacionales han publicado historias que alegan que Finlandia va a suspender su experimento de ingresos básicos. Sin embargo, esta información es incorrecta”.

En palabras del propio profesor Olli Kangas, líder del equipo de investigación de KELA (Instituto de Seguridad Social de Finlandia), “el experimento avanza según el plan y continuará hasta finales de 2018″. Sin ser periodista pero con un poco de rigor, realismo e interés por el tema que se está tratando, diría que los titulares antes citados deberían ceñirse un poco más a la realidad. Por poner un ejemplo, éste podría quedar así: “Finlandia dará por finalizado el proyecto piloto de Renta Básica cuando éste llegue a su fin en diciembre de 2018”.

A raíz de estos envenenados titulares, no les ha faltado tiempo a los y las detractoras de la renta básica para salir y decir que el proyecto piloto se da por finalizado debido al fracaso del mismo. Tenemos el ejemplo de Daniel Lacalle que afirmaba en un tweet que se ha dado el “fracaso de un experimento que demuestra lo evidente: es un desincentivo al trabajo e inviable.”

De hecho, este tweet de Daniel Lacalle llegó a cruzar el charco cuando fue citado por el ex-presidente del Gobierno de México, Felipe Calderón (2006-2012), quien manifestaba: “Finlandia […] cancela programa piloto de renta básica universal. Reconoce que es imposible de financiar. Sólo un demagogo o ignorante de la realidad económica, o las dos cosas, puede proponerlo”.

En la misma línea podíamos leer a Juan Ramón Rallo, el primero en salir a la palestra cuando se publica alguna novedad morbosa (ya sea falsa o no, tergiversada o no) respecto a la renta básica, que publicaba un artículo en La Razón titulado “Finlandia dice “no” a la renta básica”.

Con esta demágoga realidad, tuvo que ser la Embajada de Finlandia en España quien escribiese una nota de prensa aclaratoria (“El experimento de la renta básica en Finlandia sigue hasta finales de 2018”) y un tweet que evidencian la falta de seriedad de ciertos tweets y titulares.

Una vez aclarado este intencionado malentendido por parte de medios y personas particulares que solo buscan carnaza, cabe añadir que son numerosos los países y las regiones donde actualmente se están llevando a cabo otros proyectos piloto de renta básica, están a punto de ponerlos en marcha o están analizando cómo realizarlos. Es verdad que el proyecto finés está en el foco de la mayoría de medios de comunicación mainstream, pero no por ello podemos obviar que mientras Finlandia en diciembre escribirá un punto y aparte (o seguido, esto aún está por ver…) existen múltiples diarios que aún se están escribiendo o están por escribir. Así, por citar algunos ejemplos daré una breve descripción de cómo se encuentran las crónicas en Barcelona, Canadá, Holanda y Escocia.

En Barcelona el B-Mincome ya está en marcha. Un proyecto piloto de 17 millones de euros llevado a cabo por el Ajuntament de Barcelona y cofinanciado por el programa Urban Innovative Actions (UIA) de la Unión Europea. Este proyecto piloto consiste en proporcionar a 1000 hogares seguridad, libertad y mayor responsabilidad como palanca para superar la pobreza. En este sentido, el objetivo de este programa que otorgará a 450 hogares una prestación incondicional, es mejorar la situación socioeconómica de estos hogares (especialmente su empleabilidad y capacidad de generar ingresos alternativos) y evaluar el impacto que los diferentes diseños de políticas públicas pueden generar en la capacidad de los hogares para fortalecerse (tanto individual como colectivamente) y abandonar la vulnerabilidad y la dependencia de los recursos públicos o privados para cubrir sus necesidades básicas. Estas 450 prestaciones incondicionales (concedidas como una renta básica) serán comparadas con otras 550 prestaciones que se otorgarán de manera condicionadas a la realización de cuatro políticas activas diseñadas para lograr la integración sociolaboral de las personas beneficiarias.

La primera de las políticas activas, dirigida a apoyar a 150 hogares, es un programa de formación y planes de empleo municipales para proyectos de interés colectivo para personas en edad laboral y desempleadas registradas en el Servicio de Empleo de Cataluña y serán coordinadas por Barcelona Activa.

La segunda de las políticas activas, dirigida a apoyar a 100 hogares, es un programa para la promoción del cooperativismo, la economía social y solidaria a través de la implementación de planes colectivos de emprendimiento social.

La tercera de las políticas activas, dirigida a 24 hogares propietarios (L. Torrens 2018, comunicación personal), es un programa de renovación de viviendas. El programa de renovación de viviendas dotará a los propietarios con la posibilidad de alquilar habitaciones permanentemente y obtener un mayor rendimiento que podría mejorar sus ingresos disponibles.

Por último, pero no por ello menos importante, la cuarta de las políticas activas, dirigida a los miembros de 276 hogares (L. Torrens, 2018, comunicación personal), es un programa de participación comunitaria que apoyará a las personas a participar en actividades comunitarias, proyectos colectivos o proyectos de interés común.

El B-Mincome comenzó en octubre de 2017 y tendrá una duración de dos años (con suerte, en 2019 no se escribirá que este proyecto piloto ha fracasado y que Barcelona lo da por finalizado).

En cuanto a Ontario (Canadá), el pasado martes 24 de abril se comunicó que ya se había completado con éxito la fase de inscripción del proyecto piloto que en las localidades de Lindsay, Hamilton Brantford y Brant Country y Thunder Bay se está llevando a cabo. Este proyecto piloto tiene una duración de tres años y está destinado a proporcionar una renta básica a más de 4000 personas que viven con bajos ingresos.

En palabras de Michael Coteau, Ministro de Servicios Comunitarios y Sociales de Ontario, “estamos escuchando que los primeros participantes experimentan menos estrés y ansiedad sobre cómo pagar sus cuentas y disfrutar de una vida mejor”.

En Ontario se lanzó el proyecto piloto de renta básica en abril de 2017 y con la fase de inscripción ya completa, se comenzará a examinar cómo una renta básica podría ayudar a ampliar las oportunidades y las perspectivas laborales a la vez que ayuda a las familias a cubrir sus necesidades básicas como vivienda y alimentación.

Tal y como también afirmaba el Ministro de Vivienda de Ontario y Ministro Responsable de la Estrategia de Reducción de la Pobreza de Ontario, Peter Milczyn, “ahora podemos comenzar el importante trabajo del estudio y probar este nuevo enfoque para apoyar a las personas que viven con bajos ingresos. Este piloto es una parte clave de nuestro trabajo para probar nuevas formas de reducir, prevenir y acabar con la pobreza en esta provincia”.[4]

En Holanda fueron los municipios de Groningen, Wageningen, Tilburg, Deventer y Ten Boer quienes tomaron la iniciativa y recibieron en julio de 2017 el permiso del Ministerio Holandés de Asuntos Sociales y Empleo para proceder con los experimentos de renta básica propuestos de dos años de duración.

