Gonzo’ dirige y presenta el documental ‘Detrás del muro’

Casi todo lo que se sabe de los migrantes centroamericanos es a través de las palabras de Donald Trump, que es el que pone este tema sobre la agenda. Nosotros hemos querido contrastar lo que dice él con las personas de las que habla», comenta Fernando González ‘Gonzo’ (Vigo, 42 años), que ha visitado países como Guatemala para ‘Detrás del muro’, el documental que La Sexta estrena este martes. «Tienen claro que su gran proyecto es emigrar a los Estados Unidos. Desde un chaval de 17 años, analfabeto y pobre como él solo, hasta una señora de 60 años, abogada y notaria pública de Nicaragua, y a cuya hija han acusado de terrorismo porque se dedicaba a curar las heridas de los manifestantes que eran reprimidos por disparos de la Policía», explica el reportero, que se dio a conocer con ‘Caiga quien caiga’.-¿Cómo le ha afectado el viaje?ADVERTISING

inRead invented by Teads

-No sé si he sido capaz todavía de gestionarlo bien todo. Ha sido brutal en lo personal. Yo vengo de una familia con muchos migrantes. Creo que tengo más familia en Argentina y en Venezuela que en Galicia. También soy padre, y nos centramos en historias de gente joven, de menores. Ha sido una oportunidad para relativizar. Luego está la experiencia profesional, que no deja de ser parte de la persona que soy. Lo primero que le dije a mi jefa al volver del viaje fue: ‘Gracias por dejarme hacer estas cosas porque me hacen mejor persona y, sobre todo, mejor periodista’.

-¿Ve extrapolable ese muro a la situación de España ahora?

-Y no solo ahora. Hace años teníamos un ministro de Interior que para justificar el trato que se les daba a los migrantes en la valla de Melilla decía que traían el ébola. Esto es una ideología instaladísima en un gran espectro de la sociedad y de los partidos que nos representan. Claro que es extrapolable. Cuando decidimos hacer este documental, una de las cosas que tenía en mente es: ‘Vamos a contar una historia de gente que habla en español y a la que podemos comprender’. Lo que cuentan aquí no son causas propias de su región, esto es universal. Creo que quien lo vea va a poder valorar de distinta forma las noticias que intentan criminalizar o generar miedo con los migrantes que quieren llegar.

«Nunca soñé con esto»

-¿En qué momento empezó a interesarse por este tipo de periodismo?

-Uf, pues la primera vez que lo hice. Nunca soñé con esto ni estudiando ni en los primeros años de carrera. Antes que hacer periodismo me gustaba viajar, y cuando me di cuenta de que quería hacer esto fue con ‘Caiga quien caiga’ en los campos de refugiados del Sáhara. Recuerdo que al volver a casa dije: ‘Esta motivación no la había sentido en mi vida en ninguna actividad’. Ahí fue cuando, cada vez que surgía la oportunidad, les decía a mis jefes que quería hacerlo, y luego llegó un punto que les proponía yo que me mandaran a sitios así. Me hacen sentirme vivo y afortunado.

-¿No se cansa de meterse en tantos líos?

-No me canso, no. Se podría decir que quiero más, aunque es cansado y te condiciona todo el año. También es un peligro. Cuando llegué de México me dijeron que me quedaban días libres, y dije que no, que necesitaba hacer un reportaje ya, para volver a mi vida diaria cuanto antes. No quiero acabar creyéndome Miguel de la Quadra-Salcedo, ni Manu Leguineche, ni nadie por el estilo. Sé cuál es mi trabajo y mi día a día.

-¿Nunca ha pensado hacer otro tipo de formatos?

-No. Básicamente, porque creo que no sé hacer otra cosa. Esto me gusta, funciona, y no me han echado de los trabajos en los que lo he hecho. Me gustaría hacerlo con más periodicidad, pero no hay tiempo para hacer más de dos o tres al año, y tampoco creo que la cabeza me pudiese aguantar para más. Nos implicamos bastante y acabamos teniendo cierta relación personal con la gente con la que estamos. Realmente, nunca nos acabamos de ir.

elnortedecastilla.es/

Share

Rajoy barre a Aznar en el ‘aplausómetro’

Y llegó el momento más esperado de la convención nacional. José María Aznar ha regresado a las 12.15 horas de hoy al PP. Tras algo más de dos años de desvinculación total del partido tras su enfrentamiento abierto con Rajoy, el expresidente del Gobierno ha ‘reingresado’ en la formación de la mano (no sólo en el sentido figurado) de Pablo Casado.

Aznar ha hecho acto de presencia en el cónclave popular como se esperaba. Un regreso triunfal por todo lo alto, pero sin que su cara denotara sentimiento alguno. ¿Estaba Aznar contento por volver? ¿Estaba enfadado por el tiempo que ha estado fuera? Quién sabe. Lo que está claro es que el ‘padre pródigo’ ha querido que todos los presentes advirtieran su llegada. No quería pasar desapercibido. Hasta ahora, las ‘estrellas’ de la convención esperaban a los tiempos muertos entre las intervenciones para acceder al pabellón 1 de Ifema.

inRead invented by Teads

Aznar no. Y el damnificado ha sido Esteban González Pons. El portavoz del PP en la Eurocámara disfrutaba de sus 5 minutos de focos cuando de repente ha comenzado a sonar por megafonía la nueva versión tribal del himno del PP. A todo volumen. Así que González Pons se ha visto obligado a interrumpir su discurso y asumir que su momento había pasado.

Ha habido empujones y algo más para colocarse junto a Aznar. Le han acompañado un cómplice Pablo Casado, muy sonriente y que compartía comentarios al oído con Aznar, que no se inmutaba. Detrás, Teodoro García Egea y los candidatos a la Alcaldía de Madrid y la Comunidad de Madrid. Y Ana Botella, ella sí exultante. No estaba Javier Maroto.

El revuelo mediático ha sido monumental. Decenas de cámaras le han rodeado desde la misma puerta del pabellón, hasta el punto de que los miembros de seguridad han tenido que trabajar para abrir camino. Aznar ha camino lento, disfrutando del momento.

