Reparten yodo en Alemania por temor a una central nuclear belga

as autoridades de la región fronteriza de Alemania con Bélgica comenzaron hoy a distribuir pastillas de yodo a la población por temor a un accidente en la vecina central atómica belga de Tihange.

Personas de edades hasta los 45 años, embarazadas y madres que amamantan podrán imprimir un formulario en Internet y recibir pastillas de yodo altamente concentrado de forma gratuita en las farmacias de Aquisgrán y tres distritos aledaños.

El medicamento debe ser utilizado siguiendo las instrucciones de las autoridades para evitar el cáncer de tiroides. El consumo de estas pastillas para personas mayores de 45 años es desaconsejado al ser considerado mayor el riesgo de los efectos secundarios.

Los expertos en Alemania no confían en la seguridad de la central de Tihange, la más antigua de Bélgica, ubicada a menos de 70 kilómetros de Aquisgrán.

El bloque 2 de Tihange, situado cerca de la ciudad de Lieja, fue desconectado en marzo de 2014 por motivos de seguridad y puesto nuevamente en funcionamiento en diciembre de 2015 pese a haber sido detectadas fisuras en su vasija.

El estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia presentó querella en febrero de 2016 ante el máximo tribunal administrativo de Bélgica

elboletin.com

Share

El viejo y el nuevo PSOE se enfrentan por el debate sobre el carbón y las nucleares

La energía es una cuestión política de primer orden, más si cabe en un país aislado y dependiente de las importaciones como España. Lo es entre partidos y también lo es dentro de los partidos. En el PSOE, el nombramiento de la exministra Cristina Narbona, ecologista convencida, como presidenta del partido y la elección de Teresa Ribera para dirigir una transición ecológica de la economía mantiene abierto el debate entre el antiguo y el nuevo PSOE sobre cómo encarar la transición energética. Ese debate se refleja también en los nombramientos. La elección del exministro socialista Luis Atienza para la comisión de expertos del Ministerio de Energía y la de Alberto Carbajo como consejero de Red Eléctrica de España fueron tratadas con el Gobierno por la gestora socialista que dirigió el presidente de Asturias, Javier Fernández, durante ocho meses.

Ni el exministro Atienza ni el consejero Carbajo son reconocidos por su oposición a la energía nuclear o su militancia ecologista. Más bien, sostiene un exdiputado socialista, son pragmáticos defensores del mantenimiento de todas las tecnologías en el mix energético, en línea con las políticas que defendieron otros destacados dirigentes como Claudio Aranzadi, Juan Manuel Eguiagaray o incluso Alfredo Pérez Rubalcaba. Algo que contrasta con las posiciones del nuevo equipo de Sánchez: sustitución gradual de nucleares por renovables, autoconsumo, auditoría del sector eléctrico y la ecología como seña de identidad del socialismo democrático.

Diferencias latentes

Las diferencias latentes en el seno del partido son evidentes en la cuestión del carbón, y no sólo porque el presidente de Asturias -la zona más afectada por el cierre de minas en 2018- sea Fernández, miembro de la vieja guardia socialista. Lo cierto es que hay dos formas de encarar la cuestión.

En Asturias se da por hecho que las explotaciones de carbón nacional cerrarán en 2018. Podrán permanecer explotaciones a cielo abierto con una condición: que el Gobierno de Rajoy logre convencer a Bruselas de que no obligue a las empresas a devolver las ayudas recibidas para continuar con su actividad, tal y como exige ahora.

En el nuevo equipo de Sánchez, las posiciones son más decididas –«radicales e integristas» sostienen fuentes del partido-. Para los nuevos dirigentes del PSOE es necesario abordar con decisión problemas que como el del carbón, están cargados de simbolismo y donde han fracasado las viejas recetas de regar con dinero público comarcas enteras durante años sin lograr reconversión alguna.

«Hay consenso en que no se puede dejar a la gente atrás» explica la presidenta del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía, Teresa Ribera. «Es una cuestión a resolver que afecta al carbón ahora, pero que puede afectar en el futuro a la industria petroquímica o a la automovilística«. Por eso, el PSOE propone señalar Zonas Especiales de Transición para canalizar recursos, dinamizar las comarcas más afectadas y dotarlas de infraestructuras útiles para la era digital.

Un panorama difícil

El panorama al que debe hacer frente el Gobierno, y en el que se enmarcan las tensiones internas en el PSOE es este: sin tener en cuenta la pública Hunosa (1.300 empleos), quedan 15 empresas dedicadas a la extracción de carbón (en los años 80 había más de 200). La mayoría tendrán que cerrar. Solo las minas a cielo abierto, las únicas rentables, podrán seguir activas.

Eso no quiere decir que el país dejará de producir electricidad con carbón. La mayor parte del que se quema es importado y España, más con sequía, está consumiendo -quemando- como nunca. En 2016, las emisiones por el uso de carbón crecieron un 1,6%. El porcentaje de generación con carbón alcanzó ese año el 14,4% según los datos de REE, lo mismo que produjeron las centrales hidroeléctricas.