Sin embargo, actualmente ya son 7 los municipios que están llevando a cabo experimentos de renta básica en el país de los tulipanes. Además, también hay que señalar que existen municipios altamente decepcionados por las restricciones que el Ministerio de Asuntos Sociales y Empleo les ha planteado a la hora de elaborar los experimentos. Un municipio, de hecho, decidió ignorar esas restricciones: Amsterdam. Y como sucede a menudo, éste decidió determinar su propio curso.

En Holanda se da la paradoja de que el mismo partido político mantiene distintas posiciones dependiendo del municipio. Por ello, no se puede saber de antemano quién está en contra y quién está a favor. Por poner algún ejemplo, el Partido Laborista local en Nijmegen es un firme oponente del experimento, mientras que en Leeuwarden está sólidamente a favor. En muchas ocasiones, ha sido la izquierda verde quien ha tomado la iniciativa, pero otras veces han sido más cautelosos, como puede ser el caso de Wageningen.

En la mayoría de los casos los liberales sociales de D66 están posicionados junto con la izquierda verde. Y existen lugares, como en Tilburg, donde la iniciativa ha venido del partido demócrata cristiano CDA.Pero a diferencia de otro países (como puede ser Finlandia), en general, son los partidos progresistas de izquierda los que impulsan estos experimentos de Renta Básica en Holanda, con los liberales del VVD (Partido Popular por la Libertad y la Democracia) en contra en la mayoría de las veces.[5]

Finalmente, me gustaría recordar el caso de Escocia. 4 localidades ya se enfrentan a la tarea de convertir la renta básica de fantasía utópica a realidad contemporánea mientras construyen los primeros esquemas piloto en el Reino Unido. Cuentan con el apoyo de una subvención de £ 250,000 anunciada por el gobierno escocés y el apoyo explícito de Nicola Sturgeon (Primera ministra escocesa).[6]

En septiembre de 2017, el gobierno escocés anunció en su Programa de Gobierno que apoyaría las áreas de las autoridades locales para explorar un esquema de Ingresos Básicos para la Ciudadanía (proyectos piloto de renta básica) estableciendo un fondo para ayudar a las áreas a desarrollar más sus propuestas y establecer pruebas adecuadas. La cantidad de fondos ofrecidos es de £250,000. Fondo que complementa las partidas ya comprometidas por las áreas de las autoridades locales.

Si bien los planes se encuentran en una etapa inicial, se acordó que cuatro autoridades locales explorarán la viabilidad de proyectos piloto. Estas autoridades son el Ayuntamiento de Edimburgo, el Consejo Fife, el Ayuntamiento de Glasgow y el Consejo North Ayrshire. Las cuatro áreas han trabajado conjuntamente para preparar y presentar una oferta conjunta al Fondo de Viabilidad de Ingresos Básicos para marzo de 2018.

En cuatro autoridades locales existe un interés común en la reducción de la pobreza y la lucha contra la desigualdad, y el papel que un ingreso básico podría tener en esto. Cuatro autoridades locales interesadas ​​en explorar la viabilidad de emprender pilotos locales de renta básica en Escocia y ​​en comparar y contrastar modelos en diferentes áreas, así como en compartir el aprendizaje y la evaluación.

La planificación de la evaluación será una parte integral del trabajo de factibilidad. NHS Health Scotland (el sistema de salud público de Escocia) apoyará a las cuatro autoridades locales para desarrollar un marco de evaluación común dentro del cual evaluar los resultados de los cuatro proyectos piloto locales de Escocia.

Las autoridades locales involucradas producirán un informe para el gobierno escocés sobre los resultados del trabajo de factibilidad para septiembre de 2019. Se espera que la progresión de los experimentos, más allá de la fase de diseño, tome la forma de proyectos piloto de dos o tres años con el fin de que los resultados de los mismos se utilicen para adecuar la política social y económica nacional.[7]

Como vemos, el debate está encima de la mesa y los proyectos piloto, más presentes que nunca. El Gobierno de Finlandia no ha cambiado las reglas del juego tal y como hemos podido constatar en este artículo por mucho que les pese a los medios de comunicación. El proyecto piloto finés llegará a su destino en diciembre de 2018. Tal y como estaba previsto.

Desde un principio éramos conscientes de que dos años no son suficientes para medir los efectos que una renta básica pueda tener, como tampoco lo es ningún proyecto piloto en sí mismo. Porque, que nadie se llame a engaño con los proyectos piloto, pues todos tienen ciertas limitaciones comunes que trataré de explicar muy brevemente a continuación.

La primera es su limitación en el tiempo. Esto implica que las personas que toman parte en los experimentos se comporten de forma diferente cuando la duración es, digamos, de 2 años o para toda una vida. Por ello, un experimento nunca va a ofrecer la seguridad material que dote de libertad a la ciudadanía a lo largo del tiempo.

La segunda limitación es que para los proyectos piloto se utiliza una muestra. Una muestra que, además, no es significativa y ni generalizable al total de la población. Una muestra sesgada y saturada, corregible en cierto grado, pero en la cual, gran parte de la población queda fuera. También hay que tener en cuenta que esta muestra puede llegar a estar viciada debido a comportamientos de personas ajenas a los experimentos, como pueden ser los periodistas.

La tercera es que nunca se podrá incluir en la muestra a las personas que sean contribuyentes netas al sistema.

La cuarta es que no es observable el efecto que una renta básica pudiera tener sobre el mercado laboral. En un proyecto piloto el poder de negociación no aumenta significativamente, por lo no se pueden apreciar ciertos efectos que con una renta básica integral pudieran observarse en el mercado laboral. Efectos no observables que son especialmente importantes para algunos defensores de la RB como el poder de negociación de los trabajadores frente a los empresarios, y el poder de negociación también de muchas mujeres para liberarse de sus maltratadores con los que aún conviven y de los que actualmente no son capaces de desvincularse porque muchas responden “de qué vamos a vivir”.

La quinta y, en este artículo, última limitación que citaré, es que los proyectos piloto tienen efectos impositivos nulos. Los proyectos piloto se financian a través de ayudas, a través de partidas en los presupuestos o mediante donaciones. Esto hace que no se pueda observar la reforma fiscal necesaria para financiar una renta básica en su totalidad.

