El sector del alcohol pone sus ojos en la marihuana: Constellation compra el 10% de Canopy

Constellation Brands, la compañía que aglutina más de un centenar de marcas alcohólicas, ha dado un paso adelante hacia un negocio prometedor: las bebidas a base de marihuana. La empresa ha adquirido un 9,9% de la firma canadiense vendedora de marihuana medicinal Canopy Growth.

En el marco del acuerdo con Constellation, ambas compañías colaborarán en bebidas en base a cannabis que puedan venderse como productos para adultos, pero solo en lugares donde los productos sean legales en el plano federal.

Si bien Canadá planea legalizar la marihuana recreativa para julio de 2018, las ofertas de productos serán limitadas en un primer momento, dijo Bruce Linton, el máximo responsable de Canopy. Al principio no se permitirá la venta de comestibles y bebidas con cannabis. Eso cambiará en los años siguientes, a medida que Canadá tome medidas para erradicar el mercado negro, y ese tipo de productos se irá incorporando con el tiempo, dijo.

La legalización de la marihuana en Canadá y una creciente cantidad de estados de EEUU abre la posibilidad de un mercado enorme en momentos en que se desacelera la demanda de alcohol. La marihuana, sin embargo, continúa prohibida en el plano federal en EEUU, lo que significa que las compañías del país tienen que moverse con cuidado.

Constellation, que tiene sede en Victor, Nueva York, dijo que no tiene planes de vender cannabis en EEUU ni en otros mercados hasta que sea legal «en todos los planos del gobierno». Por ahora, las cosas pasan más por detectar mercados con posibilidades de crecimiento, dijo el máximo responsable, Rob Sands.

«El éxito de nuestra compañía deriva de nuestra concentración en detectar de forma temprana las tendencias de consumo, y este es otro paso en esa dirección», dijo en una declaración.

La transacción le da a Canopy un valor de alrededor de 2.500 millones de dólares canadienses, lo cual la ubica en los niveles más altos del sector de la marihuana. Constellation también se convertiría en el mayor accionista de la compañía. Tras el anuncio del acuerdo, las acciones de Canopy llegaron a subir un 20% el lunes, mientras que Constellation Brands crecía un 0,75%

eleconomista.com

Share

Seis de cada 10 viviendas se compran al contado hasta junio, según los notario

Casi seis de cada diez viviendas que se compraron en España en el segundo trimestre se pagaron al contado, un 55,6% en total. Los datos que hoy ofrecen los notarios no sólo evidencian que el ‘ladrillo’ sigue tirando, sino también que parte de su dinamismo viene dada porque los inversores vuelven a apostar por la vivienda. Lo hacen después de que los precios hayan tocado suelo a raíz de la crisis y ante la perspectiva de mejora de la rentabilidad.

Según el Consejo General del Notariado, la compraventa de viviendas aumentó un 14,2% de abril a junio, lo hizo a un ritmo inferior a como repuntó en el trimestre previo (cinco puntos por debajo). En ese mismo periodo, el precio medio del metro cuadrado subió un 5% hasta los 1.387 euros, tres décimas por encima de como lo hizo en el primer trimestre.

La venta de inmuebles mejoró en todas las autonomías salvo en el País Vasco, donde bajó un 0,4%. La Rioja, con un 25,9%; Asturias, con un 21,6%; Castilla-La Mancha, con un 19,6%; y Cantabria, con un 19,1%, lideraron las subidas de operaciones.

Los precios cayeron en cuatro regiones: Murcia, Cantabria, Aragón y Castilla y León; y subieron en el resto, con Canarias (8,9%), Cataluña (9%), Castilla-La Mancha (11%) y Navarra (17,7%), a la cabeza.

Descenso en la concesión de hipotecas

En cuanto a las hipotecas, cayeron un 2,45% en ese segundo trimestre tras un aumento del 7,8% en el trimestre anterior. Por regiones, la concesión acusó un retroceso muy acentuado en Murcia (18,9%) y fue más moderada en otras once autonomías.

Frente a eso, el número de nuevos préstamos hipotecarios aumentó en cinco autonomías: Canarias, con un alza del 1,3%; Asturias, un 4,2%; Navarra, un 4,8%; y Madrid y La Rioja, con subidas del 5%. De media los hipotecados solicitaron 166.334 euros, un 3% más que en el trimestre previo.

lainformacion.com

Share

El mejor restaurante italiano del mundo, La Ostería Francescana de Massimo Bottura está aquí.

Hubo un tiempo en que todos los caminos morían en Roma. Este trayecto debía recorrer el profundo y bello valle del Po a través de la Vía Aemilia, enclave en el que Módena echo raíces. Hay ciudades que asombran al mundo por su monumentalidad, su urbanismo y arquitectura o incluso por su historia; otras en cambio, trascienden por dar a luz a hombres universales. Módena regaló la voz desmedida e inconmensurable de Lucciano Pavarotti; el lujo exclusivo y excesivo del Ferrari, la elegancia del Maserati y las líneas deportivas de Lamborghini; además del mejor cocinero italiano.