El runrún de la mañana en la convención era si Aznar ganaría en el ‘aplausómetro’ a Rajoy, la ‘estrella invitada’ de la jornada de ayer. Y la respuesta es clara: no. Los delegados le han recibido con división de opiniones. Aplausos ha habido, pero muchos menos que con el político gallego, que ayer recibió el respaldo de los afiliados. Esta mañana no ha habido gritos de ‘presidente, presidente’ ni ovaciones. De hecho, en las gradas había gente que observaba la escena sentada y sin aplaudir.

Se podría decir que la nueva dirección del partido, con Casado a la cabeza, ha demostrado más cariño a Aznar que los militantes. Al contrario que con Rajoy. «A Rajoy le colocan el viernes y en formato de entrevista con Ana Pastor. A Aznar le han dado el sábado y el escenario para él solo», reconoce un cargo regional del partido.

ideal.es

Share

¿Qué hay detrás de la nueva estrategia de ‘marca blanca’ de Mercadona?

Ni todas las galletas de Hacendado serán necesariamente de Siro, ni todas las pizzas o el jamón york, de Casa Tarradellas. Mercadona ha puesto fin a las relaciones con las empresas que le suministran su marca blanca, tal y como hasta ahora las conocíamos. La cadena de supermercados ha dado un giro de 180 grados en los contratos con sus proveedores para hacer desaparecer a la famosa figura del interproveedor.

Los interproveedores son las compañías que se encargan de fabricar toda una categoría completa de alimentos o productos y con las que Mercadona firmaba contratos a largo plazo, en muchos casos, en exclusividad. De hecho, si alguna de las partes decidía romper el vínculo, se establecía un plazo de 3 años para descolgarse. Gracias a contratos de grandes volúmenes con estas compañías, la cadena de supermercados ha podido ofrecer productos de calidad y a bajo precio, lo que ha dado como resultado la fórmula de su éxito.

Entrepinares, Cidacos, Incarlopsa… la lista de los interproveedores llega hasta las 120 enseñas a las que hay que sumarle los proveedores a los que Mercadona llama especialistas, que son 1.280 más. El nuevo plan de la compañía valenciana es negociar con cada uno de estos 1.400 proveedores sus productos uno a uno porque, por ejemplo, el Bosque Verde puede hacer unos suavizantes estupendos, pero puede no convencer a Roig en las pastillas de lavavajillas. Así, todos los proveedores estarán al mismo nivel y a todos les llamará totalers.

“Mercadona perdía oportunidades”

“Es una buena idea que se veía venir. Mercadona se está adaptando al cambio de tendencia en el consumo, que es la demanda de productos innovadores y el online”, asegura el profesor de operaciones y logística del EAE Business School, José Luis Morato, a Libre Mercado. “El cliente quiere constantemente nuevos productos que le den nuevas satisfacciones, y los interproveedores no pueden hacer igual de bien todo. Se han convertido en empresas con estructuras muy grandes, poco flexibles, y con esos acuerdos, hasta de libros abiertos, Mercadona se estaba perdiendo muchas oportunidades con otras compañías”, explica el experto.

“El modelo de Mercadona está basado en un surtido pequeño dominado por la marca propia y dividido en cinco partes: comida, bebida, higiene personal, higiene del hogar y mascotas. La poca variedad es lo que ha ayudado a Mercadona a ajustar los costes logísticos, pero se han empezado a dar cuenta de que la gente estaba empezando a comprar en varios sitios, y eso es el primer paso de la fuga de clientes”, explica el experto. “Si a eso se le suma la entrada del online, donde al comprar por internet el cliente pide mucha más variedad, podemos explicar este movimiento”, añade Morato.

“Un matrimonio muy duradero”

Otra ventaja que va a ganar la compañía valenciana es independencia respecto a los interproveedores. “Había firmando un matrimonio muy duradero con ellos”, asegura el profesor. Por ejemplo, ya no será obligatorio que pasen tres años para que una compañía pueda salir de las estanterías de la cadena de supermercados.

Morato es consciente de que el camino de Mercadona para llevar a cabo sus objetivos no va a ser fácil. “Va a tener que cambiar por completo su política de aprovisionamiento y entiendo que ahora empezarán a llevar los productos a las Colmenas, que son los centros que está levantando para el online. Además, no es lo mismo negociar con Deliplus toda la higiene que hacerlo producto a producto. Eso es mucho más caro”, advierte.

Con esta decisión, Mercadona vuelve a tomar “el bastón de mando” frente a los interproveedores. Estas compañías han crecido vertiginosamente a la sombra del gigante valenciano y en los últimos tiempos han empezado a mirar al exterior. Por ejemplo, Incarlopsa, su proveedor de jamones,ha adquirido el 67% de una empresa de cerdos ibéricos en Texas y Siro, el de la bollería, galletas y pan, se ha fusionado con la multinacional Cerealto para crear un gigante mundial del sector. Que los interprovedores estén volando del nido de Mercadona puede ser ya una realidad. “O que le estén preparando el terreno a Roig para que Mercadona de el salto al exterior, también”, pone sobre la mesa Morato.

libremercado

Share

Ruanda como ejemplo de cómo normalizar los drones

Los drones tienen múltiples usos y aplicaciones más allá de la recreación y el entretenimiento. Pero, por motivos de seguridad, la mayoría de países tiene grandes restricciones para la navegación de drones en el espacio público; por ejemplo, solo pueden transportarse dentro de la línea de visión del operador, y los operadores no pueden supervisar más de un avión a la vez.

Pero un país africano está sentando un precedente que podría alterar la regulación de los drones sin dejar en segundo plano la prioridad de la seguridad, pero al mismo tiempo poniendo en relieve los usos para los que estos vehículos aéreos no tripulados son herramientas como ninguna otra.

Se trata de Ruanda, cuyo revolucionario programa de entregas de sangre con drones le valió para asociarse con el Centro para la Cuarta Revolución Industrial del Foro Económico Mundial. Así las cosas, el Gobierno ruandés y el Foro son pioneros en la aceleración y expansión de los beneficios de las operaciones con drones con una mitigación de los riesgos.

Y los avances de Ruanda podrán servir a otros países para hacer lo mismo.

La regulación de drones en Ruanda

Todo comenzó en 2016, cuando el Gobierno de Ruanda compró una startup de drones para mejorar los repartos de sangre a las zonas remotas del país. El programa fue un éxito: los drones lograron la cobertura nacional y el desperdicio de sangre prácticamente desapareció, razón por la que el Foro Económico Mundial se acercó a las autoridades ruandesas.

