Ocho de los diez primeros destinos de exportación de coches españoles reducen su demanda

a debilidad de la demanda en los destinos principales de exportación de los vehículos fabricados en España está provocando acusados descensos en la producción de las fábricas en los últimos meses, especialmente en junio.

En este periodo, rebajaron sus ensamblajes casi un 13% respecto del mismo mes del año anterior, hasta las 260.232 unidades, según los datos hechos públicos por la asociación española de fabricantes de coches Anfac.

En el acumulado del año, entre enero y junio, la producción española de vehículos cerró con 1.563.858 unidades fabricadas, cantidad que representa un 3,5% menos si la comparamos con el mismo periodo del pasado año, tal y como explicaron desde Anfac.

Las factorías atraviesan por dos fenómenos que impactan en sus datos de producción y que hacen dudar de si completarán este año el objetivo de los tres millones de vehículos producidos, que se marcó la propia asociación hace cuatro años. Por un lado, como explica Anfac, “algunos fabricantes están inmersos en procesos de cambios de modelo” en sus líneas de producción.

Estas nuevas asignaciones conlleva incluso en algunos casos “a la paralización total de la fabricación para la adaptación de las líneas a los requerimientos técnicos de los nuevos modelos”.

Pero por otro lado, “la disminución de las matriculaciones en algunos de los grandes mercados exteriores destino de los vehículos fabricados en España explicarían, en parte, el retroceso en las cifras de producción”, aseguran también desde Anfac.

Y es que ocho de los diez principales destinos de exportación de vehículos españoles redujeron significativamente su demanda en junio, según los datos disgregados facilitados por la asociación de fabricantes. En el acumulado del año, esta rebaja en las compras de automóviles nacionales solo se registra en seis de los más grandes, anque la tasa de descenso es también relevante.

El caso más relevante, por la tasa de descenso registrada, es la de Turquía. El país, quinto entre los destinos más relevantes, rebajó sus compras un 32,4% en junio, adquiriendo solo 9.942 unidades desde España. En el acumulado del año, el país lleva un descenso de sus importaciones de vehículo español del 22,4%, sumando 50.101 vehículos comprados.

Desde Anfac, afirman que “la inestabilidad política y económica del país afecta a su comercio exterior pero también al mercado interior”. Así, señalan que las matriculaciones de turismos han caído un 10% entre enero y junio en el país mientras que las de vehículos comerciales han descendido un 13%, en el computo general. Las entregas de furgonetas en Turquía también han caído un 6,7%. “La inestabilidad afecta a la confianza del consumidor, que decide no cambiar de coche”, explican desde la asociación.

Pese a tener el mayor descenso en términos de tasa, las menores ventas a Turquía son menos dolorosas para las fábricas españolas que la reducción de compras de países como Francia, que ha rebajado sus adquisiciones de vehículo español en un 10% el mes pasado, hasta las 43.515 unidades en junio. En el acumulado del año, el segundo mayor comprador de coches nacionales ha reducido sus compras en un 4,9%, hasta las 230.246 unidades. También Alemania, el primer destino de exportación de coches españoles, rebajó sus adquisiciones un 3% en junio, hasta los 41.591 automóviles.

La patronal europea de fabricantes de coches Acea estimó, en su presentación de datos de junio, que “el crecimiento de las matriculaciones en los mercados europeos está siendo bastante modesto en general” si bien “en términos de volúmenes, las cifras del mes pasado ya se acercan a las registradas en junio de 2007, justo antes de que la industria del automóvil se desplomara por la crisis económica”.

Este 1,54 millones de unidades comercializadas supone entonces “una de las cifras de entregas más altas de la última década”. Con estos volúmenes, Europa ya estaría cerca de lo que se considera su mercado natural y por lo tanto, todos los crecimientos se irán ralentizando a futuro.

Entre los europeos, sin embargo, es relevante el descenso de las comercializaciones con Reino Unido, el tercer mercado más importante para las fábricas españolas. En el sexto mes del año, las exportaciones a este país se redujeron en un 18,5%, hasta las 29.779 unidades comercializadas. En el acumulado del año, cayeron un 2%, hasta las 194.297 unidades entregadas.

El análisis de Anfac al respecto de este mercado apunta a que “además de la devaluación fuerte de la libra a consecuencia de la aprobación del brexit, lo que encarece el producto español, las matriculaciones en Reino Unido han caído en los últimos meses. En junio, se redujeron un 4,5% y en el acumulado del año, caen un 1,3%”, explican desde la asociación.

Desaparece, también, por ejemplo, de entre los principales destinos de exportación Argelia, que en otros periodos ha tenido un peso más relevante en las exportaciones de coches españolas. Las medidas proteccionistas que está llevando a cabo su Gobierno obstaculizan las ventas de vehículos allí.

En la cara positiva de la estadística, Suiza entra en el Top10 del mes de junio con una subida de sus adquisiciones de coche español del 22,7%, hasta las 4.730 unidades. Supera a Polonia en el sexto mes del año en comercializaciones aunque desde Anfac afirman que “puede ser un dato coyuntural porque su mercado evoluciona positivamente”.

cincodias.com

72 total views, no views today

Share

¿De verdad sabes cómo funciona el factor de las cremas solares?

Habitualmente pensamos que un protector solar con un factor numérico más alto equivale a mayor efectividad frente a los rayos del sol, pero no es así.