Módena es una urbe que desprende estilo y elegancia, es como aquel pariente rico de provincias que supo abandonar su pasado local y crear un presente floreciente, rico e industrial, pero de costumbres y vida tranquila. Es una ciudad con clase, pero sin pretensiones. Su universidad una de las más antiguas de Europa le da un cierto aire académico e intelectual. Una arquitectura del color de la terracota, articula una colección de calles profundas que se cubren con arcadas que en invierno esconden rincones umbríos.

En la amplia y diáfana Plaza Grande se alza la Ghirondina, la edificación más alta y prominente de la ciudad que, orgullosa, posa por encima del resto de tejados, compitiendo en belleza con las primeras cumbres de los Apeninos. La catedral, genuino ejemplo del mejor románico europeo, es junto con el palacio ducal, hoy sede de la academia militar más antigua del mundo; emblemas de la ciudad. Entre Vía Taglio, Vía Gallucci y la piazza de la Pomposa, los cafés, bares y restaurantes abarrotan y dan un soplo de aire fresco a la ciudad.

Los primeros sábados de cada mes se despliega un interesante mercado de antigüedades y productos artesanos. Si prefiere darse un paseo por el comercio tradicional, las mejores tiendas y boutiques independientes se sitúan en Corso Canalchiaro. Alberti, es un tienda con mucho estilo que vende objetos, mobiliario y cosas para casa muy interesantes.
Pero si hay algo que ha puesto a Módena en el mapa es, sin duda, la delicadeza aterciopelada y cremosa del más oscuro objeto del deseo: el sublime vinagre de Módena. Casi una crema que, nada tiene que ver con lo que probamos aquí. Un buen vinagre local fermenta en barril hasta 12 años y sobrepasa fácilmente los 100€ por botella. No se vaya sin adquirir una muestra del mejor vinagre de Modena en Acetaria Pedroni ¡lo disfrutará!

En Salumeria Giusti, una tienda gourmet con mucho encanto puede probar las especialidades locales: Tortellini, Lambrusco, vinagre balsámico, prosciutto, mortadela y queso parmesano. La sugerente atmósfera del Mercado de Albinella, la variedad y colorido de los productos regionales, el calor y amabilidad de su gente.
Para comer: El mejor restaurante italiano del mundo, La Ostería Francescana de Massimo Bottura. Su cocina es una revisión actualizada del mejor recetario italiano. Capaz de extraer toda la sutileza a un queso Parmigiano Regiano de 5 años, que sirve en diferentes texturas y temperaturas: Quesos de 24 a 40 meses de curación, en crema, espuma, en mousse, y en helado. Un plato único y sublime. Aquellos que no puedan permitirse su menú de 120€, han abierto la Brasserie Franceschetta, donde cada plato sólo cuesta unos 8€.

Si se quiere quedar a dormir en el centro de la ciudad puede hacerlo en la Residencia Masone, una antigua mansión que se ha reconvertido en cómodos estudios.

lainformacion.com

Share

Paco Frutos cree que Podemos hunde la izquierda y llama funambulesca a Colau

El exsecretario general del PCE, Paco Frutos, ha asegurado este lunes que la posición de Podemos en el conflicto catalán está «hundiendo a la izquierda» y ha criticado la «trayectoria funambulesca» de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ya que se «balancea intentando arrancar votos de un lado y de otro».

En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, ha insistido en que «si la izquierda hubiera jugado el papel que le corresponde en Cataluña y en toda España» la situación no sería la que está siendo, porque los independentistas no habrían «contado con una izquierda que no iba a ser beligerante con ellos».

«El papel que le corresponde a la izquierda es jugar en beneficio del conjunto de la clase trabajadora y de los sectores populares de la sociedad, establecer las condiciones para que haya una libertad de pensamiento y una democracia donde se puedan defender las ideas de cada uno y al mismo tiempo intentar avanzar», ha añadido.

Así, ha explicado la posición que tiene Podemos de «no estoy aquí ni estoy allá» (aunque sin citarle expresamente) está «hundiendo a la izquierda», la cual «se está quedando sin referentes, sin ideas y sin proyecto histórico» y ha advertido de que cuando esto le pasa a una organización política o social de cualquier tipo supone su «fracaso y desaparición de la escena política».

Postura funambulesca de la alcaldesa de Barcelona

Con respecto a Ada Colau, Frutos ha remarcado que se trata de una «personalidad contradictoria» e incluso «absolutamente funambulesca», puesto que «defiende una cosa pero no la defiende» y «se balancea de un lado para otro intentando arrancar votos de un lado y de otro».

«No ha tenido el coraje de decir: ‘Yo defiendo esto porque me da la gana y punto’ y finalmente acaba que no arranca votos de un lado ni de otro», ha añadido sobre Colau, a quien ha definido como «la baza más importante de esta nueva izquierda».

