Guindos, Albert Rivera, Ana Botín y Cebrián, los españoles en Bilderberg

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, asiste por primera vez a la reunión anual del Club Bilderberg, que se celebra este jueves, 1 de junio, y hasta el próximo domingo en Chantilly, Virginia (Estados Unidos). La delegación española la completarán el ministro de Economía, Luis de Guindos, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, y el presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián.

Es la primera vez que Rivera asiste a esta cita en la que ya estuvo Luis Garicano. Botín, por su parte, es miembro permanente del club y Cebrián ya ha acudido en otras ocasiones. El acto de este año reunirá a otras 127 personalidades políticas y del ámbito empresarial, además de expertos industriales, financieros, académicos y periodistas de hasta 21 países. La reina Sofía ya no estará presente.

Al encuentro anual, de naturaleza privada, también han sido invitados el consejero delegado de Airbus, Thomas Enders; el presidente ejecutivo de Alphabet (Google), Eric E. Schmidt; el presidente de EDP Energías de Portugal, Antonio L. Guerra Nunes Mexia; el consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary; el director de asuntos exteriores de The Financial Times, Gideon Rachman; el editor jefe de The Economist, Zanny Minton Beddoes; el cofundador y socio de LinkedIn, Reid Hoffman; el presidente de ING, Ralph Hamers; y el presidente del grupo KBC, Thomas Leysen.

Entre las personalidades del mundo político más destacadas que acudirán a la 65 edición anual se encuentran la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el ministro de finanzas canadiense, Bill Morneau; el ex jefe de defensa británico, Nicholas Houghton; y el expresidente de la Comisión Europea y actual presidente de Goldman Sachs, José M. Durão Barroso.

En el evento se tratarán de manera informal temas de actualidad como la Administración de Trump, las relaciones transatlánticas y su alianza de defensa, la dirección de la Unión Europea, la posibilidad de que se ralentice la globalización, el empleo, la guerra de la información, Rusia en el orden internacional, el motivo del auge de populismos, Oriente Próximo, China o la proliferación nuclear.

En anteriores ocasiones, otros españoles que participaron en el encuentro fueron el expresidente del Gobierno, José Luis Zapatero, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, o el número dos de La Caixa, Juan María Nin

lainformacion.com

Share Button

El desempleo en la eurozona cae al 9,3% en abril, la tasa más baja en ocho años

a tasa de desempleo en la zona del euro sigue a la baja y en el mes de abril se situó en el 9,3%, una décima menos que en marzo y nueve décimas inferior a la del mismo mes de 2016. Se trata de la tasa más baja registrada desde marzo de 2009, según Eurostat, oficina estadística europea.

En el conjunto de la Unión Europea, la tasa de paro alzcanzó el 7,8% frente al 7,9% de marzo y al 8,7% de abril del pasado año. Esta es la cota más baja desde diciembre de 2008.

Eurostat estima que en abril había 19,121 millones de desempleados en la UE, de los cuales 15,040 millones residían en la zona del euro. Si se compara con marzo, el número de parados retrocedió en 253.000 personas en la UE y en 233.000 en la eurozona. Respecto a un año antes, 2,225 millones dejaron el desempleo en la UE mientras que 1,529 lo hicieron en la eurozona.

Por países, el mayor retroceso se registró en España, donde la tasa de paro cayó en un año desde el 20,4% hasta el 17,8%. No obstante, nuestro país sigue siendo el segundo socio europeo con más desempleo, solo por detrás de Grecia (23,2%).

Respecto al desempleo juvenil, en abril había 3,746 millones de desempleados menores de 25 años en la UE, de los cuales 2,617 millones residían en la zona del euro. Comparado con abril de 2016, la tasa de paro juvenil bajó desde el 19% al 16,7% en la UE y del 21,4% al 18,7% en la zona del euro. Grecia es el país con mayor tasa, un 47,9%, seguido de España (39,3%) e Italia (34%).

elboletin.com

Share Button

El ‘tajo’ a las pensiones del que nadie habla: las máximas pierden once puntos en relación a las bases de cotización desde 2010

Del 91,1% en 2010 al 80,0% en 2017. Más de once puntos en apenas siete años. Llámenlo como quieran, recorte, hachazo, tajo… Y no afecta a una partida cualquiera. Hablamos de las pensiones. En este caso, de las pensiones máximas. No es que hayan caído en términos absolutos. Eso habría sido un escándalo que ningún Gobierno puede permitirse. El truco es más sutil. Lleva años en marcha y en la última década se ha acentuado la tendencia.

Es la reforma silenciosa del sistema de la que ya hemos hablado en Libre Mercado anteriormente. Ese mecanismo sigiloso por el que el modelo contributivo se va convirtiendo, poco a poco, en asistencial y que provoca que haya que cotizar mucho más para recibir mucho menos. Los expertos alertan de que, si no se hace nada, el camino emprendido nos lleva a un recorte mínimo de un 30-40% de la relación salario/pensión para 2040. Y no parece que haya nadie dispuesto a hacer nada. De hecho, si acaso, los partidos lo que proponen en sus programas es dar una vuelta de tuerca extra.