Millones de españoles buscan un merecido descanso durante estas semanas, las de mayor radiación solar de todo el año, y en las que hay que protegerse la piel con especial cuidado para no dañar sus células. De no hacerlo podemos encontrarnos con varios trastornos cutáneos, visibles e invisibles, por lo que la protección solar es imprescindible. Sin embargo ¿sabemos cómo elegir la crema de protección que mejor se ajusta a nuestra piel? ¿Conocemos realmente a qué se refiere el factor indicado en cada envase?

El factor indicado en los envases de crema protectora, conocido como FPS (factor de protección solar) hace referencia a un múltiplo de tiempo para averiguar el máximo de minutos que podemos exponer nuestra piel a la radiación del sol sin quemarnos y no tiene nada que ver con su efectividad, como frecuentemente se piensa. Para saber qué factor de protección es el adecuado para nosotros, lo único que tenemos que saber es cuánto tiempo tarda nuestra piel en quemarse al exponernos al sol sin protección.

Frecuentemente aplicamos menos protector solar que la cantidad recomendada

De esta manera si nuestra piel comienza a quemarse a los 10 minutos de exposición, un factor 20 nos proporcionará alrededor de 200 minutos de protección (20×10). Este tiempo de protección no es exacto, aquí entran en juego muchos factores; el más importante, la cantidad de crema recomendada que debemos aplicar y con la que frecuentemente nos quedamos cortos. Para asegurar la eficacia de la protección solar y bloquear los rayos ultravioleta debemos aplicar una nueva capa cada dos horas, teniendo en cuenta que nuestra piel tarda 30 minutos en absorberla.

Por lo tanto, queda claro que el factor de los envases de crema protectora solar no está relacionado con el grado de protección frente a los rayos ultravioleta, sino que indica el tiempo que nos protege. Entonces ¿a qué tipo de productos hay que acudir si buscamos una protección solar más eficaz? A los protectores solares de amplio espectro o “broad-spectrum”, los únicos capaces de absorber al menos un 90% de rayos UVB y UVA y cuya eficacia se tiene que demostrar pasando unas pruebas correspondientes.

eleconomista.com

76 total views, no views today

Share

Arde la mayor refinería de Europa en Holanda

Un incendio se ha declarado la madrugada del domingo en la refinería Shell de Róterdam en Holanda, la más grande de Europa, provocando la interrupción de actividades de una parte de la planta por un fallo eléctrico. “El fuego se declaró esta noche en una central eléctrica de alta tensión de la refinería Shell Pernis de Róterdam”, declaró un portavoz de Shell el domingo por la mañana.

Los bomberos controlaron el fuego al amanecer, poco antes de las .00, pero aún podían verse enormes llamas desde lejos el domingo sobre la refinería. “Varias unidades están interrumpidas y, por razones de seguridad, quemamos el gas restante en el interior”, explicó el portavoz, añadiendo que este proceso estaba “totalmente controlado” y que la empresa “intenta limitar esta quema para no molestar a los habitantes de los alrededores”.

Shell Pernis en Róterdam es, con cerca de 60 fábricas, la refinería más grande de Europa. El incendio podría deberse a un cortocircuito según los medios locales. Una información no confirmada por Shell, que “espera a saber más sobre las circunstancias del incidente”.

Según el responsable de la seguridad regional, no hay restos de liberación de productos tóxicos en el humo, pero puede haber hollín en el aire. “Cada incidente es demasiado. Nuestra prioridad es asegurar el lugar”, dijo el portavoz de la empresa, consciente de la preocupación que suscita en la región esta gran bola de fuego “impresionante” sobre la refinería.

Shell aún no podía determinar los daños el domingo, ni cuando la refinería estará de nuevo plenamente en funcionamiento. “La suspensión y el reinicio de las unidades puede tomar varias horas, incluso un día para algunas”, explicó el portavoz. “No son cafeteras que se encienden o se apagan en un instante”, insistió.

diariovasco.com/

35 total views, no views today

Share

¿Qué hacer si se encuentra a una víbora? ¿Y si le ataca?

El susto que uno se puede llevar al encontrarse con una víbora es casi igual tanto si el encuentro se produce en plena naturaleza como si se da en la finca o en el patio de una casa, porque aunque los expertos nos adviertan que con las altas temperaturas del periodo estival su presencia puede ser más probable, lo cierto es que a casi todo el mundo le va a pillar por sorpresa y por unos segundos va a contener la respiración antes de reaccionar a menudo dominados por un miedo cerval hacia estos reptiles que en Asturias tienen la misma población que en otras zonas del norte de la península. Entonces ¿qué hacer si se encuentra con uno de estos ofidios? Si está en la naturaleza lo prudente es dejar al animal y no matarlo. Si éste estuviera en un ámbito más doméstico, hay que ser cuidadoso de no actuar de forma agresiva para que la serpiente no se sienta amenazada, puesto que es en ese momento cuando ella puede atacar. Entonces, se ha de intentar llamar al 112 y desde este servicio se pondrán en contacto con el área de Medioambiente para que acudan a capturar al animal o le den pautas para retirarlo.

No obstante, aquí en Asturias son muchas las personas que se ponen en contacto con el Parque de la Vida ante encuentros con víboras o culebras para que desde esta entidad privada acudan a capturar al animal. El director de la misma, Luis Laria, señala que ellos no tienen ningún inconveniente en ir a retirarla «porque todas las semanas tenemos alguna incidencia». Las que retira normalmente se sueltan en zonas adecuadas y sin incidencia de personas. A lo que insta Laria en todo caso es «a no matarlas». «No se les debe tener miedo, sólo respeto», comenta el mismo, que apostilla que se debe ser consciente de que hay áreas más proclives a que haya serpientes, como pueden ser las zonas dunares o aquellas con rocas o piedras aunque sean zonas de transito humano, «porque en los días de calor ellas también están más activas».