En definitiva, creo que hay que ser modestos y muy cuidadosos con los proyectos piloto que se están llevando a cabo. No existe actualmente proyecto piloto que pueda probar la sostenibilidad o la no sostenibilidad de una renta básica. Sin embargo, no por ello debemos decir que los proyectos piloto son malos y no merezcan la pena, sino todo lo contrario.

Estos pueden ofrecer datos interesantes a tener en cuenta, como pueden ser la reducción del nivel de estrés, el nivel de búsqueda activa de empleo de las personas perceptoras o el cambio de la carga de prueba hacia esos “gurús” que aseguran que recibir una prestación incondicional nos llevaría a pasar el día delante de la televisión. Pero sí existe, a mi modo de ver, una gran virtud de los proyectos piloto, y es que ponen el debate de la renta básica una vez más encima de la mesa, que cada vez más personas hablan al respecto y, sobre todo, que cada vez más personas llegan a conocer lo que es verdaderamente una renta básica. Así, los proyectos piloto nos permiten que la ciudadanía pueda contraponer la renta básica incondicional y los beneficios que ésta ofrece frente a los viejos sistemas de protección social basados en rentas mínimas garantizadas y que nunca han llegado a erradicar la pobreza.

Probablemente no sirva de mucho este artículo en un mundo donde la demagogia, basada en la apelación a prejuicios, emociones o miedos, y la degeneración del sistema democrático están a la orden del día. Pero si cualquier lector o lectora que haya llegado hasta aquí saca en claro que realmente Finlandia no renuncia a su experimento de renta básica, yo, me quedo satisfecho. No obstante, sería deseable que el periodismo se basase en el rigor, en la calidad de la información y en que los titulares no fueran meros actos de populismo que prioricen la difusión a cualquier precio frente a la veracidad en la información ofrecida.

Julen Bollain es parlamentario por Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco y miembro de la Red Renta Básica y de la Basic Income Earth Network.

Share Button

Los minipigs son la nueva mascota

Image result for Los minipigs

Les presento a los minipigs, unos animalitos con un ADN similar al nuestro que han ido acomodándose poco a poco en nuestros hogares. No se asusten si un amigo les comenta que tiene un cerdo en casa, porque con total seguridad se refiere a su nueva mascota. Pero ojo, porque ni son tan monos ni tan minis como aparecen en las fotos. Si han conseguido abrir las puertas de muchas casas es, en parte, por sus ventajas domésticas: «Son superlimpios, igual que los gatos, no crecen, no tienen pelo, por lo tanto no producen alergias…», enumera Susana Fernández, uno de los miembros del grupo de Facebook Cerdiconscientes Rescue, que ayudan a muchos cerditos a buscar un nuevo hogar. Pero… -advierte esta catalana que lucha para concienciar acerca de esta raza- «mucha gente se olvida de las necesidades que tienen». Habla desde la experiencia, porque recibe a diario decenas de mensajes de personas que los compraron o los cogieron, que los intentaron adaptar a su modo de vida sin éxito y que ante la incapacidad de mantenerlos los abandonaron. Insiste en que un piso no es el hábitat adecuado para mantener a los minipigs (que son todos aquellos cerdos que no sean de granja), ya que necesitan campar a sus anchas, necesitan mucho mucho espacio. «Es lo mismo que tener a un caballo en un piso, por muy capricho que sea, pero no solo por el tamaño, que en este caso no sería un problema sino por la naturaleza y su instinto», explica Susana. Y matiza: «Son animales presa, no domésticos». Además un detalle importante: resbalan en las baldosas.

 

.
xxx

Otro de los olvidos más frecuentes es que necesitan una dieta variada, rica en fibras, raíces, hierbas y en casa como que no hay estas cosas en la nevera. «También es muy imprudente adoptar estos animales sin saber quién los atiende, porque un veterinario ya te digo que no».

NO SON TAN MINIS

Decía que no son tan minis porque hay que tener cuidado con el tamaño. Los vemos del tamaño de una botella, pero como son animales manipulados genéticamente, -ya que en principio estaban destinados a la investigación científica-, nadie puede asegurar el tamaño o peso definitivo que pueden alcanzar. «Es un misterio. No hay manera de garantizar que el cerdito se vaya a quedar pequeñito. Están modificados, tienen el desarrollo parado y no llegan a adultos. No sé sabe, pero algunos no pasan de los dos años. Además con los cruces que hay…», explica Susana, que forma parte de un grupo que actúa por toda España.

.
xxx

Desde Cerdiconscientes Rescue hacen de intermediarios para buscar vidas adecuadas a las necesidades de estos animales, que a nivel legal están desamparados, y divulgar información para una tenencia responsable. El colectivo no se muestra en contra de que estos animales sean acogidos como mascotas siempre y cuando se tengan en cuenta sus necesidades, aunque son conscientes de que nunca llegarán al nivel de los perros y los gatos. Ahora bien: «Puedes llegar a tener la misma relación que con un perro. No les gusta que los manipules, y les cuesta vincularse, pero acaban confiando en ti».

 

Share Button

Demografía en España: cuatro datos excepcionales y uno terrible

La web de Eurostat no es apta para no iniciados. El instituto estadístico europeo acumula tal cantidad de datos, tablas, clasificaciones, temas o epígrafes que, a pesar del esfuerzo de claridad que se percibe por parte de sus autores, es muy fácil perderse. Eso sí, la acumulación de cifras es de tal magnitud que también resulta relativamente sencillo (aunque costoso en tiempo) encontrar aspectos positivos y negativos de cualquiera de los países de la UE.

Por ejemplo, si alguien quiere ver el vaso medio lleno sobre Bulgaria, el país más pobre de la Unión y uno de los que más problemas económicos acumula, seguro que puede rebuscar hasta encontrar una tabla en la que se ve una tendencia ascendente o los búlgaros están en los primeros puestos de la lista. Con España lo tendría sencillo: el que quiera ver las cosas de color negro sólo tiene que acudir a la pestaña sobre mercado laboral (incluso tras los excelentes últimos cuatro años, seguimos a la cola junto a Grecia en la mayoría de las clasificaciones); al que le apetezca ver a nuestro país con cristales rosas, a las de esperanza de vida. Eso sí, muy cerca, en los otros epígrafes sobre demografía, encontrará el reverso de la moneda: la peor y la mejor estadística sobre nuestro país están casi pegadas.