Una dirección acabada

Además, el exsecretario general del PCE ha afirmado que la dirección actual del PCE «está acabada», ya que, según él, esta «baila al son de lo que dice la dirección de Podemos». Así, ha asegurado que un partido con la «miseria» de 8.000 afiliados, refiriéndose a la formación comunista, «ya no representa gran cosa».

«Cuando yo estaba en la dirección del PCE no éramos gran cosa pero había más de 20.000 afiliados y se podía hacer política. Ahora no hacen nada, solo debaten internamente pero sin tener ninguna trascendencia hacia Izquierda Unida que está enterrada, ni hacia Unidos Podemos, ni hacia la sociedad», ha concluido.

lainformacion.com

Share

Ya es posible (y rentable) invertir nuestros ahorros en un hotel

Valencia es una de las ciudades de España que más interés turístico despierta. El mar, la Albufera, el Mercado Central, la Catedral, la Ciudad de las Artes y las Ciencias… Sobran motivos para justificar que este destino prevea acabar el año con 5 millones de pernoctaciones.

Esto explica que los hoteles de Valencia sean los que están liderando el aumento de precios en nuestro país, con un incremento del 15,2%. Hasta ahora, invertir en un hotel sólo estaba al alcance de los grandes capitales, pero con la llegada del crowdfunding inmobiliario todo ha cambiado.

La empresa española Housers es pionera en este campo. Su sistema permite a un gran grupo de personas invertir en una propiedad inmobiliaria entre todos, realizando pequeñas aportaciones de dinero que van desde los 50 euros. Para conocer todos los detalles, gratuitamente y sin ningún tipo de compromiso, solo tienen que registrarse en este enlace.

Los interesados recibirán todos los meses un dividendo por la puesta en alquiler de las casas o negocios y su posterior venta. Ese beneficio dependerá de la cantidad inicialmente aportada.

Un hostel al lado del Mercado Central

Es precisamente un hotel en Valencia uno de los proyectos más interesantes de la compañía. La idea es que los ahorradores financien a un promotor para la compra y reforma del inmueble con el objetivo de explotar el edificio. La propiedad está situada en pleno centro histórico de Valencia, muy cerca del famoso Mercado Central. Bcool Hostels y Casual Hoteles, con gran experiencia en el sector, serán las empresas encargadas del negocio.

El edificio se va a rehabilitar integralmente. Se mantendrá la fachada, pero todo el interior será intervenido, incluyendo mobiliario y decoración al completo. Tras la reforma, el hostal tendrá cinco alturas, y albergará 20 habitaciones, de entre 3 y 10 camas, con un total de 134 camas.

En total, se necesitan 1,8 millones de euros para llevar a cabo la compra y la reforma. Más de 1.000 personas ya han aportado alrededor de la mitad del capital. El proyecto prevé una rentabilidad neta superior al 6% más un 2% adicional por parte del promotor durante el primer año de operaciones. Por ejemplo, con una inversión de 2.000 euros recibirán el primer año, 120,58 euros por el alquiler del hotel y 620,39 euros por el incremento del precio. A esto hay que sumarle que Bcool y Casual Hoteles otorgarán a los que decidan invertir más de 3.000 euros descuentos «de por vida» para alojarse en los 12 hoteles que tienen repartidos por toda España. Si los ahorradores desean vender su aportación, podrán hacerlo cuando quieran en el Canal de Comunicación Directa (CCD).

libremercado

Share

Obama se reconcilia con Wall Street: cobra 400.000 dólares por discurso

Durante su segundo periplo al frente de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama afirmó que «el aumento de la desigualdad es el mayor desafío de nuestro tiempo». Durante años, el líder político estadounidense criticó con dureza los altos sueldos que se reparten los ciudadanos más acaudalados de su país.

Sin embargo, los lamentos contra la concentración de riqueza parecen haber quedado en el olvido desde que Obama ha dejado el Despacho Oval. Y es que, según informa Bloomberg, Obama se está haciendo de oro gracias al jugoso precio que está cobrando por impartir charlas y conferencias.

En las últimas semanas, Obama ha prestado sus servicios a distintas firmas de Wall Street. El abogado y político estadounidense se embolsó 400.000 dólares por compartir sus reflexiones con la cúpula de la entidad Northern Trust Corp. Obama tiene historia con la entidad, ya que en 2005 le brindó un préstamo ventajoso para financiar su casa en Chicago.

Más charlas en Wall Street

Pero el viaje por Nueva York no terminó aquí. Obama también pasó por las oficinas de Carlyle Group LP, donde cobró otros 400.000 dólares por una charla privada. Este gigante de la gestión de activos, nacido en 1987, logró el pasado ejercicio unos ingresos por valor de 2.275 millones de dólares, si bien sus activos tienen una valoración mucho mayor, de 158.000 millones.