Las centrales de carbón seguirán funcionando y, probablemente, provocando roces en un partido como el PSOE, que aspira a gobernar. «Hay contradicciones de brocha gorda en el actual equipo de Sánchez» sostiene un exdirigente del partido que recuerda la vinculación entre la actual vicesecretaria general socialista, la asturiana Adriana Lastra, y el sindicato minero Soma-UGT».

Lo cierto es que en el PSOE ha habido dos almas en lo que se refiere a la energía desde mucho tiempo atrás. En sus programas electorales siempre ha recogido la idea de cerrar las centrales nucleares cuando cumplieran con la vida útil prevista de 40 años. Pero José Luis Rodríguez Zapatero, que se suponía menos nuclear y más renovable, no lo hizo cuando la central de Garoña cumplió 40 años en 2010 (su cierre definitivo se ha decidido siete años después, con el PP en el poder). Son contradicciones, dos almas que, a veces salen a flote, incluso en las leyes.

Otro ejemplo: en el Real Decreto-ley 6/2009, rubricado por el entonces presidente Rodríguez Zapatero y siendo ministro Miguel Sebastián se recoge la siguiente afirmación (página 39.405 del BOE): «La tendencia que están siguiendo estas tecnologías (renovables), podría poner en riesgo, en el corto plazo, la sostenibilidad del sistema, tanto desde el punto de vista económico por su impacto en la tarifa eléctrica, como desde el punto de vista técnico…». Dos almas.

lainformacion.com

Share

Los Taxis deberán ser ecológicos en 2018

A partir de 2018 los nuevos vehículos para taxi serán ecológicos; por lo que deberán tener una etiqueta ECO o CERO de la Dirección General de Tráfico. Este ha sido uno de los puntos de la Ordenanza del Taxi que ha sido aprobado por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, y que está incluido entre las medidas del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

Los vehículos que presten servicio de taxi a partir del 1 de enero de 2018 tendrán que tener una etiqueta ECO o Cero emisiones de la Dirección General de Tráfico. Una medida que excluye a los eurotaxi, debido a la limitada oferta comercial de estos vehículos adaptados para personas con movilidad reducida.

Actualmente Madrid cuenta con más de 15.700 licencias de taxi, y cada año se renuevan cerca de 2.500 vehículos. Esto ha supuesto que el 36,47% de estos vehículos ya circulen con la etiqueta ECO, mientras que un 0,18% lo hace con la etiqueta CERO tras la puesta en marcha del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático aprobado por el Ayuntamiento de Madrid. Con la aprobación inicial de esta nueva Ordenanza del Taxi, el Ayuntamiento estima conseguir “a corto plazo una flota de vehículos poco o nada contaminante”.

Otra de las modificaciones de la Ordenanza es que los titulares de licencias de taxi podrán elegir libremente el modelo del vehiculo para prestar servicio sin necesidad de contar con la autorización del Ayuntamiento, que hasta ahora era obligatoria.

De esta forma, los propietarios del taxi podrán utilizar “cualquier vehículo del mercado”, siempre y cuando éste cumpla con “las dimensiones mínimas y los límites de emisión establecidos y que sea posible la instalación de taxímetro” según indica la normativa estatal y autonómica.

Además, el Ayuntamiento presidido por Manuela Carmena ha destacado el “esfuerzo de los taxistas madrileños” para adaptarse y ofrecer a los usuarios de taxi “un servicio respetuoso con la calidad del aire”.

diario16

Share

Miles de estadounidenses exigen a Trump reconocer a Soros como un terrorista

Decenas de miles de ciudadanos estadounidenses han firmado una petición en el sitio web de la Casa Blanca, en la que exigen al presidente de EE.UU., Donald Trump, declarar al multimillonario George Soros un terrorista.

El texto de la petición señala que Soros «desestabiliza intencionalmente y permanentemente» la situación o intenta cometer «actos de violencia contra EE.UU. y sus ciudadanos».

Los firmantes exigen que las autoridades estadounidenses y el Ministerio de Justicia de EE.UU. declaren a Soros y a todos los miembros de sus organizaciones como «terroristas locales». También insisten en que priven al multimillonario tanto de sus bienes personales como de los relacionados con sus organizaciones.

Para que se produzca una reacción de la Casa Blanca la petición debe recibir 100.000 firmas. En el momento de la publicación de este artículo la petición ha recibido 67.000.

Según ‘Forbes’, la fortuna del fundador y jefe del fondo de cobertura Soros Fund Management, George Soros, es de alrededor de 25.000 millones de dólares. Anteriormente, la cadena CNN publicó datos, según los cuales, el multimillonario donó 6 millones de dólares a la campaña de la otrora candidata presidencial Hillary Clinton.

rtactualidad

Share