Los datos

Las cifras pueden verse en el siguiente cuadro del Informe Económico Financiero del Proyecto de Presupuestos para 2017 de la Seguridad Social (página 203). En 2010, la pensión máxima era de 2.466 euros; en 2017, había subido hasta los 2.573’7 euros (en 14 pagas, algo más de 36.000 euros). Pero en relación a la base máxima de cotización, la prestación de jubilación más elevada ha pasado de representar el 91,1% a apenas el 80%. Los once puntos de diferencia de los que hablábamos al comienzo del artículo. Y es que en 2017, la base máxima de cotización es de 3.751,2 euros (en doce mensualidades, 45.012 euros al año).

36.032 / 45.012 = 80,0%

pensiones-reforma-silenciosa-1.JPG
Seg. Social

Lo extraño es lo poco que se ha hablado de este cambio, que afecta a tantos pensionistas y, sobre todo, a tantos cotizantes actuales (cada vez hay más nuevos jubilados que tiene derecho a la pensión máxima y, por lo tanto, se ven afectados). Hay muchos motivos detrás de este silencio.

Para empezar, es una tendencia que no es tan fácil de notar. Al fin y al cabo, las pensiones máximas han seguido subiendo. Lo que ocurre es que han subido menos que las bases de cotización, con lo que la relación entre unas y otras se ha erosionado. Pero claro, al nuevo pensionista que se jubila no le resulta sencillo descubrir que ahora obtiene menos por lo cotizado de lo que habría obtenido hace una década.

pensiones-reforma-silenciosa-2-bases.JPG
Bases de Cotización

El segundo motivo es que este cambio afecta sobre todo a los trabajadores que ahora mismo están cotizando por la base máxima. A los pensionistas no les supone ningún cambio, ni a favor ni en contra. Además, a los trabajadores sólo les afecta ahora en lo que tiene que ver con su cotización, que es más alta. Pero la consecuencia más importante no la notarán hasta que se jubilen, cuando descubran que la pensión que les corresponde es menor de lo que habían pensado. Lo que ellos ven (los que se tomen la molestia de hacer los cálculos) es que su compañero de trabajo se retiró en 2010 con derecho a una prestación del sistema público que se correspondía con el 90% de su base; ahora, el nuevo jubilado de 2017 sabe que recibirá sólo el 80% de la base máxima de 2017. Pero el que se jubiló en 2010 no pierde nada, porque él ya ha consolidado su pensión de 2010 y las revalorizaciones actuales se hacen sobre aquella prestación inicial.

Por eso se le llama reforma «silenciosa» u «oculta» de las pensiones, porque es un cambio que se produce de forma callada, muy poco a poco y sin que los beneficiarios se den cuenta de lo que pasa. No es que reciban menos en términos nominales (las pensiones medias y las pensiones máximas siguen subiendo), sino que pierden en relación a lo que han cotizado. Ellos han contribuido por el máximo y ahora ese máximo sólo les da derecho al 80%, no al 90%.

Pero incluso con todos estos tecnicismos, sigue siendo extraño que nadie levante la voz. ¿Un recorte a las pensiones? ¿Y nadie en la oposición dice nada? ¿Nadie se lo echa en cara al Gobierno? Pues no y por una razón muy sencilla: los partidos de la oposición quieren que este recorte sea todavía mayor. De hecho, lo que algunos de ellos llevan en sus programas supondría una subida tal de las bases máximas de cotización que esos 11 puntos de los que hemos hablado parecerían una broma.

Así, el PP no dice nada al respecto en su programa electoral pero ya vemos que aplica la lima en la práctica. Ciudadanos en pensiones se pone bastante de perfil. Es la parte de su programa económico con menos propuestas concretas y más vaga en su formulación. Se intuye que buscan un sistema similar al de cuentas nocionales que existe en Suecia. Con este modelo, esta relación pensión máxima / base máxima cambiaría. Ya no tendría tanto sentido hacer la cuenta porque en teoría lo que se recibiría iría en función de lo cotizado en toda la vida laboral. Para la mayoría de los nuevos pensionistas supondría una reducción de su primera prestación, pero la lógica del sistema sería otra. En cualquier caso, tampoco desde la formación naranja han denunciado lo ocurrido.

Y, por último, están los dos partidos de izquierda que proponen que el tajo sea muy superior al de los últimos siete años. Aquí ya ni siquiera se podría hablar de reforma silenciosa, porque los cambios serían radicales y se sentirían desde el principio. Es cierto que el PSOE de Pedro Sánchez tiene que definirse, pero viendo lo que el candidato ofrecía en 2015 y 2016 (y se supone que entonces quería ser más centrista) podemos intuir por dónde irán sus propuestas. Así, en su último programa electoral los socialistas pedían «mejorar los ingresos provenientes de cotizaciones sociales a través de la elevación gradual de la base máxima de cotización». O lo que es lo mismo, dar varios pasos en la dirección iniciada en 2010.