En la siguiente tabla se encuentran reunidas las regiones europeas con mayor y menor esperanza de vida para los niños nacidos en esas regiones en 2016, unos datos publicados hace unos días en Eurostat, según explica Alejandro Macarrón, experto en cuestiones demográficas y autor del libro Suicidio demográfico en Occidente y medio mundo: ¿A la catástrofe por la baja natalidad?.

demografia-buena-mala-2.JPG

Y sí, una región española, Madrid, encabeza la clasificación. No sólo eso, La Rioja y Castilla y León son tercera y cuarta. Y Navarra, séptima. Sólo Italia presenta unos resultados similares, con otras tres regiones en el top ten y el cantón suizo de Tesino (que no es Italia, pero casi).

El dato es espectacular. No siempre somos conscientes de lo que significa. Pero habla muy bien de la calidad de vida del país en el que vivimos. Aquí puede haber mucho debate sobre cuáles son las razones de este éxito. Desde luego, hay factores culturales (desde la gastronomía hasta las redes familiares-sociales) y geográficos (el clima ayuda, y mucho). Pero no sólo tenemos esa esperanza de vida por el sol y el aceite de oliva. El desarrollo económico de España, la calidad de sus servicios, las buenas infraestructuras sanitarias, las instituciones, las empresas… Todo eso, que no siempre es reconocido, también pesa en la estadística. Por cierto, hablamos probablemente de la clasificación más importante de todas las que cada año se publican. La que todos los países querrían liderar. Pues son España, Japón o Italia los que la encabezan.

Es evidente que no hablamos de un tema menor. La diferencia entre las regiones más longevas y las que menos de la UE es de más de una década de esperanza de vida para sus habitantes. Y otro apunte interesante: normalmente estas estadísticas de longevidad están muy asociadas a la renta. Así, no es extraño que la región que se denomina Londres-Oeste en las tablas de Eurostat esté en el top 10 de mayor esperanza de vida, muy por encima de la mayoría de las británicas: esta región es la más que tiene unos ingresos por residente más altos de toda la UE. Pero eso también nos habla muy bien de las posiciones de las regiones españolas e italianas: en los dos casos estamos ante países que, si bien son ricos y prósperos, están lejos de los más avanzados de la UE en términos económicos. Pues bien, incluso así, en las tablas de calidad y esperanza de vida, casi siempre logran colarse en los primeros puestos.

En este punto hay que señalar que Eurostat recoge más de 280 unidades territoriales a las que denomina «región». La clasificación no es homogénea en el sentido de que no todos los países tienen la misma descentralización territorial: no es lo mismo un cantón suizo que una autonomía española. Además, hay enormes diferencias de población: incluso dentro de un mismo país, como puede ocurrir entre La Rioja y Andalucía. Además, el instituto estadístico agrupa estas regiones en unidades superiores para otros fines (por ejemplo, en España no sólo da los datos por CCAA sino también los que denomina Centro – Sur – Noroeste – Este). Dicho esto, que tres de las cuatro autonomías españolas entren en el top ten y que muchas otras ronden el top 30-40 no es una casualidad ni un logro menor. Se dividan como se dividan las regiones, España está en la mejor posición de Europa en este aspecto.

Tres datos más

Las buenas noticias no terminan aquí. En la mayoría de las clasificaciones relacionadas con la demografía, España puntúa muy alto. Y, casi más importante, sigue mejorando año a año. Por ejemplo, la siguiente tabla nos indica cómo se ha incrementado la esperanza de vida en los últimos años.

demografia-buena-mala-3.JPG

Puede parecer irrelevante, pero no lo es. A lo largo del siglo XX, la esperanza de vida en todos los países desarrollados se ha incrementado de forma notable. Al principio fue relativamente sencillo: las principales ganancias se consiguieron reduciendo la mortalidad infantil. Durante siglos, esta fue la causa de que la edad media previsible en el momento de nacer apenas llegara a los 40 años (y eso en los países más ricos): había un enorme porcentaje de niños que morían en los primeros años de vida.

Aunque seguimos avanzando también en lo que hace referencia a la mortalidad infantil, las cifras ya son tan bajas que las pequeñas mejoras ya no tienen apenas impacto en la estadística. Ahora mismo la esperanza de vida crece porque nuestros ancianos cada vez viven más (y, por cierto, también con mejor calidad). De esta manera, en el último cuarto de siglo, un período de tiempo corto, la esperanza de vida se ha incrementado en 6,6 años: Y eso que partíamos de unos excelentes, en términos históricos, 77 años de esperanza de vida en 1990.

La consecuencia es que a los 65 años, la edad de jubilación, un español medio tiene más de dos décadas de vida por delante. Otro dato excelente y del que a veces no somos conscientes de su significado. También en esto nos situamos a la cabeza de Europa. Disputándonos el primer puesto de la tabla con franceses, suizos o italianos. Países mucho más ricos, como Suecia, Noruega o Alemania están a uno-dos años de los niveles habituales en España.

demografia-buena-mala-4.JPG

Algo parecido puede decirse en otras cuestiones como la mortalidad infantil de la que hablábamos hace un momento. España también está en los primeros puestos de Europa en cuanto al número de bebés nacidos que llegan al año de vida. En este aspecto nos superan, por poco, algunos países (Finlandia, Suecia, Noruega, Estonia…) pero estamos por delante del resto de países de la UE y asimilados (hay que recordar que Eurostat suelte recoger en sus tablas a países como Suiza, Noruega o Islandia que no pertenecen a la UE), incluso de muchos de los más ricos, como Alemania, Dinamarca u Holanda.

También es cierto que, como decíamos antes, en esta cuestión las estadísticas de casi todos los países son excelentes. Las diferencias son pequeñas. Pero incluso así, estar en las primeras posiciones es un motivo de alegría. Con un añadido: como vemos en la siguiente tabla, incluso aunque décadas que llegamos a cifras de mortalidad infantil muy bajas (menos de 10 muertes antes del año de vida por cada mil nacimientos), seguimos mejorando las cifras, poco a poco, casi cada año.

demografia-buena-mala-5.JPG

La cruz

Todo esto es la cara, la parte positiva. Las cifras que nos hacen sentirnos orgullosos y felices. Pero Alejandro Macarron nos advierte de que la moneda también tiene su cruz. Como decíamos al principio del artículo, muy cerquita de todas estas tablas, Eurostat también recoge otros datos que no son tan positivos.

Hablamos de los nacimientos. Ya hemos apuntado en las últimas semanas que España vive una situación complicada al respecto. Sobre todo entre los españoles de origen (no inmigrantes o no nacionalizados) el número de hijos se ha desplomado en las últimas décadas. Y aunque estamos en niveles muy reducidos, sigue bajando año a año. Por eso, hace unos días publicábamos en Libre Mercado que las españolas tuvieron en 2016 menos hijos que en 1939, el peor año, desde un punto de vista demográfico, de la Guerra Civil.