Ruanda entendió rápidamente que la mejor regulación de drones tiene menos que ver con las restricciones y más con su utilidad. Es decir, la legislación del país permite a las compañías de drones usar el espacio aéreo, siempre y cuando prueben que cumplen con los requisitos de seguridad. Las empresas tienen allí acceso a permisos que no tienen en EEUU o en la UE.

<

La web del Foro Económico Mundial explica que cualquier dron puede acceder al espacio aéreo ruandés en función de la misión. “El gobierno especifica el estándar de seguridad de la misión, y los operadores de aviones no tripulados especifican cómo lo van a cumplir. Esta regulación es ágil y permite al gobierno mantenerse al día con el rápido desarrollo de la tecnología”, dice.

La regulación de Ruanda ahorra tiempo a las empresas y aumenta la capacidad de soluciones de los drones para sus habitantes. Y su ejemplo sienta un precedente tan importante que el Foro le utilizará como ejemplo en su kit para operaciones avanzadas de drones, que será presentado en su reunión anual de 2019, de manera que otros países aprenderán de su caso y probablemente aplicarán la misma lógica en el futuro.latigida

economi

Share

Google denuncia a la UE con una campaña en medios españoles

Nunca ha sido tan importante conocer todos los puntos de vista de una noticia”. Con esta frase Google pretende meter presión a la Unión Europea (UE) para que se piense mejor el artículo 11 de la propuesta de la Directiva sobre derechos de autor. Desde las primeras semanas de 2019, la tecnológica estadounidense paga anuncios publicitarios a página completa en diarios como La Vanguardia para denunciar a la UE.

El anuncio agrega que la propuesta de normativa “busca proteger el trabajo de la prensa”, y aunque la empresa se suscribe al mismo objetivo, también le preocupa que “algunos elementos de la legislación puedan reducir la cantidad y variedad de noticias que encuentras cuando buscas online”. Google demanda “una solución que permita a los editores, grandes y pequeños, elegir libre y abiertamente de qué manera accedes a su contenido”.

Google se refiere a la reforma de la Ley de Copyright que se discute en la UE y que podría ser aprobada en segunda votación durante los primeros meses del año. En específico, a la tecnológica le dan miedo los artículos 11 y 13, pues de ser aprobada tendría que hacer a nivel continental lo que ya se vio obligada a hacer en España con su servicio Google Noticias.

Anuncio de Google en 'La Vanguardia' para denunciar a la UE


Anuncio de Google en ‘La Vanguardia’ para denunciar a la UE

Google activa el “lobbying” contra la Ley de Copyright de la UE

El popular indexador de noticias de Google no está disponible en España desde que, en octubre de 2014, el PP aprobó la ley de propiedad intectual, que obliga a empresas como Google a pagar una tasa exigida por la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), que demandaba a la empresa una cancelación de hasta 600.000 euros para promocionar sus noticias en el servicio.

Google, que defiende que no puede pagar a cada medio por compartir en la plataforma los enlaces de sus noticias, decidió cerrar por completo Google Noticias en España. Y, ahora, viendo que la UE impulsa una normativa muy similar a la del PP en 2014, Google amenaza con cerrar el servicio en toda la región si no hay libertad de elección para los editores.

La compañía considera que existen riesgos en la manera en la que se está planteando la nueva directiva de derechos de autor. Y es que el artículo 11 de la propuesta es muy parecido al cánon de AEDE porque prohíbe la libertad de enlazar a otros contenidos y estipula el pago de un impuesto por parte de agregadores de noticias y redes sociales para que puedan seguir funcionando como ahora, informó Genbeta.

economiadigital

Share

Un pequeño banco británico lanza un ultimátum a BBVA

A la cascada de retos que recaen sobre el nuevo equipo directivo de BBVA, capitaneado por el nuevo presidente, Carlos Torres Vila, y el nuevo consejero delegado, Onur Genç, llega un nuevo frente. Como si con FG y Villarejo no tuviera suficiente, el duo Torres-Genç debe decidir próximamente qué hace con Atom, el banco móvil británico del que es el principal accionista.

BBVA ha contribuido al crecimiento de Atom, acudiendo a sus rondas de financiación y ampliaciones de capital, la mayor de ellas hace casi un año, por 150 millones de libras (unos 170 millones de euros). Gracias a ello, tiene el 39% de este nuevo banco, y una opción de compra por las acciones de la entidad que no controla.

El resto de accionistas de Atom tienen ganas de monetizar ya su inversión y no quiere esperar mucho más ya a BBVA. Por ello, el neobanco ha contratado a Citi para que analice las opciones de futuro de la empresa, especialmente enfocado a una venta, según ha publicado la prensa británica.

BBVA lideró una ronda de financiación de 170 millones de Atom, que espera que el banco español vuelva a invertir en él

La entidad reconoció haber contratado a Citi, pero no concretó sino que dejó las opciones muy abiertas. Habló de varias posibilidades, desde la venta hasta compras, pasando por nuevas ampliaciones de capital o la salida a bolsa, con lo que se convertiría en el primer neobanco en saltar al parquet en Londres.

El banco español no comenta lo que califica de “rumores” pero lo cierto es que la decisión de Atom le pone en una encrucijada. Y es que debe decidir si ejerce su derecho de compra o, por el contrario, ignora los cantos de sirena del banco móvil, lo que podría diluir su participación.

Desde Reino Unido, se ha interpretado el movimiento de Atom como un ultimátum a BBVA e incluso se ha llegado a dar por hecho que le banco español acudirá a la llamada de Atom. Es una oportunidad por hacerse con el control de un banco emergente en el mercado británico, por lo que aterrizaría de golpe en la isla y en el mercado fintech.

Otoño, límite para BBVA en Atom

En Londres se pone otoño de este año como límite para que BBVA tome una decisión. Si no ha hecho una oferta por el 61% que no controla, Atom seguirá los consejos de Citi y buscará nuevos socios, saldrá a bolsa o dará el paso que crea más conveniente. Pero en dirección contraria a Madrid.