Unidos Podemos ya no es que quisiera dar varios pasos, sino que proponía una carrera. Así, en el epígrafe sobre pensiones de su acuerdo programático, la coalición liderada por Pablo Iglesias y Alberto Garzón, promete la «eliminación del tope máximo a las cotizaciones, sin necesidad de incrementar la pensión máxima en similar proporción». Y no es una medida aislada: todas las propuestas de Podemos van en la misma dirección, acabar con la contributividad del sistema igualando lo que reciben los que han aportado mucho vía cotizaciones y los que no aportaron nada o casi nada.

Las consecuencias

El problema es que, aunque nuestros políticos no lo crean, este tipo de cambios ni son tan silenciosos ni pueden darse sin que produzcan importantes consecuencias. Para empezar, la primera derivada tiene que ver con los nuevos pensionistas y con sus expectativas. Es lógico que las personas que están cerca de jubilarse empiecen a hacer sus cálculos sobre cuánto les quedará. Y más que una cantidad concreta, que desconocen y que depende de muchos factores (por ejemplo, la inflación y la revalorización de las prestaciones) muchos de ellos piensan en porcentajes. Algo parecido a lo que antes apuntábamos: «Si mi padre cobró el 80% de su último salario, eso espero que me toque a mí» o «si mi compañero jubilado en 2010 tuvo una pensión del 90% de la base máxima y yo cotizo por esa base máxima, espero que me toque también el 90%». Pues bien, ni una cosa ni la otra. Cuando se jubilen descubrirán que su prestación es inferior a lo que pensaban. Puede que sea más alta en términos nominales que la que se pagaba en 2005 o 2010, pero no llega a sus expectativas.

En segundo lugar, está la cuestión de los incentivos y de cómo tocar estos puede tener consecuencias muy importantes a medio plazo. Hasta hace unos años, el sistema se sostenía en una cierta legitimidad ante la opinión pública que se basaba en buena parte en su carácter contributivo. Más allá de la discusión teórica entre modelos de reparto o capitalización, el mensaje que le llegaba al cotizante era: «Lo que ahora aportas servirá para que en el futuro tu pensión sea más alta». Pero si comenzamos a erosionar esa relación entre lo aportado y lo recibido, habrá quien piense si merece la pena seguir cotizando. Las opciones son múltiples: recibir parte del sueldo en especie, pasar a ser autónomo para cotizar por el mínimo, mercado negro o incluso, para los sueldos más altos, buscar opciones en el extranjero. En la visión cortoplacista de nuestros políticos esta reforma silenciosa sirve para ahorrarse unos miles de millones de euros a corto plazo. Pero a medio plazo, lanzar el mensaje de que lo aportado mes a mes no servirá (o servirá menos) para cobrar más… es muy peligroso.

Por último está el tema clave de la información. En muchos países europeos, el sistema público de pensiones es fundamentalmente asistencial. Es decir, todos cobran más o menos lo mismo sin importar lo cotizado. Hay pensiones más altas y más bajas, pero la diferencia es pequeña. Hacia ese modelo se dirige (poco a poco) España. Y entonces, ¿cuál es el problema si muchos otros países también siguen este esquema? Pues la diferencia fundamental es que allí sus ciudadanos lo saben y actúan en consecuencia. De hecho, lo normal en estos países es que ese sistema público asistencial se complemente con un esquema (también impulsado por el Gobierno en muchas ocasiones) de ahorro o capitalización: a través de planes de empresa, sectoriales… Holanda es el mejor ejemplo en este sentido. Y además, los ciudadanos saben que el sistema sólo cubrirá un mínimo y que para mantener el nivel de vida tras su retiro tienen que ahorrar de forma individual (en planes de pensiones, fondos, depósitos u otro tipo de activos).

Mientras, en España los políticos ocultan la realidad de cómo se está transformando el sistema año a año. Nadie quiere decir nada. Se habla de «subir las bases máximas» para recaudar más como si eso no tuviera consecuencias en el mercado laboral por la subida de los costes laborales o en la actitud de los futuros pensionistas. Y un cambio de la magnitud del observado en estos años (once puntos de diferencia en siete años) pasa casi desapercibido.

libremercado.com

Share Button

Amazon destina parte de sus oficinas a acoger a los más desfavorecidos

A partir del próximo año 2020, los trabajadores de Amazon de la ciudad de Seattle tendrán unos vecinos tremendamente agradecidos. Todo comenzó hace un año, cuando Amazon compró un viejo motel en el centro de la ciudad estadounidense.