Pues bien, esta semana Eurostat publicaba sus cifras de fallecidos en los diferentes países europeos. Cruzándolas con las de nacimientos obtenemos un dato terrible: si sólo contamos a los nacidos en España (tanto para los nacimientos como para las muertes) el saldo vegetativo en 2016 fue de -78.769 personas cuando en 1939 ascendió a -50.300 personas (cifras del libro de BBVA Research Estadísticas históricas de España, siglos XIX-XX).

Es cierto que en aquel año 1939 la población total era mucho menor y que, por lo tanto, en términos porcentuales aquella cifra fue superior a la del pasado año. También es verdad que las cifras de la siguiente tabla sólo incluyen a los padres nacidos en España y a los fallecidos también nacidos en España. Si consideramos a los inmigrantes, el saldo vegetativo está equilibrado (aproximadamente el mismo número de nacimientos que de muertes). Y, por último, también hay que tener en cuenta que a la hora de contabilizar si una población crece o decrece también incluimos a las llegadas o salidas netas a causa de la inmigración: si sumamos esta estadística, la población en España creció en 2016 respecto a un año antes (en casi 88.000 personas, según el INE).

demografia-buena-mala-1.JPG

Pero con todo y con eso, el dato recogido en la anterior tabla no deja de ser muy llamativo. Porque hablamos de un país que ha conseguido llevar a récords históricos tanto la esperanza de vida como las muertes infantiles (y, en general, el porcentaje previsible de muertes a cualquier edad: la posibilidad de vivir un año más en función de la edad de una persona). Pues bien, que en estas circunstancias el saldo vegetativo de los nacionales sea peor que en el peor momento de su historia (y eso fue la Guerra Civil: el momento más negro de nuestra sociedad) es algo que quizás debería llevarnos a la reflexión y a un debate público que, salvo excepciones, está ausente de nuestra sociedad.

libremercado

Share Button

El Gobierno explicará a Bruselas cómo va a cerrar el agujero de las pensiones

El pacto entre el PP y el PNV para subir todas las pensiones y así desencallar la aprobación de los Presupuestos ya se ha granjeado algunos enemigos. Desde Bruselas se observa con inquietud este hiato en la senda reformista del Gobierno, que puede comprometer el cumplimiento del objetivo de déficit del 2,2% del PIB. Por ello, el Ejecutivo deberá explicar a Bruselas cómo acabar de aquí a 2022 con el agujero de la Seguridad Social, apuntan fuentes del Gobierno. La intención del Ejecutivo es pedir a la Comisión del Pacto de Toledo que acuerde medidas para compensar el aumento de gasto que supondrá la subida de las pensiones y el retraso en la puesta en marcha del factor de sostenibilidad. El Gobierno se referirá a ello en el Programa de Estabilidad que hoy aprobará en Consejo de Ministros y que enviará a Bruselas antes del próximo lunes 30 de abril.

Estas fuentes apuntan que la intención es que haya un acuerdo con todos los grupos políticos e, incluso, que el Factor de Sostenibilidad -que reducirá la pensión inicial para adecuarla a la mayor esperanza de vida para garantizar que se cobre más años- entre en vigor antes de 2023, año apalabrado con el PNV. Según este acuerdo, las pensiones subirán un 1,6% este año y entorno al 1,5% el próximo, acorde con las previsiones de IPC. Ambas medidas empeorarán el déficit de la Seguridad social, ya que su coste recae en el sistema, a diferencia de las medidas que el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros, y cuyo gasto pagaba principalmente el Estado.

Los expertos urgen a nuevas reformas. «Las medidas acordadas suponen desmontar la reforma de 2013, que ha sido fundamental para moderar el crecimiento esperable del gasto en pensiones», analiza el director de Fedea, Ángel de la Fuente, que puntualiza que si bien a corto plazo «el coste es manejable» todo dependerá de las reformas que se acuerden para el largo radio. El responsable de análisis macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech, apunta que sin medidas adicionales, las subidas de las pensiones apalabradas con el PNV supondrían « una pérdida de credibilidad en la aplicación de las reformas.

Los expertos critican la subida de las pensiones, al aumentar el déficit en 1.300 millones para este año

Para la Comisión Europea, las noticias sobre el presupuesto español de 2019 no pueden ser recibidas sin inquietud, pero no es ni de lejos la mayor fuente de preocupación, que se centra en las tortuosas negociaciones para formar gobierno en Italia.

Pero la Comisión no podrá ignorar ni los números del déficit de 2017 ni el hecho de que lo acordado en Madrid con el PNV sobre las pensiones es todo lo contrario a lo que se ha venido recomendando semestre tras semestre. El Gobierno ha intentado adaptar a toda prisa en las últimas horas el Programa de Estabilidad antes de ser enviado a Bruselas, en un intento de amortiguar el efecto del «peaje» impuesto por el PNV en las cifras macroeconómicas. Hasta ahora, el criterio de la Comisión ha sido que cada gobierno podía decidir sus políticas siempre que el resultado entre dentro de las cifras. El ministro Román Escolano tendrá ocasión de exponerlo hoy en el Eurogrupo informal de Sofía.

Hay que aprobar medidas para compensar el alza del gasto. «La revalorización con las reglas del Índice de Revalorización de las Pensiones (0,25%) suponía un coste aproximado de 300 millones de euros. Con las condiciones del proyecto de Presupuestos sería de 1.300 millones. Y finalmente, con la generalización de la subida del IPC puede situarse en 2.600 millones», cifra Eduardo Bandrés, director de Economía Pública de Funcas, quien alerta de que la medida supone un déficit adicional de 1.300 millones en las cuentas y avisa que el que las pensiones suban más que los salarios «es financieramente insostenible».

Tampoco ha sentado bien el acuerdo con los nacionalistas en el ala económica del Gobierno: la negociación dejó al margen a los ministros del ramo y la llevó a cabo directamente Mariano Rajoy. Pese a no derogarlas, las medidas van en la dirección contraria a la ley de desindexación aprobada por el exministro de Economía, Luis de Guindos, o a la propia reforma de las pensiones. Las diferencias provocan que la comparecencia hoy del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros junto al titular de Economía, Román Escolano, para presentar el Plan de Estabilidad sea aún una incógnita. El Pacto de Toledo debe despertar.

abc.es

Share Button

Proponen crear un turno de oficio para ofrecer asistencia jurídica a los animales

Un grupo de abogados expertos en delitos relacionados con animales ha presentado ante el Colegio de Abogados de Barcelona una propuesta pionera para crear un turno de oficio específico para la defensa y protección de los animales, dentro del turno penal.