El plan de Obama es seguir cultivando esta nueva línea de negocio. Ya está confirmado que, dentro de algunas semanas, volverá a pronunciar una conferencia para Wall Street. Esta vez, su audiencia serán los altos cargos de Cantor Fitzgerald, donde también recibirá 400.000 dólares por sus servicios.

Clinton se arrepiente

Resulta curioso que el líder demócrata se embarque en esta gira precisamente coincidiendo con la publicación del libro de memorias de Hillary Clinton, que ha hecho autocrítica por esta cuestión. Según la excandidata presidencial, «pensé que mi trayectoria hablaría por sí misma, que nadie pensaría que estaba vendiendo mis principios por dinero, pero fue un error. No importa que otros políticos lo hagan, yo no no debí aceptarlo, especialmente después de la Gran Recesión y de la crisis de 2007, 2008 y 2009. No me di cuenta de lo mal que se verían esos eventos con Wall Street. Reconozco que me equivoqué».

Pero, como explicó Libre Mercado, Obama está dispuesto a explorar sin complejos su rol como conferenciante. No obstante, el auténtico pelotazo de quien fuera presidente entre 2009 y 2017 no han sido los contratos de estas charlas, sino la venta de los derechos de autor de su próximo libro autobiográfico.

El paquete pactado con la editorial implica que el libro irá acompañado de otro volumen complementario firmado por su esposa, Michelle Obama. La editorial que ha cerrado la operación ha desembolsado la friolera de 65 millones de dólares, a cambio de cerrar el acuerdo con el matrimonio.

libremercado.com

Share

Las cuentas reales de la secesión: dejar España, mucho más costoso que salir de la UE

A pesar de todos los mensajes de los líderes internacionales. Del rechazo unánime de gobiernos y cancillerías. De no tener más que un par de tuit equívocos de políticos de segunda fila con los que consolarse. De la claridad con la que Jean-Claude Juncker, Antonio Tajani y el resto de líderes europeos se han pronunciado en las últimas semanas. Pues bien, a pesar de todo esto: Carles Puigdemont mantiene el mismo decorado en casi todas sus declaraciones: bandera catalana junto a la de la UE. Y mantiene también el mismo discurso: tras la independencia, Cataluña cumplirá los tratados firmados por España y seguirá siendo parte del club europeo (o se reincorporará al mismo de forma inmediata).

El debate sobre Europa ha sido central en el procés secesionista. Desde Madrid y Bruselas se asegura que no hay ninguna posibilidad de que una región que se independiza siga formando parte de la UE. Pero en Cataluña el discurso es otro. El nacionalismo defiende que no es cierto, que esto es simplemente fruto de la presión política española, que a nadie le interesa que el nuevo país esté fuera de la UE y que si se consuma la secesión, durante el período transitorio se negociará también el encaje dentro de la Unión.

Y es cierto que éste es un tema capital. Muchos simpatizantes nacionalistas, incluso independentistas, cambiarían de opinión si supieran que es 100% seguro que la UE les expulsaría y el nuevo país quedaría en el limbo en el que se encuentran Kosovo, Osetia o Abjasia. Por eso los políticos nacionalistas (y sus medios afines) están tan obsesionados con mantener la ficción: «Por muchas declaraciones oficiales que hagan…», vienen a decir, «cuando nos independicemos, la UE nos dejará volver a entrar».

Pero, cuidado, tras este debate se oculta también una trampa en la que, de una forma u otra, han caído muchos políticos, empresarios y analistas del resto de España. Porque a veces pareciera como si lo único importante tras la independencia sea la permanencia o no en la UE. Y no es así. Desde un punto de vista político o social, la ruptura con el resto de España sería mucho más traumática. De hecho, sobre-apostar a la carta de Bruselas es peligroso y dañino para el discurso de fondo: sí, es importante lo de la UE, pero mucho más es destacar todas las cosas positivas que ha traído el proyecto común español a Cataluña. Esto es algo que los líderes nacionales no deberían olvidar: lo mejor que puede ofrecer España no es su permanencia en la UE, sino todo lo logrado en los últimos siglos. En los últimos cincuenta años, existen pocos casos de éxito como el de nuestro país.

Como decimos, esto es cierto desde un punto de vista social (romper los lazos que unen a los españoles desde hace siglos tendría efectos desastrosos). Pero también económico. Como hemos apuntado en las últimas semanas, la secesión sería muy negativa para la economía catalana. Y sí, algunas de las consecuencias se derivarían de su salida de la UE y la imposición de aranceles y restricciones comerciales. Pero no sólo. Según los cálculos de Convivencia Cívica Catalana, de cada 100 euros que perdería la economía catalana tras la independencia, 60 se deberían al efecto de la separación del resto de España y 40 a su salida de la UE. O lo que es lo mismo: incluso aunque se cumpliera la ensoñación nacionalista que dice que la UE al final no expulsaría de su seno a la nueva República… incluso en ese caso (muy poco probable, por no decir imposible), el palo a su economía sería brutal.