De forma temporal, decidió ofrecer este espacio a familias desfavorecidas. Tras terminar el contrato de arrendamiento, en octubre de 2017, la compañía tenía pensado demoler el edificio y construir dos nuevos edificios de oficinas para albergar a los trabajadores de la compañía.

Sin embargo, la empresa estadounidense y su director ejecutivo, Jeff Bezos, han dado un giro al proyecto y también a la vida de las personas que se alojaban en el refugio. En 2020, cuando está previsto que acaben las obras de los nuevos edificios, se abrirá un refugio permanente para personas desfavorecidas, llamado Mary’s Place.

marys-place-seattle.jpg
Edificio actual de Mary’s Place

Concretamente, el nuevo espacio, que tendrá una extensión de más de 4.300 metros cuadrados, albergará a 220 personas y sus mascotas, que podrán disponer de habitaciones con baño privado. Amazon gastará «decenas de millones de dólares» en el diseño y construcción del edificio, según John Schoettler, vicepresidente de Amazon. La compañía seguirá haciéndose cargo del alquiler y de las utilidades, mientras que los gastos de personal quedarán en manos de la organización responsable.

No obstante, todos aquellos que vivan allí tendrán que hacer algo a cambio. Rellenar solicitudes de empleo, programar entrevistas y hacer cursos escolares y laborales serán tareas indispensables para poder disfrutar del nuevo edificio Amazon.

libremercado.com

Share Button

¿En qué regiones se ha recuperado más el mercado hipotecario en el último año?

mercado hipotecario comienza a recuperarse poco a poco en España a juzgar por los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al mes de marzo. El número de hipotecas constituidas sobre viviendas ese mes fue de 27.720, un 20,2% más que en marzo de 2016. El importe medio también se incremento: un 6,4% hasta los 114.469 euros. El capital prestado se sitúa en 3.173,1 millones, con un aumento anual del 27,9%.

Las comunidades con mayor número de hipotecas constituidas sobre viviendas en marzo fueron Andalucía (5.070), Comunidad de Madrid (4.716) y Cataluña (4.574). No obstante, atendiendo a la variación anual, las autonomías donde más se incrementó el número de hipotecas fueron Islas Baleares (74,8%), Principado de Asturias (66,5%) y Cantabria (46,8%).

Respecto al capital prestado, las comunidades con las cantidades más elevadas son Comunidad de Madrid (771,0 millones de euros), Cataluña (619,4 millones) y Andalucía (495,5 millones). Las mayores variaciones respecto a marzo de 2016 se encuentran en Asturias (+84,9%), Islas Baleares (+57,6%) y La Rioja (+52,6%).

CCAA

%
  1. 1. Islas Baleares
    74,8
  2. 2. Asturias
    66,5
  3. 3. Cantabria
    46,8
  4. 4. C.Valenciana
    43,3
  5. 5. País Vasco
    39,7
  6. 6. Castilla y León
    34,4
  7. 7. La Rioja
    32,8
  8. 8. Murcia
    30,1
  9. 9. Navarra
    29,9
  10. 10. Cataluña
    26,2
  11. 11. C. La Mancha
    25,6
  12. 12. Galicia
    23,4
  13. 13. Aragón
    14,8
  14. 14. Andalucía
    10,7
Fuente: INE
elboletin.com
Share Button

La Audiencia Nacional impide a Rajoy declarar vía plasma: debe hacerlo en persona “como un ciudadano más”

La Audiencia Nacional cita a Mariano Rajoy a declarar el 26 julio como testigo del ‘caso Gürtel’ y además deberá hacerlo en persona y no por videoconferencia como había solicitado el jefe del Ejecutivo, ya que lo hace como “un ciudadano más” por lo que deberá personarse a la sede judicial situada en San Fernando de Henares.

En el auto de la Sala de lo Penal se aclara que “Mariano Rajoy no comparece como presidente del gobierno sino como un ciudadano más en calidad de testigo por hechos que en razón a los cargos que tenía en el PP, colaboración con la justicia y en un acto ciudadano que se enmarca en la normalidad democrática y del estado de derecho” y se ordena que comparezca el día 26 de julio a las 9,30 de la mañana.

A pesar de ello, en la resolución judicial se señala que “dada la condición del testigo se considera procedente adoptar cuantas medidas sean necesarias para preservar su imagen institucional, testificando en estrados en la forma en que determine el Tribunal”.

elboletin.com

Share Button

Las mujeres víctimas de violencia de género se disparan hasta su cifra más alta en cuatro años

En 2016 se registraron 28.281 mujeres víctimas de violencia de género con medidas cautelares u órdenes de protección, lo que supone un aumento del 2,4% respecto al año anterior y la cifra más alta desde 2012, según acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) basándose en la información del Registro central para la protección de las víctimas de la violencia doméstica y de género.

Por edad, casi la mitad de las víctimas de violencia de género (el 48,6%) tenían entre 30 y 44 años. La edad media de las víctimas fue de 36,6 años. Los mayores aumentos del número de víctimas en 2016 respecto al año anterior se dieron entre las mujeres de 75 y más años (14,6%) y entre las mujeres de 40 a 44 años (8,5%). El mayor descenso se dio en las menores de 18 años (–10,7%).