Laria insiste en que la serpiente no debe sentirse amenazada para que no ataque. De todos modos, comenta que puede darse el caso de que la persona no sea consciente de que hay una víbora o culebra porque está tumbado en un prado o caminando y sólo siente una mordedura. En ese caso, dice que hay que estar pendiente de la evolución de la herida y que lo prudente es acudir al médico con calma y sin preocupación.

Si la picadura es de víbora, es importante inmovilizar la parte del cuerpo en la que se encuentra la herida en la medida de lo posible para evitar que el veneno se extienda y llamar a emergencias. Nunca se debe interrumpir la circulación de la sangre con vendajes apretados o torniquetes ni ofrecer a la víctima bebidas que aceleren el ritmo cardíaco, como café o té, tampoco bebidas alcohólicas. Tampoco se debe realizar incisiones, succiones o cauterizaciones en la zona afectada ni administrar ningún antídoto sin supervisión médica. Serán los facultativos los que decidan qué tratamientos se deben aplicar según la evolución de la incisión y si fuera necesario aplicar el suero antiofídico que en la región está disponible en los hospitales.

Luis Laria señala, por otro lado, que si la persona se da cuenta de la mordedura pasadas entre 8 y 10 horas, lo más seguro es que no tenga que hacer nada, ya que si fuera venenosa ya habría sufrido algún tipo de reacción.

Por último, el director del Parque de la Vida comenta que hay que tratar de buscar «alternativas de respeto» hacia las serpientes y «eliminar los miedos y fobias injustificados» hacia estos animales.

lavozdeasturias.com

122 total views, no views today

Share

El esfuerzo fiscal de los madrileños es un 56% inferior al de los extremeños

A menudo se habla de impuestos en clave autonómica comparando los distintos tipos de gravámenes como el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto de Sucesiones o el Impuesto de Patrimonio. Lo que no es tan habitual es encontrarse con informes que pongan de manifiesto el peso que tienen los tributos en relación con la riqueza media de cada territorio.

Y es que, aunque este cálculo no suele aparecer en las páginas de información económica, es muy relevante. Al fin y al cabo, pagar al fisco el 40% de nuestros ingresos no es lo mismo en una comunidad de renta alta que en un territorio de renta baja. Haciendo ese ajuste, podemos entender mejor qué marcos tributarios son más o menos amables con el contribuyente.

Pero, ¿cómo hacer un cálculo así? La respuesta la tenemos en un viejo indicador conocido como Índice de Frank. Diseñado en 1959 por Henry J. Frank, el objetivo de aquel trabajo era poner en relación los datos de recaudación fiscal con la riqueza de los contribuyentes. Su ejercicio estaba centrado en los distintos territorios de Estados Unidos, entre los que igualmente hay importantes disparidades económicas.

El Índice de Frank se calcula tomando como primera referencia la presión fiscal de la jurisdicción que queremos analizar. Esto implica calcular cuánto pesan los impuestos recaudados sobre el PIB o la renta de cada territorio. En esta ocasión, tomaremos la renta como indicador de referencia. A continuación, toca dividir el resultado obtenido entre el PIB per cápita; de esta forma, obtenemos un valor que nos indica qué contribuyentes asumen un mayor esfuerzo fiscal y qué ciudadanos sufren una tributación más amable respecto de su capacidad adquisitiva.

Madrid y los regímenes forales

El economista Santiago Calvo ha realizado estos cálculos para la organización Students for Liberty. El estudio, en cuyo diseño colaboró quien firma estas líneas, pone de manifiesto las hondas diferencias que hay entre las comunidades autónomas en materia de esfuerzo fiscal.

Así, el resultado que obtiene Madrid es de 0,107, a la altura de los dos territorios con un régimen foral, País Vasco y Navarra, cuya ratio es de 0,118 y 0,119. Por encima aparecen Cataluña, La Rioja y Aragón, con resultados de 0,134, 0,146 y 0,152. Esto implica que, aunque gobernantes como Uxue Barkos o Carles Puigdemont han subido los impuestos en Navarra y Cataluña, hablamos de territorios con mayor riqueza y, por tanto, el esfuerzo fiscal asumido por los contribuyentes sigue siendo inferior al promedio nacional, ubicado en una tasa de 0,162.

Indice-de-Frank-CCAA-1.png

En la zona media nos encontramos con Baleares (0,163), Castilla y León (0,172), Ceuta (0,173), Galicia (0,177), Canarias (0,181), Valencia (0,182) y Melilla (0,182). A continuación figura Asturias, con un Índice de Frank de 0,193. Pero la palma se la llevan las cuatro comunidades que registran ratios de entre 0,2 y 0,25: más que doblan los 0,107 puntos de Madrid. Se trata de Murcia (0,201), Castilla-La Mancha (0,213), Andalucía (0,227) y Extremadura (0,246).

El Índice de Frank para Madrid es inferior en 56 puntos porcentuales al observado en Extremadura. De hecho, si comparamos la región gobernada por Guillermo Fernández Vara con el territorio vecino de Castilla y León (con el que comparte características como la dispersión de población o el envejecimiento) vemos que el esfuerzo fiscal es un 30% más bajo en la autonomía que gobierna Juan Vicente Herrera.

libremercado.com

33 total views, no views today

Share

Zara sigue a El Corte Inglés y Amazon con la entrega de pedidos online en el día

Tienda Zara | Europa Press

Zara, el buque insignia del Grupo Inditex, ha estrenado en Madrid la entrega en el día de sus pedidos online, con lo que da un paso más en su apuesta por el ‘ecommerce’.