Las cifras

Desde hace unos años, tras la crisis, las exportaciones catalanas al resto del mundo superan a las ventas al resto de España. El nacionalismo ha celebrado este hecho como si fuera una suerte de pre-independencia económica. En realidad, lo llamativo es que en una región como Cataluña, exportadora, industrial y fronteriza con Francia (y a través del país galo con el resto de la UE), este fenómeno haya tardado más de veinte años en producirse (teniendo en cuenta que España entró en la CEE en 1986). Y no es casualidad que haya sido así. La interrelación entre esta región y el resto de España es muy superior a la que existe entre otras regiones europeas exportadoras y su mercado interno.

En 2014, último ejercicio para el que existen datos definitivos tanto de exportaciones como de ventas inter-regionales (los de 2015 y 2016 son estimaciones) las empresas catalanas exportaron más de 60.000 millones de euros, lo que supuso un récord histórico. Al igual que han hecho las compañías del resto de España, la crisis ha obligado a cientos de empresarios catalanes a mirar al mercado exterior. Mientras tanto, las ventas al resto de España, según los datos de C-Intereg ascendieron a 39.342 millones de euros. Con estas cifras, la cuenta es sencilla: más o menos el 60% de las ventas catalanas al exterior van al extranjero y el 40% restante se distribuye entre las otras 16 comunidades autónomas.

ccc-mercados-cat.JPG

Si se desagrega por destinos y tomamos cada autonomía como si fuera un país extranjero, tenemos el reparto que muestra el siguiente cuadro, con Aragón encabezando la tabla seguido de Francia y Alemania, con Valencia, Italia y Madrid completando el top 6.

Hasta aquí hablamos siempre de comercio de bienes. Y si ya es complicado medir este comercio entre regiones (en las exportaciones queda registrada una documentación que en el comercio dentro de un mismo país no siempre se tiene) aún más complicado es cuando hablamos de servicios. Convivencia Cívica Catalana (CCC) hizo un cálculo aproximado para el año 2011 tomando las series de input-output (esta estadística es una de las más complejas y de las que ofrece sus datos con más retraso) y para ese año, sumando los servicios, todavía eran un poco más elevadas las ventas al resto de España que al extranjero. Es decir, que en el conjunto de la economía catalana (bienes y servicios) aproximadamente el 50% de lo que se dirige al exterior va al resto de España y el 50% a otros países.

ccc-ventas-cat-esp-resto.JPG

Y no es sólo una cuestión de datos absolutos. Es que además, como explica CCC, según «el análisis de la tabla input-output generada por la propia Generalidad catalana, cada euro vendido al resto de España produce para la economía catalana, por término medio, un 6% más de puestos de trabajo, un 7% más de beneficios empresariales y un 18% más de impuestos generados». Así, el resultado total es el que puede verse en el siguiente cuadro: la independencia generaría una pérdida superior a los 42.000 millones de euros, de los que 25.500 millones serían consecuencia de la separación del resto de España y 16.500 de la salida de la UE.

ccc-cat-impacto-cuadro-esp-ue.JPG

Los supuestos sobre los que se basan estos cálculos de CCC parecen bastante realistas:

  • En lo que hace referencia al coste de la separación de España, «asumimos una caída media en cuatro años de las ventas catalanas al resto de España del 50%, es decir, en el punto medio del intervalo entre el 33% y el 66% que ha sido estadísticamente verificado a nivel internacional en casos de secesión. Se trata de una estimación conservadora ya que en los casos reales de separación que han tenido lugar en Europa en los últimos 25 años la caída de las ventas de las empresas del territorio separado ha sido, tal como hemos visto, en un porcentaje superior al 50%, oscilando éste entre el 55% y el 65%».
  • En los costes asociados a la salida de la UE, el presupuesto inicial es que «las exportaciones de las empresas catalanas a la Unión Europea (también al resto de España, evidentemente) quedarían gravadas con un arancel correspondiente al arancel medio europeo que se aplica a las entradas de productos en los países de la Unión Europea y que en la actualidad asciende al 1.6% sobre el valor de la mercancía importada por los países de la Unión. Asimismo la salida de Cataluña de la Unión Europea comportaría que las exportaciones de Cataluña a la Unión Europea pasarían a estar sometidas a los costes de transacción y aduanas habituales (costes NTB4 ) y que han sido valorados por la OCDE para los países desarrollados en un valor medio del 8.5% ad valorem. Asumimos que la aplicación de los aranceles y costes mencionados a los productos catalanes se trasladarían como es normal a un aumento de su precio. Para calcular la nueva demanda se utilizan las funciones de elasticidad precio-demanda estimadas por el Banco de España para exportaciones e importaciones y que se corresponden con los valores porcentuales de -1.3 y -0.6 respectivamente».
  • Parece obvio suponer que «tanto la caída de ventas como la deslocalización que sufriría el tejido empresarial catalán, conllevarían además del propio efecto directo un impacto negativo indirecto muy relevante sobre el consumo y la inversión en Cataluña que también deben tenerse en consideración. Así, por ejemplo, si una empresa se va de Cataluña ello conlleva que sus trabajadores catalanes dejarán de percibir un sueldo y, por tanto, el consumo de estos trabajadores y sus familias se resentiría. De la misma forma, las inversiones de las empresas proveedoras de la empresa deslocalizada disminuirían debido a una disminución de sus pedidos».