Atom es un proyecto joven pero con proyección. Inició su andadura en 2016, fundado por Anthony Thomson, cofundador de Metro Bank, y Mark Mullen, antiguo ejecutivo de First Direct. Tiene ya más de 1.300 millones de libras (casi 1.500 millones de euros) en depósitos de clientes.

Por suerte, Torres y Genç tienen todavía margen para decidir sobre este pequeño banco británico. Antes tienen que resolver la crisis institucional que supone el caso de las escuchas presuntamente encargadas por Francisco González, presidente de la entidad hasta diciembre, al excomisario Villarejo. Y todo con la presentación de los resultados anuales a la venta de la esquina.

economiadigital

Share

Cifuentes, “indignada” con el sueldo que cobraría Montón “hay políticos que no nos aprovechamos de nuestro cargo”

La expresidente de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ha afirmado estar “bastante indignada” con el sueldo de “4.500 euros” mensuales que estaría cobrando la exministra Carmen Montón “durante años” en concepto de indemnización por estar “apenas” 90 días en el Ministerio de Sanidad al tener que dimitir por la polémica del máster que hizo en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC).

Cifuentes ha lanzado su crítica a través de un vídeo en directo que hizo anoche en la calle en el que quiso informar a los ciudadanos de algo que escuchó y que le dejó “muy preocupada”.

Al igual que la exministra, Cifuentes tuvo que dimitir de todos sus cargos por el caso máster y por un vídeo en el que aparecía hurtando unas cremas. La expresidenta madrileña está acusada de un delito de falsedad por el acta de defensa del Trabajo de Fin de Máster (TFM). En cambio, la juez archivó la causa abierta contra Montón al considerar que no quedó “debidamente acreditada la perpetración de infracción penal alguna”.

“Voy a tratar de ser breve. Pero quería ponerme en contacto con mis seguidores. Acabo de escuchar algo que me ha preocupa mucho y algo que provoca alarma social en cualquier ciudadano que lo escucha. Y es que la exministra de Sanidad, Montón, que dimitió hace unos meses después de estar 94 días en el cargo va a cobrar durante varios años la no despreciada cantidad de 4.500 euros en concepto de indemnización”, subraya en su alocución.

Así, recalca que quiere hacer una aclaración, ya que ha habido varias personas que se han dirigido a ella para comentarle que todos los políticos son unos “sinvergüenzas”. Ante ello, la expolítica madrileña reseña que “no todos” son iguales ya que ella cobra “cero” euros después de haber sido presidenta de la Comunidad de Madrid durante tres años y delegada del Gobierno durante casi otros tres años.

“Esto es como tiene que ser. Lo digo para que se sepa y no se hagan generalizaciones. Los medios lo silencian y no se habla de estas cosas. A la Izquierda se le permite casi todo. Tenía mucho interés en que se sepa porque no se puede generalizar y hay muchos políticos que no tienen ese tipo de prebendas”, recalca.

En esta línea, la exdirigente madrileña insiste en que no solo ella no cobra y recuerda que fue ella como presidenta quien aprobó una ley para eliminar el consejo consultivo, lugar de retiro de expresidentes para tener un sueldo fijo.

“Cuando lo he oído, me ha indignado bastante porque este tipo de cosas crea desafección de los ciudadanos a los políticos. Hay políticos honrados y que no nos aprovechamos de nuestro cargo”, concluye.sse

europapress

Share

Valère Moutarlier (CE): “Las tecnológicas tributan a una tasa del 9% al 10% y el resto, al doble”

La Comisión Europea (CE) ha propuesto sustituir de forma paulatina la unanimidad que requiere una reforma de la fiscalidad en la Unión Europea por mayorías cualificadas. Es un impulso que llega tras el fracaso al intentar aprobar un impuesto a las grandes tecnológicas. Bruselas admite que la equiparación de los tipos impositivos solo se puede abordar de forma voluntaria, por lo que su acción se limita a la armonización de las reglas y la lucha contra el fraude y la evasión. En una segunda fase se ampliará la mayoría cualificada a las iniciativas contra el cambio climático. Valère Moutarlier, director de Fiscalidad de la Comisión, responde a elEconomista en un acto de la Universidad Pontificia de Comillas.

¿Por qué se plantea ahora el debate para acabar con la unanimidad?

Pensamos que ha llegado el momento después del discurso del Estado de la Unión del presidente Juncker el pasado septiembre. En la UE comenzamos con muchísimas políticas que debían decidirse por unanimidad. Todas ellas han evolucionado durante estos años para acercarse a las mayorías cualificadas, pero no así las impositivas que mantienen esa necesidad de apoyo unánime. Esto es algo que es muy difícil de reconciliar con los objetivos políticos que tenemos. El primero es tener un sistema rápido de toma de decisiones, que pueda ayudarnos a hacer frente a las necesidades de un mundo cambiante y a las expectativas de los ciudadanos para ante la evasión de impuestos y el fraude fiscal. Eso requiere decidir rápido y para ello la unanimidad es un problema.

Pero algunos Estados entienden que eso puede limitar su soberanía…

Es cierto que la unanimidad es entendida por algunos de los Estados miembros como vía de preservar su soberanía, pero vamos a ser honestos. En un mercado único fragmentado como en el que estamos, si no actuamos juntos, si tenemos menos información, tendremos una menor capacidad de actuar frente a cualquier multinacional que opere aquí. Hay una gran desproporción entre las herramientas que necesitamos y lo que saben de nuestra propia situación. La unanimidad supone retrasos y en ocasiones obstruye la capacidad de decidir. Es realmente un problema para la UE y por eso debemos afrontar esta situación.

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Lo que debemos reconocer es que no podemos hacer un cambio repentino del sistema de unanimidad a mayorías cualificadas. Por eso, la Comisión ha propuesto abrir un debate, tener una discusión profunda con los Estados miembros y lo que sugerimos es que vayamos paso a paso hacia un sistema de mayorías cualificadas de voto que debe también involucrar al Parlamento Europeo. Es muy importante porque supone mejorar la base democrática de nuestra discusiones y que en materia fiscal las decisiones no se tomen solo por los ministros de Finanzas sino por los representantes elegidos por los europeos. Es un gran cambio y necesitamos tiempo para ello.

¿Cree que será posible el acuerdo?