La tasa de víctimas en relación con la población total de mujeres alcanzó su máximo en el tramo de edad de 25 a 29 años (3,1 víctimas por cada 1.000 mujeres de ese tramo). Por detrás se situaron los intervalos entre 20 y 24 años y entre 30 y 34 años (en ambos casos con 3,0 víctimas por cada 1.000 mujeres de esas edades).

Atendiendo al lugar de nacimiento, dos de cada tres víctimas de violencia de género habían nacido en España (el 67,4% del total), proporción idéntica a la del año anterior.

No obstante, la tasa de víctimas por cada 1.000 mujeres de 14 y más años fue casi tres veces superior en las nacidas en el extranjero (3,1) que en las nacidas en España (1,1). En los dos casos las cifras son similares a las del año anterior.

Entre las víctimas nacidas en el extranjero, las de África y América presentaron las tasas más elevadas, mientras que las de Asia y Oceanía registraron las más bajas.

Por comunidades autónomas, el mayor número de víctimas inscritas por violencia de género en el año 2016 se registraron en Andalucía (6.913), Comunitat Valenciana (4.067) y Comunidad de Madrid (3.200). Por su parte, las que tuvieron un menor número de víctimas fueron las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, y La Rioja.

Desde 2012, el número de víctimas se ha incrementado en mayor medida en la ciudad autónoma de Ceuta (111,6%), Cantabria (40,7%) y Principado de Asturias (26,7%). Los mayores descensos se han registrado en Cataluña (–17,1%), Canarias (–9,1%) y Castilla y León (–8,3%).

Atendiendo al tipo de relación existente entre la víctima y el denunciado, en el 23,3% de los casos la víctima y el denunciado eran cónyuges y en el 6,4% excónyuges. Por su parte, el 23,1% mantenía una relación de pareja de hecho y el 22,9% era expareja de hecho.

En tres de cada cuatro parejas (el 74,7%) el denunciado y la víctima tenían entre 20 y 49 años. Según el lugar de nacimiento, en el 58,5% de las parejas los dos habían nacido en España, en el 7,0% en América y en el 6,1% en otros países de la Unión Europea.

Infracciones penales y medidas cautelares

En 2016 se registraron 33.512 infracciones penales imputadas a los denunciados de asuntos de violencia de género inscritos ese año, lo que supone un 4,3% más que en 2015.

Del todas las infracciones penales imputadas en 2016 se contabilizaron 33.440 delitos y 72 faltas. Los delitos más frecuentes fueron los relativos a Lesiones (49,7% del total), Torturas y otros delitos contra la integridad moral (19,5%) y Amenazas (17,7%).

En cuanto a las medidas cautelares dictadas e inscritas en el Registro en asuntos de violencia de género durante 2016, ascendieron a 87.704, un 3,7% más que el año anterior. Atendiendo a la naturaleza de las medidas, el 74,0% fueron de carácter penal y el 26,0% de carácter civil.

Las medidas cautelares penales más frecuentes fueron la prohibición de aproximarse a determinadas personas (35,9% del total), la prohibición de comunicarse con determinadas personas (34,4%) y la libertad provisional (15,4%).

Entre las medidas cautelares civiles, las más frecuentes fueron la determinación del régimen de prestación de alimentos (26,4% del total), la determinación del régimen de custodia (26,1%) y la determinación del régimen de visitas (24,1%).

Violencia doméstica

El INE también ofrece datos sobre violencia doméstica, aquel acto de violencia física o psicológica ejercido tanto por un hombre como por una mujer sobre descendientes, ascendientes, cónyuges, hermanos, etc. Se excluyen aquellos casos específicos de violencia de género.

En este caso el número de víctimas retrocedió respecto al año anterior: se registraron 6.863 víctimas en asuntos de violencia doméstica con orden de protección o medidas cautelares, un 5,1% menos que en 2015. De ellas, el 62,5% fueron mujeres y el 37,5% hombres.

El número total de víctimas de violencia doméstica, al igual que el año anterior, fue mayor que el de personas denunciadas, con una relación de 1,5 víctimas por cada persona denunciada. Además, un total de 187 personas figuraron como denunciadas y víctimas a la vez.

A diferencia de la violencia de género, la violencia doméstica afectó de manera más uniforme a todas las edades, destacando la incidencia en el grupo de menos de 18 años, con casi una de cada cuatro víctimas (23,1% del total). La edad media de las víctimas fue de 41,5 años.

En términos relativos, se observa que los asuntos de violencia doméstica fueron más frecuentes entre las mujeres de 18 a 19 años (0,4 por cada 1.000 mujeres de ese grupo de edad).