En concreto, la firma de moda ofrece a sus clientes desde hace una semana la opción Same day Madrid, la posibilidad de recibir sus pedidos en el mismo día por 5,95 euros para las compras realizadas antes de las 14.00 horas.

Sin embargo, esta opción, por el momento, sólo está disponible para las entregas en Madrid y para compras realizadas de lunes a viernes.

De esta forma, Zara sigue la estela de Amazon o El Corte Inglés, que ofrecen también a sus clientes la posibilidad de recibir los pedidos en el mismo día de la compra.

libremercado.com

35 total views, no views today

Share

Mitos, verdades y mentiras en el impuesto sobre sucesiones

impuesto sobre sucesiones y donaciones es un tributo relativamente menor por recaudación, pero se ha convertido en la figura fiscal más controvertida. Existe una plataforma que propugna su supresión llamada Stop Impuesto de Sucesiones, en los últimos meses se han celebrado en Andalucía y Asturias manifestaciones con miles de personas clamando por su derogación y programas de televisión de máxima audiencia han dedicado horas de emisión mostrando los casos de familias que aseguran que el gravamen les ha arruinado la vida.

La percepción de que el impuesto sobre sucesiones supone una doble imposición –pagas por bienes por los que tus padres ya tributaron– es uno de los factores que contribuye a su mala fama. Los partidarios de su derogación defienden que el impuesto está generando un alud de cambios de domicilio de comunidades autónomas que aplican el impuesto hacia otras que lo tienen bonificado. También argumentan que se trata de un impuesto anacrónico, que se bate en retirada en la mayoría de países y que está detrás del incremento exponencial de las renuncias de herencias.

Buena parte de los contribuyentes considera injusto el impuesto al entender que provoca una doble tributación”

¿Es todo esto cierto? Los datos sugieren que los partidarios de suprimir el tributo exageran sus efectos. Estos son los mitos, las verdades y las mentiras sobre el impuesto de sucesiones.

  • ¿Un tributo anacrónico?

Gravar fiscalmente las herencias no es nuevo. En el Reino Unido, por ejemplo, ya en 1694 se estableció un gravamen sobre la sucesión. En España, el tributo actual tiene un antecesor inmediato en el impuesto general sobre sucesiones de 1967, aunque se puede buscar un origen remoto en la manda pía forzosa, un tributo sobre las herencias que se fijó en España y sus colonias durante la Guerra de la Independencia.

Los partidarios de suprimir el impuesto de sucesiones suelen argumentar que se trata de una figura fiscal anacrónica, que ha desaparecido en muchos países. Sin embargo, ello no es exacto. La mayor parte de sistemas tributarios de Estados desarrollados grava las herencias.

Lo que sí es cierto es que el impuesto ha perdido importancia y en muchos países de la UE, como Italia o Portugal, la recaudación no llega al 0,1% del PIB. En el caso español, el impuesto sobre sucesiones aporta 2.780 millones, un 0,3% del PIB, una décima más que la media de la UE. En el Reino Unido, la recaudación supone el 0,2% del PIB. Bélgica con un 0,7% y Francia con un 0,6% son los dos Estados de la UE_que más recaudan.

 

  • El supuesto éxodo fiscal

“Cada año, 40.000 andaluces se empadronan en Madrid para no pagar el impuesto sobre sucesiones”. Este dato lo ha repetido el PP de Andalucía en su campaña para reclamar la derogación de un tributo sobre el que los gobiernos autonómicos tienen amplia competencia. Juanma Moreno, líder del PP en Andalucía, denunció en Twitter este supuesto éxodo fiscal.

Madrid es una comunidad que mantiene bonificado al 99% el impuesto para herencias y donaciones entre familiares directos. En cambio, Andalucía aplica el tributo para legados que superan los 250.000 euros. ¿Es creíble que 40.000 andaluces se empadronen al año en Madrid para evitar el impuesto? No. Si fuera cierto, significaría que, en cuatro años, el equivalente a una ciudad como Cádiz se hubiera desplazado a Madrid. Los últimos datos del INE indican que, en 2015, 12.588 andaluces se trasladaron de Andalucía a Madrid y 8.103 siguieron el camino contrario. Es más probable que los cambios de residencia se deban a motivos labores, familiares y hasta amorosos antes que fiscales. Hay que tener en cuenta que la legislación establece que en las herencias se aplicará, con carácter general, la legislación de la comunidad autónoma en la que el difunto hubiera vivido más tiempo en los últimos cinco años.

Que los datos desmientan que existan cambios masivos de domicilio por motivos fiscales no significa que no se produzcan. Los asesores fiscales confirman que el fenómeno existe, especialmente en familias con elevados patrimonios y con recursos suficientes para fijar su domicilio fiscal –que no siempre coincide con el real– allí donde más les convenga.

  • La renuncia de herencias

Otro de los grandes argumentos de los partidarios de suprimir el impuesto de sucesiones es que esta figura fiscal es la culpable del incremento de la renuncia de herencias. La estadística del Consejo General del Notariado refleja que, en 2016, de las 384.633 herencias que se tramitaron en España, 38.791 fueron rechazadas. Suponen el 10%. Desde 2007, el número de renuncias se ha triplicado.

La tesis de que el incremento de los desistimientos se debe al impuesto tiene importantes lagunas. En el año 2007, cuando solo el 3% de herencias se rechazaba, existía el impuesto sobre sucesiones y, además, en muchas comunidades era más elevado que el de hoy. Lo que ha cambiado desde 2007 es que España ha sufrido una crisis inmobiliaria sin precedentes y en un contexto de elevado endeudamiento privado.