¿Por qué no ir paso a paso y empezar a tomar medidas contra la evasión fiscal o el fraude? Por lo que hemos visto en los tres o cuatro últimos años, los Estados miembros son capaces de llegar a un acuerdo, pero necesitamos que sea rápido, una negociación dinámica con la que se logre un buen resultado. Los Estados están preparados para avanzar hacia la mayoría cualificada. Porque no se trata solo de la elección de una política fiscal sino en la forma en la que cooperan entre ellos los Estados miembros en esta materia.

Y se propone también una mayoría cualificada para progresar en medidas que permitan avanzar en otras áreas, como la lucha contra el cambio climático…

En una segunda fase, entendemos de una forma más amplia que la fiscalidad es una herramienta para apoyar otros objetivos y saber hacia donde va la Unión Europea, por ejemplo, en la lucha en efecto contra el cambio climático. El mérito de la unanimidad es que nos ha permitido saber que cualquier sistema de fiscalidad energética hoy es contraproducente, no tiene elementos que contemplen el CO2 y no está ayudando a mejorar la lucha de la Unión Europea contra el cambio climático. Estos son dos elementos que creemos que deben estar sujetos a la mayoría cualificada rápidamente. Es por ello que la Comisión ha solicitado al Consejo Europeo lanzar la cláusula paralela, prevista en el Tratado, para consultar a los parlamentos nacionales y si finalmente se aprueba consultar al Parlamento Europeo.

¿A qué más afectaría?

Hay también otros puntos sensibles como la reforma de normas fiscales ya armonizadas a nivel comunitario como el IVA. Esperemos que la mayoría cualificada se aplique a decisiones como la creación de una base común del Impuesto de Sociedades, pero eso llevará más tiempo, hasta 2025.

¿Habrá nuevas tasas verdes o una armonización?

Si recuerda, la Comisión Europea propuso en 2011 una revisión de la fiscalidad energética, pero se abandonó porque no ha habido manera de progresar. Lo que estamos haciendo actualmente es lanzar una evaluación del sistema actual con el objetivo de presentar una nueva propuesta, que se deberá evaluar ya probablemente a principios próxima Comisión. No se trata de necesariamente de aprobar nuevos impuestos energéticos sino de analizar la forma en la que se fija la fiscalidad a la energía para estar seguros de que es la mejor en la lucha contra el cambio climático.

¿Qué podría cambiar?

Por ejemplo, ahora mismo hay una fiscalidad solo sobre los volúmenes que no tiene en cuenta las emisiones de CO2 de las diferentes fuentes de energía. Creemos que eso no tiene sentido. Entonces, proponemos un examen de la situación y después presentar una propuesta para mejorar el uso de la fiscalidad para conseguir los objetivos propuestos en la lucha contra el cambio climático.

¿No será más difícil si como se prevé crecen los populismos en las próximas elecciones europeas?

No voy a especular sobre las elecciones y su impacto en la Comisión. Hay que esperar a que los ciudadanos europeos voten y valorar entonces la situación. Lo que queremos es abrir el debate y la discusión con los Estados, con los parlamentos nacionales y con los diferentes stakeholders. Es una oferta que ponemos sobre la mesa para discutir. Lo contrario es insostenible si queremos responder a las expectativas de los ciudadanos europeos.

¿Cree que se logrará?

Por supuesto, necesitamos un acuerdo unánime del Consejo Europeo Si me pregunta si va ser fácil conseguirlo, la respuesta es no. Si me pregunta cómo podemos lograr las herramientas para luchar contra el fraude fiscal, la evasión, la ingeniería fiscal agresiva o el cambio climático, no veo como lo podemos hacerlo si no logramos que sea por mayoría cualificada. En el pasado reciente se ha demostrado que los Estados pueden alcanzar acuerdos, hemos hecho muchos progresos. No deberíamos esperar a estar sometidos a la presión de que se produzca una filtración, por ejemplo, de los Papeles de Panamá o Wikileaks para ser capaces de avanzar y tomar decisiones por mayoría cualificada.

Pero hay países como Irlanda que defienden su soberanía fiscal…

Es verdad que algunos Estados miembros son muy sensibles a las decisiones que se puedan adoptar respecto a políticas fiscales pero de lo que estamos hablando aquí no es de ninguna decisión sobre impuestos sino del tipo de decisiones que se toman a nivel europeo, que es una parte muy pequeña de la política fiscal. Lo que está en discusión no son las políticas de los estados miembros o como se tributa por sucesiones, o que impuestos hay en los estados miembros o si los impuestos personales deben ser progresivos o no.

Y centrarse en la lucha contra el fraude…

Sí, lo que sugerimos en concentrarnos en la lucha contra el fraude y la evasión fiscal. Todos los estados han sido muy activos en esta materia y no veo que nadie vaya a oponerse hoy a que se pueda colaborar y facilitar automáticamente información de cuentas financieras. Eso es inconcebible. Incluso los países más reacios están dispuestos a entrar en el debate.

¿Es imposible aprobar ahora una tasa digital por unanimidad?

Hemos tenido una discusión en diciembre en base a una propuesta de la Comisión con el ánimo de gravar la facturación generada por determinadas actividades digitales, como publicidad, marketplace, venta de datos….y no fue posible alcanzar un acuerdo. Francia y Alemania ofrecieron la posibilidad de discutir gravar únicamente la actividad publicitaria y los ministros volverán a tratarlo en febrero. La unanimidad hace que sea muy difícil. Algunos estados están presionando para actuar de forma unilateral porque no ven un acuerdo unánime. Es el caso de España, Francia, Austria y Hungría… y será el caso de muchos más países porque es el tipo de medidas que están justificadas y que los ciudadanos esperan.

La Comisión ha acusado a algunas tecnológicas de no tributar como les correspondía en el pasado, ¿qué cantidad calculan en total que no se ha pagado?

No puedo comentar si hay ayudas de Estado y si algunos Estados pueden dar, sobre unas bases, un tratamiento selectivo a algunas compañías, y eso es algo que la comisaria Vestager deberá analizar para determinar si es una manera de reducir la carga de algunas compañías. Por otro lado, el resultado de nuestro estudio cuando preparamos la propuesta de la tasa digital el pasado marzo es que, de media, las compañías que se asientan en un negocio centrado en lo digital terminan teniendo una menor carga del Impuesto de Sociedades que aquellas con un modelo tradicional. Nuestro informe mostraba un ratio de 1 a 2, así que básicamente aquellos que están en el negocio digital pagan una tasa efectiva de entre el 9 al 10% frente al 20% del modelo tradicional.