Según han informado los letrados María José Mata, Cristina Bécares y Carles-Joan Lorente, la propuesta ha surgido ante «las características de vulnerabilidad que presentan las víctimas, en este caso, los animales», e inspirándose en el espíritu que dio origen a otros turnos especiales.

«Se pretende solventar el problema social que se plantea en la práctica, cuando particulares y asociaciones de defensa de los animales carecen de recursos para acceder a los profesionales necesarios y personarse como acusación particular o popular en los procedimientos judiciales», han detallado.

Según estos abogados, esta problemática ocurre en gran número de casos, «que son difundidos en los medios y no llegan a denunciarse, así como en el alto porcentaje de denuncias que son archivadas».

«Es necesario garantizar un servicio prestado por letrados especialistas a través del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica gratuita, a fin de que la protección que otorga el Código Penal a los animales sea realmente efectiva», han apostillado.

Por eso han propuesto crear el Turno especial de Defensa y Protección de los Animales en todos los colegios de abogados, para lo cual tienen previsto reunirse próximamente con Consejo de la Abogacía Catalana.

lainformacion

Share Button

Cs tienta a Vargas Llosa para las listas de Madrid mientras Valls quiere ir por libre

Las manifestaciones por la unidad y contra en independentismo en Cataluña fueron mucho más. Al menos para Rivera. Si Valls fue el primer tentado para encabezar un proyecto en Barcelona, ahora, otro de los hombres que en esos días dio cara y voz a la indignación fue Vargas Llosa. Y Cs también le ve con buenos ojos.

De hecho, el portavoz de Ciudadanos (Cs) en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha explicado hoy que contar con figuras como el Premio Nobel Mario Vargas Llosa en el partido sería «fantástico», aunque ha negado contactos formales con el escritor para que sea candidato para encabezar su lista por Madrid. «A nadie se le escapa que poder contar en un partido con una figura como él, sería fantástico. Si hay figuras del perfil de Vargas Llosa y quieran sumarse al proyecto de Ciudadanos, fantástico», ha dicho a los medios de comunicación tras visitar el visita el Mercado de Productores de Madrid. Sigue los pasos así marcados por su líder, Rivera, que ya ha comentado que las puertas de Ciudadanos están abiertas. Más gente entrará si ves el poder más cerca que lejos, como dicen las encuestas, ante al mal momento de Rajoy y el PP.

Aguado ha defendido que Cs en Madrid tiene «un proyecto consolidado, un equipo potente y una capacidad de poner en marcha iniciativas muy importante», por lo que se van a mantener en esta línea «con Vargas Llosa o sin él», si bien, ha apuntado que el hecho de que «suenen nombres así es para sentirse orgulloso».

Este guiño a Vargas Llosa se ha producido después de que el exprimer ministro de Francia, Manuel Valls, ha dejado claro que él no ha salido de un partido en Francia para entrar en otro partido por lo que su apuesta sería una «plataforma abierta» que una a varios partidos no independentistas para las elecciones municipales de Barcelona del próximo año. En una entrevista con Catalunya Ràdio, ha asegurado está trabajando en lograr una candidatura amplia y que está trabajando para hacerlo. No encabezará, parece, la candidatura de Cs como anhelaba Rivera.

No descarta el político encabezar una candidatura constitucionalista pero deja claro que si él puede ser un factor de ayuda en la solución al problema catalán estaría interesado en intentarlo. Sobre los que señalan su trayectoria política francesa como un impedimento, Valls ha asegurado que conoce Barcelona y que la ciudad necesita un proyecto para continuar siendo una marca internacional, «necesita un alcalde, un equipo, un proyecto para que esta ciudad siga siendo lo que es Barcelona, una marca internacional y una ciudad con convivencia«.

lainformacion

Share Button

¿Una España con 120 millones de turistas?

España ha pasado de recibir 60 millones de turistas en 2013 a tener 82 millones en 2017. Eso es un incremento del 40% en seis años. Es insostenible”, proclamó gravemente Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá, en vísperas de la última Fitur, una de las grandes citas de la industria turística a escala global. “Debatamos de una vez qué modelo de turismo queremos en España y en cada comunidad autónoma”.

“España pasó de recibir 60 millones de turistas en 2013 a 82 millones en 2017. Es insostenible”, según Gabriel Escarrer

Y es que España se ha instalado en un boom del turismo -marcado especialmente por el aluvión de llegadas de viajeros extranjeros- que durante años se ha venido sintiendo casi como inagotable. El año 2017 se convirtió en el quinto consecutivo en que España batió récord de llegadas de turistas internacionales.

Se rozaron los 82 millones de turistas internacionales, una cota inimaginable hasta hace no tanto para los propios profesionales del sector (hace menos de una década una consultora elaboró un estudio sobre cómo alcanzar los 75 millones de turistas y, entre medias sonrisas y manos en la cabeza, la sensación generalizada en el sector fue la de que se les había ido la mano a los analistas).

El boom de llegadas de viajeros internacionales –al que se suman los idénticos efectos provocados por el aluvión simultáneo de turistas españoles, cuya demanda también crece con fuerza- ha puesto en cuestión cuáles son los límites de la capacidad de carga de determinados destinos españoles. ¿Cuántos turistas más pueden venir? ¿Dónde se sitúa el límite de afluencia de viajeros nacionales e internacionales de un municipio, una isla o una región?

¿121.045.000 turistas en 2028?

El español es un modelo turístico que se ha caracterizado por asentarse en el turismo de masas (tradicionalmente competimos por volumen de clientes y precio, más que por calidad y alto valor añadido), y en el que la mayoría de los viajes se concentran en destinos cuya oferta es de sol y playa (escasa diversificación) y lo hacen en los meses de verano (estacionalidad). Hay otros nichos, hay otros turismos, pero el grueso del negocio es ése.

El desigual reparto del negocio por zonas del país ha provocado que en algunas regiones se haya despertado un evidente malestar social y empiece a cundir en la ciudadanía la sensación subjetiva de saturación. E incluso se ha puesto sobre la mesa abiertamente el debate sobre la posibilidad de usar fórmulas para poner freno a las llegadas de turistas e impedir el desarrollo de nuevas plazas de alojamiento (hoteleras o de pisos turísticos, cuya oferta se ha disparado al calor del éxito de plataformas como Airbnb).

A pesar de ello, algunas previsiones auguran aún un fortísimo incremento de las llegadas a medio plazo. Un reciente informe del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), una suerte de think tank internacional de la industria turística, pronostica que España seguirá batiendo récords de llegadas año tras año durante la próxima década.