Además, la mayor parte de la riqueza de las familias está en el ladrillo. Todos estos factores provocan que muchos legados estén formados por inmuebles, que han perdido valor y sobre los que es probable que pesen hipotecas que superan el precio de mercado. Un cóctel perfecto para entender el incremento exponencial de la renuncia de herencias.

Por otro lado, desde el PP de Andalucía o Asturias, dos regiones en las que se grava más que la media las sucesiones, se defiende que en ambas comunidades se producen más renuncias de herencias. En Asturias, del total de herencias tramitadas en 2016 se rechazaron el 16%, una cifra muy superior a la media y que podría indicar que la hipótesis es cierta. Sin embargo, otros datos invitan a la cautela. Canarias, donde prácticamente no se aplica el tributo, es la segunda comunidad con más renuncias.

Aragón merece una mención especial. Es una comunidad que mantiene un impuesto de sucesiones relativamente elevado y, sin embargo, solo registró un 7%_de rechazos de herencias. El caso de Aragón es significativo porque por ley establece que los ciudadanos que reciben una herencia solo responderán de las deudas con los bienes del propio legado. Esta seguridad para los herederos, y no el impuesto, es lo que está detrás del menor número de renuncias.

  • ¿Existe una doble tributación?

No hay ningún impuesto que genere tanta animadversión como el impuesto sobre sucesiones. Las manifestaciones en Asturias y Andalucía y próximamente en Extremadura son una muestra de ello. Y se trata de un fenómeno global. Encuestas en el Reino Unido también reflejan que el impuesto de sucesiones es el que tiene más detractores.

Los defensores de la figura fiscal consideran justo que se grave más la ganancia obtenida sin esfuerzo

El odio hacia el tributo se explica por el hecho de que el impuesto de sucesiones exige tributar en el momento de la muerte por algo que ya se tributó en vida. Sin embargo, en puridad, no hay doble imposición porque el impuesto grava una transferencia de riqueza que pasa de unas manos a otras. El hecho imponible es identificable.

Esto no significa que no existan argumentos para reclamar su supresión y para defender, por ejemplo, que el tributo perjudica el ahorro o que, simplemente, recae sobre aquellos que tienen menos recursos para realizar una planificación fiscal que les permita sortear a Hacienda.

Una herencia suele reflejar el esfuerzo de una persona a lo largo de su vida, son los bienes que amasó y por los que ya tributó. “¿Qué derecho tiene el Estado ahora a quedarse con parte del legado que un contribuyente ha dejado para sus hijos?”, se preguntan los opositores al impuesto.

En cambio, los defensores del impuesto hacen hincapié en que el tributo desempeña un papel en la redistribución de la riqueza y consideran de justicia tributaria gravar las ganancias que ha obtenido un contribuyente sin esfuerzo. En Canarias, donde el impuesto sobre sucesiones es el más bajo de España, un contribuyente que herede 800.000 euros pagará en impuestos 134 euros. En cambio, un trabajador que gane un sueldo de 20.000 euros anuales abonará a Hacienda 2.338 euros.

  • Agravios entre comunidades

El impuesto sobre sucesiones se ha ganado un puesto en los magazines matinales de televisión, en los que aparecen contribuyentes relatando que una herencia les ha arruinado. Uno de los casos más mediáticos fue el de Clavelina, una octogenaria asturiana que se convirtió en un referente para aquellos que denuncian la diferencia de trato fiscal en función de la comunidad autónoma. Esta “heroína”, como la bautizaron en televisión, heredó 300.000 euros de su hermano y tuvo que abonar 80.000. Asesorada por la organización Stop Impuesto de Sucesiones, aseguraba que, si hubiera residido en Madrid, solo debería haber pagado 800 euros. Denunció que era injusto que los asturianos fueran “ciudadanos de segunda” y recibieran un peor trato.

Más que entre comunidades, el agravio se produce en función de si rige la ley autonómica o estatal

Es cierto que morir en una u otra comunidad puede variar y mucho la cuota a pagar en sucesiones. Siempre se cita el ejemplo del REAF, en el que una herencia de 800.000 euros supone pagar 164.000 en Andalucía y no llega a 135 euros en Canarias o 1.600 en Madrid (ver gráfico).

Sin embargo, en el caso de Clavelina, ello carecía de importancia. El dinero que heredó esta contribuyente procedía de un hermano que vivía en Venezuela y falleció allí. En estos casos no se aplica la normativa autonómica, sino la estatal. Por lo tanto, esta contribuyente hubiera pagado lo mismo en cualquier autonomía.

Los mayores agravios en el impuesto de sucesiones se producen en función de si se aplica la normativa autonómica o estatal. De hecho, la Comisión Europea ya obligó a España a modificar la normativa del impuesto sobre sucesiones y donaciones porque los no residentes estaban obligados a aplicar la normativa estatal y, por tanto, no podían beneficiarse de las bonificaciones autonómicas. Pero el cambio solo afectó a los europeos, y la discriminación se mantiene para los no residentes extracomunitarios.

En mayor o menor medida, todas las comunidades han establecido bonificaciones para las herencias entre familiares directos, esto es, aquellas que pasan de padres a hijos. La cuota a pagar sí que se dispara cuando la herencia procede de un primo, tío o un familiar lejano.