¿Y se puede avanzar en la tasa sobre las transacciones financieras?

La tasa sobre transacciones financieras es también un ejemplo interesante. Aunque ha mejorado la cooperación sigue siendo bastante difícil converger porque no hay unanimidad. Es cierto que el Parlamento Europeo y los ciudadanos han estado esperando durante mucho tiempo para una conclusión final de la tasa sobre transacciones financieras. Espero que seamos capaces de lograr un acuerdo.

¿Podemos ver a EEUU en la lista negra de la UE?

Este año los ministros revisarán el encargo del año pasado sobre las reformas para lograr una mayor trasparencia fiscal y la eliminación de sistemas dañinos, fijando los requisitos para la jurisdicciones de cero o muy baja fiscalidad. Este es el primer hito que debemos discutir a nivel europeo, hemos recibido una cantidad masiva de legislación que se ha adoptado a finales del año pasado. Si las jurisdicciones no cumplen estas normativas acabarán en la lista negra. Y cuando adopten una legislación que resulte satisfactoria saldrán de ella.

¿EEUU está en la buena dirección?

En febrero, Estados Unidos no está en discusión porque ya ha sido aprobada su legislación el año pasado, pero en junio los criterios europeos serán mucho más exigentes en transparencia. Sabemos que por el momento, EEUU no ha firmado el reconocimiento multilateral y eso es lo que se revisará y cuál es la situación. Esto no solo afecta a EEUU sino que también incluye a otras muchas jurisdicciones y tendremos que evaluar cuál es la situación sobre transparencia fiscal.

¿Qué opina de los presupuestos presentados por España?

Esa discusión se hará cuando presentemos las recomendaciones fiscales y de reformas para cada país. Ahora, no es el sitio ni el lugar para dar una opinión al respecto, lo siento.

Facebook

Facebook

Twitter

Twitter

Google+

Google plus

Linkedin

linkedin

emailemail imprimirprint comentariosforum1 Publicidad

Otras noticias
Contenido patrocinado
  • 17 hidden secrets of the Amazon Echo IT Pro
  • This Easy Tip Could Relieve Years Of Joint Pain (Do This) thehealthreports24.com
  • Source: Rossi says no to MLS, targets Europe ESPN FC UK
  • Lloyds To Issue £19 Billion To The Public (Look Up Your Name) The Daily Advice
  • Experts have built an app that will teach you a language in 2019 – in only 15 mins a day Babbel
  • If You’re Over 50 And Own A Computer, This Game Is A Must-Have! Vikings
  • Stop Wasting Money – This App Finds Every Discount Code on the Internet Honey
  • Brits In City Of Westminster Are Snapping Up Private Medical Insurance Experts In Money Insurance
  • Me And My Husband Tried HelloFresh: Here’s How Much Better Life Got Lucky Attitude
En portada Ver más noticias
¿Quién engorda el déficit de la Seguridad Social? Los mineros, autónomos... cargan con la culpa

¿Quién engorda el déficit de la Seguridad Social? Los mineros, autónomos… cargan con la culpa

El plan de Felipe González en BBVA: el asalto de Sacyr y colocar a Solchaga al frente

El plan de Felipe González en BBVA: el asalto de Sacyr y colocar a Solchaga al frente

Calviño se reunirá con Moscovici  y Dombrovskis el lunes en Bruselas

Calviño se reunirá con Moscovici y Dombrovskis el lunes en Bruselas

Si inviertes en la Rusia de Putin, te arriesgas a perder todo y ser asesinado

“Si inviertes en la Rusia de Putin, te arriesgas a perder todo y ser asesinado”

El Gobierno pinchará en ingresos pese a lanzar las tasas Tobin y Google

El Gobierno pinchará en ingresos pese a lanzar las tasas ‘Tobin’ y ‘Google’

forum Comentarios 1

¿No eres usuario?

Deja tu comentario

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada. Acepto la política de privacidad


Copyright 2006-2018,Editorial Ecoprensa, S.A.Política de Privacidad •Aviso Legal •Política de cookies •Cloud Hosting en Acens •Ajustes de cookies

Share

El 64% del déficit de la Seguridad Social procede de los Regímenes Especiales

La combinación de políticas de gasto en pensiones -tanto contributivas como no contributivas- dirigida a determinados grupos de personas fuera del Régimen General de la Seguridad Social y la acumulación de un déficit histórico en algunos Regímenes Especiales, explica el 64% del déficit bruto del Sistema, es decir, la actual diferencia entre ingresos por cotizaciones y gasto en pensiones de la Seguridad Social, la cual acabará 2018 con una necesidad de financiación total cercana a los 20.000 millones de euros.

Normalmente, consideramos el déficit de la Seguridad Social como un todo sin pararnos a analizar el origen del desfase de ingresos y gastos, y hasta qué punto la caja de la Seguridad Social ha sido utilizada para aplicar políticas de gasto que no se corresponden con un sistema de seguro colectivo, tal como se diseñó el sistema público de reparto hace ya más de un siglo.

En este sentido, es capital la recuperación de la contributividad del sistema público para estabilizar a un enfermo que está dando señales preocupantes de agotamiento y, especialmente, para no endeudar más a los cotizantes futuros a costa de unos perceptores presentes que están recibiendo muchísimo más de lo que aportaron -aproximadamente a los 12 años de jubilación se han recibido todas las cotizaciones pagadas, tal como ponen de manifiesto estudios del Instituto Santalucía de Pensiones, Think Tank Civismo y Unespa-.

Este debate tan poco explorado ha sido objeto de algunos discursos como el del sindicato UGT, el cual publicó un estudio en el que subrayaba que un 60% del déficit de la Seguridad Social provenía de los Regímenes Especiales donde se encuadran el Reta (autónomos), el Régimen Especial del Mar y el del Carbón, una vez integrados los antiguos Regímenes Especiales Agrario y de Empleados de Hogar en el Reta -para los que eran trabajadores por cuenta propia- y en el Régimen General, respectivamente.