Fuga de empresas

Por último, CCC llama la atención sobre el tema de la deslocalización de empresas, que huirían para evitar los nuevos aranceles, evitar posibles boicots de sus consumidores y resguardarse ante la inseguridad jurídica que generaría la independencia. Este es un tema fundamental, porque destroza buena parte del discurso secesionista. Como hemos dicho anteriormente, en los últimos años el nacionalismo catalán se ha refugiado en el argumento del futuro impredecible y ha calificado de catastrofistas a cualquiera que insinuara que una Cataluña independiente sufriría enormes problemas económicos.

Pues bien, cuando muchos decían que las empresas huirían si la apuesta independentista iba demasiado lejos, los políticos secesionistas y sus expertos despreciaban estas advertencias. Ahora ya sabemos quién tenía razón: sí, los catastrofistas. De hecho, casi puede decirse que estos se quedaron cortos, porque el terremoto ha sido todavía mayor del previsto y ni siquiera ha sido necesaria la declaración formal, sólo con el anuncio ya comenzó la fuga. Y lo mismo podría pasar con el resto de las previsiones económicas: según se van sucediendo los hechos y se publican los datos (desde las ventas inmobiliarias a las reservas turísticas), queda claro que la independencia generaría más daño todavía del previsto. En este sentido, CCC calcula que la salida de empresas podría provocar una caída del PIB catalán del 6,5% en caso de secesión.

ccc-cat-impacto-cuadro-general.JPG

En realidad, esto tiene bastante lógica. Aunque el nacionalismo lo niegue, el efecto frontera ha ocurrido en todas las regiones que se han separado de su país, incluso aunque haya sido una separación amistosa (como la de la República Checa y Eslovaquia) y sin guerra comercial. Hay costes directos; por ejemplo, los derivados de tener dos legislaciones diferentes o mantener una estructura empresarial, aunque sea mínima, a uno y otro lado de la nueva frontera. Hay costes indirectos como los derivados de la inseguridad jurídica o las dudas que siempre tiene una empresa (sobre todo pequeña) que tiene que salir al extranjero. Y hay temas que pueden parecer anecdóticos, pero tienen mucha importancia en el día a día de una compañía, como tener que diseñar una campaña de publicidad diferente porque los medios en los que se va a emitir ya no son los mismos ni comparten audiencia. Al final, la suma de todo ello provoca que las empresas catalanas o aragonesas negocien mucho más entre sí que con sus proveedores o clientes franceses. No es una cuestión de distancia geográfica, ni de aduanas (que no hay en el mercado común). Es mucho más complejo que todo eso. Los comerciantes, empresarios y trabajadores catalanes hace semanas que ya lo están sufriendo.

libremercado.com

Share

El efecto Primark hunde la moda ‘low cost’ española

La moda de bajo coste con sello español sufre el efecto Primark. El auge de la multinacional irlandesa, que en 2016 alcanzó 1.369 millones de euros de ventas en España (+17%) ha impactado en la cifra de negocio de compañías surgidas en el país como Shana y Okeysi, orientadas a un perfil de cliente similar al del gigante de las prendas low cost. La competencia de Primark, que el año pasado sedujo a nueve millones de consumidores en España según Kantar Worldpanel, también ha impactado sobre Lefties, del grupo Inditex.

SHANA. Si 2016 fue el año de la quiebra y desaparición de Blanco, en 2017 quien se asoma al abismo es el grupo barcelonés Comdifil, propietario de las cadenas Shana, Double Agent y Friday’s Project. El 17 de octubre el conglomerado catalán presentó un concurso de acreedores, tras fracasar en el intento de refinanciar una deuda de 95 millones de euros.

Detrás de la compañía de moda se encuentra el tudelano Julián Imaz, que en 1993 se convirtió en proveedor de producto acabado para Inditex, a través de la empresa Erari, que acabaría absorbida por la multinacional con sede en Arteixo. Ya en 1996, el empresario aragonés asesoró a la empresa de Amancio Ortega en el lanzamiento de Bershka, mientras el negocio de Erari como proveedor de Inditex pasó a Comdipunt.