  • No, Madrid no es la que más recauda

Es otra de las ideas que ha repetido el líder del PP andaluz, Juanma Moreno. La tesis señala que la Comunidad de Madrid, que tiene bonificado al 99% el impuesto para herencias directas, logra más ingresos que el resto. ¿Es cierto? Los datos de la Agencia Tributaria de enero a octubre de este año reflejan que la recaudación del impuesto sobre sucesiones cayó un 0,46%. En el mismo período, Madrid ingresó un 40% más hasta alcanzar los 461 millones, la mayor cifra registrada en el conjunto de comunidades autónomas. Un importe muy superior a los 386 millones logrados por Andalucía. Ello indicaría que Juanma Moreno lleva razón. Sin embargo, este relevante incremento se debe sobre todo a una operación puntual como es la tributación de la herencia del que fuera presidente de El Corte Inglés Isidoro Álvarez, fallecido en septiembre de 2014.

La liquidación fiscal de esta relevante herencia se produjo el año pasado y, además, la bonificación del 99% que rige para familiares directos no fue aplicable en el caso del sobrino de Isidoro Álvarez y actual presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. Así, el incremento se debe precisamente a que Madrid no bonifica el impuesto cuando la herencia no se traspasa a familiares directos.

En los últimos cinco años, Cataluña es la comunidad que más ha ingresado por el impuesto sobre sucesiones: 392 millones anuales de media, seguida de Madrid (385 millones) y Andalucía (344 millones). Es lógico que las comunidades más ricas y también las más grandes ingresen más que el resto. Cuando se relaciona la recaudación con el PIB autonómico, Asturias figura como la comunidad que más partido saca al impuesto sobre sucesiones. Entre 2010 y 2015, recaudó de media anual 111,5 millones, un 0,5% de su PIB. Le siguen Aragón y Cantabria, con un 0,38%. En términos relativos, Andalucía (0,24% del PIB) recauda más que Madrid, que ingresa de media el 0,2% de su PIB.

cincodias.com

117 total views, no views today

Share

En qué países se pagan más impuestos por trabajar

a fiscalidad que soporta un empleado con un salario medio en España es inferior a la mayoría de países de la OCDE, sin embargo, la carga fiscal sobre el trabajo supera la media cuando se incluyen las cotizaciones sociales a cargo de la empresa. Esta es una de las conclusiones que refleja un estudio publicado ayer por la OCDE.

El organismo internacional analiza el esfuerzo fiscal que asumen los trabajadores y diferencia entre el IRPF, las cotizaciones sociales a cargo del empleado y las que soporta el empresario. Un trabajador soltero y sin hijos y con un sueldo medio, que la OCDE sitúa en 26.710 euros brutos, paga un tipo efectivo del 15% en el IRPF. Se trata de un importe relativamente bajo y cuatro décimas inferior a la media. Lidera el ranking Dinamarca, donde un trabajador con un salario medio –que supera con creces el de España– abona un 36,2%. En el lado opuesto se sitúa Chile, un país en el que la mayoría de salarios no aplica un tributo específico sobre la renta.

Junto al IRPF, un empleado en España ve como su sueldo neto se reduce por las cotizaciones sociales que, en el fondo, actúan como un impuesto. Un español abona a la Seguridad Social un 6,4% de su salario bruto. Así, la fiscalidad que soporta un trabajador con un salario medio alcanza el 21,4%, el noveno nivel más bajo en la OCDE. Sólo Irlanda, Estonia, Nueva Zelanda, Israel, Suiza, Corea, México y Chile mantienen una fiscalidad menor. La posición relativa en el ranking de esfuerzo fiscal en España se reduce al incluir las cotizaciones sociales. Es un reflejo de que las aportaciones del trabajador a la Seguridad Social son bajas.

El sistema fiscal español se caracteriza precisamente por su reparto desigual entre las cotizaciones que soporta el empleado y el empleador. Las cuotas empresariales son una de las más elevadas del mundo y se mueven en torno al 30%. Cuando entran en acción, la carga fiscal sobre el trabajo se dispara y alcanza el 39,5% del coste laboral total asociado a un salario medio, tres puntos por encima de la media.

España ocupa el puesto 26 de 35 países en presión fiscal sobre el trabajo cuando solo se tiene en cuenta la carga que soporta el trabajador. Y sube hasta el decimoquinto lugar al incluir las cotizaciones empresariales. La carga tributaria total sobre el trabajo supera incluso a países nórdicos como Dinamarca, cuyo sistema no se financia con cotizaciones.

Bélgica, Alemania, Hungría, Francia e Italia son los países de la OCDE que más gravan el trabajo. En el caso belga, la presión fiscal alcanza el 54% del coste laboral medio. Chile, Nueva Zelanda, México, Suiza e Israel mantienen la menor carga tributaria sobre las nóminas.

La tendencia internacional refleja una reducción paulatina de la imposición directa (IRPF e impuesto sobre sociedades) que se combina con un incremento de la fiscalidad indirecta a través de tributos como el IVA. El caso de España es una muestra de ello. A pesar de la subida del IRPF que aprobó el Gobierno en 2012 para hacer frente al descontrol del déficit público, hoy España mantiene un IRPF relativamente bajo. El tipo de retención medio en el impuesto sobre la renta se encuentra en el 12%, un nivel inferior al vigente 20 años atrás. En cambio, el tipo medio sobre el consumo alcanza el 15,5%, casi seis puntos más que en 1996.