Tomando las cifras correspondientes al Presupuesto de la Seguridad Social de 2018, aunque el Régimen más deficitario es el General -de 7.346 millones de euros, incluyendo el Sepe-, en términos de diferencia entre cotizaciones y pensiones, la suma de los desfases generados en los capítulos de autónomos, marinos y mineros asciende a 9.306 millones de euros, un 64% del total del déficit bruto presupuestado -14.574 millones de euros en 2018-.

En cambio, existen dos capítulos que generan superávit: el primero y más importante es el de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (AT y EP), el cual arroja un saldo positivo de 4.236 millones de euros en el presupuesto de 2018, mientras que el segundo es la cotización por cese de actividad de los autónomos, capítulo que se prevé que ingrese 133,25 millones de euros al cierre de este año.

Esta última se encuentra en el centro de atención de las asociaciones de autónomos, dado que reclaman el mal funcionamiento de este régimen que pretendía generar una prestación equivalente para los autónomos a la de desempleo que existe en el Régimen General, pero que no está siendo efectiva.

Un desequilibrio continuado en el tiempo

En este sentido, casi dos tercios del déficit de la Seguridad Social proviene de desfases continuados a lo largo del tiempo sin que se hayan tomado medidas efectivas para cortar esta sangría de fondos públicos. Incluso, una parte no pequeña tiene como origen condiciones especiales que están en extinción, pero que se pueden prolongar durante más años debido al incremento de la esperanza de vida.

Un caso paradigmático es el de la Minería, donde el desfase entre cotizaciones y prestaciones supera los 400.000 euros per cápita, mientras que el Régimen del Mar es deficitario por persona en más de 21.000 euros. Tal como señala UGT, si se divide el importe del déficit de cada régimen o sistema entre su número de afiliados, el del general asciende a 638,8 euros por trabajador, dato muy inferior al de la media de la Seguridad Social que es 1.072,7 euros.

La propia existencia de Regímenes Especiales desvirtúa la naturaleza contributiva de un sistema de seguro social como el que tenemos en este momento y también en comparación con los otros sistemas de seguridad social a nivel europeo. Por ello, uno de los pasos esenciales para reequilibrar las cuentas del sistema público de reparto es separar aquello que es estrictamente contributivo de lo que no lo es, pasando esto último de la caja de la Seguridad Social a los Presupuestos Generales del Estado.

De esta forma, siempre que un Gobierno quiera realizar una acción especial sobre un sector o sobre un determinado colectivo -suponiendo lógicamente que no se trate de una ayuda de Estado encubierta-, tiene no sólo que asumir el pago de forma directa vía impuestos generales, sino también revelar a todos los contribuyentes cuál es el coste de este tipo de decisiones políticas.

El déficit de la Seguridad Social es de 1.000 euros por cada cotizante

El déficit de la Seguridad Social es de 1.000 euros por cada cotizante

De seguir la situación financiera de la Seguridad Social tal como está en este momento, el riesgo de un mayor desfase presupuestario es alto y, por tanto, una deficiente preparación ante los retos de futuro, especialmente el de la jubilación de varios millones de personas entre 2025 y 2032 procedentes de la llamada generación del baby boom.

Del actual déficit, la parte proveniente de los Regímenes Especiales puede considerarse como déficit de carácter estructural, puesto que los gastos crecen sistemáticamente por encima de los ingresos, más aún cuando en algún caso se trata de regímenes en extinción. Con lo cual, el sistema afronta un déficit estructural de 0,8 puntos de PIB como mínimo y 1,2 puntos de PIB como máximo, en línea con las últimas estimaciones del Gobierno y de la Comisión Europea, quienes piden a España ajustes en este sentido.

Separación de fuentes de financiación

La restauración de la contributividad del sistema no sólo pasa por el traslado de políticas sectoriales o discrecionales -incluso, subvenciones- de la Seguridad Social a Presupuestos Generales. También forman parte de este proceso algunas de las prestaciones del sistema que, en el fondo, no son pagos de naturaleza contributiva -un cotizante paga y a cambio recibe un beneficio-. Dentro de los diferentes tipos de pensiones -jubilación, incapacidad permanente o invalidez, viudedad, orfandad y a favor de familiares- se puede plantear trasladar el gasto en viudedad y orfandad desde la caja de la Seguridad Social a los Presupuestos Generales del Estado, una cuantía que asciende a más de 23.000 millones de euros anuales.

De igual modo se deben tratar los complementos a mínimos, los cuales ascienden según las cifras presupuestadas a 7.318 millones de euros, un 5,66% del total del gasto en pensiones. A ello se añadiría también el gasto en pensiones no contributivas que se financian con cargo a la Seguridad Social, concretamente 3.998 millones provenientes prácticamente a partes iguales de pensiones de incapacidad o invalidez, jubilación y asignación a hijos o menores acogidos con discapacidad. En total, estos cambios hacia Presupuestos ascienden a 35.522 millones de euros, una partida equivalente en importancia a la del gasto en intereses de la deuda y superaría la recaudación anual del Impuesto de Sociedades.

Descárguese la última revista de Pensiones

Desde luego, no se pueden considerar estos cambios contables como una solución a los problemas existentes en el sistema, sino como una fuente de disciplina presupuestaria y de revelación a la sociedad de los costes que tienen las decisiones políticas. El Estado del Bienestar y todas sus prestaciones tienen un coste del que tienen que ser partícipes los contribuyentes y que estos decidan mediante las elecciones si apoyar o no una expansión del gasto público destinado a estos fines.

En consecuencia, los contribuyentes aceptarán o rechazarán una subida de los impuestos para poder financiar estas pensiones socialmente aceptadas -que llegan de forma directa a lo más profundo de la sociedad-, pero pendientes de una modernización más que necesaria, y además los políticos dejarán de utilizar la caja de la Seguridad Social como un cajón de sastre opaco y deficitario, con un recurso totalmente discrecional al endeudamiento sin ningún tipo de control parlamentario ni tampoco de la soberanía nacional.

eleconomista

Share

Llega la moda del ‘bikepacking’: siete lugares únicos para recorrer en bicicleta

El mundo está lleno de lugares únicos, y muchos de ellos se pueden descubrir sobre ruedas. ¿Cuáles son los mejores países para pedalear? El libro ‘100 lugares únicos para ir en bicicleta’ (Claude Droussent, Ed. Geoplaneta) ofrece una visión detallada de todos esos espacios abiertos que si bien ya son increíbles a pie, recorrerlos en bici puede ser una experiencia inolvidable.