En 2000 Imaz independizó a Comdipunt de Inditex y se lanzó al retail con Comdifil. Primero creó Friday’s Project, una cadena multimarca dirigida a un público adolescente, con marcas como Guru o Fornarina. Pero en aquel momento la mayor parte de la facturación del grupo procedía todavía de producir para el grupo gallego. Ya sin pedidos de Inditex, en 2010 la compañía apostó por Shana, una cadena monomarca de básicos a bajo coste que despegó con fuerza y alcanzó medio centenar de tiendas en su primer año. En la actualidad Shana representa el 65% de las ventas de Comdifil y cuenta con un centenar de tiendas.

Sin embargo, la feroz competencia de Primark impactó en las ventas de Shana y, en consecuencia, en las cuentas de Comdifil. Así, el grupo pasó de un beneficio de 1,9 millones de euros en 2015 a pérdidas de 90 millones de euros en 2016. La facturación alcanza los 220 millones. Para resurgir, Imaz planea reducir la red comercial y centrarse en el canal digital. Solo Shana cuenta con 250 tiendas, de las que cerrarán todas menos 40, según reveló el empresario a El Confidencial.

OKEYSI. La otra firma de moda radicada en España que ha ido a concurso es Okeysi, propiedad del empresario Xiaohua Chen. La compañía dedicada al público femenino, tiene 25 establecimientos y llegó a abrir una flagship store (tienda emblema) en el barrio de Salamanca de Madrid. 2017 era el año de la expansión de la empresa al exterior y ha acabado pasando por el juzgado de lo mercantil.

La firma, fundada en 2013, ha elevado ventas en los últimos años pero no ha logrado ser rentable. En 2015 facturó 15,64 millones de euros, un 59% más que el año anterior; mientras que el beneficio se situó en cerca de 786.000 euros (+29%). A diferencia de Comdifil, que combina tiendas propias y franquiciadas, todos los establecimientos de Okeysi pertenecen a la empresa.

La mayoría de los puntos de venta de la firma se encuentran en centros comerciales -como Xanadú en Madrid o Gran Vía 2 en Alicante-, con escasa presencia en ejes prime, salvo la tienda de la calle Fuencarral de la capital española. Su estrategia de expansión, pues, difiere de la de su principal competidor, Mulaya. Esta cadena de capital chino tiene una treintena de tiendas, entre ellas una flagship de 650 metros cuadrados en la calle Pelai de Barcelona.

LEFTIES. Primark no solo ha hecho daño a Comfidil y Okeysi. El concepto más económico de Inditex, que opera a través de Nikole S.A., facturó en 2016 un total de 194,3 millones de euros, un 19% más que el año anterior. Eso sí, en España las ventas descendieron un 15%, hasta los 95,1 millones, justo el primer ejercicio  tras la inauguración de la macrotienda de Primark en la Gran Vía madrileña.

economiadigital.com

Share

Teresa Rodríguez y José María González se desmarcan del comunicado de Anticapitalistas sobre Catalunya

La coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, y el alcalde de Cádiz, José María González, ambos pertenecientes a la corriente Anticapitalista integrada en Podemos, se han desmarcado del reconocimiento a la república cantalana a través de un comunicado emitido la tarde de este domingo. Esta sería la primera vez que ambos se desmarcan de un comunicado anticapitalista.

En el texto, aseguran que «siguen apostando por la vía del diálogo y la negociación para acordar un referéndum pactado como salida a esta crisis». Piensan, «como ha expresado Podemos en varias ocasiones, que las salidas unilaterales, que las vías rápidas que no tienen en cuenta a la otra mitad de la sociedad, sean las de unos o las de otros, no van a funcionar». Al tiempo, «condenan con fuerza la represión y el 155 pero no entienden como una solución ignorar al resto de la sociedad catalana que no se incluye entre quienes fueron a votar sí el 1 de octubre».

Anticapitalistas   ha emitido un comunicado «ante la situación en Catalunya», en el que argumenta que la proclamación de la independencia se ha producido en un contexto «de amenazas constantes para aplicar el 155», una «salida autoritaria» a un conflicto que, a su juicio, «tiene que tener una salida eminentemente política y democrática». Por ello, Anticapitalistas llama a «rechazar» la aplicación del artículo 155 y a la defensa democrática, pacífica y desobediente de la voluntad del pueblo catalán y su derecho a decidir».

«La nueva República catalana se enfrenta a retos internos que no puede soslayar, en un país en el que un sector importante de la población no se siente representado por el independentismo», prosigue Anticapitalistas, que marca el reto de la integración de los ciudadanos no independentistas como el primero que debe afrontar.

eldiario.es

Share

Iglesias toma el control de Podem y convoca un referéndum para anexionarlo a Colau

La ejecutiva de Podemos ha resuelto este domingo noche intervenir a Podem Catalunya y apartar de facto a su secretario general, Albano Dante-Fachín, después de los acontecimientos del pasado viernes, cuando al menos uno de los diputados del partido morado en el Parlament no se opuso a la Declaración Unilateral de Independencia de Cataluña. Pablo Iglesias ha tomado las riendas después de una semana convulsa en el partido tras las críticas desatadas por su acercamiento al independentismo, y ha optado por puentear al líder del partido catalán y convocar una consulta a sus bases para anexionarlo a la formación de Ada Colau y Xavi Domènech, Catalunya en Comú.