Atendiendo al lugar de nacimiento, el 83,6% de las mujeres víctimas de violencia doméstica y el 85,3% de los hombres eran nacidos en España, proporciones muy similares a las del año anterior.

No obstante, en términos relativos (tasas por 1.000 habitantes) los asuntos de violencia doméstica registraron una tasa más elevada entre los hombres extranjeros (0,13) frente a los españoles (0,11). Igualmente, en el caso de las víctimas femeninas, las nacidas en el extranjero presentaron una tasa más elevada que las nacidas en España (0,23 frente a 0,17). Las tasas más elevadas de víctimas fueron las de África, tanto en el caso de los hombres (0,16) como de las mujeres (0,37).

Por comunidades autónomas, las que tuvieron un mayor número de víctimas inscritas por violencia doméstica en el año 2016 fueron Andalucía (1.570), Comunitat Valenciana (923) y Cataluña (827). Por su parte, las que registraron un menor número de víctimas fueron las ciudades autónomas de Melilla (14) y Ceuta (22), y La Rioja (66).

Atendiendo al tipo de relación existente entre la víctima y el denunciado, en el 27,9% de los casos la víctima fue la madre de la persona denunciada, en el 27,1% de los casos las víctimas fueron los hijos, en el 11,2% de los casos la víctima fue el padre y en el 9,8% fueron los hermanos.

El número de infracciones penales imputadas a las personas denunciadas por violencia doméstica se elevó a 5.570 en el año 2016, un 5,3% menos que en el año anterior. El número de infracciones penales por persona denunciada fue de 1,2.

Del total de infracciones penales 5.549 fueron delitos y 21 faltas. Los delitos más frecuentes fueron los relativos a Lesiones (45,8% del total), Amenazas (21,1%) y Torturas y otros delitos contra la integridad moral (19,9%).

Más condenas, menos absoluciones

En 2016 se inscribieron en el Registro 31.575 personas condenadas por violencia de género y violencia doméstica, un 6,6% más que en 2015, de las que 29.284 fueron hombres y 2.291 mujeres. Por su parte, hubo 7.653 personas absueltas, un 7,0% menos que en 2015, de las que 6.894 fueron hombres y 759 mujeres.

elboletin.com

Share Button

Investigan una intoxicación múltiple por el postre que se sirvió en cuatro banquetes

El postre de los cuatro banquetes salió del mismo obrador. La Consejería de Sanidad mantiene abierta una investigación por la intoxicación alimentaria que sufrieron los asistentes a cuatro celebraciones, con un gran número de comensales en cada una de ellas, que tuvieron lugar el sábado, 20 de mayo, en otros tantos establecimientos hosteleros de la ciudad.

Fuentes del departamento de la Junta confirmaron ayer que los expertos del Servicio de Epidemiología realizan las pesquisas oportunas para determinar el origen, aunque todo apunta que el brote está en la pastelería que sirvió las tartas con las que se cerraron los convites.

El martes 23 de mayo se recibió en el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social de Valladolid un aviso en el que se alertaba de que en diferentes centros de salud se estaban atendiendo casos de gastroenteritis aguda, presumiblemente asociados a varias celebraciones que tuvieron lugar el sábado anterior.

Recogida de pruebas

Los afectados presentaban, con diferente intensidad, vómitos, diarrea y episodios de fiebre, según explicaron desde Sanidad, que estima que el 20% de los asistentes a estas cuatro celebraciones sufrieron los efectos. ¿Cuántos? Todavía está por determinar. Ese mismo día, se procedió a activar el protocolo de investigación tanto en el ámbito epidemiológico, como en la recogida y análisis de las muestras testigo y reglamentarias tomadas en origen, así como en las analíticas a todos los manipuladores del producto.

Tras la valoración de los primeros datos, se apuntaba a una posible causa común en los diferentes brotes por un producto elaborado en una pastelería, que suministró el postre a todos los banquetes. Desde el Servicio Territorial se valoró la recogida de más muestras y se adoptaron las medidas cautelares oportunas.

En este momento, continúa la investigación, se sigue encuestando a los diferentes agentes que participaron en la elaboración de los postres y se permanece a la espera de completar los resultados del análisis para establecer las conclusiones.

Respecto a los afectados, Sanidad aseguró ayer que su evolución ha sido favorable tras unos días tratamiento y, al parecer, la intoxicación no ha obligado ingresar a ninguno de ellos en un centro hospitalario.

elnortedecastilla.es

Share Button

Por qué la lactancia en niños mayores de un año no es una moda

Sin la lactancia materna, el ser humano no existiría. Es preciso comenzar con esta obviedad para comprender que la lactancia materna es algo tan normal como caminar y que, por tanto, no necesitamos pruebas que justifiquen sus beneficios antes de promoverla o, sobre todo, de protegerla de peligrosas injerencias. Al contrario, es necesario que los vendedores de sustitutos de la leche materna (o, en su caso, del acto de caminar) aporten sólidas pruebas de su seguridad, sobre todo si tenemos en cuenta que, hoy por hoy, la norma es no amamantar. También el sedentarismo es la norma, lamentablemen