Las estimaciones del WTTC apuntan a que este año se marcará un nuevo máximo histórico de afluencia de turistas internacionales, alcanzando los 86,5 millones de viajeros, un 3,7% más que el pasado ejercicio. Pero la cifra que ha hecho saltar las alarmas entre los críticos de la masificación en los destinos españoles y que ha puesto en guardia a los propios profesionales del sector nacional es la que vaticina que el país alcanzará en 2028 la estratosférica cota de algo más de 121 millones de turistas foráneos, casi un 50% por encima de los niveles actuales ya en máximos.

Desde diferentes ámbitos del sector turístico se critica esta previsión como exagerada y poco realista. Y se pone en cuestión la propia metodología del WTTC para calcular sus estimaciones, basada en un modelo económico que se aplica de manera generalizada a más de un centenar de países, perdiéndose muchos matices y particularidades de cada mercado. Pero muchos profesionales de la industria turística patria asumen que, en cualquier caso, se trata de un toque de atención sobre la necesidad de marcar un límite al volumen de llegadas.

“¿Dónde vamos a meterlos?”

“España sólo puede crecer más si diversifica su oferta turística (hoy el 80% sigue siendo sol y playa), si se alargan las temporadas turísticas (ahora los grandes volúmenes de llegadas se concentran en tres meses), y si hay una mayor dispersión de destinos, porque los grandes destinos de hoy ya están cerca de saturarse por la masificación: Barcelona, Costa del Sol, Costa Brava, Baleares…”, advierte un ejecutivo del sector.

“¿Dónde vamos a meter a 120 millones de turistas tal como es hoy el turismo español?”, se pregunta otro directivo. “Si vienen en masa también en otoño y en invierno, o vienen a destinos que no sean solo de la costa mediterránea y las islas, quizá sea posible llegar a 120 millones de turistas. Pero no creo que lo veamos nunca”, sostiene.

¿Dónde vamos a meter a 120 millones de turistas tal como es hoy el turismo español?”, se pregunta otro directivo

Hay un mantra entre los profesionales del turismo español, uno de esos que se proclama en cada foro sectorial desde hace años (¿décadas?) y en el que todo el mundo está de acuerdo. Es aquel que apunta que España debe competir con una oferta de calidad, con un producto de alto valor añadido, dirigido a turistas de alto poder adquisitivo… “Antes de pensar en que vengan más turistas, vamos a pensar cómo hacemos para que dejen más dinero”, resume un hotelero. Y lo dice con gesto serio.

Las grandes hoteleras se han puesto a ello, con millonarios planes de reformas de sus establecimientos para elevar su categoría y poder subir en paralelo sus precios y su rentabilidad. Pero el sector sigue dominado por el modelo del turismo de masas y barato, en el que aumentar o mantener los grandes volúmenes de clientes es clave.

“No caigamos en la tentación de sólo pretender crecer en número de turistas. No caigamos en la autocomplacencia respecto de nuestro modelo de turismo, aunque haya sido una historia de éxito”, explica José María González, presidente de Europcar y presidente de Exceltur, el lobby que agrupa a una veintena de las mayores empresas turísticas del país. “Tenemos que reposicionar nuestro producto, reposicionar nuestros destinos. Si caben más turistas, tiene que ser atrayéndolos con otros tipos de turismo”.

Rivales que resurgen

“Es injusto decir que el turismo español está tan bien como está por problemas en otros sitios”, insiste de manera machacona cada vez que tiene ocasión el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. “Decir eso no hace justicia con el buen hacer de los profesionales del turismo español”.

Si caben más turistas, tiene que ser atrayéndolos con otros tipos de turismo”, dice Exceltur

Sin embargo, desde hace años, los problemas de otros fueron en beneficio propio. La inestabilidad política en Egipto y Túnez, y los atentados terroristas y la intentona golpista en Turquía provocaron un parón de turismo en países que son rivales directos de España en el negocio del sol y playa.

La zozobra de estos destinos del Mediterráneo ha supuesto un empujón para el sector nacional. Según estimaciones de Exceltur, desde 2011 a España han llegado entre 14 y 15 millones de turistas prestados. Viajeros que eligen España por razones seguridad, pero que desde el sector no se tiene claro que en este tiempo se hayan conseguido fidelizar y que pueden acabar volviendo a otros destinos mediterráneos ahora que empiezan a recuperarse.

Turquía, Túnez y Egipto han empezado a recuperar parte del terreno perdido desde mediados del pasado año. Estos tres países elevaron conjuntamente sus llegadas de turistas extranjeros en casi nueve millones de viajeros el año pasado, tras el batacazo de 2016, y en lo que va de año siguen creciendo a ritmos del 37% (otros 1,2 millones de viajeros más en los dos primeros meses de 2018).

En pleno debate sobre la capacidad de carga de España y con la cota de los 100 ó los 120 millones de turistas en el horizonte, algunos profesionales del sector están ahora más preocupados de discernir si el boom del turismo puede empezar a desinflarse ya. “Hasta ahora la curva ha sido de ascenso, pero a partir de 2018, suavemente, lentamente, iremos hacia la curva de descenso”, augura Carmen Riu, copresidenta del grupo Riu. La razón: “Turquía y Túnez ya se están recuperando, y se va a notar”

Share Button

Las becas de los bancos, ¿un empujón para la carrera de los jóvenes?

Los estudios superiores en España no son gratuitos. Dependiendo de la comunidad autónoma donde se cursen, habrá que pagar unas tasas más o menos elevadas. Según datos recogidos en un estudio elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario, estudiar la carrera de medicina –una de las más solicitadas, pero a la vez de las más caras– tiene en Cataluña un coste medio de 2.372 euros por curso, de 1.693 en Madrid, 1.493 en la Comunidad Valenciana y 757 euros en Andalucía. Y este es el coste de estudiar en centros públicos.

Si se opta por una formación en una universidad privada, cada curso puede valer entre 5.000 y 10.000 euros. Todas estas cifras aumentan considerablemente si después de hacer un grado se sigue estudiando para ampliar los conocimientos con un postgrado o un máster.

Las becas como solución

Afrontar esos costes cada año no está al alcance de muchas familias y, lamentablemente, tienen que renunciar a la formación superior por falta de recursos. Mientras que el coste de los estudios superiores sigue siendo un problema, existen soluciones que pueden ayudar a costearlo.

Una de las más conocidas es optar por alguna de las becas del ministerio. Acceder a ellas no siempre es posible, ya que se requiere o bien disponer de un expediente académico impecable o de pocos recursos económicos. Otra opción es apostar por alguna de las becas de instituciones privadas. Los bancos son empresas realmente activas en ese sector, según informan desde el comparador financiero HelpMycash.com

¿Qué bancos ofrecen ayudas?