El efecto de la situación familiar sobre la carga fiscal

  • Hijos. La mayoría de países establecen reducciones fiscales en función de las cargas familiares de los contribuyentes. En España, un trabajador medio sin hijos paga un 15% por IRPF. Otro contribuyente con idéntico salario, casado y con dos hijos abonará un 7,6%. El caso contempla que la pareja no aporta ingresos en el hogar. Supone una reducción de siete puntos. Alemania es de los países que más premia fiscalmente la descendencia. Un trabajador medio paga un 39,7%, porcentaje que se reduce al 21,3% en el caso de tener dos hijos. El caso más sorprendente es el de Grecia, donde la carga fiscal es ligeramente mayor para el asalariado con vástagos a cargo.
  • Rentas más altas. La OCDEtambién compara como varía la fiscalidad a medida que suben los salarios. Un trabajador que gana el equivalente al 167% del salario medio sufre una presión fiscal del 21,6% de promedio en la OCDE. En el caso de España, este perfil representa una nómina de 44.606 euros, que soporta una presión fiscal en el IRPFdel 21,1%. Es decir, algo inferior al promedio de la OCDEy 6,2 puntos inferior al porcentaje que soporta en España un trabajador con un sueldo medio. Grecia, Corea e Irlanda son los países que elevan con más intensidad la carga fiscal cuando el salario aumenta.

cincodias.com

82 total views, no views today

Share

Una decena de grupos controlan más de 4.400 restaurantes en España

Hoy en día se torna más complicado pasear por la calle principal de una gran capital española y no toparse con el restaurante de alguna cadena. Y, en muchos casos, coinciden en sus propietarios.

Image result for los principales grupos restauración en espana

En concreto, once de las principales empresas del sector gestionan 33 cadenas de restauración y aglutinan más de 4.000 locales en España. Juntas, suman un negocio que supera los 3.100 millones de euros. McDonald’s es el líder indiscutible del sector, sumando ella sola en torno a 980 millones de facturación, según los datos que aportó la compañía estadounidense para el ejercicio 2015.

La restauración organizada, como se conoce formalmente a esta actividad, supone en torno a un 13% del total del sector hostelero, según Marcas de Restauración, que integra a 35 cadenas. El resto pertenece a restaurantes independientes, que en España todavía tienen un peso muy importante. Según la patronal de la hostelería, Fehr, en España hay en torno a 270.000 bares y restaurantes. Por ello, esta actividad todavía está marcada por unagran atomización.

Sin embargo, el peso de la restauración organizada en el conjunto de la hostelería está al alza. El año pasado el negocio de estas cadenas creció un 7,8%, según la patronal, por encima del conjunto del sector. Para este año, Marcas de Restauración prevé que las compañías que integran la asociación abran 450 nuevos locales e inviertan 75 millones de euros en expandirse.

La vuelta del consumo fuera del hogar después de los años de la crisis marcados por la contención en el gasto en ocio han hecho más atractivo el negocio de la restauración organizada. Prueba de ello es el desembarco de algunas cadenas internacionales, como han sido Five Guys y Papa John’s o próximamente será la alemana VaPiano.

Ese potencial de crecimiento hace que incluso las más grandes, como son BurgerKing o McDonald’s, tengan planes de expansión en España. La segunda anunció el año pasado su intención de abrir 100 restaurantes en cinco años, mientras que su rival confía en llegar a los 1.000 locales en España antes de 2022.

En busca de compras

Pero no son las únicas. En el sector se da por hecho que se va a producir una concentración y todas las principales empresas quieren acaparar una posición cada vez más relevante y con mayor fuerza.

Prueba de ello es la operación más reciente, la adquisición de MasQMenos por FoodBox, quien además avanzó que quiere incorporar una nueva cadena tras esta operación. También en las últimas semanas se cerró la compra de Don G por Comess, la propietaria de Lizarrán.

Otras, como el grupo Zena, que gestiona Domino’s o Foster’s Hollywood, también ha declarado su intención de buscar adquisiciones de nuevas marcas. Asimismo, Compañía del Trópico, surgida de la fusión de Café & Té y Panaria, es otro de los grupos que busca oportunidades para crecer o que incluso se abre a ser adquirida por un grupo mayor.

Estos movimientos están capitaneados principalmente por el capital riesgo. Seis de las once principales empresas están respaldadas en mayor o menor medida en el accionariado por estos inversores. Se trata de un proceso que se hizo notorio durante la crisis, pero que sigue vigente. Prueba de ello es el caso de Vips, que tras la salida de Goldman Sachs de su capital cerró en septiembre la entrada de un nuevo inversor, Proa Capital, que se incorporaba de esta manera al sector.

Junto a Proa, Alia, HIG, Nazca y Oquendo son los otros fondos que están presentes entre las principales empresas. Además, en Telepizza, la única de ellas que cotiza, KKR y Permira son los primeros accionistas y controlan más del 30% del capital.

Pero entre los propietarios también destacan las empresas extranjeras. Únicamente dos de las once empresas más importantes tienen un accionariado 100% español y sin capital riesgo. Una de las últimas compañías en entrar en el mercado de la restauración organizada en España fue, a finales del año pasado, el grupo portugués Ibersol, que adquirió el 100% de Eat Out, propietario de Pans & Company o Ribs.

Igualmente, una empresa mexicana, Alsea, controla más del 70% del tercer mayor grupode restauración, Zena, al que solo le superan McDonald’s y Burger King. Caso curioso es el de esta última. La multinacional no tenía su estructura propia en España hasta el año pasado. El principal franquiciado, Quick Meals, era el responsable de su negocio. En 2016 se creó una joint venture entre esta empresa y la división europea de Burger King, llamada Burger King Spain.

Los otros grandes grupos

Yum! Restaurants. Se trata de uno de los principales grupos mundiales de restauración organizada. Engloba en todo el mundo marcas como Pizza Hut o KFC. La primera redujo su expansión en España hace años, cuando sus locales fueron transformados en Domino’s, pero mantiene todavía una veintena de restaurantes. La segunda, KFC, tiene en torno a un centenar de locales.