Pedalear por Alaska, por la jungla de Bali o por las laderas de un volcán de Hawái, circunvalar Islandia, atravesar las calles de Manhattan en familia, perderse en Siberia, en las colinas de Ruanda o en el monte Tamalpais, son algunas de las atractivas propuestas de este volumen imprescindible para todo amante de los pedales. Un libro que ofrece además una gran ayuda extra para organizar el viaje y disfrutar del ejercicio. Ojeamos el completo listado del periodista deportivo Claude Droussent para seleccionar 7 de sus rutas favoritas en bicicleta por todo el planeta.

Valverde de los Arroyos

1. Noruega

El país de los fiordos implica hacer frente a unas cuestas que, desde los valles glaciares, ascienden hasta las impresionantes cumbres. Pero Noruega ofrece mucho más: desde finales de mayo a mediados de julio se disfruta del sol de medianoche. El punto de destino son las islas Lofoten, 300 km por encima del círculo polar ártico. La carretera E 10 regala un espectacular paisaje al serpentear a lo largo de una estrecha franja costera. Allí no llueve en verano y el ciclista puede circular a su antojo cogiendo ferris para trasladarse de isla en isla y pedalear entre aldeas de pescadores, pintorescas cabañas y maravillas naturales.

2. Cuba

La carretera propuesta por el autor bordea las aguas turquesas del Caribe, en el lado meridional de la isla, a unos 800 km de La Habana. Se trata de la última etapa de una magnífica excursión de 200 km por la carretera 20, saliendo desde Niquero. La ruta permite ver las aguas cristalinas en las que se practica buceo, siempre al pie de la Sierra Maestra, que se impone con sus crestas, curvas y bosques durante todo el recorrido. Castro, el Che y sus barbudos se refugiaron aquí en la década de 1950, durante los combates. Frente a Jamaica y hasta la bahía de Santiago, la carretera está poco frecuentada y algo dañada por los huracanes pero, según Droussent, es una tierra espléndida para recorrer a pedaladas, con una temperatura de 30°C y una suave brisa constante.

Bariloche

3. Argentina

La ciudad de San Carlos de Bariloche, a 1600 km de Buenos Aires y de Ushuaia, fue fundada en 1902 y es la estación de deportes de invierno más antigua de Sudamérica. El territorio que la rodea, la provincia de Río Negro, es magnífica para montar en bici, con bosques, lagos, valles y montañas hasta donde alcanza la vista. “Unos Andes en versión meridional con altitudes alpinas”, describe el ciclista en su libro. Al oeste se alza el volcán Tronador, de 3554 m. Los amantes de los descensos encontrarán aquí algunos de los más descensos, como El Cóndor, en las laderas del cercano cerro Catedral (2405 m). El camino de los Siete Lagos, al norte de Bariloche, es ideal para poner a prueba la resistencia o disfrutar de una excursión y descubrir las cascadas, las extraordinarios miradores, los estrechos senderos o la transparencia del lago Espejo.

4. Dublín

La conquista de Londres por los ciclistas, incluso antes de los Juegos Olímpicos del 2012, inspiró a Dublín y hoy en día se puede circular en bici alegremente por la ciudad, ya que la infraestructura lo permite: 120 km de carriles exclusivos y 50 km de carriles compartidos con los autobuses. Dentro de la ciudad no hay ni una sola cuesta y todo son facilidades para los ciclistas, por lo que resulta agradable circular entre las riquezas arquitectónicas y verdes de la capital de Irlanda. Del Trinity College al castillo situado al sur del Liffey, del carril del Gran Canal al magnífico Phoenix Park, en el norte, cuyas avenidas más bonitas están hoy dedicadas a las dos ruedas.

Amsterdam

5. Ámsterdam

Si hay una imagen típica de ciclismo urbano en el mundo, sin duda es la de Ámsterdam. La ciudad se convirtió en un paraíso para ciclistas antes que ninguna otra ciudad en el mundo, y en la actualidad hay casi tantas bicicletas como habitantes, que aprenden a andar en bici y las normas de circulación antes de ir al colegio. Ámsterdam ha entregado su alma a la bici y el autor propone salir a explorarla sobre dos ruedas. Desde Jordaan, el barrio burgués bohemio, hasta el Dam y, más lejos, el Museumplain para admirar a Rembrandt, Vermeer, Van Gogh, los maestros holandeses, o incluso Vondelpark para una pausa bucólica, detenerse en un coffee shop o en un cálido bruin cafe.

6. Indonesia

Yogyakarta es la segunda ciudad de Indonesia, en mitad de la isla de Java, a 500 km de Yakarta. Con 700.000 habitantes, aquí late el corazón espiritual del país. Los motociclistas son los reyes del asfalto, pero aceptan las bicis en el espacio urbano. Los restos del pasado y el entorno son solo un anticipo de lo que se puede ver al salir de Yogyakarta. Templos impactantes, como Borobudur, a quince minutos al noroeste, o Prambanan al este. Al norte, un horizonte engrandecido por la silueta imponente de un volcán humeante, el monte Merapi. Y, sobre todo, la felicidad de pedalear entre arrozales, palmerales y la naturaleza exuberante de este país.

7. Kioto

En contraste con las turbulentas Osaka y Kobe, la plenitud jamás ha abandonado a Kioto, que ofrece las muestras más fascinantes del Japón ancestral. Más bien llana y diseñada en cuadrícula, con un asfalto tan bien mantenido como la grava de los jardines zen, es un territorio ideal para circular en bici. Dice Claude Droussent que los ciclistas encuentran su lugar de forma natural en esta metrópolis, y que sorprende que se pueda circular en la mayoría de las aceras. La principal preocupación es recordar que en Japón se circula por la izquierda. Uno de los itinerarios más bonitos de Kioto lleva a lo largo de un canal al Camino de la Filosofía. Allí se llega a los famosos templos de Ginkaku-ji (o Pabellón de Plata) y Nanzen-ji. En abril florecen centenares de cerezos y en otoño la naturaleza ofrece multitud de colores al oeste, en el límite de la villa imperial de Katsura.

lainformacion

Share