La OMS y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recomiendan lactancia materna en exclusiva hasta los seis meses y un mínimo de dos años tomando el pecho

¿Es seguro alimentar a un niño con sustitutos de la leche materna? Lo cierto es que gracias a importantes avances científicos y a la estricta legislación que regula los sucedáneos de leche materna, no encontraremos grandes diferencias (tal vez ninguna) entre unos cuantos niños amamantados y otros tantos no amamantados. De ahí que no tenga sentido asustar (y mucho menos condenar, culpabilizar o tachar de “mala madre”) a una mujer que no da el pecho a su hijo. En todo caso, si ampliamos la lupa sí hallaremos grandes diferencias.

Hoy sabemos que por cada 597 mujeres que amamantan de manera óptima se podría evitar una muerte materna o infantil, dado que la lactancia puede proteger tanto a las madres (por ejemplo, del cáncer de mama o de ovario) como a sus hijos (por ejemplo, de infecciones graves). El dato proviene de unos cálculos publicados por la doctora Melissa Bartrick y sus colaboradores en enero del presente año en la revista científica Maternal & Child Nutrition. Consideraron “amamantar de manera óptima” que los bebés fueran amamantados durante un mínimo de un año, y recibieran durante los seis primeros meses solo lactancia materna de forma exclusiva. La lactancia materna exclusiva es aquella en la que no se incorporan alimentos o líquidos diferentes de la leche materna en la dieta del bebé. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria o el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría, aunque coinciden en recomendar la lactancia materna en exclusiva hasta los seis meses, consideran que los bebés y niños deberían estar un mínimo de dos años tomando el pecho. Por desgracia no es algo fácil de llevar a cabo en nuestro medio, como se indica más adelante.

En la investigación recién citada también leemos que el costo de las bajas tasas de lactancia materna asciende a 3.000 millones de dólares en gastos médicos, a 1.300 millones en gastos no médicos y a 14.200 millones de dólares a causa de muertes prematuras, tan solo en Estados Unidos. Quizá para evitar que alguien les tachase de sensacionalistas, estos investigadores subestimaron de forma deliberada el impacto de la lactancia materna sobre la salud, así que probablemente el impacto negativo de no amamantar a escala poblacional sea mayor. Tanto es así que bastantes investigadores prefieren no citar los beneficios de la lactancia materna sino los riesgos de la lactancia artificial, de igual manera que tiene más sentido enumerar los riesgos del sedentarismo que los beneficios del ejercicio físico.

Una mayor duración de la lactancia materna se relaciona de forma independiente con un mejor desarrollo cognitivo

Un mes después de la publicación del trabajo de la doctora Bartrick y su equipo, un estudio capitaneado por el doctor Bartłomiej Mateusz Zalewski y publicado en Critical reviews in food science and nutrition ha añadido algo más: que en menores de tres años el factor nutricional que más ha demostrado influir sobre la salud a largo plazo es la lactancia materna. El estudio da la razón a lo constatado en una revisión sistemática de la literatura científica publicada en Acta Paediatrica en diciembre de 2015 que concluyó que el riesgo de mortalidad en niños no amamantados hasta los dos años se duplica al compararlos con los sí amamantados hasta dicha edad.

Más recientemente (marzo de 2017), un estudio multicéntrico llevado a cabo en España y publicado en Pediatric research observa que una mayor duración de la lactancia materna se relaciona de forma independiente con un mejor desarrollo cognitivo, tras ajustar por potenciales factores de confusión (como el nivel socioeconómico). De nuevo, podríamos observar la lactancia no como un beneficio para la cognición sino el hecho de no amamantar como un riesgo para el óptimo desarrollo cerebral (a escala poblacional, nunca a título individual).

Como se ha podido comprobar, no cesan de aparecer investigaciones sobre lactancia materna, y ello se traduce en que más medios de comunicación, y por tanto también más ciudadanos, hablan de ella. No obstante, no es ninguna moda. Según un trabajo publicado en 2015 en la revista Public Health Nutrition, coordinado por el doctor João Breda (Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud para Europa), las tasas de lactancia materna exclusiva a los seis meses son muy bajas. En el caso de España, solo el 28,5% de los bebés son amamantados de manera exclusiva hasta los seis meses, una cifra un poco superior a la media europea, que asciende al 25%. A partir de los seis meses, los bebés deberían seguir siendo amamantados, aunque no de forma exclusiva. Es decir, complementando (no “sustituyendo”) la leche materna con alimentos saludables. Pues bien, al cumplir un año de edad, el 72% de los niños europeos no son amamantados. De hecho, en España, la edad media del destete se sitúa en 6,4 meses.