Iglesias responde así a una de las crisis políticas más graves de la historia de Podemos. La cesión de la estrategia catalana a Colau y su tibieza a la hora de condenar al sector independentista en el conflicto se ha saldado con un desgarro interno donde algunas de las figuras más relevantes del partido, como Carolina Bescansa, han apostado por un discurso que “mire menos a los independentistas y más a los españoles”, unas críticas que avanzó en reuniones privadas y que hizo públicas después de ser purgada de un cargo en el Congreso. Todo ello, acompañado por la caída en picado en las encuestas, que sitúan a Podemos por detrás de Ciudadanos en intención de voto y que corroboraron las advertencias de la cofundadora de Podemos: “O empezamos a hablar de España o nos va a ir muy mal”.

Las críticas desde dentro y fuera del partido han hecho que en las últimas semanas Podemos haya tenido que modular su discurso y defender que la DUI es “ilegítima”. Estas tímidas críticas contrastan con el virulento rechazo a la aplicación del 155. Sin embargo, la actuación de su filial catalana ha acabado por descompensar la balanza, e Iglesias necesitaba un golpe de efecto para mostrar públicamente sus distancias con Podem Catalunya.

Dante Fachin renunció a integrarse en el partido de Colau el pasado marzo y el gesto fue duramente criticado por la cúpula de Iglesias, que desde entonces ha desautorizado en varias ocasiones al líder territorial catalán y ha dejado su estrategia en manos de la alcaldesa de Barcelona. Ahora, Iglesias se justifica en los últimos acontecimientos y da dos golpes en la mesa: el primero va dirigido a quitar legitimidad a un actor que se ha vuelto incómodo: Dante Fachin, que no puede hacer otra cosa que acatar la decisión de la ejecutiva, con potestad para imponerse según los nuevos documentos salidos de Vistalegre II. Además, acelera el proceso de cara a las elecciones del 21 de diciembre y propone ya una pregunta inequívoca sobre su integración en Catalunya en Comú, una posibilidad que el propio Iglesias ha defendido públicamente y sin ambages. Además, Iglesias cuenta con todo el poder del aparato para movilizar a las bases en el ‘sí’ a esta unión.

La pregunta de la consulta

La pregunta también ha sido fijada desde la ejecutiva del partido, y es la siguiente: “¿Da apoyo a que Podemos se presente a las elecciones del 21 de Diciembre en Cataluña en coalición con Cataluña en Común y las fuerzas políticas hermanas que no apoyamos ni la declaración de independencia ni la aplicación del artículo 155, con la palabra Podemos en el nombre de la coalición y la papeleta?“. La pregunta no es baladí. Para empezar, se une a las tesis de los ‘comunes’ y da por sentado que la formación morada en Cataluña se presentará a las elecciones del 21-D, algo que hasta ahora no estaba claro, después de que algunas voces dentro de la dirección de Podem pusieran en cuestión la legitimidad de las elecciones convocadas a través del 155.

En esa misma pregunta también trata de marcar distancias con el sector independentista, con el que se han visto escorados en los últimos días después de llamar a la movilización en el referéndum ilegal del 1 de octubre, de su tibia condena a la DUI,  y de su estrategia consistente en culpar únicamente a Mariano Rajoy por lo sucedido. Este domingo por la tarde la dirección de Podem se reunió y acordó explorar alianzas electorales con fuerzas separatistas que estuvieran “comprometidas con la defensa de valores democráticos y del derecho a decidir”.

 

Fuentes de la ejecutiva de Podemos justifican esta drástica decisión en el malestar generado por su federación catalana. Acusan al partido de Fachin de “no informar a la dirección de Podemos del sentido de sus votos” en la sesión del pasado viernes, y aseguran que “la falta de información y el comportamiento de nuestros diputados en el desarrollo de la votación generaron una situación de intranquilidad en este órgano y en toda la Organización y dañaron nuestro prestigio político”.

Además, señalan a “tres de los cuatro diputados de Podem” de “no votar en contra” en la resolución impulsada por los independentistas en la que se proclamó un nuevo Estado catalán.  A esto se suma, reseñan, el hecho de que Ángels Martinez, la diputada que retiró las banderas de España en el Parlament el pasado septiembre, dio la bienvenida a la “república catalana“.

La ejecutiva de Podemos también da un tirón de orejas a la corriente Anticapitalista, liderada por Miguel Urbán y Teresa Rodríguez, a la que acusa abiertamente de reconocer la “nueva república catalana“. Este hecho también se convierte en una justificación para tomar el control de Podem, puesto que esta corriente es “mayoritaria en el Consejo de Coordinación de Catalunya”.

elindependiente.com

Share