AmRest. Es un grupo polaco que gestiona franquicias de diferentes cadenas internacionales. Cotiza en Bolsa con una valoración de 4.300 millones de euros. En España es propietaria de la cadena Tagliatella, con cerca de 130 restaurantes en el país.

Casual Brands. La familia Mora Figueroa gestiona este grupo de restauración, cuyo principal activo es ser el franquiciador de Taco Bell en España, gracias al acuerdo que tiene con Yum! Brands para la expansión de la cadena en España. La cadena factura cerca de 20 millones de euros gracias a su plan de expansión actual, que contemplaba la apertura de 40 restaurantes entre 2015 y 2020 y una inversión de 50 millones.

Beer & Food. Con casi 400 locales repartidos por toda España, la compañía gestiona, entre otras cadenas, La Cruz Blanca y Gambrinus, además de The Original Irish Pub e Índalo Tapas.

cincodias.com

105 total views, no views today

Share

Cuánto tiempo y dinero cuesta aprobar una oposición en España

Gobierno ha puesto en marcha la denominada como mayor oferta de empleo público de la democracia. Sin embargo, hay que diferenciar entre los puestos que supondrán la consolidación de unas 250.000 plazas de interinos en los próximos tres años y los empleos de nueva creación previstos para 2017, que se estiman en unos 67.000. La imagen de las últimas convocatorias celebradas se ha caracterizado por pabellones deportivos abarrotados de aspirantes que competían por un puñado de plazas.

Una estampa que, sin duda, se volverá a repetir, sobre todo teniendo en cuenta que, tal y como aseguran desde la federación de servicios públicos de CC OO, el balance de la última oferta de empleo público gestionada por la Comisión Permanente de Selección de la Administración General del Estado (AGE) concluyó con 31 candidatos por cada una de las 385 plazas ofertadas.

¿Cuánto cuesta opositar en España? ¿Qué tiempo tardan los candidatos en conseguir plaza? La respuesta siempre es la misma: “Depende”. Efectivamente, no es lo mismo preparar unas oposiciones al cuerpo general de auxiliares de la AGE que ser aspirante a médico, enfermero, inspector de Hacienda, notario o registrador, entre otros. Así lo explica Gloria Oliveros, directora del área de Empleo Público de Adams Formación, quien recuerda que “el tiempo necesario para superar un proceso selectivo va a depender en gran medida del contenido y volumen del temario, el tipo de exámenes, o la disponibilidad que tenga el aspirante para el estudio”.

Teniendo en cuenta lo anterior y sin ánimo de generalizar, desde este centro aseguran que entre nueve meses y un año es el mínimo que se requiere para preparar una oposición para acceder a puestos para los que se exige una titulación de bachillerato. Y en torno a un mínimo de 18 meses o dos años para plazas dirigidas a diplomados y licenciados, salvo para las oposiciones a notarios y registradores donde la media se dispara a cuatro, cinco o incluso seis años hasta conseguir la plaza.

El coste económico también varía mucho según el tipo de oposición y depende de si el candidato decide acudir a un centro para preparar los exámenes, ya sea online o presencial; o por el contrario, se limita a comprar el temario y estudia por su cuenta. Existe la posibilidad de que los opositores realicen cursos parciales sobre materias específicas o sobre idiomas, en lugar de matricularse en una academia para estudiar el temario completo. Así, en promedio, preparar una oposición para puestos administrativos y auxiliares cuesta al menos unos 1.000 euros y entre 3.000 y 4.000 para puestos de técnicos de gestión y superiores (A2/A1).

Adams concluye que el perfil del opositor tipo es el de una mujer (en el 60% de los casos) de entre 18 y 55 años, la mitad trabaja en la empresa privada y también la mitad cuenta con titulación superior, el 30% bachillerato o equivalente y el 20% restante estudios primarios y secundarios. Existen colegios profesionales, como el de Registradores que concede becas de hasta 600 euros al mes a quienes acreditan estar preparando las oposiciones y no disponer de ingresos suficientes.

El Consejo General del Notariado o el Colegio de Aparejadores de Madrid también facilitan cursos de formación. María Luisa Vico Nieto, responsable de Enseñanza Pública de UGT recuerda que “preparar oposiciones es una carrera de resistencia, es importante ser constante y no dejar de cumplir con la meta cada día. No vale la velocidad, solo perseverancia, organización y llegar a la meta”.

Consejos para el éxito y algunas curiosidades

Desde la FeSP-UGT aconsejan elaborar un buen temario, personalizarlo de algún modo para que llame la atención del tribunal con el fin de lograr una mejor puntuación. Otra de las claves es estar muy motivados, así como establecer una jornada de estudio y planificar objetivos y metas con fechas concretas en las que se deben superar temas ya aprendidos.

El Grupo CTO, especializado en oposiciones para médicos, enfermeros y técnicos e inspectores de Hacienda, cuenta con una de las tasas de aprobados más altas, de hasta el 80% por ejemplo en el MIR. Calcula un coste de entre 1.000 y 3.500 euros para los médicos y de entre 120 y 200 euros al mes para los puestos pertenecientes a Hacienda. Estima necesarias ocho horas de estudio diarias y calcula entre siete meses y cuatro años el tiempo requerido para aprobar.

El perfil de los 45 registradores de la última promoción es el de una mujer de 29 años que ha preparado la oposición durante seis años y ha logrado la plaza en segunda convocatoria.

cincodias.com

86 total views, no views today

Share