Dificultades que asedian a la lactancia

En el caso de España, solo el 28,5% de los bebés son amamantados de manera exclusiva hasta los seis meses, una cifra un poco superior a la media europea

¿Por qué estos desoladores datos? Como en casi cualquier aspecto de la salud pública, existen diferentes fuerzas que conspiran para que esto ocurra. Así, un bajo nivel de escolarización o el tabaquismo son factores relacionados con una menor intención de amamantar por parte de las madres (Cien Saude Colet. 2016 Dec;21). Sea como fuere, en España, a juzgar por un estudio publicado en septiembre de 2016 (Revista Española de Salud Pública), las dos principales razones que llevan a las madres a escoger el biberón como manera de alimentar a sus hijos son la incorporación inmediata al trabajo (33,8%) y la falta de recomendaciones y apoyo de los profesionales sanitarios (32,4%). Los dos primeros motivos por los que las mujeres destetaron a bebés que estaban siendo amamantados fueron la percepción de no tener suficiente leche y el hecho de tener que volver a trabajar.

Solventar estas y otras dificultades que asedian a la lactancia materna pasa por una mayor formación de la población y de los profesionales sanitarios en lactancia materna, algo que está lejos de producirse, según leemos en una revisión publicada en febrero del presente año en la revista The Cochrane database of systematic reviews. Afortunadamente, el Ministerio de Sanidad acaba de publicar una herramienta útil y necesaria para contribuir a dicha formación, la “Guía de práctica clínica sobre lactancia materna”. Pero también es necesaria la implementación de bajas maternales remuneradas y prolongadas, así como de políticas que apoyen la lactancia materna en centros sanitarios, en el lugar de trabajo o en cualquier lugar público, y sobre todo que impidan la violación del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna. Esto último no es infrecuente, dado que sucede incluso en los países en los que existe una legislación nacional al respecto (Global Nutrition Report, 2016).

La importancia de la aplicación de tales medidas cobra más relevancia si sabemos que los beneficios de los fabricantes de leches artificiales para bebés superarán según la OMS los 65.000 millones de euros en 2019, una cifra comparable al gasto sanitario anual de las administraciones públicas en España.

Julio Basulto es un Dietista-Nutricionista que intenta convencer al mundo de que comer mal no se compensa con una zanahoria. También imparte conferencias, ejerce como docente en varias instituciones académicas, colabora con diferentes medios de comunicación y es autor de numerosas publicaciones científicas y divulgativas (www.juliobasulto.com).

NUTRIR CON CIENCIA es una sección sobre alimentación basada en evidencias científicas y en el conocimiento contrastado por especialistas. Comer es mucho más que un placer y una necesidad: la dieta y los hábitos alimenticios son ahora mismo el factor de salud pública que más puede ayudarnos a prevenir numerosas enfermedades, desde muchos tipos de cáncer hasta la diabetes. Un equipo de dietistas-nutricionistas nos ayudará a conocer mejor la importancia de la alimentación y a derribar, gracias a la ciencia, los mitos que nos llevan a comer mal

elpais.com

Share Button

La intoxicación alimentaria de la Feria la provocaron unas albóndigas

Ni tataki de atún ni atún a secas, como se especuló. Albóndigas. Ese ha sido el foco de la intoxicación alimentaria que afectó a más de un centenar de personas en la caseta La Castañuela el primer sábado de la pasada Feria de Córdoba. El brote llevó a cuatro personas a permanecer ingresadas en el hospital, algunas hasta cuatro días.

El mismo domingo, las autoridades sanitarias recogieron muestras de todos los alimentos que se habían servido en la caseta La Castañuela el día anterior. La comida fue abundante, por lo que las sospechas no se concretaron sobre un alimento en concreto, sino sobre varios. De hecho, aunque los primeros resultados en el laboratorio llevaron a pensar que el foco de infección estaba en las albóndigas, algunos de los afectados no las comieron, por lo que se siguió investigando. Finalmente, se ha concluido que las albóndigas pudieron estar en contacto con otros alimentos y provocar, de esta manera, la intoxicación a comensales que no las ingirieron.

El Distrito Sanitario ya ha comunicado los resultados de su investigación a los responsables de la caseta y también a las autoridades. En la misma, se descarta que el microorganismo responsable de la intoxicación fuera salmonella, sino un patógeno más leve que no deja secuelas, pero sí que provoca fuerte dolor intestinal y diarrea a las seis o 18 horas de haber sido ingerido. Las fuentes consultadas por este periódico señalan que el mismo desaparece en un plazo máximo de 48 horas.

No obstante, hubo dos personas que permanecieron ingresadas más allá de ese plazo, debido sobre todo a la fuerte pérdida de líquidos durante el cuadro diarréico.

La cocina de La Castañuela ha permanecido abierta durante el resto de la Feria, una vez que los responsables del catering inmovilizaran los alimentos servidos el primer día. También se llevó a cabo una limpieza de toda la cocina, para que el resto de los días las instalaciones siguieran funcionando, como ha ocurrido.

cordopolis.es

Share Button