CaixaBank es una de las entidades que tiene un programa de becas para universitarios más extenso. Dentro de su Obra Social se pueden encontrar ayudas para comprar material, para emprendedores y para seguir con la educación en el extranjero. De hecho, para incentivar que los jóvenes puedan estudiar fuera de España, la entidad ha destinado más de 148 millones de euros entre 1982 y 2016.

En Banco Santander, la entidad presidida por Ana Botín, también se puede encontrar un amplio programa de becas. Igual que en CaixaBank, son muchos los que pueden optar a esas ayudas, desde estudiantes que quieran seguir sus estudios en un país extranjero hasta los que buscan adentrarse en el campo de la investigación.

La fundación de Banco Sabadell, inaugurada en el año 1994 también se preocupa por la formación de los jóvenes. Sus principales ámbitos de actuación son financiar a los que quieren dedicarse a la investigación y/o promover la difusión de las artes y la cultura.

La estrategia que sigue la entidad gallega Abanca es un poco diferente. Abanca no ofrece becas, pero sí les da la opción a sus jóvenes clientes de adelantarles la beca que les haya concedido el Ministerio de Educación y devolverla sin intereses una vez la hayan cobrado.

Programas de prácticas

Pero hay bancos que también apuestan por ayudar a los jóvenes a adentrarse en el mundo profesional. Por eso, facilitan la entrada en empresas mediante un programa de prácticas. En BBVA, por ejemplo, las prácticas se realizan en la misma empresa y se ofrecen en cualquier país donde el banco esté presente. Se pueden encontrar ofertas de muchos sectores profesionales: tecnología, recursos humanos, comunicación… Pueden optar a ellas tanto estudiantes como jóvenes que hayan finalizado su formación recientemente.

Y en Santander también cuentan con un programa muy similar. Sin embargo, las prácticas que se pueden realizar con esta beca no son en el propio banco, sino en PYMES españolas.

.elespanol.com/

Share Button

¿Pero por qué premiáis a Scorsese?

El jurado del premio Princesa de Asturias de las Artes ha vuelto a incurrir en lo que he lamentado aquí alguna vez: la redundancia, la elusión de cualquier riesgo. Es una decisión legítima, claro está, pero sobrera. Aquí se ha reunido un jurado, ha deliberado, supongo que con circunspección, ha comparado méritos de tal o cual propuesta, y ha acabado premiando a… ¿a un desconocido pero valioso cineasta uruguayo o pintor cantonés que lleva adelante su obra venciendo mil dificultades, que aporta una visión nueva y enriquecedora sobre la naturaleza humana, y que merece ser rescatado del olvido universal?

No, le damos el premio a Martin Scorsese, que a todo el mundo le cae simpático, con sus gangsters y su frenesí. Así nos ahorramos los posibles conflictos y reproches. ¿Y además de paso quizá logremos que se hable de nuestro premio en New York? Desengáñense: lo obvio no contribuye a reforzar el prestigio del Princesa de Asturias. Esto de tener alfombras rojas para que las pise quien ya ha caminado kilómetros sobre ellas es ligeramente provinciano y casi tan chocante como darle el Nobel de Literatura en 2016 a Bob Dylan, que fue, como dijo Leonard Cohen, “como ponerle una medalla al Everest por ser la montaña más alta”.

Nadie pone en duda que Scorsese es un autor muy considerable: Malas calles, Toro salvaje, El rey de la comedia, entre otras, fueron obras maestras. Y sigue sabiendo hacer películas entretenidas y de apariencia majestuosa; pero sostener, como hacen algunos, que es “el mejor director de cine vivo” es incurrir en una exageración muy injusta con otros que sí podrían legítimamente reclamar ese título.

No más películas de Scorsese

Fascinado por las personalidades excesivas y temerarias a las que carcome una ambición desaforada, Scorsese supo elegir para representarlas en sus películas a un excelente actor, Robert De Niro; y cuando De Niro ya había dado de sí todo lo que podía, supo elegir a otro más o menos tan bueno y versátil como él, Leonardo DiCaprio. Gracias a su atractivo hipnótico, estos colosos de la interpretación casi siempre salvan la vacuidad de personajes desaforados e insustanciales como Sam Rothstein, el gerente de Casino, o su fotocopia, el bróker Jordan Belfort en El lobo de Wall Street. Insustanciales: no es sorprendente que una de las últimas películas de Scorsese, Infiltrados, sea sólo la versión –dignificada, eso sí, por su soberano dominio de la técnica narrativa– de un producto comercial del cine de Hong Kong.

De vez en cuando, Scorsese incurre en estos productos de interés meramente crematístico revestido con ropajes de tragedia griega, como en El cabo del miedo, Gangsters de Nueva York o Infiltrados. Ya en el año 2013, después de ver El lobo de Wall Street y quedarme fascinado por DiCaprio y por la suntuosa, febril factura de la película, deslumbrante tour de force en torno a una historia llena de ruido, furia y personajes tontos y que no significa nada, decidí que ya no veré más películas de Scorsese; adiós, Martin; muchas gracias por los buenos momentos pasados, gracias por la compañía, pero no puedo perder mi precioso tiempo en manierismos. Y tú, lector, tampoco puedes, créeme.

Andrei Zviáguintsev

Me parece oír que alguien refunfuña: «Entonces, listillo, si Scorsese no ha hallado gracia a tus ojos, ¿quién en su lugar debería haber sido premiado con el Princesa de Asturias?».

Pues mira, por ejemplo Andrei Zviáguintsev, cuyas películas iluminan espacios geográficos, políticos y sociales de los que sabemos muy poco y dan fe de catástrofes espirituales que el cine apenas ha explorado, en la tradición, si se quiere, de otros maestros rusos como Sokúrov o Tarkovski pero con un tempo más rápido. Después de cuatro obras maestras (El regreso, 2003; El destierro, 2007; Elena, 2011, y Leviatán, 2014), Desamor (2017) acaba de pasar por nuestras pantallas. Sin pena ni gloria, es cierto, pero Zviáguintsev es un artista de verdad, un autor que se arriesga. Y además, insisto, no está escrito en ninguna parte que un premio como el Princesa de Asturias tenga que subrayar consensos triviales y contribuir necesariamente a hacer aún más popular lo que ya es popularísimo (y hasta populista). Son ganas de tirar el dinero esta inercia que seguimos desde hace tantos años hacia lo redundante.

elespanol.com

Share Button